Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

martes, 30 de diciembre de 2014

Como un libro abierto

Ser como un libro abierto significa ser una persona franca y directa, sin dobleces. Y siempre he procurado ser así. No me gustan nada las personas que dicen una cosa y hacen otra o incluso dicen cosas diferentes según su interlocutor. Alguna vez me he llevado la sorpresa de descubrir que, alguien que yo consideraba una persona sencilla, era realmente mucho más complicada de lo que parecía. Por eso siempre les insisto a mis hijos en que conocer a la gente por internet no te da una idea real sobre la persona. O incluso conocerlos en vacaciones o en un entorno cerrado donde no afloran todas sus características personales.

Sin embargo, un libro es como la familia de una persona, donde realmente le conocen porque le han visto en diferentes momentos y circunstancias y saben como reacciona. En el libro todo está a la vista. Yo sigo prefiriendo leer en papel. Me gusta la sensación de pasar las páginas, avanzar y llegar al final. Prefiero tener algo tangible. Por eso también publico mis blogs en papel. Además creo que es mejor para los ojos. Es como las fotografías. Si no las tienes papel, luego nunca las ves. El ordenador atesora muchas cosas pero no están a la vista.  Un libro no engaña. Por eso alguien que es como un libro abierto tampoco esconde nada. Cualquier puede ver cómo es.


lunes, 29 de diciembre de 2014

Como Pedro por su casa

Es una expresión que significa estar a gusto en un sitio. Yo me sentí así en cuanto pisé la casa del pueblo. Nos enseñaron cuatro o cinco y creo que ésta fue la última, pero nada más entrar me sentí como Pedro por su casa, como si siempre hubiera vivido allí. Fue eso lo que me convenció para elegir esa casa. Cada vez que voy me pasa lo mismo, que me siento cómoda allí a pesar de que todavía nos faltan muchas cosas y en invierno hace un frío tremendo. Yo soy muy de pálpitos, también con las personas. Cuando alguien no me gusta desde el principio es difícil que cambie de opinión. Hay feeling o no lo hay, me temo.

Y como esa sensación la tengo tan pocas veces, no es extraño que sea tan poco sociable. La lástima es que a veces no es mutua. Ha habido personas que me han impresionado para bien pero yo no he conseguido atraerlas del mismo modo. Muchas realmente. Gente con la que me gustaría tener más relación pero me esquivan.  Es una pena, pero la verdad es que tampoco es que me sobre mucho tiempo libre actualmente. Estar como Pedro por su casa es una sensación muy agradable de bienestar, de tranquilidad y paz. Ojalá todo el mundo pudiera sentirse así. También lo siento en la iglesia.




viernes, 26 de diciembre de 2014

Cantar las cuarenta

Significa decir lo que piensas, generalmente de manera directa y brusca. Es lo que hace alguien que ha estado mucho tiempo aguantando una situación desagradable y un día no aguanta más y lo dice. Yo creo que existen dos tipos de personas: los que suelen decir lo que piensan y los que se lo guardan todo y un día explotan. Yo de jovencita era de los segundos. Me callaba, me callaba y un día no podía más. Con el tiempo fui aprendiendo a decir todo en su momento. Creo que guardarse querellas es muy insano. Tampoco se trata de pasarse el día protestando, pero resulta mucho mejor hablar las cosas procurando no perder los papeles. Quien pierde los nervios, pierde la razón.

Cantar las cuarenta es una expresión que viene del juego de cartas el Tute, que me trae muchos recuerdos porque jugaba a eso con mi abuelo cuando era pequeña. Era muy entretenido. Más tarde dejé de jugar porque el hombre ya no llevaba bien las cuentas de las jugadas. Algo que lamento mucho es haber perdido esa comunicación con mi abuelo porque ya nunca más volvimos a estar tan unidos. Pero en fin, son cosas que pasan y la juventud es así de inconsciente. No valoras lo que tienes hasta que lo pierdes. De todas maneras creo que no se llega a conocer bien a una persona si no has convivido con ella cuando era joven. Lo demás es un conocimiento parcial.

miércoles, 24 de diciembre de 2014

El sentido de la Navidad

Hoy en día para alguien que no tiene cultura religiosa resulta casi imposible entender cuál es el sentido de las fiestas de Navidad. A mí me gustaría tener la capacidad suficiente para explicar lo que se siente cuando se viven estas fiestas con sentido cristiano. La Fe te da una paz y un amor que no tiene nada que ver con lo que puedas sentir en tu vida cotidiana. Se trata de una sensación de que todo está bien a pesar de las circunstancias, que todo forma parte de un plan divino. Lo cual te ayuda a reconciliarte con el mundo e incluso con aquellos que no te aprecian o que piensas que hacen mal. Es el amor universal a todos y a todo.

Si amas a los que te aman, ¿qué mérito tienes?. Sabes que has dado un paso más cuando empiezas a compadecerte de tus enemigos, cuando de algún modo comprendes lo que hacen aunque no lo compartas. Cuando sientes alegría y dolor con todos los seres humanos, con toda la creación. Yo tengo un troll que suele entrar a decirme cosas inconvenientes aunque no las publico. Hacía mucho que no entraba y ya me tenía algo preocupada. En cierto modo creo que le he cogido cariño. Tener Fe no evita que te enfades o te desesperes algunas veces, pero sí te da la serenidad para aceptarlo. Ojalá toda la gente pudiera sentir lo mismo.

martes, 23 de diciembre de 2014

Cambiar de chaqueta

Me acuerdo de que eso estaba muy de moda allá por los años ochenta. Los mismos que habían estado llorando frente a la tumba de Franco, ahora decían que siempre habían estado en contra. Fue algo muy llamativo.  Cambiar de chaqueta es algo muy español. También se puede decir: arrimarse al sol que más calienta. Es algo que va absolutamente contra mi carácter en cambio. Ya digo que yo debí nacer en lugar equivocado. Ser consecuente y coherente me parece algo imprescindible en cualquier persona. Naturalmente se puede cambiar de opinión, pero sin que eso signifique volverse de pronto furibundo detractor de lo que antes defendías.

También se dice que no hay nada peor que un converso; es decir, una persona que ha cambiado de ideología y ahora ataca a sus antiguos compañeros. Es una especie de síndrome de Estocolmo. Les sucede mucho a los inmigrantes que, a fuerza de querer integrarse en su nueva sociedad, renuncian a su lengua, su tradición e incluso sus principios. Me parece una verdadera lástima. Porque si algo define a una persona es lo que ha vivido y, quien renuncia a sus orígenes, está renegando de parte de sí mismo. Yo desconfío enormemente de las personas que un día dicen una cosa y otro lo contrario. Son como veletas que en cualquier momento pueden volver a cambiar de dirección.

lunes, 22 de diciembre de 2014

Caer en saco roto

Como he comentado últimamente, hace diez años yo me sentía muy satisfecha de la forma en que había cuidado de mis hijos, con mucha dedicación y cariño. Últimamente pienso que quizás estaba equivocada. Tengo un vecino con dos chicos gemelos de veintitrés años a los cuales no les hizo ni caso durante su infancia. Quiero decir que, estaban siempre con la abuela o con la cuidadora porque ambos padres trabajaban hasta tarde. Hoy son universitarios, practican kárate y uno al menos toca la guitarra. Son responsables, trabajadores y muy independientes. De hechos sus padres se han ido una temporada a Alemania y los han dejado en su casa solos.

Confieso que yo solía criticar a mis vecinos por lo dejados que según yo tenían a sus hijos. Ahora pienso que mis años de atención exclusiva a mis hijos cayeron en saco roto. Es decir, que apenas quedó nada de todo mi interés y mis esfuerzos. Como suele ocurrir apenas se acuerdan de su infancia. La pequeña no recuerda ni los viajes que hicimos juntos. Pero sobre todo, no quedó casi nada de mis consejos, de las conversaciones que teníamos, de los ratos juntos sin hacer nada especial. Esa comunicación, que yo juzgaba tan importante, acabó nada más en un conjunto de fotografías que ahora repaso mientras me pregunto dónde me equivoqué.

sábado, 20 de diciembre de 2014

A otra cosa, mariposa

Esta expresión me hacía gracia de joven. Se utiliza cuando das algo por imposible y decides no intentarlo más. Es decir, que lo descartas y empiezas algo diferente. Tiene un sentido desenfadado. Algo así deben pensar los periodistas que preparan las noticias, porque a veces te mezclan auténticas tonterías con temas muy serios y choca. También tienen por costumbre centrarse en un tema durante semanas, ya sea el ébola, la crisis, la corrupción o lo que toque. Y después de ese tiempo ya no se vuelve a nombrar, como si realmente la epidemia de ébola hubiera desaparecido en todo el mundo de repente. Ojalá fuera verdad.

Lo peor es que todos los canales cogen las noticias de la misma fuente y las repiten con las mismas palabras, salvo tal vez Telemadrid. De manera que sólo se habla de cuatro cosas y el resto del mundo, donde que yo recuerde hay muchos países, resulta que pasa desapercibido. Creo que deberían hacer un esfuerzo por hablar de otros lugares y de otras personas que tenemos totalmente olvidadas. Claro que lo que suele ocurrir es que no tienen dinero, ni petroleo, ni influencias y por eso no interesan a nadie. Pero, caramba, yo creo que un buen periodista tendría que ocuparse de todo lo que ocurre en el mundo y no sólo de lo que afecta a la economía.

viernes, 19 de diciembre de 2014

Bajar la guardia

Es confiarse. Durante muchos años, toda mi niñez y parte de mi adolescencia, yo estaba a la defensiva. Nunca bajaba la guardia. Tenía mis razones que no voy a explicar aquí. No fue hasta que conocí a mi marido que empecé a quitarme la coraza y dejar aflorar mis sentimientos, sin miedo de que me hicieran daño. Bajar la guardia es dejar tu corazón a la intemperie, poner tus emociones sobre la mesa. Sin embargo, en general, yo soy una persona bastante desconfiada. Será porque desde siempre tengo cierta habilidad para intuir las intenciones de las personas. No es nada apetecible, sobre todo cuando aciertas habitualmente.

De manera que resulta realmente difícil que yo confíe ciegamente en alguien. Supongo que siempre ando buscando los resquicios y las contradicciones. Creo que sería mucho más feliz si pudiera entusiasmarme desde el primer momento con cualquier persona, idea o situación. Pero entonces ya no sería yo misma. Sé por experiencia que todas las monedas tienen dos caras. En cambio mi hija mayor es muy entusiasta con todo. Luego se acaba decepcionando con muchas cosas. Pero supongo que en el fondo le compensará el tiempo en que se ha emocionado. Me gustaría ser menos excéptica, pero creo que prefiero ahorrarme las decepciones.

jueves, 18 de diciembre de 2014

Entre dos aguas

Ya lo he dicho alguna vez, pero me reafirmo en que no sé en qué posición me encuentro. Estoy en tierra de nadie. La gente con la que soy más afín ideológicamente me considera poco comprometida. Por ejemplo, entre los católicos no encajo porque no acepto ciegamente cualquier actitud del Papa como correcta. Entre la derecha, tampoco estoy de acuerdo con todo lo que ha hecho el PP. Así que, cuando estoy con unos critico a los otros y viceversa. Así es difícil hacer amigos. Siempre me ha pasado esto de no encontrar mi lugar y es que yo no me caso con nadie, no le ofrezco lealtad absoluta a nadie más que a mis seres queridos.

Sin embargo, sé que no es lo normal. Últimamente está en boga el tema de los forofos del fútbol, que venderían a su propia madre por un partido, que son capaces incluso de matar a alguien por rivalidad futbolística. Yo eso no lo entiendo porque no va conmigo. Aparte de que no me guste el fútbol, es que yo no me comprometo con ninguna causa (salvo tal vez la del aborto) y aun así no significa que acepte todos los postulados que lo acompañan. Así que eso de que a la gente le importe tanto un tema como el deporte es algo que me deja pasmada, aunque por otra parte me ayuda a comprender por qué existen tantos problemas irresolubles en el mundo.

