Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

domingo, 31 de julio de 2011

Vacaciones

Me voy a la playa un par de semanas. He dejado unos posts programados y espero poder seguir entrando a los enlaces. De todas maneras, no creo que pueda mantenerme tan al día como hasta ahora. Si veis que no aparecen los comentarios es porque tengo la moderación activada. Intentaré aprobarlos cuanto antes. Gracias por estar ahí. Besos.

sábado, 30 de julio de 2011

Mis libros

Como ya he dicho, llevo más de cinco años escribiendo en internet y soy una bloguera compulsiva, de manera que he llegado a publicar más de un post diario. Fruto de esta labor son cientos de artículos que he recopilado en seis e-books, más un libro inédito titulado Mi gran secreto de la felicidad. Todos ellos se pueden encontrar en mi otro blog Sigoacontracorriente.blogspot.com. Entre todos he logrado casi mil descargas gratuitas. Sin embargo, todavía no he conseguido vender nnguno. Se ve que hacer negocios no es lo mío. Como se puede comprobar, muchos posts de mi otro blog no han sido escritos por mí y tienen su firma correspondiente. A partir de junio de 2011 casi todos los artículos son ajenos y, por ello, suelen llevar una dirección web debajo.

Sin embargo, todos los post que aparecen en mis libros, naturalmente, son míos. Tratan sobre todo tipo de temas, desde familia, pareja, hijos, educación, sociedad... También hay canciones y reseñas de libros que me han gustado. Cuento anécdotas de mi vida y otras que me han contado. Es un compendio de mis pensamientos y mis sentimientos. Se puede decir que, leyéndolos todos, se llega a conocerme mejor que miembros de mi propia familia. A lo largo de tanto tiempo he desnudado mi alma. Incluyen también opiniones políticas y religiosas que todo ello forma parte intrínseca de mi personalidad. Espero que encuentren tan buena acogida entre mis nuevos amigos como la tuvieron en su momento.

jueves, 28 de julio de 2011

Animales

Estaba esperando a mi hija para recogerla y se me acercó un perro. Lo acaricié porque me gustan mucho los animales. Entonces entablé conversación con el dueño, un señor mayor. Me contaba que tenía otra perra vieja y enferma que le daba mucho trabajo. No fui capaz de decirle que la sacrificara. Yo también he tenido un perro dieciseis años y sé lo mucho que se les quiere. El cariño que te da un animal no lo encuentras en otro sitio. Es amor absoluto e incondicional. Yo he mamado desde niña la afición a la naturaleza. Recuerdo que mi padre paraba el coche en el arcén en los viajes para que pudiéramos coger amapolas, saltamontes y mariquitas. Me enseñaron a respetar a todos los seres vivos.

Yo también les he inculcado esto a mis hijos. En casa no matamos a las arañas. Las sacamos a la ventana con mucho cuidado. Incluso suelo tener telarañas en la terraza. Mientras no nos piquen, me gusta ver a los insectos en su entorno natural. Tampoco temo a los reptiles u otros animales. Me gustan todos. De pequeña me pasaba el día cogiendo bichejos. He intentado tener animales en casa pero la verdad es que en eso no he tenido suerte o maña porque se me mueren enseguida y lo paso muy mal, así que ahora prefiero no intentarlo. Para tener una mascota hace falta tener mucho sitio, tiempo y dedicación. Me da pena los que se pasan el día en una jaula o solos en la casa. Para eso es mejor no tener ninguno.

martes, 26 de julio de 2011

Un treinta por ciento

He oído que hoy en día sólo un 30% de las parejas jóvenes se han conocido personalmente; lo cual quiere decir que un 70% han contactado por internet. Me parece una barbaridad, porque en persona es la única manera en que se conoce realmente a alguien. El lenguaje corporal, los gestos, el tono de voz y la interactuación en un entorno son esenciales para saber si se es compatible con alguien o no. En la red, todos podemos ser muy simpáticos. Por escrito no te comprometes a nada. Hace años recuerdo que descubrimos que una bloguera que escribía en tono feminista era realmente un hombre. Se había estado divirtiendo un montón con un grupo de amigos fingiendo ser una mujer y relacionándose con la gente como tal.

