Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

miércoles, 31 de julio de 2013

Quien siembra vientos recoge tempestades

Sobre este refrán ya he escrito antes, creo que con las mismas palabras. Me recuerda mucho a esa gente, llámese 15M o 25S o democracia real o como quieran llamarse. Comprendo que haya personas que estén desesperadas por su situación y quieran salir a la calle a quejarse de su falta de trabajo, de futuro, de oportunidades. Pero en el momento en que empiezan a insultar y a permitir actos de vandalismo, han perdido la razón. Todo es defendible dentro de la moderación y en el entorno adecuado. No cortando las calles y amedrantando a los transeuntes. Menos aún yendo a la casa de los políticos a amenazar a sus familias.

El problema es que esas personas que eligen ir contra el sistema, a veces con la mejor voluntad, no se dan cuenta de que son títeres de otros; de los extremistas de toda la vida que buscan sustituir la democracia por otra cosa. Incluso si el sustituto se llama democracia también, como ocurría en los países prosoviéticos, no deja de ser un engaño. Si el sistema no funciona habrá que arreglarlo, pero todos conocemos ya cuáles son las alternativas y no valen la pena. Por eso hay que tener cuidado antes de sumarse a esta clase de iniciativas, porque se sabe como empiezan pero nunca se conoce cómo quieren terminar.

martes, 30 de julio de 2013

Cuando no está el gato, bailan los ratones

Existe una cierta ingenuidad en el mundo actual respecto a que cada cual conoce sus obligaciones y, sin coaccionarlo, va a cumplir con su deber. Pero no es así. Lo cierto es que las normas del tráfico sólo se respetan cuando hay radares y guardias civiles. Asimismo, los buenos consejos que nos dan por televisión nos entran por un oído y nos salen por otro. Ocurre así por ejemplo con la gente que conduce con el móvil y sobretodo, los que cruzan la calle hablando por el móvil y no se molestan en mirar antes a ambos lados. Eso ha provocado un aumento espectacular de los accidentes de peatones, pero todo el mundo piensa que lo hace bien.

El problema es que no se puede poner un guardia en cada cruce y cada paso de cebra. En España somos especialmente dados a saltarnos la ley en cuanto no nos vigilan. Y que nadie diga que no, porque miente. Por eso, cuando se llevan las manos a la cabeza hablando de los desmanes de los políticos, yo me pregunto de qué se extrañan. Aquí siempre se ha visto bien, como algo gracioso, la picaresca. Mientras sigamos teniendo simpatía por los que transgreden la ley y no les pillan, no se puede esperar que las cosas mejoren. Por desgracia, en la familia y en la calle, todos funcionamos mejor con un gato vigilante.

lunes, 29 de julio de 2013

Quien mucho abarca, poco aprieta

Sabio refrán que se refiere a las personas que hacen muchas cosas pero nada correctamente. Es un mal muy actual. Por ejemplo, en la adicción a las nuevas tecnologías. La gente quiere estar informada de todo al momento. Total para qué, si el resultado es que cada vez nos importa todo menos. Estar saturado de información supone que le des la misma importancia a la última frase del famoso de turno que a la guerra en algún país lejano. Hubo un caso de un padre que olvidó a su bebé en el coche y el pobre niño murió deshidratado. Es terrible pero en el fondo no me extraña porque no se puede estar en todo a la vez y no distraerse por el exceso de estímulos.

Es como cuando dicen que las mujeres podemos hacer muchas cosas a la vez. Qué remedio. Pero eso no significa que estén bien hechas, tan bien como si les hubiéramos dedicado la atención adecuada. Yo prefiero hacer una cosa a la vez siempre que sea posible. El cerebro humano es un procesador limitado. No es un ordenador que todo lo sabe y todo lo puede. Depende de una serie de factores físicos y químicos que influyen en nuestra capacidad de atención. Por eso cuando se fuerza la maquinaria surge el estrés y otras enfermedades asociadas que pueden llegar a limitarnos hasta el punto de volvernos inútiles.

sábado, 27 de julio de 2013

Premio Feedback


Lo he recogido de casa de Inma
Es un premio para aquellos que contestan a sus comentaristas. Yo estuve muchos años sin hacerlo pero en este blog lo hago siempre que puedo. (Eso no incluye a trolls).
El premio tiene una serie de preguntas:
1. ¿Hay algún libro que no seas capaz de terminar?El tiempo entre costuras de María Dueñas. O sobra tiempo o faltan costuras.