Al tun tun

Viene a ser algo parecido a A tontas y a locas. Hacer algo al tun tun es hacerlo un poco A ojo, es decir a ver si hay suerte y funciona. Es propio de personas inconscientes o inmaduras. Creo que yo nunca he actuado así. Siempre he preferido no hacer algo a hacerlo de cualquier manera. Por ejemplo, podría haber elegido una carrera al tun tun. Había varias que me llamaban la atención, como filología alemana o árabe, psicología o periodismo. Pero al final pensé que, para ser una estudiante mediocre, mejor me buscaba algo práctico en lo que pudiera trabajar cuanto antes. Y me hice secretaria, como dos de mis cuñadas.

Luego resultó que lo del secretariado tampoco me llenaba y acabé de ama de casa. Nunca me lo hubiera imaginado. Pero no fue por descarte, sino que fue algo muy meditado. Simplemente lo probé y me gustó, y después de nacer mis hijos ya no quería hacer otra cosa que estar con ellos. A veces pienso que me equivoqué, porque tal vez quedarse en casa tampoco compensa a la larga, pero lo disfruté mucho durante un tiempo. Después decidí volver a mi primera vocación, que era estudiar idiomas, y en eso estoy. Lástima que el cerebro ya no me de para tanto. Me he dejado llevar un poco las circunstancias, pero nunca he hecho las cosas sin pensar.

miércoles, 17 de diciembre de 2014

A vivir que son dos dias

Esto se puede interpretar de dos maneras: como que hay que aprovechar el momento, o en un sentido figurado refiriéndose a la gente que no piensa en el mañana. Yo suelo utilizar el segundo modo. Será porque no me gustan las personas inconscientes que, en cuanto tienen un euro corren a gastarlo en cosas que no necesitan. Yo siempre he sido muy austera. No me compraría un reloj de mil euros aunque pudiera. Me parece absurdo, si va a hacer el mismo papel que uno de veinte. La verdad es que no comprendo el mercado del lujo. Cuando entro en los grandes almacenes y veo la sección de los bolsos de piel creo que la gente se ha vuelto loca.

Hasta cinco mil euros se llegan a pagar por un bolso. Ni que tuviera música, wifi y no sé qué más incorporado. Aunque lo tuviera realmente no valdría tanto. Además es un artículo que se estropea y pasa de moda. Ni siquiera se revaloriza como un piso. Sin embargo, si lo venden es porque alguien lo compra, alguien que se siente mejor, más importante, más valioso, sólo por el hecho de lucir ese complemento. En el fondo es algo triste. Si yo tuviera que interpretar lo de A vivir que son dos días, precisamente diría que por eso hay que aprovechar para pasar tiempo con tus seres queridos y demostrarles tu cariño y, si puedes, hacer algo bueno por los demás.

martes, 16 de diciembre de 2014

Ahuecar el ala

Es una manera un poco chula de decir marcharse. Yo, con los años, me he hecho experta en ahuecar el ala. Será porque no me gustan nada las reuniones multitudinarias. No tengo problema en hablar de tú a tú incluso con desconocidos, pero en cuanto hay más de tres personas me agobio. Creo que es fobia social. Me bloqueo y no sé qué decir; yo que soy una fábrica de ideas. Así que de jovencita no tenía más remedio que asistir a esa clase de celebraciones, pero ahora que puedo elegir, eludo todas las que puedo. No me queda más remedio que seguir asistiendo a Nochebuena y Nochevieja, más que nada por las abuelas, que si no tampoco iría.

Yo soy de los que procuran quedarse en una esquina un poco al margen y, claro, así sucede que la gente suele tomarme por antipática, cuando la realidad es que sigo siendo tímida. Incluso en la clase de inglés procuro hablar lo menos posible a pesar de que no tengo problemas de expresión. Cerca ya de los cincuenta años, me temo que ya no tengo remedio. Si tengo que integrarme lo hago, pero prefiero evitarlo. Simplemente no me atrae, no me compensa. Será porque tampoco me entero muy bien cuando hablan varias personas a la vez, ni tengo voz para hacerme entender entre el ruido de fondo. Afortunadamente tampoco tengo una vida social intensa.

lunes, 15 de diciembre de 2014

Los recortes o, de donde no hay no se puede sacar

En plena precampaña ya para las elecciones autonómicas y municipales resulta que la oposición no esgrime más argumento que los recortes en sanidad y educación. Pero lo absurdo del caso es que esos recortes no hubieran tenido nunca lugar si no fuera porque el Psoe de Rodríguez Zapatero nos llevó en ocho años del superavit a la ruina. Es decir, que la política de subvenciones de su gobierno fue precisamente la que tuvo la culpa de que estuviéramos al borde de la intervención económica de la Ue. Y es que hay algo muy evidente que parece que muchos no entienden: no se puede gastar más dinero del que se ingresa.

En España hemos sido la envidia del mundo por nuestro sistema sanitario, hasta el punto de que muchos extranjeros venían a operarse a nuestro país. Eso sólo era viable cuando sobraba el dinero. En el momento en que incluso las pensiones y los sueldos de los funcionarios empezaban a peligrar, no hubo más remedio que empezar a recortar prestaciones gratuitas. En la educación también se invertían cantidades ingentes de dinero, que sin embargo no servían para mejorar el nivel educativo. La clave está en invertir menos pero correctamente. La solución no está en gastar más dinero sino en saber dónde y cómo gastarlo.

A rey muerto, rey puesto

Expresión muy conocida que se refiere a que, cuando desaparece alguien inmediatamente se encuentra un sustituto. Eso me recuerda hoy a Isabel Pantoja. En España, y supongo que en otros países, existe mucho costumbre de endiosar a la gente y, cuando caen de su pedestal, entonces les olvidan y buscan otro a quien encumbrar. Hace poco ha entrado en la cárcel Isabel Pantoja por un supuesto delito de blanqueo de dinero de su ex pareja, que para mí no está nada claro. Pero resulta duro ver como los mismos que anteayer la adulaban hoy le dedican toda clase de improperios y se alegran de su desgracia.

Así somos. Pronto buscarán otro ídolo de barro para adorarlo y luego ponerlo verde cuando las cosas se tuerzan. Realmente creo que ser famoso no es nada apetecible. Puede que disfruten de privilegios especiales, pero siempre tienen la espada de Damocles pendiendo sobre su cabeza. En el momento en que cometan un error, saben que todo el mundo se les echará encima. Y me temo que no es más que envidia. Yo nunca he envidiado a la Pantoja y por eso ahora no tengo motivos para alegrarme tampoco. Simplemente me gustaría estar segura de que la justicia es igual para todos. Con eso sí que me daría por satisfecha, pero lo dudo mucho.

sábado, 13 de diciembre de 2014

Cayetana de Alba, la mujer

Hace poco ha muerto la duquesa de Alba a los ochenta y ocho años de edad. Y de pronto las televisiones se llenaron de personas dispuestas a alabarla. Yo solía defenderla cuando se burlaban de ella esos mismos periodistas debido a su edad y sus extravagancias. Pero no me vale tampoco que ahora quieran ponerla como santa Cayetana. Hay mucha hipocresía en estos medios. Hablamos de una mujer que se rumorea que fue infiel a su primer marido; que no crió a sus seis hijos porque pasaba mucho más tiempo con sus amigos que con su familia. Que siempre hizo lo que le dio la gana sin importarle lo que opinaran sus propios hijos.

Una persona que dicen que era muy buena, como tantas otras mujeres anónimas que se han pasado la vida cuidando de los suyos. Que tenía muy buenos amigos. Yo también los tendría si les invitara con todos los gastos pagados. Que daba mucho dinero a la caridad. Yo doy poco porque no tengo más, pero doy todo lo que puedo. Que amaba a los animales pero era una defensora a ultranza de la tauromaquia. Que vestía muy original. Yo más bien diría que vestía de niña pequeña, pero todo el mundo le reía la gracia. Que enviudó dos veces. Eso les pasa a pobres y a ricos. En resumen, nada como morirse para que todos te alaben con o sin razón.


viernes, 12 de diciembre de 2014

A la vuelta de la esquina

Es una frase esperanzadora. Nunca sabes lo que te espera a la vuelta de la esquina. Significa que las cosas pueden cambiar en cualquier momento, para mejor. Yo la verdad es que ya no espero muchos cambios en mi vida, y además me conformo con que no sean a peor. Pasados los cuarenta (de largo), no te queda ya mucho que planear o decidir. La mayor sorpresa que me he llevado ha sido la posibilidad de comprar una casa en el campo. La verdad es que lo había dejado por imposible hace tiempo. Por eso creo que pedir más ya es pasarse. Dejaré la vuelta de la esquina para otros que lo necesitan más que yo. Especialmente para los jóvenes.

Cuando el amor es lo que espera a la vuelta de la esquina es lo mejor que te puede pasar. Yo soy una romántica empedernida y me gustaría que todo el mundo a partir de cierta edad estuviera emparejado. Creo que no hay manera mejor de transitar por la vida que con un compañero de camino. Me da lástima cuando conozco gente que no lo tiene o lo han perdido; pero en fin, hay veces que no queda otra opción que seguir solo. No hay cosa que más me enternezca que ver una pareja de ancianos que se siguen queriendo. Eso es lo que deseo para mí y para mis hijos. Mejor que éxitos laborales o económicos. Un compañero para toda la vida.

Feminismo mal entendido

Yo comprendo que en su momento hubiera que luchar por la igualdad entre hombres y mujeres y en algunos países todavía sea muy necesario. Sin embargo, me molesta profundamente ese resentimiento y competitividad de que hacen gala algunas mujeres cuando se trata de este tema. Yo soy ama de casa por decisión propia y estuve trabajando casi dos años. Es decir, que he probado ambas opciones. Decidí que cuidar de mi familia me daba más satisfacciones que tener un futuro laboral. Así que comprendo perfectamente que nuestras abuelas y bisabuelas fueran perfectamente felices quedándose en casa a cuidar de sus hijos.

También es cierto que no pudieron elegir porque, teniendo un embarazo cada dos años, era difícil dedicarse a otra cosa. Pero eso no significa que estuvieran esclavizadas o que alguien les impidiera desarrollar su potencial humano. Simplemente eran otras circunstancias. Durante cientos de generaciones las mujeres no han tenido otro objetivo en la vida que casarse y ser madres, así que no podían echar de menos aquello que ni siquiera se habían planteado hacer. Está bien que ahora las mujeres puedan compatibilizar más o menos la familia con el trabajo, pero eso no significa que sea obligatorio o la única opción deseable.

jueves, 11 de diciembre de 2014

A fin de cuentas

Es algo que se dice como comienzo de una frase que contiene una conclusión. A fin de cuentas, quién soy yo para aconsejar a nadie, por ejemplo. Tiene un sentido como de resignación, sobre algo que se ha dado por imposible. Es como si al terminar las cuentas de un negocio ves que no es realmente rentable. Ése viene a ser el sentido. Yo también ando dándole vueltas como sabéis a si seguir con el blog o dejarlo definitivamente. A fin de cuentas, la verdad es que nunca he sabido ni sabré la repercusión real que tiene. Puede que sólo esté aquí desgañitándome virtualmente para cuatro personas, aunque las estadísticas digan lo contrario.

