Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

miércoles, 29 de febrero de 2012

Malos ejemplos

No es de extrañar que nuestra juventud ande un poco perdida, si los medios de comunicación nos ponen como ejemplo cada día personas y actitudes que no tienen nada de recomendables. Una hija que se vuelve contra sus padres, una expareja que se disputa la casa de ambos, una personalidad que abusa de sus privilegios... Pero también los mitos de la canción como Amy Winehouse, la cual por cierto no me gustó nunca como cantante, pero para gustos están los colores. Pero lo que no comprendo es que se la presente como una víctima de sus propia adicciones, cuando en su canción más famosa afirmaba que no tenía ninguna intención de rehabilitarse. A mi no me da lástima quien se busca sus propios problemas.

Luego está el matrimonio de Angelina Jolie y Brat Pitt, los cuales se han dedicado a coleccionar niños adoptados y propios, y parece ser que les dejan hacer lo que quieran en todo momento, con lo cual están criando unos futuros problemas para la sociedad. Un hijo es una responsabilidad muy grande, cuánto más cuando viene de un entorno social diferente. Para dejarlos en manos de sus niñeras, hubieran estado mejor con parientes lejanos en su propio país. La verdad es que me desagrada mucho cuando se les pone de ejemplo de familia feliz. ¿Cuánto tiempo pasan al mes con sus hijos?. Ser rico, guapo y famoso no te convierte automáticamente en un dechado de virtudes.

martes, 28 de febrero de 2012

La vida y la muerte

Es curioso cómo a temporadas te tocan entierros, mientras otras lo que tienes son bodas o bautizos. Tiene que ver con la edad de las personas que te rodean. El otro día intentaba explicarselo a mi hija pequeña, que la pobre es tan sensible como su madre. Parece que en la vida todo viene por rachas. Hay épocas en que parece que todo está estancado y no pasa nada, y otras en que todos los asuntos que tenían poca solución acaban llegando a su fin. Yo leo los horóscopos, más por pasar el tiempo que otra cosa. Sin embargo, tengo que reconocer que a veces me hago ilusiones con lo que dicen, cuando afirman que se acaba una mala época  y que todo va a ir ya mejor en adelante.

Viven de ese negocio, de dar esperanzas a la gente. Lo malo es cuando alguien se lo cree a pies juntillas. Pero, como le decía a mi hija, cuando muere alguien que ya ha vivido bastante y la vida no tiene mucho más que ofrecerle, no es tan trágico. Lo malo realmente es cuando muere alguien joven. Entonces sí que no le vemos el sentido. Pero yo quiero pensar que sí lo tiene, que todo es parte de un plan universal. Hablaba con mi hija mayor de cuantas veces pones empeño en algo y, sin embargo, no sale como esperabas. La tolerancia a la frustración es algo difícil de aprender. Sin embargo, cuando tienes Fe siempre piensas que las cosas ocurren para bien; incluso las más incomprensibles.

lunes, 27 de febrero de 2012

Esto no es un periódico

Es una página personal. Quiero decir que no es un diario gratuito de los que se cogen en el tren para pasar el rato. Es un diario de vivencias y pensamientos de una persona. Hay quien entra con la intención de pasar el rato leyendo un poco de todo, y no me parece mal, pero lo que no se puede esperar es que yo siempre esté de humor para entretener gratuitamente al personal. Es más, desde que empezó el año no he tenido muchos motivos para estar alegre. Para leer noticias cortas está el Yahoo, por ejemplo. Yo utilizo el blog para volcar mi mente y desahogarme. A veces no se me ocurre de qué hablar y me limito a hacer exposiciones generales, como hoy, para que nadie se llame luego a engaño.

No pretendo saber más que nadie. Doy mi opinión. Tengo muchas dudas e incertidumbres. No me considero mejor que los demás. Al contrario, tengo la autoestima baja desde siempre. Por eso escribo precisamente un blog, para reafirmarme. Si no tuviera preocupaciones y lo tuviera todo tan claro, no necesitaría pasarme las horas escribiendo, intentando aclarar mis sentimientos. Ya me gustaría a mí que me pagaran por llevar una columna en un periódico y ganar un dinerillo extra, pero nadie me lo ha ofrecido nunca. Entonces sí que tendría que escribir para mi público y procurar agradar a todos, aunque sea imposible. Pero un blog es una cosa totalmente distinta. Lo siento si a alguno no le parece ameno.