2. ¿Cuál es tu género literario favorito? Novela policiaca
3. ¿Cuál es tu novela favoritísima del mundo mundial? No voy a ser original. Cien años de soledad.
4. ¿Y esa peli que no te cansas de ver? Tampoco, Memorias de África
5. ¿Por qué te hiciste un blog? Era un diario personal íntimo al principio.
6. ¿Cuál es tu novela distópica favorita? La Declaración

7. ¿Verano o invierno? Invierno.
8. ¿Te gusta la lluvia? Mejor detrás de los cristales.

9. Tus mejores vacaciones: de camping con los niños.

10. Dulce o salado: dulce sin duda

11. Escritor favorito: Agatha Christie. También Carmen Posadas, que me recuerda mucho a ella.

Os lo dejo para quien quiera hacerlo. Besos.

Pd. Quería comentar una cosa. Cuando hablo de refranes estoy diciendo lo que me inspira cada uno en este momento, no tanto su interpretación general.


viernes, 26 de julio de 2013

Al buen entendedor pocas palabras bastan

Éste es un refrán que me encanta. Tengo que reconocer que a veces me gusta presumir de ser capaz de entender las cosas con muy pocos datos. Ya sé que está feo pero siempre he sido así desde niña. Siempre he visto la realidad detrás de las apariencias, las intenciones de las personas y sus inseguridades. No es que me sirva para mucho porque al final acabo tropezando en las mismas piedras y es que me dejo llevar por mis sentimientos más que por el sentido común. Realmente no es un regalo agradable ser siempre consciente de lo que se oculta detrás, pero sí que es práctico, sobretodo a la hora de reaccionar.

Este blog durante muchos años ha tenido una serie de anónimos titulares que molestaban bastante. Sin embargo, yo encontraba un cierto aliciente en contestarles y encontrar sus puntos débiles. No me parece bien pero a algunos de mis lectores les encanta cuando saco mi lado oscuro a la luz. Para evitar esta situación, ya no publico comentarios anónimos. De todas maneras, yo no tengo problema en admitir comentarios que no estén de acuerdo conmigo siempre que estén argumentados, que me den razones y no descalifiquen. También se puede decir: hablando se entiende la gente, pero hablando claro sin segundas intenciones.

jueves, 25 de julio de 2013

El muerto al hoyo y el vivo al bollo

Esta frase tiene dos sentidos. Por una parte recrimina literalmente a aquellos que entierran a un ser querido y al día siguiente siguen con lo suyo tan contentos. Por desgracia, se ven muchos casos así. Lo que no se puede es estar un día de plañidera y al día siguiente como si nada hubiera pasado. Es una falta de respeto al muerto y su familia. Eso debería saberlo Raquel Sánchez Silvia, por ejemplo. Luego está el sentido figurado sobre la persona que se despreocupa de los problemas propios y ajenos y sigue adelante con su vida. Se refiere a gente cínica que sólo mira por sus propios intereses y carece de empatía.

Muchas veces me dicen en el blog que me despreocupe de los problemas del mundo y me ocupe sólo de los míos. Confunden eso con el respeto, porque dicen que la frase "vive y deja vivir" se refiere a no interferir en las vidas ajenas. Yo creo que es inmoral mirar para otro lado cuando ves que suceden cosas muy serias que pueden perjudicar especialmente a los más indefensos de nuestra sociedad: los niños, los ancianos, los enfermos... Mirar para otro lado en ese caso no se aplica. Si a mi las cosas me van relativamente bien, más razón tengo para preocuparme de todos los que están peor. Incluso si eso supone no ser tan feliz como debería.

miércoles, 24 de julio de 2013

A palabras necias oídos sordos

Me ocurre bastante a menudo en el blog que me entren los llamados Trolls a hacer comentarios insidiosos. Sin embargo, a veces el comentario, con ser negativo, tiene cierta lógica y supone un reto a la hora de buscar argumentos para rebatirlo. Otras veces, más me temo, se trata de un vómito sintáctico que no tiene más objetivo que asquear al que lo lea. Entonces habitualmente no contesto, aunque alguna vez no puedo evitar darle una respuesta mordaz porque una no es de piedra y también se cansa de tanta tontería. Pero la verdad es que la mejor opción sin duda es no darse por enterado de las barbaridades que pueden llegar a decir.

Lo que pasa es que el silencio a veces no es la mejor política. Hay quien es agresivo por naturaleza y se aprovecha de que los demás no se molestan en contestarle, por evitar el enfrentamiento. Ocurre así con algunas opciones políticas que se pasan el día provocando a la Iglesia, por ejemplo, sabiendo que pone la otra mejilla, que no les van a contestar. Y el problema es que se crecen, confundiendo esa paciencia con temor o una cierta aquiescencia de la sociedad hacia sus ideas. Como dice esa frase célebre: el mal triunfa cuando los hombres buenos no hacen nada. Callarse puede ser a veces lo más cómodo, pero no lo más acertado.

martes, 23 de julio de 2013

Perro ladrador poco mordedor

Se suele dar la norma de que la gente que se pasa el día quejándose, digamos que se le va la fuerza por la boca, otra expresión. Mientras que aquellos que nunca dicen nada a la larga pueden dar más problemas. Forma parte de la personalidad de cada uno ser de los que todo lo hablan o de los que se quedan meditando hasta que toman una decisión. Hoy en día está de moda en España salir a la calle a protestar por cualquier tema, incluso si no se conoce realmente de qué se está hablando. Ocurre con las reformas económicas de la sanidad y la educación. Antes de opinar sobre un tema tan complicado habría que ser capaz de informarse a fondo.