Porque internet es un mundo muy engañoso. Nunca sabes si los datos son reales o dependen de otros factores. No sabes tampoco si las personas con quienes hablan son quien dicen ser. Incluso, cuando recibes un correo, no puedes estar seguro de que no sea un timo. Habitualmente lo son. Así que, aunque el ciberespacio me ha dado muchas satisfacciones, no puedo hacerme ilusiones. Soy muy consciente de que si desaparezco pocos me echarían de menos. Después de todo es lo mismo que me ocurriría en el mundo real, así que no me extraña. Supongo que haciendo cuentas me ha compensado hasta ahora.

miércoles, 10 de diciembre de 2014

Encrucijada

No sé si será por la cercanía de las vacaciones pero estoy viendo que el blog no acaba de marchar. Mis seguidores habituales se han retirado un poco de internet, aunque tengo algunos nuevos. Es normal que la gente vaya cambiando sus prioridades y no es la primera vez que me pasa. Lo que ocurre es que ya no tengo ganas de salir a pescar más público. Además, los periódicos donde antes dejaba mis enlaces últimamente ya no los admiten. Supongo que hacen bien para evitar el spam, pero para mí es una faena. En cuanto a los buscadores, nunca he conseguido posicionarme bien. Se ve que no domino el sistema.

Así que esta semana me ha dado por publicar doble post, uno que ya tenía preparado y otro más personal y de ese modo entra más gente, aunque es un poco cansado. Puede que me acabe jubilando más pronto de lo previsto. Mi hija mayor vuelve a casa por Navidad un par de semanas, pero va a estar estudiando para los exámenes. También la pequeña estudia muchísimo. Y el mayor, ya sabéis sigue igual de relajado, me temo. Pensamos irnos al pueblo una semana, si el tiempo lo permite. Así que durante las fiestas este blog tendrá que conformarse con lo que tengo programado. Espero que sea suficiente para mantenerlo de momento.

A la buena de Dios

Significa de cualquier manera, en un sentido de inshalláh, es decir, que sea lo que Dios quiera. Vivir a la buena de Dios es llevar una vida desordenada, un poco improvisada. Es muy propio de esta época donde mucha gente no parece tener un objetivo claro más allá del mismo día que están viviendo. La necesidad de información inmediata y comunicación inmediata por medio de dispositivos electrónicos como las tablets o el móvil reflejan claramente esta sociedad en que la gente necesita estar al día de todo pero si profundizar realmente en nada. Placer inmediato, diversión basada en el consumo de alcohol, son otros síntomas.

Estar a la buena de Dios es no tener un proyecto de vida ni unos principios claros. No es de extrañar teniendo en cuenta el nivel de cultura general de nuestros jóvenes. Yo suelo ver Ahora caigo y más de una vez me quedo pasmada de que no sean capaces de contestar a cuestiones tan evidentes como quién fue el padre de Juan Carlos I, por ejemplo. Y es que, cuando ni siquiera se conoce el pasado, es difícil que se pueda tener ideas claras sobre el futuro. Como dice el humorista Goyo Jiménez, la Logse ha hecho un daño tremendo. Para los que no lo saben, se trata de la última ley de educación española. Siendo así, la situación tiene mal arreglo. No es raro que haya tanta gente a la buena de Dios.

martes, 9 de diciembre de 2014

Navidades laicas

Venía escuchando en la radio una emisora que, si no me equivoco, tiene que ver con la Cope, cuando pusieron el villancico ganador de un concurso. Cuál fue mi sorpresa al descubrir que no hablaba de Jesucristo, ni de María ni de la Navidad. Por lo menos en la parte que yo escuché. En el centro comercial donde hago mis compras resulta que ponen villancicos en inglés, para que no se entienda la letra o bien en versión musical. De los adornos de las calles han desaparecido las estrellas de Belén, los angelitos y por supuesto todo símbolo religioso.

De modo que tenemos Navidades laicas. A mí me da mucha lástima pensar que haya tanta gente en España que carece de una mínima cultura religiosa. Porque realmente no se puede juzgar lo que ni siquiera se conoce superficialmente. El otro día en un concurso preguntaban por Noé y no les sonaba ni de la película. A mí estas Navidades descafeinadas no me dicen nada. Se han convertido en una excusa para ver a la familia y salir de fiesta y poco más. Cuando me acuerdo de la Navidad de mi infancia siento que se ha perdido algo realmente valioso, pero en fin, me temo que ya no hay marcha atrás. La vida sigue su curso.

Arrimar el hombro

Uf, esto es duro. Arrimar el hombro es lo contrario a lo que se hace en España donde todo el mundo tiene recetas para hacer las cosas pero nadie las hace. Es clásica la imagen de cinco obreros mirando una obra y uno sólo trabajando, generalmente el último contratado. El otro día leían en la misa la parábola de los talentos, que me parece una de las más significativas de la Biblia. Visto desde fuera resulta injusta la frase de "al que tiene mucho se le dará más y al que no, se le quitará lo poco que tiene". Pero naturalmente no se refiere a dinero, sino a capacidad de trabajo. Jesús afirma que tenemos que aprovechar nuestro potencial al máximo.

En eso se distingue el cristianismo de otras religiones donde más bien se incita a aceptar las cosas como vienen, en un fatalismo que no ayuda nada al desarrollo de la sociedad. Arrimar el hombro es lo que hace que las cosas funcionen. En ese sentido, no se debe considerar el trabajo como una maldición sino como una responsabilidad, ya que todos formamos parte del mismo equipo y cuando falla uno, fallan todos. Pero eso es más bien una mentalidad norteamericana. Aquí todos intentamos escaquearnos mientras sea posible. Y luego nos quejamos de que las administraciones no funcionan bien. Naturalmente están constituidas por ciudadanos españoles.

lunes, 8 de diciembre de 2014

Como gato panza arriba

Dice una canción: me defiendo como gato panza arriba. Cuando un gato se pone así es para poder usar todas sus garras y sus dientes. Estar como gato panza arriba es estar a la defensiva. Ha habido épocas en mis blogs en que yo también me sentía así, cuestionada y atacada por todos los flancos. Ahora me parece mentira con la tranquilidad de que disfruto desde que quité los usuarios anónimos. Era tan fácil. Tenía que haberlo hecho antes. Sin embargo, me temo que perdí mucha audiencia al no alimentar ya debates ni tener que contestar a las críticas. Eso le daba una cierta vidilla al blog, pero desde luego no quiero volver a esa etapa.

Supongo que algunos se aburrieron y se fueron pero los que quedaron valían más la pena. Yo soy una persona muy tranquila y educada y, quien me conoce no se imaginaría que soy capaz de sacar tanta agresividad para defender aquello en lo que creo. En ese sentido yo también soy un poco gata, o más bien leona, especialmente si se trata de proteger a mis cachorros. Cuando eran pequeños, por desgracia, tuve que hacer uso varias veces de mis garras. Los tres sufrieron bulling en algún momento y el colegio no me fue de ayuda. Como me dijo alguien, yo también tengo un lado muy oscuro, pero no me gusta tener que usarlo.

sábado, 6 de diciembre de 2014

La verdadera pobreza en Navidades.

Dicen algunos informes que en España viven tres millones de niños pobres. Tal vez no se dan cuenta de que un niño pobre de aquí sería un niño rico en muchos lugares del planeta. Los que aquí llaman niños pobres suelen tener becas de colegio y de comedor y no pasan hambre. Puede que no tengan play station, o puede que sí... Cerca de mi casa hay unas viviendas sociales donde llama la atención la cantidad de antenas parabólicas de canales de pago para ver el fútbol. Que sus padres no tengan una nónima o un sueldo fijo no significa automáticamente que sean pobres. De hecho, hay quien tiene nómina y vive mucho peor. Todo es relativo.

Hay que tener cuidado con esta clase de noticias que alimentan los extremismos sociales. De hecho Cáritas suele darlas por estas fechas. Pero yo soy voluntaria de Manos Unidas y no me vale que me hablen de pobreza en estos casos. Un niño que come tres veces al día no es pobre, aunque no pueda permitirse comprar una merienda. Seamos  serios. Yo crecí en una familia de clase media con cuatro hermanos y estuve heredando la ropa y los libros hasta que ya no me sirvieron más. Entonces era lo normal. Antes de sacar conclusiones hay que comprobar cuál es el nivel de normalidad, y sobre todo no dar opción a que alguien utilice los datos para sus propios fines.

viernes, 5 de diciembre de 2014

Como títere sin cabeza

Andar como títere sin cabeza es parecido a ir a tontas y a locas, es decir no saber muy bien lo que se hace. Yo lo suelo utilizar cuando tengo muchas cosas que hacer y poco tiempo. Dicen que las mujeres podemos hacer muchas cosas a la vez. No es mi caso. Hacerlas las hago pero no bien. Recuerdo que cuando trabajaba tenía una labor muy agobiante, con las cartas, el teléfono, los fax... (era secretaria) e intentaba abarcarlo todo pero no conseguía hacerlo tan bien como hubiera querido. Prefiero dedicarme a una cosa cada vez y hacerlo lo mejor que me sea posible. De hecho, suelo repetir la frase: si haces algo hazlo bien o no lo hagas.

La excepción tal vez sería la comida, que la suelo hacer lo más rápido y sencilla posible, pero eso tiene una explicación física. Me duelen las piernas si estoy mucho de pie y además las comidas elaboradas me sientan mal. Así que no me compensa esforzarme más, para desgracia de mi familia.:) La verdad es que yo no suelo andar como títere sin cabeza, porque me organizo el tiempo de manera que no tenga que darme demasiada prisa. Si voy a la compra, por ejemplo, no pongo la lavadora. De este modo es raro que me "pille el toro". Como podéis comprobar yo utilizo muchísimas expresiones en mi vida diaria, también cuando hablo.

jueves, 4 de diciembre de 2014

Agua de borrajas

Parece ser que la borraja es una especie de lechuga pero con poco sabor, por eso se dice agua de borrajas de algo que no tiene sustancia. Como Podemos. En política ya está todo inventado desde tiempos de los griegos y este partido se supone que aporta algo novedoso, cuando la verdad es que te están disfrazando el comunismo de siempre como si fuera otra cosa. Podemos empezó siendo un movimiento ciudadano pero, al poco tiempo, ya se vió quién llevaba la batuta realmente. Algunos ingenuos siguen pensando que son apolíticos o que han inventado algo. Pero basta ver las propias declaraciones y actos de Pablo Iglesias para ver de qué pie cojea.

Con el puño izquierdo en alto cantando la Internacional, en un congreso de partidos comunistas, departiendo con simpatizantes de presos de eta e incluso relacionándose con Irán. Su andadura no puede ser más significativa. Ahora podrá alegar lo que quiera porque aún no es nadie, no tiene ni escaño. Pero las hemerotecas atesoran todos los datos para quien quiera verlos. Espero que este experimento político acabe en agua de borrajas como corresponde. Si no es así, Dios nos pille confesados. Para quien quiera ver el resultado de propuestas como la de Podemos, ahí tiene el ejemplo de Venezuela entre otros muchos.

Regalos de Navidad

Antes incluso de empezar diciembre ya tenemos en la televisión todas las campañas de publicidad para incitarnos a comprar regalos a mansalva. Cuando mis hijos eran pequeños yo tenía la consigna de: sólo tres regalos importantes y luego cosas menudas que encargaran los parientes. Al llegar al colegio los profesores tienen la mala costumbre de preguntarles qué les han regalado y aquello se convertía en una competición a ver quién tenía mayor número de regalos, de manera que mis hijos se sentían un poco mal. Yo lo siento por ellos, pero creo que es mejor así. El exceso de regalos caros sólo consigue que no se disfrute de nada.

En cuanto a los adultos, empieza el festival de colonias y complementos. Recuerdo que llegó un momento en que ya no me cabían más cosas en casa. Afortunadamente ahora tengo dos para repartir. Aun así en algún lugar del trastero debe haber todavía una caja de colonias porque yo no las uso. Para mí, tener que inventar regalos nuevos cada año era una pesadilla. Por suerte, hace ya un par de años que los niños crecieron y dejamos de hacer regalos a todos (ocho hermanos, diecisiete sobrinos). Aquello era una ruina y un sinsentido. Así que ahora, cuando veo los anuncios en Navidad me siento aliviada de pensar que eso ya no va conmigo.