viernes, 24 de febrero de 2012

Si me hicieran caso

Algunas veces me pongo a pensar en la cantidad de problemas que se hubieran ahorrado mis hijos si siguieran mis consejos. Pero, como dicen mis padres, cada cual tiene que cometer sus propios errores. Sin embargo me da rabia. Recuerdo cuando eran pequeños y les decía aquello de: te vas a caer; y me contestaban: pues no me he caído; para volver a hacer lo mismo y acabar cayéndose. La experiencia te enseña cuáles son las consecuencias de los actos pero, por desgracia, no suele servir más que la propia y no la ajena. Yo, al menos, no he conseguido nunca que me hagan caso. Se ve que no tengo capacidad de convicción. Supongo que no soy la clase de persona que inspira confianza; alguien que sirva de referente para los demás.

A menudo la vida se me presenta como un puzzle donde todas las piezas acaban encajando antes o después. Ya he dicho alguna vez que no sé si eso es una suerte o una maldición. No sé si preferiría que la vida me sorprendiese más a menudo, a ser posible con sorpresas agradables. Pero el caso es que se suele cumplir la norma de que todo tiene una causa y una consecuencia. Cuando ves venir los hechos y no puedes hacer nada para evitarlo, te gustaría tener una varita mágica para arreglarlo todo como en los cuentos de hadas. Pero la vida real no funciona así y no te queda más remedio que quedarte esperando y rezar para que todo salga lo mejor posible para todos. Nuestra vida no es perfecta, pero puede ser que ahí esté su encanto.

No os lo vais a creer: se ha muerto un primo mío a los cincuenta y cinco años. Otra vez tengo que ir de funeral y de entierro. Vaya racha. Descanse en paz.

jueves, 23 de febrero de 2012

Los límites

Ya sé que Jesús dijo que había que perdonar setenta veces siete, pero es que a veces no le haces un favor a alguien permitiendo que siga por el camino equivocado. A veces por hacer la vista gorda también puedes estar perjudicando a otros . Por ejemplo, cuando alguien te hace una faena en el tráfico, si no le pitas puede que siga haciéndolo siempre hasta que le salga mal y tenga un accidente. El tráfico da para miles de post. Es asombroso la cantidad de gente que conduce como si fueran solos por la carretera y pensaran que están a salvo de todo mal. Lo increíble es que no pasen más cosas. Los ángeles de la guarda deben estar haciendo horas extras todo el tiempo.

Es importante perdonar, no guardar rencor, pero eso no quiere decir que tengas que asentir a todo. Llega un momento en que tienes que decir basta. Cuando ves que alguien está haciendo algo malo. Y ya sé que hay quien opina que no existen el bien ni el mal, que todo es relativo. Pero yo creo en una moral universal intemporal que dice que robar está mal, también la violencia, la intolerancia, y los siete pecados capitales entre otras cosas. Hay acciones que en cualquier parte del mundo desde siempre se consideran malas. También existe el pecado de omisión, es decir, por no hacer lo que está en tu mano por los demás, por conseguir un mundo mejor. Eso abunda mucho actualmente.

miércoles, 22 de febrero de 2012

Economía básica

Yo también quiero que me den un trabajo de director ejecutivo aunque no haya estudiado una carrera. Quiero que a mis hijos les concedan casas de alquiler casi gratuito para que puedan hacer su vida tranquilamente. También quiero que en la Seguridad Social tengan habitaciones individuales con cama para acompañante. Quiero que me garanticen un buen sueldo aunque no tenga preparación alguna para ganarlo. Quiero que, por ser mujer, me asciendan sobre gente con experiencia. Quiero que me concedan créditos en el banco aunque no tenga ninguna garantía para pagarlos. Quiero cambiar de coche cada dos años y que el estado me lo subvencione... Y además quiero un aumento de sueldo fijo.

En eso se resume la mentalidad intervencionista que está tan de moda. Pero el problema es que el estado no es un saco sin fondo. Cuando se emplea el dinero en cosas innecesarias y se descuidan los ingresos el resultado es la ruina que se ha encontrado ahora el Partido Popular. Y no sirve echarle la culpa a los banqueros, a los inversores o a el Mal en general. Es un problema de balance: ingresos menos gastos no puede dar un resultado negativo año tras año. Así ha sucedido en Grecia, donde había no sé si un 70% de funcionarios y ahora están indignados porque les quieren quitar sus privilegios, porque no queda más remedio. Son como niños enrabietados porque les han castigado sin juguetes.