Sin embargo, eso de salir a ladrar es algo muy atrayente, especialmente en los meses en que hace buen tiempo. Más difícil es que protesten en pleno verano o invierno, como se puede comprobar. El problema es que cuando el individuo se convierte en masa, a menudo pierde los papeles y la proporción y acaba cometiendo actos de vandalismo callejero. Hay que tener cuidado, por lo tanto, con la gente que se entusiasma fácilmente por cualquier causa. Son los primeros candidatos para caer en el extremismo. Las algaradas callejeras son como olas, que se sabe como empiezan pero nunca se conoce cómo pueden acabar.

lunes, 22 de julio de 2013

Ir a por lana y salir trasquilado

Eso es lo que les ocurre a algunos trolls que visitan este blog, aunque esté feo que lo diga. Porque es muy fácil entrar a criticar y descalificar a la persona que escribe, pero no es tan sencillo encontrar buenos argumentos y saber explicar tu punto de vista. Naturalmente, todo el que entra aquí pensando que soy una especie de monstruo extremista y malvado lleva una idea preconcebida que le impide más razonamientos. Y yo, si algo puedo asegurar es que soy una persona muy compleja, que estoy por clasificar todavía por la gente que me conoce, no digo ya para aquellos desconocidos que sólo conocen algunas de mis palabras.

Como también se me da bien el sarcasmo, podría decir podría decir que casi ninguno está a mi altura, pero la verdad es que no me gusta ponerme en plan "malota", aunque a veces los lectores lo disfruten. A mí me educaron en eso de poner la otra mejilla y lo intento. Sin embargo, a veces me entran unas ganas locas de "entrar al trapo" y enseñarle a algunas personas por qué llevo siete años en internet y todavía tengo cuerda para rato. Porque todos mis pensamientos están argumentados y sostenidos por los hechos, aunque algunos no quieran aceptar la realidad si se opone a sus teorías o a lo que se lleva ahora.

viernes, 19 de julio de 2013

Más vale pájaro en mano que ciento volando

Curiosa frase que alude a no querer ser demasiado ambicioso en la vida. Está bien tener metas y objetivos, pero siempre que no se pierda de vista lo fundamental. Lo esencial para mí es tener una familia y unos seres queridos con los que poder relacionarse. Por ejemplo no entiendo la gente que, por tener una casa enorme en las afueras con piscina, se pasan el día en la carretera yendo y viniendo un montón de horas del trabajo. Para qué quieres un hogar confortable si no puedes disfrutarlo. Hay gente que parece que siempre piensa que se está perdiendo algo y quieren tenerlo todo ahora y al final no tienen nada.

Porque parte del proceso de madurar consiste en darse cuenta de que hay miles de posibilidades que nunca podrás disfrutar. La vida es ir haciendo elecciones. Si eliges una carrera podrás tener una existencia más acomodada pero te toca estudiar mucho durante años. Elegir una profesión es uno de los momentos cruciales de una persona. Elegir pareja también. Hay quien quiere quedarse con todos los pájaros, con todas las relaciones posibles. Pero a la larga da más satisfacción una buena pareja que cientos de experiencias frustradas. Lo importante no es saber cuántas opciones existen, sino cuántas de ellas realmente te interesan.

jueves, 18 de julio de 2013

Saludos

Hace dos semanas se me ocurrió publicar refranes con una aproximación personal sobre cada uno de ellos. Se trata de hablar de un tema que me recuerde aunque no siempre tenga que ser la interpretación más habitual de la frase. Como esto ha coincidido con la segunda quincena de julio, veo que han bajado mucho las visitas y más todavía los comentarios. Así que no sé si pensar que no comentáis por no llevarme la contraria, que no hay interés en el tema o que realmente no hay gente suficiente. Bueno, tampoco me voy a agobiar con esto. Comprendo que la piscina es mucho más atrayente.:). El caso es que yo sigo aquí de momento y muchos refranes todavía esperan.