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Ni contigo ni sin tí

Se dice de la gente que no sabe estar sola pero luego anda todo el día discutiendo. Se suele referir especialmente a las parejas. Parece mentira pero hay algunos matrimonios que parecen totalmente incompatibles y sin embargo duran bastante. Resulta que les gusta eso de contestarse mal y reñir por cualquier tontería, para luego poder tener gloriosas reconciliaciones. Yo conocí una pareja así, aunque luego acabaron de muy mala manera, y no me extraña. Yo soy todo lo contrario, una persona que amo la paz y la tranquilidad. No la tuve con mis hermanos en casa de mis padres y ahora me temo que tampoco la disfruto mucho con mis hijos.

Pero con mi marido sí. Creo que él tiene la misma necesidad de disfrutar un ambiente relajado y tranquilo. Además los dos hemos tenido ya ocasiones sobradas de comprobar que la vida es demasiado corta para pasarla pleiteando. Así que de algún modo nos hemos propuesto aprovechar cada momento. Lástima que alrededor no se den las condiciones idóneas. Es poner el telediario, por ejemplo, y perder toda la relajación. Nuestro remanso de paz interior es un oasis en el desierto. Nos ha costado mucho conseguirlo y yo ya no lo cambio por nada. Que otros busquen emociones fuertes en la vida diaria. Yo elijo contigo.

martes, 2 de diciembre de 2014

Violencia y fútbol

Era de esperar la muerte de un forofo que ha ocurrido hace poco en España. Desde los medios de comunicación se fomenta este enconamiento en el deporte y muy especialmente en el fútbol. Hay programas especialmente virulentos donde se incita a las aficiones unos contra otros. El otro día mismo en Qué tiempo tan feliz asistí a un espectáculo que me chocó mucho. Una concursante de Tu cara me suena mini se enfrentaba con El arrebato, porque uno era del Sevilla y la otra del Betis. Mientras a la presentadora le hacía gracia el asunto, se veía como la niña se lo tomaba demasiado en serio. Y eso que los dos equipos son de la misma ciudad...

Yo no entiendo nada de fútbol, ni me importa, pero no me sirve que se de la excusa de que la gente está frustrada y por eso se desahoga con eso. Si tienen dinero para pagar las entradas del partido y su smartphone, no estarán tan mal. El deporte siempre ha sido un medio para soltar adrenalina, pero no podemos permitir que la violencia se convierta en costumbre. En el pueblo donde yo vivo también he oído alguna vez que alumnos de diferentes institutos quedaban para pegarse. Las personas no dejamos de ser animales y los bajos instintos están a flor de piel. Por eso, los medios de comunicación tienen la responsabilidad de no avivar el fuego.

Lo que faltaba para el duro

Una expresión que se oía mucho en mi casa. Lo que faltaba para el duro se refiere a la moneda de cinco pesetas que se conocía como duro, y viene a ser como la gota que colma el vaso. Es decir, que cuando ya crees que las cosas no pueden ir peor surge algo que lo complica todo. En mi caso, puedo decir que, lo que faltaba para el duro, es tener a mi hija pequeña en segundo de Bachillerato. Porque el mayor me ha dado muchos problemas ya, y la mediana unos cuantos gordos, pero la pequeña hasta ahora era un remanso de paz. Las cosas han cambiado este año, no sé si por el Pau o por la edad, pero ahora tengo tres hijos problemáticos.

El otro día leía un par de blogs donde hablaban de las bonanzas de la maternidad y no quise comentar porque no quería decepcionarlas. Es cierto que criar un bebé y un niño pequeño es una delicia aunque resulte agotador. Verlos descubriendo el mundo y haciéndose autónomos. Pero luego se hacen mayores y empiezan a contestar mal, a llevarte la contraria, a trampear... Vamos, que tienes menos trabajo pero muchas más preocupaciones. Yo me quedaba con la etapa anterior, con sus noches en vela y demás. Es cierto que resulta agradable ver como se hacen hombres y mujeres y se hacen cargo de sus vidas, pero, caramba, se suda sangre entretanto.

lunes, 1 de diciembre de 2014

De vuelta

Ya estoy aquí tras mi mes sabático. Os he echado de menos. Vuelvo cargada de energía para dar y tomar. No hemos recibido todavía el dinero de la beca de mi hija, pero al menos este mes tiene paga extra. La semana pasada me temo que salté la gimnasia. Espero que esta vez lo consiga. Mi huerto ya tiene plantitas de girasol, zanahoria, rábanos y pimientos. La vida sigue. Espero que estéis todos bien y que nos sigamos viendo virtualmente.

He publicado un post nuevo a continuación.

Capeando el temporal

Estáis perdidos. :). He pasado de los refranes populares a las expresiones españolas y he encontrado un filón sin explotar. Así que ahora me voy a dedicar una temporada a este nuevo hobby. Como siempre, aprovecho la expresión como introducción para el tema que deseo tratar. Capear el temporal se refiere a entenderse con una situación difícil, más bien en el sentido de esperar a que pase por sí mismo. Así que se puede decir que es lo que hace Rajoy habitualmente en España. Cuando surge algún conflicto procura mantenerse aparte y dejar que las aguas sigan su curso. Esto provoca que a menudo le acaben criticando los suyos.

Yo no sé si es una buena política, pero desde luego le va a costar muchos votos, especialmente en lo que se refiere a la reforma del aborto. Porque capear el temporal tiene que ver con intentar quedar bien con todo el mundo y el resultado suele ser que no se contenta a nadie. En el tema del referendum de Cataluña puede que haya sido una postura sensata, pero también está dejando que algunos se hagan ilusiones respecto a sus posibilidades reales. A corto plazo, puede que funcione, pero a largo plazo puede ser peor el remedio que la enfermedad. La verdad es que yo no soy de ponerme de lado. Yo siempre encaro el temporal de frente.

sábado, 29 de noviembre de 2014

Francisco Nicolás

Hace tiempo que las tertulias se llenan con un tema que resulta entretenido e inofensivo: las andanzas de ese chico al que llaman pequeño Nicolás a pesar de su 1,90 de estatura. Sin embargo, finalmente ha sido detenido aunque realmente no existan pruebas, que se sepa, sobre sus presuntos delitos. Es el nuevo Buscón de nuestros tiempos, aunque con mejor suerte. El caso es que sin tener preparación ni fortuna consiguió manejar grandes cantidades de dinero y codearse con gente importante. Lástima que no le hubiera dado por el buen camino y tal vez ahora tendríamos un futuro presidente del gobierno con unas dotes innegables.

Sin embargo, me temo que el chico es víctima de sus propios delirios de grandeza, que no distingue bien entre la realidad y la ficción que el mismo se ha creado. Siendo así, sus días de gloria habrán terminado. Al ver parte de la entrevista no he podido evitar sentir cierta lástima por él, porque en el fondo sigue siendo un niño en un mundo de adultos. Tal vez alguien debería haberle parado los pies cuando todavía estaban a tiempo. Pero bueno, que le quiten lo bailao. Al menos nos ha dado unos buenos ratos de conversación para olvidarnos de los problemas cotidianos. Es de agradecer, sobre todo tratándose de alguien que no hecho nada grave.

jueves, 27 de noviembre de 2014

Saber cuándo dejarlo

Cumplí los cuarenta años en enero de 2006 y empecé a escribir un blog en abril de ese mismo año. Echando cuentas me sale que no son ocho años los que llevo escribiendo, sino casi diez. En este tiempo he conocido a muchísima gente de forma virtual, he escrito cientos de veces sobre los mismos temas, he tenido grandes alegrías y grandes disgustos. He publicado diez libros de recopilaciones. Estoy pensando que tal vez debería dejarlo ya, o quien dice ya, en abril, para hacer números redondos. Puede que esta etapa ya no dé más de sí, aunque de momento tengo para largo con los post en borrador que llevo escritos sobre expresiones españolas.

Supongo que lo decidiré un poco sobre la marcha, según me vayan yendo las cosas. Me parece que, en lo que se refería a dar a conocer un punto de vista acontracorriente (como se llamaba mi primer blog), ya he cumplido de sobra. Respecto a conocer a otras personas y ver puntos de vista diferentes también estoy servida. Si tuve alguna ambición más al respecto, ya hace tiempo que he tirado la toalla. No quiero que el blog siga adelante por inercia sin tener ya nada nuevo que decir. Sin embargo, el momento de decir: ahora, se va demorando. 135.000 visitas a día de hoy me hacen pensar que tal vez sí vale la pena seguir, aunque mis visitantes sean invisibles.

lunes, 24 de noviembre de 2014

Erasmus: en no comiendo vamos sacando para los gastos

Me he acordado de esta frase esta semana y me estaba haciendo gracia, aunque me temo que es bastante real. Está feo que me queje con el sueldo que tiene mi marido pero, la verdad es que entre la casa nueva y mi hija de Erasmus, estamos con el agua al cuello. Porque resulta que la beca no ha llegado todavía ni se la espera y han pasado ya tres meses... A este paso la recibiremos cuando ella haya regresado. Resulta preocupante que el estado no tenga dinero para pagar las becas, pero además es un problema importante para las familias que no pueden permitirse mantener a sus hijos en el extranjero. Es un tema muy serio.

Supongo que algunos habrán tenido que volverse a España. De todas maneras, si no estaban seguros de contar con el dinero más valía que no hubieran ofrecido tantas becas. Hay que ser un poco realista. Es lo mínimo que espera uno del gobierno. Lo que no puede ser es que se comprometa el dinero antes de saber si lo tienes. Al menos confío en que antes de acabar el ejercicio anual, en diciembre, no tengan más remedio que pagar los gastos. Porque de no ser así me temo que vamos a pasar unas navidades estrechas. Pero ya digo, que todo lo malo fuera eso. Al menos espero que no falte dinero para sanidad y para las pensiones.

viernes, 21 de noviembre de 2014

La realidad del aborto

Poca gente sabe que a las cinco semanas de embarazo, es decir, cuando la mujer descubre que está embarazada, lo que tiene dentro no es un montón de células, ni un coágulo, es ya un feto. En las basuras de los abortorios se encuentran brazos, piernas, troncos y cabezas de un tamaño diminuto a veces pero completos. Son seres humanos de apenas unos centímetros ya formadas y si se les deja crecer se convertirían indudablemente en personas como nosotros. En el lateral de mi blog se puede ver una imagen de un feto de cinco semanas que confirma mis palabras. Repito: no es una célula, ni un coágulo, es un ser humano como nosotros.

De todas maneras, aunque empezara siendo una célula, todos hemos empezado así. Eso no es razón para eliminarlo. Lo importante es saber que se trata de alguien diferente a su madre y a su padre, porque posee una combinación genes única que no han existido nunca antes ni existirán después. Podrán tener más hijos pero nunca podrán tener el mismo hijo. Ése es uno de los traumas que arrastran muchas mujeres que han abortado y que resulta mucho más doloroso que tener que pasar un embarazo. De todas maneras, el principal motivo que existe para abortar sigue siendo el económico. Unas ayudas eficaces mejorarían mucho el problema.

jueves, 20 de noviembre de 2014

Lucha interna

Hoy es jueves. Tengo gimnasia por la mañana e inglés por la tarde. Mi marido está de viaje. La semana pasada me salté las dos clases del jueves porque no me encontraba bien. Ahora también podría buscar excusas factibles para no ir. Por ejemplo, que tengo que hacer la compra y hacer la comida, y poner una lavadora. Pero si no voy me sentiré culpable por no haber ido. Estando sola en casa es fácil saltarse las obligaciones. Por eso tengo que hacer un esfuerzo titánico para mantenerme firme conmigo misma, que es lo más difícil. Creo que cada día me cuesta más este esfuerzo de voluntad continuo.