Últimas noticias: de los 45 detenidos en las algaradas de Valencia, sólo tres eran estudiantes.

martes, 21 de febrero de 2012

Sobre bromas y caídas

No sé cómo me torcí un tobillo y me caí en la calle a todo lo largo. Nada más caer, me volví a ver si alguien me había visto por miedo a haber hecho el ridículo. Después ya me preocupé de si estaba entera. Entonces apareció un chico joven muy amable a preguntarme si estaba bien, pero me miró con cierta guasa. Me pregunto por qué las caídas ajenas resultan tan graciosas. Yo, cuando veo un programa de videos en la televisión, generalmente no me río de los golpes, a no ser que se vea que claramente no se han hecho daño. Otras veces en cambio da la impresión de que se pueden haber roto algo, y entonces no le veo la gracia, la verdad. A mí no me divierten los sufrimientos ajenos.

Tampoco comprendo las bromas de mal gusto, como cuando pretenden haber ganado la lotería y es falso. Vaya ganas de darle un disgusto a alguien a quien se supone que quieres. O peor aún, esos sustos de los cuales no me extrañaría que alguien haya sufrido un infarto. Lo que ocurre es que, en ese caso, no nos lo contarían. Luego están los videos preparados, que se nota claramente que no son espontáneos; y es que, como dan un premio en metálico, la gente también prepara sus actuaciones... Creo que para hacer bromas no vale todo. Da gusto cuando ves un programa con humor inteligente, donde nadie sale perjudicado. Lo que ocurre es que todo lo que se masifica se acaba estropeando.

lunes, 20 de febrero de 2012

He tomado una decisión sobre el blog

A partir de ahora no voy a aprobar ningún comentario que me parezca desagradable o fuera de lugar. Tampoco los voy a contestar. Así que quito de que me reprochen si apruebo unos sí y otros no, o si me quejo mucho o poco. Seguiré el consejo de Ana y de mi marido desde hace mucho tiempo. Seguramente entre menos gente a leer, pero prefiero pocos que me entiendan a muchos que me critiquen. Sencillamente no puedo pasarme la vida dando explicaciones. Tengo otras cosas en que pensar. Saludos.

Pd. Debajo de este post, hay otro nuevo...

Sometimes it lasts in love, but sometimes it hurts instead

El amor a veces dura, pero a veces sólo hace daño. Me encanta esta canción de Adèle. Se la dedica a un antiguo novio que se ha casado, deseándole lo mejor con su nueva pareja. Como ya he dicho, yo no creo que el divorcio sea algo positivo, pero a veces es algo irremediable. Hay parejas que son incompatibles por carácter o situaciones que no se pueden aceptar, como la infidelidad o el maltrato. Sin embargo, como toda regla tiene sus excepciones, también abundan las parejas que se separan por tonterías, como que no están de acuerdo con el color de las paredes de su casa. Yo creo que, antes de tomar una decisión tan dolorosa (comparable a la muerte de un ser querido), deberían acudir a una terapia para intentar solucionar sus diferencias y recordar lo que les enamoró al uno del otro.

Luego está el otro extremo: parejas que aguantan todo, tal vez por comodidad, o porque en el fondo siguen estando enamorados. Es difícil juzgar sobre la vida de otras personas. Tal vez en su balanza de pros y contras les pesan más los argumentos a favor de seguir juntos. O quizás hay características de esa relación que los demás desconocemos. Lo que no se puede negar es que para los hijos un divorcio es una experiencia traumática. Por eso, es mejor intentar evitarlo, retrasarlo o suavizarlo lo más posible. Los hijos de divorciados suelen perder la confianza en el matrimonio y la familia. Sin embargo, una pareja unida tampoco es garantía de unos hijos integrados y felices... De eso sé yo bastante. En conclusión, yo creo que hay que tener más cuidado a la hora de elegir pareja, pensárselo bien y no precipitarse a la hora de dar ese paso.

domingo, 19 de febrero de 2012

El mundo al revés

Yo publico una canción de Estopa que me gusta. Otros aprovechan para desearme la muerte por cáncer y, no contentos con eso, la muerte por cáncer de todos los creyentes del mundo (varios miles de millones). En vista de eso, contesto tranquilamente, y un lector habitual me reprocha que soy una intolerante porque no publico todos los comentarios. ¿Debería dedicar horas que no tengo a discusiones inútiles con personas que no están dispuestas a razonar conmigo; o tal vez debería darles las gracias por sus buenos deseos? Yo ya no sé qué pensar. El caso es que siempre acabo siendo la mala de la película. Yo no creo en la revolución socialista y, sin embargo, no voy por ahí deseándole la muerte a los que la defienden. Tal vez ahí esté la diferencia.