Las relaciones por internet pueden ser muy agradables pero no dejan de tener un componente de falsedad; no como algo deliberado, sino por sus propias características. Es bien sabido que en las páginas de contactos se pueden encontrar muchos hombres y mujeres casados que ocultan su situación. También de vez en cuando se dan casos de pederastas relacionándose con menores. No soy yo la persona adecuada para decir que no debemos relacionarnos por internet, cuando llevo años haciéndolo; pero hay que ser conscientes de que no todo el mundo es sincero o va con buenas intenciones. Por eso, es mejor ser prudente antes de empezar una relación sentimental sin conocer al otro en persona. Internet no puede sustituir el cara a cara, por muy cómodo que resulte.

domingo, 24 de julio de 2011

Escupitajos

Cuando yo era pequeña, había algún señor mayor que escupía por la calle y todos poníamos cara de asco. Como decía don Quijote: cosas veredes, Sancho. Ahora resulta que son los niños y los jóvenes los que van escupiendo por la calle sin necesidad. Es una moda, asquerosa y anti higiénica, pero muy extendida. Por lo menos, las chicas no lo hacen. Cuando fueron las olimpiadas en China, creo que el gobierno intentó eliminar allí esa costumbre pensando que sería mal visto por los visitantes extranjeros. Se ve que no están al tanto de las costumbres españolas, o no se hubieran preocupado tanto. Si me hubieran contado esto, y lo de los pantalones caídos, hace veinte años, no me lo hubiese creído.

Así como los pantalones los llevaban los ex presidiarios americanos, la necesidad de escupir parece ser que viene del consumo de ciertas drogas que producen exceso de salivación. De ahí a generalizarse, no sé cuál camino han seguido. Supongo que sería material para un estudio sociológico. No sé si los que escupen pretenden ser drogadictos. En el caso de los niños, parece que se ha convertido en algo guay, como la ropa de marca o los móviles de última generación. Claro que, después de ver a la gente con dibujos tribales grabados en la piel y toda la quincallería incrustada en la cara, la verdad es que no sé de qué me sorprendo. Creo que estamos involucionando.

viernes, 22 de julio de 2011

Artrosis y vigorexia

Estaba yo en la cola de la compra y delante mío había un joven muy musculoso con un carro lleno. Yo pensaba que se iba a llevar su compra y me extrañó que solicitara el envío a domicilio. Hablando con la cajera, le oí decir que tenía artrosis debido a los sobreesfuerzos que había estado haciendo durante años. No es la primera vez que lo escucho. Creo que a Stallone también le ocurre eso. Porque resulta evidente que la musculatura puede desarrollarse pero las articulaciones siguen siendo las mismas. Si se ejercitan en exceso, se desgastan. Cuando veo las máquinas de "tortura" de los gimnasio, me pregunto si la gente sabe el riesgo que está corriendo abusando de esa clase de ejercicios, o bien de la bicicleta estática u otros deportes intensivos.

La vigorexia es el equivalente de la anorexia en personas que se obsesionan por su buena forma física. Un poco de ejercicio regular es algo aconsejable, pero no largas horas de gimnasio al día. Como todas las obsesiones, perjudica física y psicológicamente a los que la padecen. Sin embargo, es un trastorno poco conocido por el público en general. Resulta triste comprobar como un hombre joven ha podido echar a perder su salud por abusar de sus propias capacidades. Es culpa de esta sociedad de la imagen donde continuamente nos están venerando la famosa "tableta de chocolate", como si un hombre o una mujer no fueran más que un físico más o menos atractivo, sin nada debajo; sin una personalidad que los hace únicos y valiosos por sí mismos.

miércoles, 20 de julio de 2011

http://www.boosterblog.es l

Publicidad por tu blog con Boosterblog

Nunca se ama demasiado

Hay quien piensa que no podría querer a más de dos hijos. Eso es absurdo. El amor es infinito y siempre se puede llegar a querer más, aunque parezca imposible. Acabo de oir la canción de "Se nos rompió el amor de tanto usarlo". Pero lo cierto es que amor cuanto más se usa más crece. Igualmente, cuando se abandona, decrece, aunque nunca llega a desaparecer del todo. Dice la gente que da gusto ver lo bien que nos llevamos mi marido y yo. No siempre ha sido así. Hemos tenido épocas de crisis e incomprensión. Precisamente por eso, porque las hemos superado, ahora nuestro amor es mucho más fuerte. El amor se crece en las dificultades, con sólo que le des la oportunidad de seguir.