Dime con quién andas y te diré quién eres

Crías a un hijo, lo alimentas, lo llevas a la escuela, crece, y llega un momento en que tienes que dejarle libre. Entonces es una persona más en el mundo y depende de las influencias que reciba, puede resultar alguien positivo o negativo para la sociedad. Ya no depende de ti. Las compañías son algo que preocupa mucho a los padres y con razón. Es como la manzana podrida que siempre acaba pudriendo todo el cesto. Y es que es curioso, porque las buenas personas no tienen tanto efecto de contagio en los demás como las personas problemáticas. Lo malo siempre es más atractivo, especialmente para los jóvenes.

Por eso hay gente que me dice que si yo sólo voy con gente afín a mí que sólo conozco mis propias ideas. Eso no es cierto, porque los medios de comunicación, otros blogs y la calle me dan una idea muy aproximada sobre otras personas. Sin embargo, procuro evitar el contacto con gente negativa, con aquellos que no aprecian la vida humana, los que sólo se preocupan por las apariencias y los que viven obsesionados por lo material. Intento relacionarme con gente que tenga otros valores, porque incluso yo podría contagiarme. Nadie está libre de caer en la tentación, especialmente cuando lo que se ofrece parece tan agradable.

miércoles, 17 de julio de 2013

Tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe

Otro dicho muy sabio. Significa que cuando se repite mucho una acción arriesgada es probable que acabe en fracaso. A mí me choca bastante cuando emiten documentales sobre gente que se dedica a escalar montañas o hacer rafting y dicen eso de: ya llevo diez picos de más de cinco mil metros. Vale, pero eso significa que tienen cada vez más posibilidades de matarse. Es una cuestión de estadísticas, cuanto más riesgo se corre más cerca se está del desastre. Ya me imagino que no les importa. Sin embargo, cada vez que alguien se despeña hay una gran cantidad de personas que se juegan la vida por socorrerle y otros muchos que le añoran para siempre.

Quiero decir, que nuestras acciones afectan a otras personas. Por eso, adoptar actitudes de riesgo me parece mal en sí mismo. Quien bebe demasiado, toma drogas o conduce de forma temeraria, por ejemplo, está jugando con su vida pero también con la de otras personas. Y aunque sólo sea eso, sirviendo de mal ejemplo para chicos inmaduros. Quien tiene muchas parejas sexuales se arriesga a embarazos, enfermedades venéreas y relaciones destructivas. Todo ello perjudica al menos a otra persona. Por eso, cuando dicen que todo se soluciona con el uso del preservativo, yo quisiera recordar, en primer lugar que no es infalible, y en segundo lugar, que toda relación de pareja implica un riesgo afectivo importante.

martes, 16 de julio de 2013

Éramos pocos y parió la abuela

Se refiere este refrán a que parece que, cuantos más problemas tienes, más te surgen a continuación. Es extraño porque en la vida todo suele venir por rachas. Cuando más liado estás es cuando vienen más compromisos, cuando no tienes tiempo tienes más cosas pendientes y cuando no das abasto es cuando te reclama todo el mundo. Sin embargo, como las cosas son así no queda más que aguantarse. Por eso, cuando alguien dice que quiere esperar para casarse o para tener hijos a un momento más favorable, yo siempre digo que no va a haber un momento mejor, porque siempre surgen cosas y, si lo piensas demasiado, nunca darás el paso.

Tengo una sobrina de 34 años recién casada y que no piensa tener hijos de momento. Cuando quiera tenerlos probablemente ya no pueda. Así es como acaba tanta gente recurriendo a la fecundación artificial, incluso con donantes, lo cual trae consigo un montón de problemas de tipo ético y moral. Los embriones humanos son tratados como mercancías en esos centros. Sin embargo, si se intenta hacer las cosas en el momento adecuado no es necesario recurrir a otros métodos. La edad ideal para concebir vienen a ser los veinticinco años. Realmente habría que pensar en cuántos problemas nos sobrevienen y cuántos nos buscamos nosotros mismos.

lunes, 15 de julio de 2013

Agua pasada no mueve molino

Me encanta la sabiduría popular. En esta frase se nos invita a dejar el pasado atrás. Es importante saber seguir adelante sin que las experiencias anteriores marquen nuestro camino. Sin embargo, es más fácil de decir que de hacer. Antes me parecía absurdo que en países como Argentina todo el mundo se psicoanalice. Ahora lo encuentro bastante aconsejable. Vamos por la vida cargando con recuerdos que, sin darnos cuenta, influyen decisivamente en nuestras decisiones. También en nuestra actitud con la pareja y los hijos. Por eso, es necesario hacer introspección, para desechar aquellos comportamientos que no nos aportan nada bueno.