sábado, 18 de febrero de 2012

J. Edgar. La película

Ayer estuve en el cine viendo esta película. La actuación de Leonardo di Caprio me parece sencillamente impresionante. Espero que este film se lleve varios Oscar, porque es muy bueno. Sin embargo, últimamente no entiendo por qué se empeñan en hacer las películas cada vez más largas (dos horas y media). Creo que se le podría acortar fácilmente media hora sin estropear nada. De hecho el final resulta un poco lento. Lo que más me ha gustado de J. Edgar es que se afirma que la llamada "caza de brujas" tuvo una razón de ser importante y racional, frente a tantas interpretaciones posteriores. Lo que menos, la pretendida relación homosexual entre J. Edgar y su ayudante, que, por supuesto, proviene de rumores infundados.

Cada vez que dos hombres o dos mujeres son muy amigos y no tienen pareja conocida, se da por hecho que tienen una relación. A mí me ha pasado con un amiga del colegio, cuando, si hubieran escuchado nuestras conversaciones hubieran cambiado de opinión de inmediato... La película le dedica mucho metraje a ese tema y sin embargo no se ocupa de la muerte de Kennedy, por ejemplo y las investigaciones que dieron lugar a la detención de Lee Oswald. Sin embargo, se ocupa mucho de las relaciones personales del protagonista, cuya realidad es muy cuestionable. Pero me imagino que la visión comercial es importante y el tema está de moda. Aún así la película me parece de las mejores y la caracterización de los personajes es estupenda.

viernes, 17 de febrero de 2012

Me quedaré

Otra canción de Estopa que me encanta. Conste que he comprado el disco. No sé qué pasa que algunas de sus canciones me llegan al alma. Dicen justo lo que siento.

jueves, 16 de febrero de 2012

Cuestión de sentimientos

Últimamente me ha pasado varias veces que me reprochen ser demasiado sentimental. Parece ser que consideran tonto estar sufriendo por cosas lógicas como la muerte de mis padres con más de ochenta años de edad. Será lógico, pero no puedo evitar sufrir por ello y, si lo hiciera, me sentiría como un robot y no un ser humano normal. Tal vez la gente ha olvidado los sentimientos. Ya no están de moda. No son prácticos. Mucho menos todavía sufrir por una mascota. Eso sí que es un sinsentido para algunos, que viven su vida tan seguros de si mismos que han desterrado de su vida todo sufrimiento que no sea por su propia causa. Si esto es ser tonta, estoy orgullosa de ello. Esa clase de locura es muy sana.

Una generación que parece que confunde el mundo real con los videojuegos, y piensan que después del Game over se puede volver a jugar. Pero la vida no es así. Cuando se acaba el tiempo ya no existen más oportunidades. Una vida sin sufrimiento es también una vida sin felicidad, ya que lo uno va unido a lo otro. Quien no es capaz de empatizar con el dolor ajeno tampoco se alegra con sus éxitos. Quien no sufre mucho  tampoco es completamente feliz. Cuando la lógica fría se adueña de una persona los seres humanos pasan a ser números, gente a quien utilizar en su beneficio. El razonamiento nunca podrá sustituir a la emoción pura, aunque duela. Qué triste vivir de esa manera.

miércoles, 15 de febrero de 2012

Las Vegas en España

Dicen que quieren poner una ciudad del juego en Madrid o Barcelona. Que va a crear no sé cuántos miles de puestos de trabajo. A Las Vegas le llaman la ciudad del pecado y no es por casualidad. El juego provoca ludopatía en muchas personas y eso puede arruinarles la vida, en un sentido literal y figurado. Además, el juego atrae otros negocios ilegales como la prostitución, la usura e incluso las mafias que lo manejan todo. Yo no quiero una ciudad del juego en España. El problema del paro habrá que solucionarlo de una forma más lenta, pero más moral. Esto me parece venderse al mejor postor (nunca mejor dicho). Aparte, ni siguiera que gusta Las Vegas como ciudad.