El amor es como una planta. Hay que mantenerlo con vida. Necesita unos cuidados mínimos diarios y, cuanto mejor se le atiende, más se desarrolla y fructifica. Esta vida que llevamos cargada de obligaciones urgentes a veces nos hace olvidar lo más importante: ¿por qué hacemos lo que hacemos? Para poder disfrutar de la vida junto a nuestros seres queridos. Sin ellos, nada tiene sentido. El amor no se acaba, se deja morir. Se sustituye a veces por otro más nuevo, más fresco. Se confunde también con la amistad... Pero cuando el amor es grande y puro, no hay fuerza en la tierra que pueda derrotarlo. Algunos piensan que el amor es sólo diversión; pero también es entrega y sacrificio. Sólo así encuentra realmente todo su sentido.

lunes, 18 de julio de 2011

Carrera de la mujer

Se supone que es una pequeña maratón para luchar contra el cáncer de mama. Yo, lo que no es entiendo es el concepto. Si fuera tan fácil... ya estaríamos corriendo todos a todas horas. Pero es que el cáncer no se cura con carreras, sino con diagnósticos y tratamientos, y a veces ni eso. Es como las carreras que se organizan contra el hambre. Yo todavía no he conocido a nadie que esté a favor del cáncer o del hambre. Gastar tanto tiempo y dinero para gloria de las empresas patrocinadoras, me parece incluso inmoral. No creo que a las enfermas les vaya a consolar mucho la solidaridad de los famosos. Si, de ese modo, se recaudan más fondos para la investigación, entonces sí que tendría algún sentido, pero la verdad es que lo dudo.

Creo que más bien es una de esas causas populares que quedan bien en el currículum de los de siempre. Ahora le llaman carrera de la mujer, en un intento de asociarlo al feminismo, la lucha contra el maltrato o la equiparación laboral. Como si todo eso no se solucionara mejor a través de las leyes y los tribunales, o con simple buena voluntad. Pero, claro, ¿quién se atreve a decir que no le gusta la carrera de la mujer? Sería tanto como declararse mala persona. Por esa declaración de buenas intenciones se sigue repitiendo un evento que a mí me parece más bien una discriminación, aunque sea positiva. Para solidarizarse con alguien no hace falta hacerse notar ni aparecer en las fotos.

viernes, 15 de julio de 2011

Consumismo electrónico

En Comando Actualidad he visto un reportaje muy interesante grabado en un conocido centro comercial de electrónica. Entrevistaban a la gente sobre lo que habían comprado y si realmente lo necesitaban. La mayoría reconocían que tenían ya otro televisor, otro ordenador y varios móviles en su casa. Sin embargo, sentían la necesidad de comprar el último modelo de la tecnología. El problema es que esos aparatos se quedan anticuados cada mes; de manera que el gasto para sustituirlos es inacabable. La gente que entra en esa espiral necesitan un presupuesto enorme para mantener su pulsión compradora, o bien se endeudan continuamente con créditos personales para poder sufragarla.

Viene a ser algo parecido a la adicción al juego. Reconozco que a mí también me tienta. El otro día estuve en una de esas tiendas y vi un ordenador pequeñito blanco que resultaría ideal para seguir mi blog cómodamente sentada en el sofá. Pero ya tenemos un ordenador en casa, dos portátiles, un ipod, tres mp4, cuatro móviles, una agenda electrónica y un e-book. No necesitamos más aparatos. Además, está el problema del consumo energético. Que luego se habla de que hay que reducir la contaminación de las centrales térmicas. Las nucleares están casi paralizadas y las renovables no cubren el consumo nacional. Así que acabamos comprando un ochenta por ciento de la energía a otros países. La única solución es consumir menos, pero no resulta nada fácil renunciar a estas comodidades.

martes, 12 de julio de 2011

La puntualidad

A veces pienso que nací en el país equivocado porque parezco alemana y me comporto como tal. Desde siempre, tengo la necesidad de llegar a las citas antes de la hora, con lo cual, me toca esperar el doble. Si sumara la cantidad de minutos de retraso que he sufrido en mi vida, supongo que serían varias horas. Y es que la puntualidad parece que está mal vista en España. En la ciudad en la que vivo a ciertas horas del día es mejor no asomar el coche fuera del garaje. La gente sale con la hora justa de casa y pretenden que los hados estén a su favor, que no haya coches en la carretera y todos los semáforos les pillen en verde. Pero la realidad es que suelen encontrar atasco y van como desesperados intentando recuperar minutos a cualquier precio.