Sin embargo, tampoco podemos caminar sin contar con una base de conocimientos y experiencias anteriores que nos ayuden a no repetir los mismos errores. Así que es necesario encontrar un término medio entre quedarse anclado en el pasado y no poder avanzar, o convertirse en alguien sin orígenes, fácil de manipular por cualquiera. Tal vez se trata de quedarnos sólo con aquellas experiencias que nos enseñan algo, pero me temo que como el cerebro no es programable a menudo atesoramos precisamente aquello que deberíamos olvidar y olvidamos lo realmente importante. Por eso, es necesario meditar mucho y un blog es una buena manera de hacerlo.


domingo, 14 de julio de 2013

¿Es realmente útil estudiar idiomas extranjeros?

Está claro que muchos avances científicos y tecnológicos van a modificar nuestras vidas. La pregunta que quiero plantearles hoy es: ¿tendríamos que replantearnos en función del cambio tecnológico ciertas “obviedades” respecto de la crianza de nuestros hijos, que es quizá el más importante “proyecto” de largo plazo en el que estamos involucrados?
Ayer hice una pregunta al respecto en Twitter y Facebook y generó una gran discusión, así que ahora quiero plantear el tema acá.
La pregunta fue la siguiente: ¿Con la relativamente próxima llegada de aparatos traductores móviles, tiene sentido que nuestros hijos estudien idiomas?
Antes de abrir el tema a discusión quiero hacer tres comentarios:

1) Por un lado quiero compartir con ustedes información sobre lo que ya existe hoy en este tipo de dispositivos, para que vean que su llegada es realmente cuestión de unos pocos años. En este artículo del MIT Tech Review pueden ver el último aparato presentado por la empresa japonesa NTT Docomo, que permite que uno hable en un idioma y el sonido salga en tiempo real en otra lengua. La última versión funciona como un app en el celular. Vos hacés una llamada, hablás en japonés y la persona a la que llamaste te escucha en inglés, mandarín o coreano. ¿No es asombroso?
Y ya hace rato hay apps como WordLens que traducen en tiempo real el texto escrito con solo filmarlo con la cámara del teléfono.

2) Muchas de las respuestas en la discusión de ayer en redes sociales giraron en torno a que aprender una lengua te da más que simplemente la capacidad de comunicarte. Que es una puerta a conocer otras culturas y varios etcéteras. Si bien eso es  cierto, no quiero dejar de marcar que, en mi opinión, en la abrumadora mayoría de los casos, cuando quienes podemos hacerlo mandamos a nuestros hijos en edad temprana a estudiar inglés o a colegios bilingües la decisión es eminentemente utilitaria. Todavía no sabemos qué les va a gustar hacer o qué culturas les van a interesar de grandes. Los hacemos estudiar inglés porque pensamos que será una herramienta imprescindible para sus vidas profesionales.
3) Por último, no hay que perder de vista que todo tiene un costo de oportunidad. Aprender una lengua es una tarea dificilísima. Tan difícil que la inversión en horas que los chicos hacen para lograrlo es enorme. Si van a un colegio que destina las 3 horas de la tarde a estudiar inglés, a lo largo de toda su formación invertirán más de 8000 horas al estudio de este idioma (la cantidad está muy cerca del número mágico de 10000 horas que Malcolm Gladwell plantea en Outliers que hace falta para ser destacado en cualquier área). No se puede responder livianamente que lo hagan sin considerar por un momento qué podrían aprender, estudiar o crear si asignaran ese tiempo a otras cosas, como la música, la plástica, la ciencia o la programación.
En resumidas cuentas, la pregunta es: ¿Será el manejo de un idioma la herramienta más necesaria para chicos que están hoy entrando a jardín de infantes o primer grado cuando en 12 a 15 años terminen la escuela secundaria?
Para mí la respuesta no es para nada obvia. Ante la inminencia del cambio, ¿nos animaremos a desafiar uno de los supuestos básicos con los que educamos a nuestros hijos?
Foto: Kiwanja
 http://spanish.bilinkis.com/2013/07/tendra-sentido-que-los-ninos-estudien-idiomas-hoy-en-dia/

viernes, 12 de julio de 2013

No por mucho madrugar amanece más temprano

Esto viene a ser la cara B del post anterior. Porque hay personas que nunca tienen bastante. Eso me recuerda la obsesión que existe por ejemplo con estudiar idiomas. Y tiene gracia que diga yo eso cuando los idiomas son mi hobby. Pero no es lo mismo plantearse esto como entretenimiento que estar obsesionado con que tus hijos tengan que dominar la lengua de Shakespeare ya desde la guardería. Si luego, por mucho que te empeñes, no vas a poder controlar la evolución de tu hijo y, si decide no estudiar, da igual lo que insistas. O si se hace pintor, por ejemplo, no le va a hacer falta el inglés para nada.