Me pregunto cómo nadie ha protestado, ni siquiera desde las terapias para los ludópatas. Poderoso caballero es Don Dinero. En cambio si se les ocurriera poner una central eléctrica térmica, ya estarían los de siempre protestando contra la contaminación, sin tener en cuenta que la energía eléctrica es algo imprescindible y el juego, desde luego, no lo es. Deberían estudiarse los índices de criminalidad de Las Vegas, a ver si les sigue pareciendo algo tan apetecible. Aparte del gasto en agua y energía que supone; y la contaminación de todo tipo que generaría una ciudad así. Pensaba que estaba de moda volver a lo natural y no creo precisamente que este proyecto tenga nada que ver con la conservación, sostenibilidad o protección ambiental.

martes, 14 de febrero de 2012

Para ti

Los que leen pero no entienden

Los que entienden pero no sienten. Tengo una serie de lectores muy fieles que, curiosamente, no se pierden ni uno solo de mis post, pero no les gustan. No sé si es por masoquismo o porque disfrutan cuando sufro o por un interés morboso nada saludable. En cualquier caso, no lo entiendo, cuando podrían estar leyendo páginas afines a ellos y disfrutando de que les dieran la razón. Hay gente que se dedica a hacer juicios de valor a partir de un montón de palabras sin conocer en absoluto las circunstancias de la persona que las escribe. Eso viene a ser como ver una película sin escuchar el sonido. (No una película muda). Yo creo que demuestra una soberbia tremenda creerse de ese modo en posesión de la verdad.

Una persona es su entorno, su niñez, su vida social y laboral, sus estudios, sus experiencias, su familia, sus relaciones sentimentales... Demasiado trabajo incluso para un psicólogo, no digamos para un lego en la materia. Además una persona también son sus gestos, sus aptitudes, cosas que sólo puedes conocer viviendo con ella. Por eso siempre digo que las relaciones por internet son muy superficiales. No puedo evitar, ni quiero, que sigan entrando a este blog personas que sienten una aversión personal hacia mi. Sin embargo, en este caso soy yo la que nunca entenderé qué ganan con ello. En fin, es su vida, su rencor, su infelicidad en una palabra. No creo que odiar haga feliz a nadie.

lunes, 13 de febrero de 2012

Lo bueno dentro de lo malo

Hay circunstancias de la vida que es difícil suavizar, pero es importante encontrar lo positivo dentro de lo negativo. Lo bueno en la muerte de mi cuñada fue que la familia se mantuvo unida hasta el final y, aparte de la quimioterapia, por lo demás no lo pasó mal; no tuvo apenas dolores y su final fue bastante rápido y tranquilo. En el caso de mi cuñado, fue una suerte que lo trajeran a Madrid, porque si no hubiera muerto solo en Barcelona, sin que nadie supiera lo grave que estaba, ya que no se lo había dicho a su familia. De este modo, pudo pasar su último mes de vida en compañía de los suyos, en un hospital bien atendido, sin dolores, dormido buena parte del tiempo. Se puede decir que murió en paz con todos.

Nunca es fácil despedirse de alguien tan pronto, entre los cincuenta y los sesenta años. Pero, como decimos mi marido y yo, a partir de los cuarenta ya estamos de prestado. El organismo está diseñado para llegar a esa edad y, a partir de ahí, empieza un declive a todos los niveles. Además, se supone que ya habían tenido tiempo de cumplir sus sueños, formar una familia y ocupar su lugar en el mundo. Es peor cuando sucede la muerte de alguien joven y de improviso. Claro que, eso es relativo, porque cuando te afecta directamente no te consuela ni la edad ni las circunstancias de la muerte. Incluso, la muerte de una mascota puede llegar a ser muy dolorosa. Pero la vida sigue y no queda más remedio que mirar hacia adelante, porque, si no, también estaría en juego nuestra salud y la felicidad de aquellos que dependen de nosotros.

viernes, 10 de febrero de 2012

Otro día de luto

Ha muerto mi cuñado, el hermano de mi marido. Aparte de insuficiente hepática y renal, resulta que tenía un cáncer bastante extendido. Descanse en paz.