Y yo que quería dejar las pastillas de la depresión... No es que me sienta mal pero todo el tiempo tengo ganas de irme a la cama y meterme bajo el edredón. No hay cosa que me atraiga más. Es una pequeña gran tentación que me persigue. Afortunadamente, el gato no me deja acostarme entre horas. Viene y se me sube encima. Es bueno que tenga un guardián tan cumplidor. Así que aquí sigo dándole vueltas a que no debo buscar excusas aunque las tenga. Luego voy a clase y la verdad es que me gusta y salgo contenta. Entonces me repito que he sido una tonta al querer escaquearme, pero es superior a mí.

sábado, 15 de noviembre de 2014

Novedades

Yo creo que nací en la familia equivocada. No sé cómo pudo ser que la cigüeña se equivocara de casa. Creo que también se equivocó de ciudad y de país, pero eso es otro tema. El caso es que yo tenía que haber nacido en un pueblo o una ciudad de provincias, porque a mí lo que realmente me gusta es estar en el campo. Siempre lo había pensado pero ahora que tengo casa en un pueblo lo he confirmado. No hay cosa que prefiera a ver los atardeceres y las ovejas en el prado. A mí no me gusta, el rostbeef, ni el champagne, ni las ostras ni menos el caviar. Lo que realmente me vuelve loca es comerme un bocadillo en una tasca.

No necesito smartphone, ni tablet ni tan siquiera televisión. Me basta con ver los pájaros y las plantas. No me gustan las reuniones multitudinarias. Prefiero estar en casa con unos cuantos allegados. No puedo montar en yate, me mareo. Tampoco me atrae la equitación. Afortunadamente no pertenezco a la familia real. No necesito viajar a lugares exóticos. Me gustan mucho más los rincones recónditos de España que casi nadie conoce. No aspiro a un gran trabajo, ni necesito ropa de marca, ni conocer a gente famosa. Definitivamente, soy un perro verde y con el tiempo, en lugar de reconducirme, me reafirmo.

1980. Una película imprescindible

Seguro que no habéis oído hablar de ella pero se estrenaba hoy. Es una película documental de Iñaki Arteta sobre las víctimas de eta. Se centra en el año ochenta porque fue cuando la banda terrorista mató a cien personas, un atentado prácticamente cada tres días. Muestra las impresiones de personas que vivieron aquello, algunos desde el lado de las víctimas, otros como testigos mudos y alguno como culpable. Entre estos últimos destaca monseñor Setién que todavía hoy continúa justificando aquello. Y es que no hubiera sido posible sin la complicidad de una buena parte de la sociedad y de la iglesia vasca como colaborador necesario.

Resulta muy duro revivir esos días para los que los vivimos, aunque fuera desde mis catorce años. Pero es peor todavía pensar en la responsabilidad que tuvimos cada uno. En primer lugar, los que apoyaban y ayudaban a eta, en segundo lugar los que miraban para otro lado y por último los que de algún modo nos desentendimos del problema. En el año 2006 yo abría mi primer blog y al poco tiempo empecé a escribir otro blog en la revista Hoymujer con relativo éxito. Hasta el día en que salió el tema de eta y, las mismas personas que yo consideraba mis amigas virtuales pasaron a justificar el terrorismo. Cerré el blog y me fui.

Después me he arrepentido mucho de esa decisión. No lo hice por miedo por mí misma. Lo hice porque me sentí asqueada, tanto que al poco tiempo enfermé y me tuvieron que ingresar con una gastritis. No podía seguir relacionándome como si nada con esas personas que no eran capaces de distinguir entre asesinos y víctimas y los ponían al mismo nivel. No podía seguir hablando de cosas banales. Ahora pienso que tenía que haber seguido. Pensé que esa no era mi guerra y, si tanto les gusta, con su pan se lo coman. Tampoco quise implicar a la familia de mi cuñado en Bilbao o a los parientes militares de mi marido. Pero yo también soy responsable de lo que pasó.


viernes, 7 de noviembre de 2014

Hola

Prefiero pasar por aquí de vez en cuando para que no os olvidéis de mí y mantener esto en marcha. Tengo poco que contar. He intentado ir a inglés y a gimnasia todos los días pero no hay manera. Una semana tuve asma, otra estaba mal del estómago, otra era el intestino, ahora me empieza a doler la cabeza... Parece que me lo invento o exagero pero os aseguro que es así: voy empalmando unas dolencias con otras. Y para todas tengo un tratamiento específico que además sale muy caro.

Así que no sé qué es peor, si no estar nunca bien o el dineral que me estoy gastando en medicinas. Claro que las farmacéuticas deben estar encantadas conmigo. En cuanto a la actualidad, procuro mantenerme lo más alejada posible y ver qué pasa este fin de semana y a continuación. Esperemos que las aguas vuelvan a su cauce pronto. Mientras tanto sigo con mis molestias, que parece que tengo una maldición bíblica, pero afortunadamente nada importante.

sábado, 1 de noviembre de 2014

Mes sabático

Me retiro otra temporada. Suelo hacerlo un par de veces al año. Lo que ocurre es que el año pasado dejé programados los refranes. Me voy porque estoy con el inglés y la gimnasia martes y jueves y los otros días no doy abasto con las tareas de la casa. Me voy porque no tengo mucha inspiración en este momento. Y me voy sobre todo porque me ha hecho mella la retirada de la ley del aborto, el independentismo catalán, la campaña contra el gobierno por el ébola, etc. Vamos, que he escrito mucho más de lo normal y también he comentado una barbaridad y tengo la impresión de que todo ha caído en saco roto.

En China piden democracia, en Ucrania se defienden de una invasión, el Estado Islámico nos amenaza a todos, pero los medios españoles siguen obsesionados con cuatro tonterías. Esta mentalidad de tribu, este vuelo gallinaceo (que decía uno) me tiene ya un poco harta. Nunca puedo decir que de este agua no beberé porque lo mismo acabo escribiendo otra vez la semana que viene, si algún tema me llama la atención. Pero pretendo tomarme un mes sabático a ver si me desintoxico un poco de tanta mediocridad. Aunque por supuesto, pretendo seguir pasando por vuestros blogs, que son otra cosa, siempre que me sea posible.

viernes, 31 de octubre de 2014

Lo que dejo atrás

Dicen mis hijas que en el centro comercial parezco de la familia y es que algunas cajeras las conozco ya desde hace diez años. También a las de la farmacia, el tinte y los bares. Pero, claro, eso no son amigos sino conocimientos. Si yo desapareciera tal vez se les pasaría por la cabeza que me he mudado o algo, pero no más. Los negros de la puerta también se acordarían de mí porque siempre les doy algo. En cierto modo, me resulta triste pensar que las personas con las que más me relaciono a diario son precisamente aquéllas que apenas me conocen y que podrían vivir sin mi perfectamente. De hecho no se darían cuenta del cambio.

Luego, aparte de mi familia directa no me relaciono prácticamente con nadie más. Las amistades virtuales, de las cuales he contacto con dos un par de veces, tampoco creo que se fueran a llevar un gran disgusto, y hacen bien. Tengo la impresión de estar pasando por la vida sin pena ni gloria. Mi familia de origen, apenas tengo trato con ellos aparte de mi madre, la política en contadas ocasiones. Amigos ya he dicho alguna vez que apenas conservo y viven lejos. Creo que podría desaparecer de repente y que, aparte de los más allegados, marido e hijos, eso no afectaría para nada al resto del mundo. El efecto mariposa en mi caso no funcionaría.


jueves, 30 de octubre de 2014

Epitafio

Ya sé que es un poco macabro pero a veces me da por pensar en qué memoria quedará de mí cuando no esté. Me conformaría con el clásico letrero de: tu esposo y tus hijos te echan de menos y ruegan una oración por tu alma. Pero aparte de eso, que es lo más importante, me pregunto qué más va a quedar. Porque mis tres títulos medios de idiomas no me van a servir para mucho. Tampoco los más de diez libros. Los ocho años que me he pasado hasta hora escribiendo mis pensamientos y las miles de personas que los han leído, eso desaparecerá completamente. Es lo que tiene internet, que es inmediato. En pocos meses ya no existe.

Dicen que lo que cuenta es el recuerdo que dejas en las personas que te conocieron, pero me temo que en un par de generaciones el recuerdo ya es mínimo. Yo apenas sé nada ya de mis abuelos, incluso del que vivía en mi casa. Por eso a mí eso del recuerdo tampoco me consuela. Y, por cierto, no es que tenga nada grave que yo sepa. Quedan tus cosas, algunas las heredan los parientes, pero la mayoría me temo que acaban en la basura. Es triste, pero sólo tienen valor para ti. Las fotografías, los tesoros acumulados, los juguetes, los libros... Casi mejor no pensarlo. Quiero creer que al menos el amor perdura, que es inmortal y eterno.

miércoles, 29 de octubre de 2014

Sálvame de Jorge Javier Vázquez

Si hay un programa de televisión que refleja exactamente todo lo que me desagrada de la sociedad en que vivimos es precisamente Sálvame. Su presentador, ha conseguido hacer todo un personaje de sí mismo, lo cual tiene cierto mérito si no fuera porque no me gusta nada. Esos gestos, esas poses dignas de Raphael, esas pausas dramáticas para acabar diciendo algo sin importancia. Cualquiera diría que me paso el día viendo el programa, pero es que bastan cinco minutos para hacerse una idea de todo lo demás. El resto son insidias y piques entre los propios tertulianos propiciados habitualmente por el propio Jorge Javier.

Todo por la audiencia, debería llamarse el programa. Un sitio donde se encubra a los famosos para luego arrastrarlos por el barro a las primeras de cambio. Un lugar donde el único valor duradero es el dinero y la fama. Un programa donde todo se opina y todo el mundo opina sobre lo que sabe y lo que no sabe, y lo que ha oído y lo que le han contado. Y, lo peor de todo, una auténtica mina de oro, porque resulta que eso es lo que vende. La verdad es que prefiero no pensar mucho en ello, pero a su lado los programas de triunfitos o de cocina son auténticos templos del saber. Y ante todo esto me preocupa seriamente el futuro de las nuevas generaciones de españoles.

martes, 28 de octubre de 2014

Maternidad a los cuarenta

Se ha puesto de moda, como tantas cosas, eso de congelar los óvulos para poder ser madre más adelante cuando no interfiera con tu trabajo. En primer lugar, la congelación no garantiza una buena conservación del material. Muchos se malogran. En segundo lugar, al congelar cuatro o cinco está claro que algunos no va a ser utilizados y los embriones sobrantes acabarán en la basura. En tercer lugar, a lo que iba yo, es que ser madre a los cuarenta es prácticamente ser abuela. Yo lo sé de primera mano porque mi madre me tuvo con treinta y ocho años y noté mucho la diferencia, que mi madre ya no ejercía de tal como una mujer joven.

Ni las energías, ni la paciencia, ni el tiempo que se puede dedicar es el mismo a los veinte años que a los cuarenta. Yo tuve a mi primer hijo con veintiséis y aun así estaba todo el día agotada. No quiero ni pensar que lo hubiera tenido más tarde. Pero además no resulta justo para un niño encontrarse con que a los diez años su madre ya tiene cincuenta, a los veinte sesenta y, a los cuarenta, ochenta. Como me ocurrió a mí. Hay relaciones y experiencias que sólo se pueden compartir cuando las edades son más cercanas. Por eso creo que es un gran error retrasar la maternidad, y puestos a elegir, desde luego, yo primaría la familia sobre el trabajo. De hecho ya lo hice.

lunes, 27 de octubre de 2014

Perroflautas

El otro día fui al cine un miércoles que es el día del descuento y, a la salida, el centro comercial estaba lleno de jóvenes esperando para entrar a la siguiente sesión. El caso es que me quedé bastante horrorizada por el aspecto de muchos de los jóvenes, porque mi hijo será antisocial pero no se le nota. Esos chicos parecían todos colgados, con rastas o pelos de punta y ropa gastada. Pero el caso es que no estaban tan mal de dinero si iban al cine y tenían todos sus móviles inteligentes. Además iban a la sesión de diez, lo cual significa que ninguno de ellos tenía que madrugar ni para estudiar ni para trabajar, supongo.