Es decir, que a veces queremos forzar las cosas como si el futuro dependiera solamente de nosotros y no es así, porque hay otros muchos factores que influyen decisivamente. La gente, por ejemplo, que se obsesiona con estar en forma y mantenerse joven, tienen la batalla perdida de antemano. Por mucha gimnasia que practiques, el paso del tiempo se va a notar en la piel y en la figura más tarde o más temprano; y lo que consiguen a menudo es lesionarse con el exceso de ejercicio físico. El sol seguirá saliendo cada día a la hora que le corresponde. El mundo sigue girando indiferente a nuestros objetivos. Mejor aceptarlo cuanto antes.

jueves, 11 de julio de 2013

Al que madruga Dios le ayuda

Naturalmente no se refiere tanto a madrugar como a trabajar. No sirve de nada pretender que nos den todo hecho, que todo salga bien, si no ponemos nada de nuestra parte. En una mentalidad actual resulta que se ve como derechos lo que no son más que posibilidades. Es decir, que una persona tiene derecho al trabajo, pero eso no significa que no tenga que estar preparado. No puede pretender que le coloquen de ingeniero sin haber estudiado la carrera. A un nivel más básico, incluso para jardinero piden el graduado escolar. Cada joven tiene el deber de prepararse para una profesión, ya sea como estudiante o como aprendiz del oficio.

Luego no podemos esperar que el trabajo nos caiga del cielo, con un buen sueldo y la posibilidad de adquirir una casa y un piso allá donde deseamos vivir. La sociedad española en ese sentido está viciada, en el sentido de que se dan por supuestas unas ventajas sociales que toda la vida cada uno se ha tenido que trabajar por su cuenta. Por ejemplo, hace unos veinte años estuve viendo pisos y todos venían con garaje, piscina y sauna... Se han creado unas necesidades superfluas a las que resulta ya difícil renunciar. Pero cualquiera debería poder entender que, si quiere vivir como un médico, tendrá que estudiar la carrera de medicina.

miércoles, 10 de julio de 2013

Agua que no has de beber, déjala correr

Esto es una invitación a no meterse en temas que no te incumben, también en relaciones sin futuro, a no complicarse la vida sin necesidad. Hay personas que opinan de todo y todo lo quieren saber. Yo practico el "vive y deja vivir", claro está, siempre que tu comportamiento no perjudique a otras personas. Hoy en día existe una cierta ansiedad por conocerlo y probarlo todo que no es demasiado sana. Como decía en el post anterior, hay cosas que es mejor no probar. Sin embargo, parece que pensamos que nos estamos perdiendo algo si no viajamos a todos los lugares, compramos todos los aparatos y probamos todas las experiencias o nos enteramos de todo.

Esto se nota mucho en las nuevas tecnologías. En España, cada vez que sale un artilugio novedoso al mercado se agotan las existencias. Todo el mundo quiere tener el último grito en teléfonos móviles, televisores y ordenadores. Pero llega un momento en que los cambios de un equipo a otro no compensan el gasto. Hay que saber cuándo parar. En mi caso, yo ni siquiera me he subido a ese tren. Es terrible ver a la gente como van por la calle hablando por el whassap, por ejemplo, con gran peligro de atropello, y sacan al parque a los niños y no les hacen ni caso. Hay que dejar correr aquellas experiencias que te quitan tiempo y no te aportan nada valioso.

martes, 9 de julio de 2013

Ni tanto ni tan calvo

También podría decir: en el término medio está la virtud. Aunque alguno pensaría que la virtud está en el extremo, en ser absolutamente bueno, honrado y cabal. Sin embargo, yo creo que, para conocer lo correcto es necesario haber experimentado un poco de todo. En mi caso, haber tenido simpatías con otras ideologías, dudas de fe y comportamientos poco recomendables. Cuando alguien presume de ser absolutamente virtuoso, yo desconfío. Pienso que son personas que ocultan algo realmente malo. Yo huyo de los extremos. Por eso, ni tanto ni tan calvo me parece un buen consejo a seguir. No pasarse nunca en nada, ni siquiera en virtud aparente.

Es bueno probar algunas cosas para saber exactamente lo que no quieres. Sin embargo, hay otras experiencias que es mejor no probar en absoluto. Como decía una lectura de misa el otro día, el cuerpo es enemigo del espíritu. Es decir, que cuando una persona centra su vida en el placer, en el consumo y todo lo material en general; es fácil que acabe descuidando el aspecto espiritual, las relaciones humanas y los valores esenciales de la vida. Por eso, pienso que el bueno huir de los extremos, tanto de lo que parece demasiado bueno como de lo que puede ser demasiado malo. Un buen consejo es moderarse siempre.

lunes, 8 de julio de 2013

Ojos que no ven, corazón que no siente

Empiezo aquí una serie de post dedicados a las frases hechas que más he utilizado en mi vida. Ésta viene perfecta para hablar del aborto. Han organizado unas furgonetas que llevan dentro un ecógrafo de tres dimensiones para que las mujeres embarazadas puedan ver a sus bebés. Porque si ellas realmente vieran lo que llevan dentro no serían capaces de abortar o, si lo hicieran, se sentirían culpables de por vida. Es lo que se llama el Síndrome post aborto que afecta a miles de mujeres en el mundo, algunas de las cuales incluso acaban suicidándose. Esto aparte de las secuelas físicas que también provoca el aborto, como esterilidad.