Pero lo curioso es que, a la salida de trabajo, también van estressados; no sé si por costumbre o porque tienen que recoger a sus hijos. El caso es que todavía hay pocos accidentes para la manera en que conduce la gente en hora punta. Por evitar esta situación, yo me levanto diez minutos antes y dejo a mis hijas en el colegio con un cuarto de hora de margen. Así voy más tranquila. Esa costumbre de empezar más tarde de la hora, también se ha extendido a los espectáculos y demás eventos sociales, y a mí me sigue pareciendo de mala educación. En otros países europeos, desde luego, no sería admisible. Para mí, la puntualidad es algo tan intrínseco que incluso el día de mi boda llegué tan pronto que, si me descuido, aparezco allí antes que el novio.

lunes, 11 de julio de 2011

Familias

Estaba en misa y, en el banco de delante, se sentaban una pareja mixta (él blanco, ella mulata) con una niña preciosa de unos seis meses que estaba todo el tiempo haciendo gracias. A la derecha estaban un matrimonio todavía joven con un chico y tres niñas; la menor de unos dos años. Según me dijo mi hija también tienen una chica más mayor. Daba gusto ver a esas dos familias tan cariñosos, tan bien avenidos. Las pequeñas iban pasando de mano en mano y recibiendo atenciones de todos. Se les veían tan relajados y felices. Me dió cierta nostalgia porque me recordaba a mí misma hace no tantos años, cuando todavía mi hijo venía con nosotros a todas partes y éramos una familia de cinco miembros.

Tener hijos es lo que más satisfacciones da en la vida; incluso aunque, con el tiempo, cada cual acabe haciendo su vida. Verlos crecer y descubrir el mundo es algo impagable. Por eso, yo no fui capaz de volver a trabajar después de tenerlos. Me gusta ser ama de casa y estar pendiente de los míos. Lo malo es que el resultado no sea el que yo esperaba. Con todo, creo que yo repetiría el camino que me trajo hasta aquí. He disfrutado mucho de la familia. Por eso, no entiendo que haya personas que afirman que los niños son una carga o un incordio o un obstáculo para desarrollar tu vida. Los niños son la vida. Lo demás es accesorio y prescindible. Ojalá más gente lo comprendiera de esta manera.

viernes, 8 de julio de 2011

Resumen

Estoy muy contenta de volver a tener un blog con lectores y comentaristas, aunque no puedo evitar seguir obsesionada con los problemas de mis padres y mi hijo, pero eso es inevitable. Sin embargo, no sería justo que omitiera que el resto de mi vida es muy satisfactoria. Llevo veintidos años felizmente casada y tengo dos hijas responsables, formales y muy cariñosas. Por ellos sé que no tengo derecho a quejarme. Para los que aún no me conocen, diré que estudié Cou, pero en lugar de ir a la universidad me hice secretaria. Estuve trabajando un par de años pero no tenía un buen ambiente en la oficina y lo dejé cuando me casé. Me mudé a una ciudad a las afueras de Madrid y tengo tres hijos de diecinueve, diecisiete y catorce años. Un chico y dos chicas.

Hace ya cinco años que me estrené en el mundo de internet y he tenido varios blogs desde entonces. En uno de ellos, llegué a tener un grupo de comentaristas grande con los que me entendía bien, a pesar de la diversidad ideológica. Sin embargo, hace dos años, tuve que cerrar los comentarios debido a los ataques deliberados que sufría por algunas personas a causa de mis ideas. Así que mi blog acabó convirtiéndose en una página de divulgación sobre la defensa de la vida, política y religión. Empecé a publicar artículos ajenos con su firma correspondiente, hasta que finalmente yo dejé de escribir. Ahora sólo quisiera lograr un ambiente relajado y amistoso de nuevo. Necesito volver a empezar.

miércoles, 6 de julio de 2011

El hombre "light"

El otro día estaba en un bar y una pareja pidieron una cerveza sin alcohol y una coca cola cero. Sólo les faltaba un café descafeinado con leche desnatada o una coca cola cero sin cafeína.. Y es que los productos dietéticos y teóricamente saludables se están imponiendo cada día más. ¿Qué pensarían nuestras abuelas con sus buenas raciones de embutido y bizcochos caseros de mantequilla? En un periódico leí incluso un artículo acerca de prohibir el azúcar si a lo largo de los siglos nos hemos alimentado de toda clase de cosas y hemos llegado hasta aquí, tampoco debían ser tan perjudiciales los torreznos o el tocino de cielo. lo que ocurre es que estamos desbordados de informaciones, a veces contradictorias, y de directrices sobre la salud que incluso nos hacen sentirnos culpables.