Y pensé para mí que esos eran los jóvenes que tendrán que mantenernos en la siguiente generación. Pues estamos aviados. Más vale que vayamos buscando otras fuentes de ingresos. Ya he comentado alguna vez que eso de la generación mejor preparada debe ser un chiste, porque sólo dos de cada tres aprueban la eso. Y tampoco es porque consigan una formación profesional eficaz como la que existía cuando yo era joven. Como dirían nuestras abuelas: lo que estos chicos necesitan es una guerra. Se les iba a quitar toda la tontería de golpe... Pero como yo tengo tres hijos y dieciséis sobrinos no tengo ningún interés en eso. Habrá que buscar otra solución.


sábado, 25 de octubre de 2014

La doble moral de Pedro Almodóvar

El cineasta manchego empezó siendo un músico alternativo para pasar a tener un gran éxito con su película Mujeres al borde de un ataque de nervios, que ganó el Óscar. Antes y después de eso no he sido capaz de ver ninguna otra película suya, aunque alguna vez lo he intentado, porque me dan vergüenza ajena. Reúnen estas películas todos los tópicos sobre España que algunos querríamos desterrar como el desenfreno sexual, alcoholismo, drogadicción, delincuencia y desviaciones varias de la conducta humana. Todo ello aderezado con humor humor basto y grosero y unos argumentos infumables. Pero lo peor es que además es políticamente tendencioso.

Por si eso no fuera bastante, cada vez que abre la boca la lía. Desde oponerse a la monarquía, acusar al PP de querer dar un golpe de estado el 11m, darle consejos a Benedicto XVI, y estas declaraciones a favor de los pobres: "En este país, más que enfadados estamos absolutamente desesperados. Podemos morir cada uno con su tragedia particular, mucha gente lo ha hecho tirándose desde las ventanas de los pisos del que se estaban despidiendo. Creo que todo esto a los gobernantes no les afecta lo mas mínimo y eso es terrorífico", ha enfatizado. Más las últimas en las que incitaba al asesinato de Blesa y Rodrigo Rato: "Si yo hubiera sido un hombre analfabeto, gallego, (...) de verdad, me voy y espero al señor Blesa o al señor Rato y le corto el gañote"

Pues, como todo se sabe, ahora me entero de que aquí el cineasta provocador antisistema resulta que es el novio del tío de la nuera de Luis Iglesias, socio a su vez de Oleguer Pujol y yerno de Eduardo Zaplana. Mira con qué clase personas reaccionarias se relaciona aquí el revolucionario.

viernes, 24 de octubre de 2014

Miguel Bosé

Hace muchos años escribí un artículo sobre este cantante diciendo que me parecía muy original y me gustaba. Desde entonces ha llovido mucho. Miguel siempre había sido un poco andrógino pero se lo conocían varias novias. Hace poco decidió declararse homosexual, lo cual me imagino que le convierte en bisexual. Hasta ahí a mí me da lo mismo lo que cada cual haga con su vida. También se ha metido en política apoyando causas perdidas como la paz en Colombia desde un punto de vista más próximo a la guerrilla que al gobierno.  En ese sentido es un típico artista made in Spain. Pero su vida personal ya es otra cosa, que no apruebo en absoluto.

Hace poco anunció que tenía dos hijos de vientre de alquiler, se supone que engendrados con su semen. Unos meses más tarde anunciaba el nacimiento de otro par de mellizos engendrados con el semen de su pareja. Así que ahora es padre de familia numerosa. Tratándose de alguien que viaja constantemente esos niños van a ser criados por sus nannies, a quienes identificarán con sus madres hasta que sean reemplazadas por otras. No creo que sea justo andar coleccionando hijos como quien guarda coches en el garaje, no teniendo tiempo para ellos, ni una mujer, ni un entorno estable. Además se da el hecho de que son todos niños varones con lo que eso supone.

jueves, 23 de octubre de 2014

Javier Bardem y Penélope Cruz

Afortunadamente ya no viven entre nosotros, sino en ese país imperialista llamado EE.UU. Empecemos por Penélope, una chica de Alcobendas que empezó muy jovencita enseñando el pecho precisamente en una película con su futuro marido. Ya entonces cultivaba esa especie de acento entre andaluz y barriobajero que suena falso en cualquier caso. Sus méritos como actriz son muy discutibles porque también suele hacer de sí misma, es decir de chica del extraradio. El caso es que se las arregló para conocer a Tom Cruise y casarse con él en una boda bastante sospechosa que a ella le valió para hacerse un lugar en Hollywood y a él para acallar rumores sobre su condición sexual.

Entonces llegó Javier Bardem de conocida familia de activistas políticos, porque sus actuaciones profesionales no son nada memorable. Famoso por meterse en todos los tinglados a opinar de lo que no sabe. Especialmente cuando criticaba los ere's y él mismo había despedido a sus empleados en un negocio. Total, que no sé cómo se juntaron el hambre y las ganas de comer y, convertidos en nuevos ricos, se fueron a vivir a casa del enemigo donde han acumulado una importante fortuna. Lo cual no impide que sigan soltando perlas escogidas de vez en cuando y apoyando a su amigo Castro. Y entretanto han tenido dos pequeños activistas más. Con ese dinero yo también me hago hasta budista si hace falta.


miércoles, 22 de octubre de 2014

Angelina Jolie. Desmontando el mito

Si hay algo que me horroriza son los mitos de la modernidad, y uno de los más famosos es la actriz Angelina Jolie. Una mujer conocida en su juventud por sus excesos y una cierta afición a los cuchillos y la automutilación, de quien se ha dicho incluso que tuvo relaciones incestuosas con su hermano. Sin embargo, ahora es rica y famosa y está casada con Brat Pitt lo cual le da un poso de seriedad importante. Además ha tenido tres hijos y adoptado otros cuatro, para lo cual cuenta con siete niñeras, cuya principal misión consiste en dejarles hacer lo que quieran.

Para colmo ahora ha llevado la mutilación a sus últimas consecuencias amputándose los pechos por miedo a un futuro cáncer. Y ése es el ejemplo que siguen miles de mujeres en el mundo: una señora que evidentemente está un poco chalada. Con musas así no me extraña que el mundo vaya de cabeza. Pero como sucede con todos los mitos, es intocable. Su belleza, su discutible talento, ya que siempre hace de sí misma, sus viajes solidarios para fotografiarse con niños famélicos; estoy convencida de que todo ello se trata de una campaña de imagen perfectamente orquestada por expertos, y ante eso lo que yo pueda decir no cuenta.



martes, 21 de octubre de 2014

La corrupción en España

El dinero corrompe y eso es un hecho, pero aquí vivimos en el país de la picaresca, lo cual quiere decir que, si alguien puede enriquecerse al margen de la ley, lo hace. Que levante la mano quien nunca haya pagado una factura sin iva. Naturalmente las posibilidades de ganar dinero extra aumentan mucho cuando se trabaja en la política o en la administración. Con eso no es que lo esté justificando, sino que simplemente pasa más dinero por sus manos, y dinero que no tiene dueño directo. En esos medios me temo que son habituales los incentivos más o menos opacos a la productividad y los sobres en blanco.

Así que, si coges unas docenas de políticos y los pones a gestionar un banco es como ofrecerles caramelos a los niños y esperar que no se los coman. Además, estaba la clásica excusa de, si todo el mundo lo hace, no voy a ser yo el único tonto que no aproveche la ocasión. Por eso la mejor solución sin duda es no permitir que existan bolsas de dinero descontroladas al alcance de cualquiera. En España ha llegado un momento en que ya no se salva ningún partido político. Pero eso no significa que falle el sistema, lo que falla son las personas, y sobre todo la crisis de principios morales que vivimos desde hace ya demasiado tiempo.

lunes, 20 de octubre de 2014

Il dolce far niente

Es decir, el placer de no hacer nada. Creo que una de las grandes ventajas de ser ama de casa es que te organizas tu tiempo a tu gusto. Si un día estás energética puedes poner tres coladas y al día siguiente pasar el día en la calle haciendo recados. Es algo impagable. Los días que mi marido no viene a comer yo ni siquiera hago comida. Me gusta tomarme un bocadillo temprano y dormir una larga siesta. Cuando era niña no podía dormir después de comer, era incapaz, pero ahora caigo como una piedra. Cómo se notan los años. La energía ya no me da para más. Si un día no puedo dormir la siesta, a las nueve ya estoy muerta de sueño. Habitualmente me acuesto a las diez y media.

Creo que mucha gente ha perdido la noción de lo que supone no hacer nada. Se afanan en múltiples obligaciones incluso el fin de semana. Comprendo que hay cosas que son necesarias e impostergables cuando ambos trabajan y no tienen tiempo libre. Pero la compra se puede hacer una vez a la semana o incluso cada quince días. La ropa no hace falta lavarla y plancharla cuando sólo se ha utilizado una vez. El polvo va a volver a caer aunque lo quites a diario. Quiero decir, que hay personas que se imponen unas obligaciones demasiado exigentes y bastante innecesarias. Y no se dan cuenta de que sacrifican lo mejor, el placer de no hacer nada importante. Sólo vivir la vida.

sábado, 18 de octubre de 2014

Las víctimas del terrorismo todavía esperan justicia

Fruto de las I Jornadas “Eficacia del Estado de Derecho frente al Terrorismo” organizadas por la AVT, se establece un decálogo de tareas pendientes para una verdadera justicia con las víctimas del terrorismo.
REDACCIÓN HO.-  La Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) celebró los días 30 de septiembre y 1 de octubre la primera edición de las Jornadas 'Eficacia del Estado de Derecho frente al Terrorismo' en el Ilustre Colegio de Abogados de Madrid. Las jornadas han sido todo un éxito de participación y repercusión en redes sociales, gracias al nivel de los ponentes participantes en cada uno de los paneles:
  • El panel I Leyes eficaces para combatir el terrorismo contó con las intervenciones de Ignacio Astarloa, Arturo García Tizón y Jesús Zarzalejos.
  • El panel II Los Tribunales de justicia frente al terrorismo contó con las intervenciones de Ignacio Gordillo, Juan Moral, Antonio Guerrero y Carmen Ladrón de Guevara.