Ojos que no ven, corazón que no siente. Recuerdo que hace unos treinta años en el colegio me pusieron un video sobre el aborto en el cual se veía como un feto intentaba huir de las tijeras. Si ya entonces existían esas imágenes, no hay excusa para que se siga diciendo que sólo es un trozo de tejido y que no siente nada. He visto fotos de abortos de pocas semanas y son amasijos de brazos, piernas y cuerpecitos. No me siento capaz ahora de contaros lo que hacen con los fetos de varios meses de vida, porque es demasiado horrible. Que no se vea no quiere decir que no exista. Es una personita en miniatura que merece toda nuestra protección.

sábado, 6 de julio de 2013

Paris Jackson hija de tres padres

Parece ser que un conocido actor acaba de reconocer ser el padre biológico de los dos hijos mayores de Michael Jackson, ya que le dió a su amigo su esperma. De modo que París Jackson ahora es la huérfana de tres padres: uno que la regaló, otra que la vendió claramente y un tercero al que quiso, que ha muerto. No me extraña que quisiera suicidarse la pobre. Para colmo, el presunto padre biológico dice que tiene una hija muy parecida a París, una hija a la cual a cuidado, atendido y querido todo este tiempo, mientras no se ocupaba en absoluto de sus otros dos hijos. Sodoma y Gomorra a nuestro lado eran jardines de infancia.

No me explico cómo alguien puede regalar su esperma, como quien regala un reloj. Son sus hijos. Peor todavía si lo venden por unos pocos dólares. Pero al menos estos últimos no llegan a conocer a su descendencia. Cómo podría este hombre visitar a Michael Jackson, ver allí a sus niños y marcharse a casa tan tranquilo, sin sentir necesidad de estar con ellos, de abrazarlos... Tal vez es que yo tenía una idea demasiado idealizada de lo que significa ser un ser humano. O tal vez es que el dinero y el poder lo han desnaturalizado todo hasta el punto de haber perdido el instinto maternal-paternal y ser menos ya que animales.

viernes, 5 de julio de 2013

Medicinas

Debería estar tomando de diez a doce pastillas diarias. Sin embargo, no las tomo todas, sino sólo unas cinco, porque me preocupan las interacciones entre los componentes. Tres al día de dos medicinas contra el vértigo, una al día de hierro y ácido fólico, la de la depresión, la de la alergia, y eso sin contar con los dolores de cabeza. Ahora tengo que añadir otras tres para la circulación de un compuesto y otra diaria de otro. Catorce, pero haré trampa y me tomaré sólo una de cada. Parece mentira que a mis cuarenta y siete años tenga ya tanta medicación habitual, por no hablar de la que toma mi marido. Así me paso el día en la farmacia.

Por suerte las dependientas ya eran amigas mías antes de coger el negocio, así que al menos tengo ocasión para charlar, lo cual se agradece mucho. Además tenemos hijos de las mismas edades y en situaciones parecidas; así que se puede decir que la farmacia es mi lugar de esparcimiento, como para otros puede ser un bar. Un poco penoso, pero en fin, cada cual se conforma con lo que tiene... La salud y las medicinas por desgracia son parte integrante de mi vida y por eso no puedo escribir un blog sin hablar de ello, aunque comprendo que el tema os canse. Ya me gustaría a mí no tener este tema de conversación.

jueves, 4 de julio de 2013

Actividades extraescolares

Recuerdo que hace siete años, en plenas vacas gordas, escribí sobre este tema y alguna mujer se molestó porque pensaba que la llamaba mala madre. Y es que una cosa es apuntar a tus hijos a alguna actividad que les guste, y otra utilizar las actividades como aparcamiento de niños por las tardes. Mis hijas han estudiado piano en una academia y ya van por el quinto y el séptimo nivel, de ocho. Sin embargo, nunca las he presionado demasiado, sino que se lo han planteado como un hobby, y si no les hubiera gustado, yo las habría sacado de la academia hace años. Mi hijo estuvo haciendo dibujo y luego ajedrez un par de años.