Tiempo de decisiones

Hay momentos en la vida de duda e incertidumbre y otros en que, no sé por qué, lo tienes todo más claro y estás dispuesto a decidir. Con mi último cumpleaños creo que me llegó ese momento. He decidido dejar la terapia psicológica porque se me habían acabado las sesiones y tenía que pedirle más al psiquiatra. Creo que ya dió de si todo lo que podía y el resto depende ya de mi. He decidido dejar la catequesis, porque me viene muy mal a esa hora y la verdad es que llevo semanas olvidándome de ir y ya no me aporta tanto como el año pasado; así que prefiero dejarlo y dedicarle más tiempo a la oración o a ir a misa entre semana, ya que le saco más beneficio espiritual.

Voy a dejar también el francés. La profesora de este año no me convence. Estoy aprendiendo poco. La clase la llevan siempre los mismos, los que tienen más soltura para hablar. Se me hace larga. Además me temo que no iba a poder aprobar este curso porque los criterios de la profesora son muy estrictos. Digamos que ya no cuenta tanto la corrección del lenguaje como el estilo; y yo ya no me siento capaz a estas alturas de cambiar mi modo de escribir, ni de aprender mucho más vocabulario, ya que, como he dicho, no lo retengo. Además, siento que tengo que pasar más tiempo en casa con mi marido y mis hijos, que estamos pasando tiempos difíciles y necesitan mi apoyo.

jueves, 9 de febrero de 2012

Pruebas

Desde una mentalidad cristiana, las dificultades que encuentras en el camino solamente son pruebas que te pone la vida para que aprendas algo importante. En cambio, según el Antiguo Testamento se suponía, como en toda sociedad antigua, que las enfermedades y demás eran el castigo recibido por alguna mala acción de la persona o de su familia. Yo pienso que, cuando alguien toma un camino equivocado, habitualmente acaba pagando las consecuencias. Pero eso no significa que todo mal momento que pase una persona se lo haya buscado. Muchas veces, o la mayoría, no hay ninguna causalidad en ello; por ejemplo, es normal que la gente envejezca y enferme. Lo raro sería lo contrario.

El mal no viene de Dios. Vivimos una vida complicada y el mal está a nuestro alrededor sin que podamos evitarlo. Tanto los desastres naturales, como las enfermedades, como toda clase de vicisitudes que nos pueden amargar la vida, se pueden considerar como una desgracia o como una oportunidad para mejorar. Claro que, en el momento, no vemos esa situación a largo plazo. Sólo vemos lo que nos hace sufrir. Pero si sabemos encarar el problema de una manera adecuada posiblemente aprendamos algo sobre nosotros mismos y los demás que nos sirva para el futuro, para intentar ser mejores personas. No hay que huir de las dificultades, hay que intentar sacarles provecho.

miércoles, 8 de febrero de 2012

Sobre la justicia

Es curioso. No sé si es que no os ha gustado el post anterior o no teníais nada que decir, en fin....
Siempre he querido creer que se recoge lo que se siembra. Sin embargo, hay veces que pasa el tiempo y no parece que la semilla haya germinado. Sin embargo, ves a otras personas que a ti te parece que no se portan bien, y parece que les va muy bien así. Aparentemente al menos tienen multitud de amigos y conocidos que les aprecian; y tú te preguntas cómo es posible, si hay algún aspecto de esa persona que se te pasó por alto. Por qué pones lo mejor de tu parte y no funciona, y otros no hacen nada y les va mejor que a ti. A veces la vida parece injusta, aunque generalmente con el tiempo acabas encontrando algún sentido a todo lo que ocurre, algo que no conocías.

Una de las cosas más duras que nos toca vivir es ver como los malvados a veces se salen con la suya. Como el lider de los yemeres rojos que murió de viejo sin ser juzgado, o el de Corea del Norte, que también ha muerto y su hijo ha heredado el cargo. Hay lugares del mundo donde parece que la esperanza se mantiene viva en vano. Sin embargo, no se puede vivir sin esperanza, aunque la vida te esté recordando cada día que existen injusticias que nunca verás resarcidas. Tampoco comprendo por qué hay personas estupendas que no llegan a formar una familia, teniendo tanto para dar; y otros que las forman y desaprovechan la ocasión. Muchos que se separan por tonterías y otros que se soportan por encima de lo aconsejable. En fin, quiero creer que todo tiene una explicación pero no está a mi alcance.

martes, 7 de febrero de 2012

Nuestra ahijada en Uganda

Yo no tengo ahijados españoles. Se ve que nadie me ha considerado en condiciones de ser una buena madrina, a pesar de haber tenido catorce sobrinos, doce bautizados. Pero sí que tengo una niña amadrinada en Uganda a través de Ayuda en Acción. Se llama Claire y tiene diez años. A través de ella, ayudamos también a su familia y a su poblado en el lago Victoria. Pagamos 21 euros al mes y recibimos un informe trimestral detallado, más dos cartas de la niña al año. Yo estoy muy tranquila de que el dinero está siendo bien empleado. Pero, aunque no fuera así, pienso que siempre será mejor intentarlo que esperar que otro solucione los problemas sin nuestra ayuda. Las ongs. hacen mucho cada día por la gente del tercer mundo.