Lo cierto es que alrededor de esa cocina "sana" hay montado un negocio impresionante. Los productos light son más caros y tampoco es seguro que sean inofensivos. Además, pasarse la vida obsesionados sobre lo que se puede o no se puede comer tampoco resulta muy saludable. Lo ideal sigue siendo no abusar de ningún tipo de alimentos. Como siempre digo, la mejor manera de adelgazar consiste en comer menos. Eso lo puedo constatar porque gracias a la ansiedad he perdido cinco kilos. Las dietas milagrosas y los alimentos especiales van contra nuestra naturaleza y, por ello, no es extraño que acaben teniendo efectos nocivos. (Aunque tengo que confesar que yo también he picado alguna vez).  Sólo se trata una vez más de acudir al sentido común, el menos común de los sentidos.

martes, 5 de julio de 2011

Bienvenidos

Estoy encantada con la gente que estoy conociendo estos días. He visto blogs muy interesantes y veo que muchos han aceptado mis invitaciones. Estoy intentando hacer un listado de los blogs que sigo y los nuevos que voy conociendo pero no acabo de encontrar la manera. Creía que había un método automático desde el reader, pero ya veo que me va a llevar más tiempo. Bueno, iré poco a poco. Espero no dejarme a nadie. Además estoy intentando seguir otros blogs, pero sólo me funciona con los de blogger. Tendré que investigarlo. Una vez más gracias por estar aquí. Un saludo.

lunes, 4 de julio de 2011

Y luego, nos emborrachamos

Estaba sentada en la terraza de un bar con mi marido. En la mesa de al lado había cuatro chicas de una edad entre mis dos hijas: unos quince años. Por su aspecto parecían muy normales, llevaban ropa informal, sin tatuajes ni piercings. Entonces dijo una de ellas: nos vamos a la piscina y luego nos emborrachamos. No nos vamos a tomar algo, no, nos emborrachamos directamente. Es decir, que el objetivo es la intoxicación etílica, con sus consecuencias de aturdimiento, malestar, vómitos y posible coma, aparte de un día siguiente de resaca. Ése debe ser su concepto de pasarlo bien, ésa es su idea de la felicidad. Me pregunto además de dónde sacan suficiente dinero para emborracharse, que no sale barato.

Entonces me puse a pensar en los padres de esas chiquillas y si serían conscientes de cómo disfrutan su ocio, si tal vez ellos hacen lo mismo, o si viven en un limbo de irresponsabilidad pensando que sus niñas todavía juegan a las muñecas. O tal vez saben perfectamente cómo es su día a día pero no les importa, les parece bien, no son conscientes de que están jugando con su salud presente y futura. Posiblemente sean de los que piensan que deben divertirse ya que son jóvenes, aunque esa diversión suponga un peligro. Luego si las niñas juegan con niños sin tomar precauciones, para eso está la píldora del día después o el aborto. Es difícil ser responsable cuando sabes que no tendrás que pagar las consecuencias de tus actos, al menos a corto plazo.

viernes, 1 de julio de 2011

Es verano: hace calor

Comprendo que los periodistas tienen que llenar muchas horas de emisión y páginas de periódicos, pero eso no justifica que nos quieran vender la normalidad como si fuera una noticia año tras año. Acabo de oir que este verano va a hacer mucho calor. Lo raro sería que hiciera frío, digo yo. Es que el verano pasado ya dieron la misma noticia y luego fue bastante templado; así que yo ya no me fío de nadie. Todas las noticias son manipulables. En invierno nos dicen que hace más frío que en los últimos veinte años (en una fecha determinada); en primavera que va a haber más alergias que nunca; y en otoño nos asustan con la vacunación de la gripe. Además, da lo mismo cambiar el canal porque las noticias son calcadas unas de otras; apenas con un sesgo ideológico cuando se trata de política, pero nada más.

Total, que este verano hará calor. Cuando empiecen las rebajas veremos las avalanchas para entrar en las tiendas. Cuando den las vacaciones, nos enseñarán la playa de Benidorm a rebosar. Pasamos ya las noticias del examen del Pau, y luego tocarán las imágenes de la reentrada al colegio en septiembre, con la compra de libros de texto y demás. Todo estaría muy bien si no fuera porque en el resto del mundo siguen ocurriendo cosas mucho más importantes de las cuales nunca nos llegaremos a enterar. Incluso en nuestro país hay noticias que no tienen repercusión mediática porque no interesan a los medios de comunicación. Vivimos en un estado de la información manejado por unos pocos, y todos salimos perdiendo aunque no nos demos cuenta.