Es decir, que no estoy en contra de que los niños aumenten sus intereses fuera del colegio. Sin embargo, recuerdo que cuando mi hijo empezó la primaria aquello parecía una competición de madres a ver quién metía a sus hijos en más actividades y más variadas, hasta el punto de que cada día empalmaban dos o más y llegaban a casa a las ocho. Creo que lo importante es que los niños aprovechen bien la escuela y luego tengan tiempo para descansar, relajarse y jugar. Si están sobrecargados de actividades no tienen tiempo ni para los deberes y al día siguiente empiezan ya el día cansados. No se trata de quitarse a los niños de encima mientras haces la casa, sino de darles alternativas.

miércoles, 3 de julio de 2013

Saber administrarse

Es una cuestión de simples matemáticas. Si tienes cuatro euros no puedes gastarte cinco. Sin embargo, lo que resulta evidente para un ama de casa no lo ha sido tanto para los ciudadanos en general y algunos políticos en particular. Porque aunque se pueda contar con unos ingresos extra más o menos previsibles, eso no significa que se deban añadir a la lista de compras. Durante muchos años buena parte de la población española ha estado gastando ingresos que no venían de la nómina fija. Lo malo es que, si resulta fácil acostumbrarse a lo bueno, no lo es tanto bajar de nivel económico. Entonces es cuando se empieza a confundir los privilegios con derechos.

No existe el derecho a tener dos coches y una casa en la playa. Eso es algo que sólo te puedes permitir con un nivel estable alto de ingresos. Tampoco existe el derecho a viajar al extranjero, a comprar ropa en todas las temporadas o a tener un móvil de última generación. Sin embargo, para no tener que renunciar a tanto, lo mejor es acostumbrarse a vivir con lo justo. Los aperitivos en el bar, por ejemplo, no deberían ser algo diario, sino una excepción. Además se disfruta mucho más lo que se consigue con esfuerzo que lo que se ha convertido en rutina. Tenemos que aprender de nuevo a disfrutar de las cosas que no tienen precio y ahorrarnos las rutinas caras.

martes, 2 de julio de 2013

Nosotros en los ochenta

La famosa generación del baby boom de los años sesenta crecimos y nos tocó de lleno la década de los ochenta con todo lo que implicaba. Aquella explosión de libertad y libertinaje fue muy fecunda a nivel artístico. Yo sigo pensando que entonces se hizo la mejor música rock y pop de la historia. Pero también tuvo su lado oscuro especialmente a causa de la heroína que se llevo media generación por delante. Los que ahora somos cuarentones, fuimos parte de ese fenómeno y nuestros hijos cargan con las consecuencias. En algunos casos por estar ya resabiados de todo y en otros por convivir con unos padres que nunca superaron la adolescencia.

El caso es que a todos nos ha costado poner límites a nuestros hijos porque resulta duro decirles que no hagan lo que tú si hiciste. Si bebíamos desde los quince años y fumábamos e íbamos con chicos, o chicas, no es fácil ahora explicar que eso  no es aconsejable. Lo que ocurre es que yo al menos siempre tomé todo con moderación. Si me pasé con el alcohol nunca fue a propósito sino por descuido. Ahora salen directamente a emborracharse. La diferencia está en que nosotros sabíamos que eso estaba mal y por tanto procurábamos controlarnos. Ahora todo es normal, beber, drogarse y acostarse unos con otros. Se ha perdido la proporción. Ahí está la diferencia.

lunes, 1 de julio de 2013

La inspiración

Ya estoy de vuelta. Esta vez sólo me ha llevado dos semanas. La inspiración ha vuelto súbitamente de la misma manera que se marchó. A veces me parece que escribir este blog no depende de mi, sino que es algo que viene de fuera, que me impulsa sin que pueda evitarlo. Por eso hay temporadas en que soy incapaz y otras en que me entra una furia escritora que incluso me impide dormir. Es algo extraño. Cuando escribí mi primer libro me pasó algo parecido. Fue como si me dictaran las palabras. El caso es que ya he acabado mi descanso y, como apenas salgo de vacaciones, me temo que vais a tener Susana para rato. No es fácil librarse de mi.:)

Siempre llega un momento en que pienso que ya he hablado de todos los temas desde todos los puntos de vista y ya no sé cómo seguir. Pero luego empiezo a ver otras aristas que no había tocado antes y vuelven los posts a mi cabeza. A veces son sólo actualizaciones de temas de los que ya he hablado, pero con otras apreciaciones y datos que no tenía anteriormente. El tiempo va aportando su granito de arena y me da seguridades que antes no tenía al tratar algunos asuntos sólo por intuición. Buena parte del tiempo en internet lo paso informándome y también leyendo otros blogs que enriquecen mucho mis conocimientos. Por eso quiero daros las gracias a todos.