Naturalmente, no pueden solucionar todos los problemas, pero, para la gente a la que ayudan, son providenciales. También soy socia de Manos Unidas y voluntaria. No haría falta que explicara la labor de la Iglesia por los pobres y enfermos de todo el mundo; pero, aún así, sé que todavía algunos seguirán negando lo innegable. Los misioneros llevan ya más de dos mil años dedicando sus vidas a los demás.  Luego existen otras organizaciones, que no voy a nombrar, cuyo trabajo es bastante cuestionable; ya que parecen más guiados por simpatías ideológicas con regímenes dictatoriales que por la obligación de asistir a los necesitados y remediar las injusticias. El dinero que va a parar a ellos se utiliza de forma sectaria. Sin embargo, no debemos desautorizar a todas las ongs. por unas cuantas.

lunes, 6 de febrero de 2012

El leproso

El otro día iba en el metro de Madrid, cuando entró un joven a pedir. Desde lejos se le notaba algo extraño en la cara y, cuando le di una moneda, pude comprobar que no tenía dedos en la mano. Me impresionó mucho comprobar que la lepra sigue existiendo, cuando yo pensaba que era una enfermedad de la Edad Media. Es terrible que haya personas todavía que no reciban tratamiento en muchos lugares del mundo. El chico era extranjero, rumano si no me equivoco. Me duele pensar que cada día mueren niños en el mundo por gastroenteritis, por no contar con un suero o un antibiótico que podría fácilmente salvarles la vida. Es muy injusto realmente.

Mientras nosotros presumimos del último modelo de Iphone, el cual, por cierto, se fabrica en países tercermundistas en condiciones laborales pésimas. Y digo yo, que esas empresas que se enriquecen gracias a la mano de obra barata, bien podrían ayudar a mejorar las condiciones sanitarias de esos países. No creo que sea mucho pedir... Seguro que con que todos pusieran un poco de su parte se podrían evitar muchas muertes; pero lo más que hacen es favorecer el aborto, como si pensaran que si los pobres no tienen hijos así se acabará la pobreza. Hay mucho que hacer todavía en los países pobres y hace falta mucho dinero y dedicación.  Entretanto, sólo la Iglesia y algunas Ongs. siguen trabajando por ellos.

sábado, 4 de febrero de 2012

Políticamente incorrecta

Vivimos en una sociedad cohibida, tal vez porque estamos hartos de la violencia y procuramos evitar cualquier tipo de altercado por todos los medios. Pero de ahí a suponer que toda ley que aprueba el gobierno de turno supone una verdad absoluta e indiscutible, hay un abismo. Que algo sea legal no quiere decir que sea positivo en sí mismo, sino que ha existido en un momento dado una mayoría parlamentaria que lo ha aprobado, o a veces ni eso. Porque cuando Aznar por ejemplo decidió apoyar la guerra de Irak lo hizo consciente de que una gran mayoría de sus electores estaban en contra; yo entre ellos. Quiero decir que no se puede endiosar la democracia como si fuera infalible.

Asimismo, tener un amigo o un conocido de confianza no significa que tengas que darle la razón automáticamente en todas sus palabras y sus acciones. Un amigo de verdad te dice que lo piensa, con cariño y respeto, pero no se calla, porque supone que lo hace por tu propio bien. Lo que pasa es que ahora vivimos relaciones superficiales a todos los niveles y nadie se atreve a opinar, por miedo a que le consideren un extremista, un enemigo de la paz o algo peor. Se ha impuesto una ideología de lo políticamente correcto que impide cuestionar algunos temas, incluso aunque una mayoría de la población no esté de acuerdo con ellos. Pero el problema es que el que no da su opinión es como si no existiese.

viernes, 3 de febrero de 2012

Carne de potro

Me duele hasta escribirlo... Desde hace unos años se está comercializando en España esta carne incluso en las grandes superficies. A mí la verdad eso me suena como comer perro o gato. Un caballo es un animal sociable con quien una persona puede establecer una relación de afecto profunda y duradera. Un potro, además, es la cría de un caballo; un cachorro de un animal de compañía. Cuando yo era pequeña a veces se encontraba en el mercado carne de caballo viejo, pero no me explico esta nueva afición ni conozco a nadie que consuma eso. En mi caso, ni siquiera como cordero lechal, ternera blanca, ni cochinillo, porque me dan pena. Además me parece un desperdicio comerse tan joven a un animal que puede llegar a multiplicar varias veces su peso.