Durante el discurso de inauguración de las jornadas, la presidenta de la AVT, Ángeles Pedraza, fue muy crítica con la aplicación que nuestras instituciones están haciendo de las leyes y dejó patente el abandono y el desamparo que desde hace meses sufren las víctimas del terrorismo. Concluía su intervención con una pregunta: «¿Se ha hecho verdadera justicia con las víctimas del terrorismo?» Su respuesta fue rotunda: «No
El contenido de las jornadas y la pregunta con la que Ángeles Pedraza cerraba su discurso han llevado a la AVT a elaborar un decálogo de tareas pendientes, necesarias para lograr ofrecer a las víctimas del terrorismo, la justicia que merecen, y que por su interés ofrecemos a continuación: 
 
¿Se ha hecho verdadera justicia a las víctimas del terrorismo
Decálogo de tareas pendientes para una verdadera justicia con las víctimas del terrorismo
Desde la instauración de nuestro sistema democrático han sido muchos los avances, tanto en materia legislativa como en materia de justicia, que se han desarrollado para hacer frente a la amenaza terrorista. A pesar de ello son muchas las tareas pendientes para llegar a poder hablar de una verdadera justicia a las víctimas del terrorismo.
El art. 1 de la Constitución española propugna, entre otros, la justicia como valor superior de nuestro ordenamiento jurídico; de ahí que reclamemos la utilización de todos los mecanismos que nos proporciona el Estado de Derecho para vencer definitivamente al terrorismo.
A día de hoy, la amenaza del terrorismo en nuestro país es una amenaza viva. Por un lado, la pervivencia de la organización terrorista ETA, y por otro, las nuevas formas de terrorismo que han golpeado en los últimos años nuestro país, obliga a nuestras instituciones a permanecer alerta y a no relajarse ni un ápice.
Es por todo ello que, en estos tiempos en los que por parte de nuestras instituciones se ha dado por vencido al enemigo del terrorismo, y principalmente del terrorismo de ETA antes de tiempo, venimos a reivindicar una serie de tareas pendientes fundamentales para poder hablar de una verdadera derrota del terrorismo, que pasa necesariamente por hacer justicia a todas y cada una de sus víctimas.
  1. En nuestra historia más reciente, España ha sido golpeada por la acción de los terroristas en múltiples ocasiones. Se pueden contar por cientos los atentados terroristas sufridos en nuestro país. Atentados terroristas atribuidos a diversos grupos terroristas y de los que, a día de hoy, podemos afirmar que más de un 30 % aún continúa sin esclarecer la autoría material de los mismos.   De ahí que, frente a los intentos de algunos de mostrar el problema del terrorismo en España como un problema del pasado, reclamemos la utilización de todos los instrumentos que posibilita el Estado de Derecho hasta conseguir el esclarecimiento de todos y cada uno de los atentados terroristas que todavía están sin resolver.
  2. A lo largo de los años, nos hemos ido dotando del marco jurídico necesario para combatir el terrorismo. Instrumentos legales con los que hemos ido cerrando todos los espacios de impunidad de los que venían gozando los terroristas. Buenas leyes, respetuosas con los principios generales del derecho y que han pasado los filtros de legalidad fijados por nuestros tribunales y por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Es por ello, que frente a los intentos de deslegitimación de nuestras leyes, ignorándolas o interpretándolas de manera sesgada e interesada, reclamamos la aplicación de la ley,  solo la ley, pero TODA la ley para acabar con el terrorismo.
  3. Dentro de ese marco jurídico, ha jugado un papel destacado la Ley de Partidos políticos que posibilitó la ilegalización de las formaciones políticas  -Herri Batasuna, Euskal Herritarrok, Batasuna- consideradas el frente institucional de la organización terrorista ETA. Gracias a esta ley, conseguimos expulsar de nuestras instituciones a aquellos que no pretendían otra cosa que acabar con las mismas. Una victoria de la democracia que hoy vemos empañada por la presencia de sus sucesores de nuevo en nuestras instituciones. De ahí que reclamemos la puesta en marcha de la maquinaria jurídica necesaria para ver fuera de nuestras instituciones a los que no son otra cosa que el altavoz institucional de los terroristas.
  4. Igualmente, reclamar la vigencia de la ley es reclamar su aplicación por parte de los tribunales de justicia. Tribunales de justicia conformados por jueces que deben realizar sus funciones sometidos, única y exclusivamente, al imperio de la ley y sin dejarse embaucar por efluvios de “la reconciliación” y los “nuevos tiempos de paz y convivencia”. Es por ello que queremos alzar la voz y dar  alarma frente a la estrategia, impulsada por determinados sectores políticos y sociales, provenientes mayoritariamente del País Vasco, y amparados por algunos miembros de la judicatura, consistente en buscar nuevas interpretaciones a la ley en un nuevo escenario sin ETA buscando favorecer en todo momento a los acusados por su relación con la actividad terrorista de ETA.
  5. De la misma manera, reclamamos la aplicación de todos los instrumentos que nos ofrece el Estado de Derecho para neutralizar los intentos de vaciar las cárceles de terroristas, a través de argucias legales: ya sea a través de la puesta en libertad de presos enfermos supuestamente muy graves (pero con una esperanza de vida de años), de tratos de favor y liberaciones de presos supuestamente arrepentidos (arrepentimientos de formulario que en ningún caso se han traducido en colaboraciones concretas con las justicia, tal y como establece la ley) o buscando reducciones de la estancia en prisión de los presos a través de medidas como la derogación de la doctrina Parot, el doble cómputo de la prisión preventiva o ahora el cómputo de las penas cumplidas en territorio francés.
  6. Que la organización terrorista ETA es mucho más que un grupo de pistoleros lo han constatado numerosas resoluciones judiciales de la Audiencia Nacional (Caso Jarrai-Haika-Segi, Caso Kas-Ekin, Caso Gestoras Pro Amnistía-Askatasuna, Caso Batasuna-Herriko Tabernas). Gracias a ellas se pudo llevar a ETA a una situación de debilidad al desmantelar todo el entramado social, político, económico y cultural que la sustentaba y la sustenta. De ahí que reclamemos que se continúe con ese valioso trabajo, tanto policial como judicial, por desenmarañar ese complejo entramado, en estos momentos en los que la amenaza del terrorista de ETA es menos intensa.  
  7. Por desgracia, en los últimos años estamos presenciando un goteo de excarcelaciones (provocadas por diversos motivos) y de permisos penitenciarios sin que las víctimas del terrorismo puedan pronunciarse al respecto. Es por ello que exigimos las reformas legales necesarias para que las víctimas del terrorismo puedan ser parte en la ejecución de las sentencias y en el trámite penitenciario.
  8. Por desgracia, muchos de los atentados terroristas que estarán aún sin resolver han sido cometidos hace más de 20 años por lo que la responsabilidad penal de sus autores estaría prescrita. Consideramos que el hecho de que la responsabilidad penal prescriba no despoja a las víctimas del terrorismo de su derecho a conocer la verdad de lo ocurrido. Es por ello que exigimos que se articulen los mecanismos necesarios para que en los casos en los que la responsabilidad penal de los autores materiales hubiera prescrito se posibilite a las víctimas del terrorismo conocer la verdad de lo ocurrido.
  9. El esfuerzo del Estado de Derecho por combatir el terrorismo no termina en nuestras fronteras y debe de traducirse en medidas de cooperación internacional. Sí bien es cierto que se ha avanzado mucho en este campo, todavía observamos como determinados países se muestran reacios a facilitar la entrega de terroristas detenidos en sus territorios y reclamados en España por delitos de terrorismo o como en determinados países se vende una imagen distorsionada de los terroristas, como si de auténticos luchadores por la libertad se trataran. De ahí que sea importante recordar la importancia de la cooperación internacional para combatir la amenaza del terrorismo, una amenaza global  que necesita de una respuesta global para hacerla frente
  10.  Por último, todas estas medidas resultarían papel mojado si no van acompañadas de una tenaz defensa de los principios y valores de nuestra convivencia democrática frente al chantaje terrorista, así como de la defensa de la justicia como valor supremo de nuestro ordenamiento jurídico. Defensa que necesariamente tiene que provenir de todos los demócratas por encima de siglas o partidos políticos. Es por ello que reclamamos a nuestras instituciones un compromiso claro por la defensa y el impulso de las medidas jurídicas necesarias para ofrecer una verdadera justicia a las víctimas del terrorismo en sintonía con lo manifestado en los puntos anteriores. http://www.hazteoir.org/noticia/62885-se-ha-hecho-verdadera-justicia-victimas-terrorismo

viernes, 17 de octubre de 2014

Buenos y malos padres

Siguiendo con el tema, también hay quien me dice que algunas personas no deberían tener hijos porque no son buenos padres, como los drogadictos. Es cierto, pero existen los anticonceptivos e incluso la esterilización para esos casos. Lo que está claro es que los niños no tienen la culpa de los padres que les han tocado en suerte. Es un hecho que mucha gente con infancias difíciles ha llegado muy lejos en la vida a pesar de ello, o precisamente por la fuerza que han sacado de las dificultades. Es bien conocido el caso de Bethoven. Nunca sabremos cuántos genios han dejado de nacer en las últimas generaciones porque han sido abortados por sus madres.

Si una persona no está capacitada para ser padre o madre, afortunadamente las instituciones pueden hacerse cargo del niño y entregarlo a una familia de acogida o de adopción. Parece ser que en EE.UU. por lo que se ve en las películas se producen muchos abusos en esos casos. No sucede así en España donde los padres de acogida suelen ser buena gente y muy responsable. Es decir, que el ser humano concebido, que vive ya de hecho en el vientre de su madre, se merece una oportunidad y corresponde al estado asegurarse de que está en buenas condiciones. Como de costumbre, resulta mucho más fácil y barato deshacerse de él, pero no es admisible.

jueves, 16 de octubre de 2014

Carnet por puntos para padres

Estaba en el supermercado, como de costumbre, y delante mío en la caja había una pareja con un carro de la compra. Cada cual iba enfrascado en su móvil y la mujer hablaba sola, porque iba comentando cosas en voz alta. Siempre que veo cosas así me acuerdo de la película Wall e de Disney. Os la recomiendo. Un futuro de personas obesas sentadas delante de una pantalla. Pero lo que más me preocupa no son esos adultos que, al fin y al cabo, son responsables de sus acciones y sufren las consecuencias, sino los posibles hijos que puedan tener. Porque tener unos padres tecnoadictos no es el mejor ejemplo para un niño.

Ya de por sí los niños empiezan cada vez más pequeños a manejar toda clase de consolas. Eso no sería grave si además lo compaginasen con salir a la calle a jugar y relacionarse unos con otros. Pero me temo que en muchos casos no sea así. Hace muchos años escribí un artículo llamado Carnet por puntos para padres. Realmente creo que a algunos no les vendrían mal unos cursillos acelerados, primero para aprender a relacionarse entre ellos y luego para atender a sus hijos. Antes estaban los abuelos cerca y otros parientes que transmitían lo que se llama la tradición familiar. Pero ahora no es así y me temo que muchos andan muy perdidos.

miércoles, 15 de octubre de 2014

Niños y tradición familiar

En esta sociedad contradictoria en que vivimos existen dos actitudes opuestas respecto a los niños. Por una parte se supone que hay que primar el trabajo sobre la familia y los hijos deben conformarse con las migajas de tiempo que nos sobren, eso sí, de calidad. Por otra parte, todo es poco para los niños en cuanto a estudios, ocio y diversión. De manera que a menudo, por querer mantenerlos contentos, lo que acaban los niños es estresados de tanto entretenimiento forzoso. De manera que, por una parte les falta atención y por otra les sobra. Todo por no volver a la crianza natural de los hijos que ha servido para cientos de generaciones antes de nosotros.

Cuando voy al pueblo me encanta el silencio y la tranquilidad que se respiran. Parece que el tiempo transcurre más despacio y se disfruta más. Salir a pasear por el monte es una experiencia impagable. Por cierto, que poca gente sabe los paisajes que tenemos a pocos kilómetros de Madrid. Es como volver atrás en el tiempo y comprobar que se puede vivir sin televisión y sin wifi, sin saber las últimas noticias y no pasa nada. Así es como deberíamos criar a los niños, con su familia y en contacto de la naturaleza. Lo demás es innecesario y además incluso pernicioso para su desarrollo físico y psíquico. Tenemos que volver a la tradición familiar de nuestros antepasados.

martes, 14 de octubre de 2014

Juguetes rotos

Cuando mis hijos eran pequeños yo temía el momento en que vinieran mis sobrinos a casa porque, no es que estuvieran maleducados, es que estaban sin educar. Se subían a los muebles y se colgaban de las lámparas, literalmente, como monos y tiraban la comida por todas partes. Si les regalaban juguetes, su juego consistía en romperlos lo más rápido posible. En cambio yo me ocupaba de que mis hijos jugaran con todo. Quién me iba a decir que mis sobrinos acabarían siendo relativamente formales y responsables, mientras que mi hijo en cambio sería el antisistema. Si lo sé, le digo que rompa los juguetes también.