Ya sé que la gastronomía tradicional prepara platos deliciosos con esos ingredientes y forman parte de la cultura de algunos lugares. Sin embargo, yo como gente de ciudad siempre he encontrado esos guisos poco apetecibles. Las chuletas de cordero apenas tienen carne y el cochinillo sólo podría comerlo sin verlo. Sé que está bueno porque lo tomé de pequeña, pero nunca más. Pero, al fin y al cabo, esos son animales destinados al sacrificio antes o después; mientras que un potro no debería correr esa suerte como caballo. Yo, la verdad es que no me explico cómo se puede mirar un animal tan bonito y cariñoso y matarlo, total por unos pocos kilos de carne. Me cuesta incluso comer vaca o cerdo, pero puedo asegurar que jamás en la vida pienso probar la carne de potro.

jueves, 2 de febrero de 2012

Vicisitudes de una mascota

Tener un gato en casa es una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida. Una mascota te ofrece cariño y compañía sin pedir casi nada a cambio. Les basta un poco de comida y atención. En eso nos ganan a los humanos por goleada. Para un animal da igual si es domingo o lunes, si llueve o hace sol. No importa si te sientes cansado o no has dormido bien. El gato te acepta como eres sin condiciones. Como además es un animal muy independiente, no va detrás tuyo. Se acerca cuando quiere mimos y luego sigue a su aire. Pero cuando está contigo transmite una ternura y una serenidad que es la mejor de las medicinas. Tener un gato dormido en el regazo es una sensación muy agradable.

Viene a ser algo parecido a volver a tener un bebé indefenso. Pero con la diferencia de que el gato sí sabe defenderse si hace falta. Incluso cuando juega hay que tener cuidado con sus uñas y sus dientes. Es como tener un leoncito en casa. De todas maneras, un animal no es un juguete y hay que respetar sus costumbres y sus horas de sueño. La semana pasada nos dió un buen susto. Resulta que se había caído de un mueble y se hizo daño en la espalda. Cuando fui a la veterinaria me dijo que podía ser una fisura de cadera. Por suerte, le hicieron una radiografía y sólo era una contractura. Le tuvieron que dormir y lo pasé un poco mal viéndole tan desvalido. Pero, gracias a Dios, ya está bien y vuelve a trepar por todos los muebles de la casa.

miércoles, 1 de febrero de 2012

Estos son mis principios y no tengo otros

Cuando se escribe sobre temas diversos y se comenta en otros blogs es fácil tener problemas al poner el límite entre lo que es dar una opinión o lo que supone recriminar a otro. Yo creo que existe un mínimo moral exigible por el que me guío y es éste: que la actitud de uno no dañe a terceras personas. Por eso no admito el aborto, donde evidentemente al feto no se le pide su opinión, ni la eutanasia, donde muchos ya no pueden opinar tampoco. Por eso mismo estoy en contra de todo lo que sea maltrato personal o animal, regímenes corruptos que empobrecen a los pueblos, guerras injustas y sobretodo los muchos males que pueden afectar a los niños y jovenes incluso en nuestro país. Asimismo, nunca aceptaré el terrorismo.

No soy partidaria del divorcio, aunque entiendo que en ciertos casos es inevitable; pero entonces hay que intentar que no haya vencedores ni vencidos y que los niños sufran lo menos posible. Tampoco acepto las drogas, sin excepción. Aquellas que llaman blandas a la larga son tan dañinas como las otras y eso de que "yo controlo" no se lo cree ya nadie. Por tanto, no puedo quedarme callada cuando veo que alguien escribe a favor de uno de estos temas que yo considero intocables, cuando se trata de la vida, la salud y el futuro de las personas, de cosas que han destruido multitud de familias. Para mí sería mejor no decir nada, pero entonces mejor cierro el blog y me dedico a otra cosa.  Los principios mínimos irrenunciables están por encima de todo.