Mis hijos leían muchísimo. El chico todo lo que caía en sus manos. A las chicas me costó un poco más aficionarlas pero desde entonces no han soltado los libros. En cambio mi hijo ya no lee nada. Yo pensaba que lo estaba haciendo muy bien en cuanto a implicarme en su educación y en su ocio, eso sí, dejando que jugaran a su aire, y ofreciéndoles alternativas para que estuvieran entretenidos y estimulados a un tiempo. Y parece ser que no me salió nada mal con las chicas, pero con el chico fue un desastre. Por eso me temo que fue la ideología la que echó a perder toda mi labor. Si pillara al profesor que le metió esas ideas en la cabeza le iba a decir cuatro cosas.

lunes, 13 de octubre de 2014

El mérito de la enfermera con ébola

Si hay una profesión que yo admiro profundamente es la de las enfermeras y muy especialmente los auxiliares de enfemería. Ya cuando me padre estuvo tan grave tuve ocasión de comprobar con qué cariño limpian a los enfermos sin una queja en las situaciones más desagradables. Y todo ello por un sueldo bastante corriente, porque no tienen ni la gloria ni la retribución de un médico. Creo que realmente hay que ser de una pasta muy especial y de una calidad humana impresionante, sobre todo aquellos que se ocupan de atender a terminales y enfermos contagiosos. Yo sinceramente creo que no sería capaz. Me parece muy sacrificado.

Dicho esto, no me cabe duda de que la auxiliar de enfermería Teresa Romero cometió un error importante, porque de hecho el ébola no se transmite por el aire ni por contacto con la piel, sino con las mucosas. No hay más que ver que su marido no está contagiado a pesar de haber convivido con ella una semana y haberse besado probablemente en la boca. La forma habitual de contagio consiste en tener contacto con las secreciones del enfermos: sangre, heces o vómitos. Y naturalmente ella tuvo ese contacto y luego se debió rozar la boca sin querer. Lo siento muchísimo por ella y deseo que se cure, pero no tiene sentido andar buscando otros culpables.

Es como el maquinista del Alvia, que no dudo de que fuera una buena persona, pero cometió un error muy grave.

Por qué sigo aquí

Supongo que porque si no tuviera blog escribiría igual, o al menos andaría dándole vueltas a ideas en mi cabeza, y ya puestos prefiero escribirlas. Pero cuando algún bloguero lo deja yo a veces pienso que también debería dejarlo y dedicarle más tiempo a leer buenas novelas, a hacer ejercicio o simplemente a limpiar. Porque tengo la impresión de que este hobby mío me ocupa demasiado tiempo y me aporta más bien poco, sobre todo últimamente que cada vez tengo menos comentarios. No es que me preocupe. Sé que es la evolución normal de los blogs. No soy nueva en esto. Ya llevo ocho blogs si no recuerdo mal.

Algunos han sido de corto recorrido y otros los he llevado en paralelo. No llevo ya la cuenta de los posts que he escrito pero tienen que ser varios miles. Tal vez un día yo también decida que esto no da para más pero no ha llegado ese momento. Tendría que ser que no tuviera tiempo material o que hubiera ocupado otra cosa que me absorbiera más el pensamiento. A veces pienso que realmente ya se está alargando demasiado, pero entonces veo que la gente sigue entrando y me siento en cierto modo responsable de este pequeño rincón de internet y pienso que me debo a los lectores anónimos que me buscan cada día en su ordenador.

domingo, 12 de octubre de 2014

Los medios de comunicación y la desinformación

Ya he comentado alguna vez que, cuanta más información tenemos más desinformados estamos. Eso se debe a que se admiten todas las opiniones tanto de expertos como de gente común. Esto sucede especialmente en las redes sociales, donde cualquiera puede hacer circular cualquier clase de bulo sin consecuencias. También es habitual que se digan auténticas barbaridades que, en persona, costarían a la persona una multa o incluso un proceso penal. Pero por escrito en la red no pasa nada. Como yo suelo comentar en diversos medios, me he encontrado últimamente con toda clase de comentarios que califican a sus autores como poco de irresponsables.

Pero lo peor es cuando esas noticias salen en medios acreditados y de mano de periodistas influyentes. Entonces sí que habría que hacer valer la ley, pero nadie quiere mancharse las manos. Total, que el mundo se ha parado y ya no hay más noticia que el ébola, la semana pasada era Mas, y la anterior ya no lo recuerdo. Los islamistas siguen decapitando gente, Rusia sigue invadiendo Ucrania. En Hong Kong reclaman libertad a China. Pero a nadie le importa, porque unos cuantos han decidido cuál es la noticia estrella. Nuestros medios de comunicación se han convertido en prensa amarillista y las redes sociales en un estercolero.

Ébola. Expertos de la UE exculpan a España:  No obstante, advierten de que "en el mejor de los niveles de protección siempre puede haber un accidente" y que "en ese caso se puede hablar de accidente fortuito de muy baja probabilidad haciéndose las cosas correctamente".

sábado, 11 de octubre de 2014

La sanidad pública española

En España, desde el franquismo, teníamos la mejor seguridad social del mundo. Gratuita y universal. En otros países de Europa como Francia, por ejemplo, se pagan las consultas y las recetas y a nadie le parece extraño. Naturalmente, quien no cotiza no tiene derecho a seguro médico. Aquí los inmigrantes ilegales, es decir, sin papeles, sí tenían derecho a la sanidad pública. Eso era insostenible. Ahora siguen teniendo acceso a urgencias hospitalarias. Pero no es lógico que a una persona que no debería estar en el país, que debería ser expulsado, se le esté pagando la medicina. Para eso existen organizaciones de caridad.

Yo soy la primera que siento que ya no haya cobertura universal gratuita, pero es que es insostenible en la situación actual. Si apenas llega el dinero para pagar las pensiones, cómo vamos a atender a los que no cotizan. Es así de claro, de donde no hay no se puede sacar. Igual que si en una familia no llega el presupuesto, hay que limitar gastos. Y no me vale la razón de que existen políticos corruptos. Porque unos pocos hagan trampas con el dinero no quiere decir que todos podamos hacer lo que nos dé la gana. Espero fervientemente que la situación española mejore y podamos recuperar la SS. Pero entretanto, no sirve de nada protestar.

viernes, 10 de octubre de 2014

Sobre el ébola y la malaria

Según la Oms los muertos por ébola son hasta ahora 3338 de 7740 casos, es decir más o menos un cincuenta por ciento de los enfermos. Pero lo que poca gente sabe es que la malaria o paludismo mata al año a 700.000 personas en todo el mundo, aunque es cierto que tiene una mortalidad de "solo" el treinta por ciento. Cómo se justifica entonces que se preste tanta atención a una epidemia y tan poca a la otra. Será porque el mosquito que transmite la malaria no sobrevive en los países desarrollados, de manera que el riesgo de contagio es casi inexistente. Así que el horror ante el ébola no deja de ser un poco hipócrita, ya que se refiere a que nos afecte a nosotros.

No existe vacuna para la malaria, pero sí tratamientos y medidas de prevención que, por desgracia, no se pueden permitir la mayoría de los afectados. Tampoco existe un tratamiento eficaz contra el ébola, pero se están investigando a marchas forzadas. Ésa es la principal diferencia entre las dos enfermedades y otras muchas que afectan a los países pobres como el Dengue, el Chagas, la Fiebre amarilla o la Leishmaniosis, que a nadie le importan porque no se dan por aquí. De manera que, cuando escuchéis o leáis en el twitter tantas noticias referentes al ébola, dedicadle por favor sólo un segundo a recordar a todos los enfermos olvidados del mundo.

Y por favor, basta de histerismo: Ninguno de los cinco pacientes aislados en observación por posible contagio de ébola ha dado positivo hasta este momento. De hecho, hay resultados negativos en tres de ellos, según informaron en rueda de prensa los médicos del Hospital Carlos III de Madrid.
Todo esto me recuerda un chiste sobre los italianos que siempre tienen crisis políticas. Dice así: piove, porco goberno... Es decir: llueve, puerco gobierno.

jueves, 9 de octubre de 2014

Sobre el 11M, el prestige, el ébola y otras intoxicaciones informativas

Todavía hay quien saca el 11M como ejemplo de que el Partido Popular manipula la información. Yo lo que recuerdo de entonces es que pocos días antes la Guardia Civil había detenido dos furgonetas cargadas de explosivos con la intención al parecer de atentar en estaciones de trenes. No es de extrañar entonces que, al producirse los atentados, no sólo el PP sino la mayoría de los españoles pensáramos que había sido Eta. Sin embargo, al probarse, más o menos, que había sido un atentado islamista, grupos de la izquierda orquestaron una campaña contra el Partido Popular acusándoles de haber mentido a la opinión pública a sabiendas.

Hasta ahí la historia. Un simple error, todavía no demostrado, sirvió para hundir al partido en el gobierno. Unos años antes, el hundimiento de un petrolero frente a las costas de Galicia y la decisión de alejar el barco de la costa también fue utilizado para atacar al mismo gobierno. Nadie sabe si acercarlo hubiera tenido consecuencias aún peores pero no importa. El caso es que la campaña funcionó. Y ahora, con el contagio de una enfermera por ébola, se ha aprovechado también lo que sólo fue un caso de negligencia personal o mala suerte para intentar forzar la dimisión del gobierno. Y no aprendemos... Mientras la estrategia siga funcionando no nos libraremos de los demagogos.

Elogio de la sinceridad

Dicen que la sinceridad está sobrevalorada, y es cierto que no se puede ir siempre diciendo lo que piensas porque esto sería una jungla. Existe una mentira social o diplomática que nos hace la vida más fácil. Yo prefiero practicar la callada por respuesta. Es decir, que si algo no me gusta o no estoy de acuerdo simplemente me callo. A no ser, claro está, que se trate de defender mis principios esenciales. Pero desde luego no soy persona de hacer la pelota y es una pena, porque me iría mucho mejor así. Por eso en los comentarios suelo ser muy lacónica. Digo lo que opino y poco más. No se me da bien echar flores.

El caso es que eso me convierte en lo que algunos llaman un perro verde. No soy la única que lleva grabado el lema a contracorriente. Hay bastante gente que se siente así, al margen de lo socialmente correcto, pero van capeando el temporal, saben moverse en cualquier ambiente, se las arreglan para no destacar del resto. Yo soy incapaz. Por eso me cuesta llevarme bien con la gente. Porque a veces no es suficiente con no decir nada o procurar decirlo de la forma más diplomática posible. En esta sociedad tan interrelacionada la gente espera que te impliques abiertamente, que les apoyes incondicionalmente y en suma, que no tengas opinión propia.

miércoles, 8 de octubre de 2014

Ébola: la nueva gripe A

Según el cuento de Pedro y el lobo ya deberíamos estar escarmentados de las amenazas de pandemia que nos caen cada pocos meses. Que si la gripe porcina, la gripe aviar, las vacas locas, la gripe A y ahora el ébola. Dios quiera que no me equivoque pero me parece que una vez más se está azuzando a la opinión pública con razones ideológicas. Siempre existe el riesgo de enfermedad, como existe el peligro de cualquier catástrofe natural, pero en los países desarrollados generalmente contamos con medios suficientes para hacerles frente. No pueden decir lo mismo en el resto del mundo, donde enfermedades desconocidas se llevan cada año cientos de miles de vidas.

El ébola sólo se transmite por contacto directo con el enfermo, no a través del aire como la gripe. La auxiliar de enfermería se debió contagiar al limpiar el cadáver por un caso extremo de mala suerte. También puede ser que los trajes no fueran apropiados o fallara algo del protocolo, pero no lo sabemos. El caso es que se siguió las normas internacionales en estos casos y lo aprobó la Unión Europea. Lo que no puede ser es que permitamos que se convierta en un nuevo Prestige, donde una catástrofe marítima inevitable se utilizó para atacar al partido del gobierno. Ya deberíamos haber aprendido la lección. De todas maneras, nadie tenemos la vida asegurada.