Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

lunes, 4 de julio de 2011

Y luego, nos emborrachamos

Estaba sentada en la terraza de un bar con mi marido. En la mesa de al lado había cuatro chicas de una edad entre mis dos hijas: unos quince años. Por su aspecto parecían muy normales, llevaban ropa informal, sin tatuajes ni piercings. Entonces dijo una de ellas: nos vamos a la piscina y luego nos emborrachamos. No nos vamos a tomar algo, no, nos emborrachamos directamente. Es decir, que el objetivo es la intoxicación etílica, con sus consecuencias de aturdimiento, malestar, vómitos y posible coma, aparte de un día siguiente de resaca. Ése debe ser su concepto de pasarlo bien, ésa es su idea de la felicidad. Me pregunto además de dónde sacan suficiente dinero para emborracharse, que no sale barato.

Entonces me puse a pensar en los padres de esas chiquillas y si serían conscientes de cómo disfrutan su ocio, si tal vez ellos hacen lo mismo, o si viven en un limbo de irresponsabilidad pensando que sus niñas todavía juegan a las muñecas. O tal vez saben perfectamente cómo es su día a día pero no les importa, les parece bien, no son conscientes de que están jugando con su salud presente y futura. Posiblemente sean de los que piensan que deben divertirse ya que son jóvenes, aunque esa diversión suponga un peligro. Luego si las niñas juegan con niños sin tomar precauciones, para eso está la píldora del día después o el aborto. Es difícil ser responsable cuando sabes que no tendrás que pagar las consecuencias de tus actos, al menos a corto plazo.

9 comentarios:

  1. ...en otro tiempo si un adulto hubiera oído esa conversación puede que hubiera intervenido; ahora si lo hiciera sería un carca.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, ahora cualquiera se atreve a decir nada...

    ResponderEliminar
  3. A corto plazo no se pagan las consecuencias, a largo siempre. Es la sociedad de la inconsciencia, de la superficialidad, ... y esto se está acabando: vienen tiempos duros.

    Un saludo, Susana.

    ResponderEliminar
  4. Hola Susana, gracias por tu comentario en mi blog. Me gustaría seguirte, y para estar al tanto de tus actualizaciones, debes poner mi dirección de correo en blogs que quieres que reciban tus entradas. Creo que eso lo puedes hacer yendo a configuración. Hay una opción donde puedes poner diez direcciones. Mi dirección de correo es ana-rivas-torres@hotmail.com.
    De todos moidos, si no puedes o no sabes hacerlo intentaré estar al tanto de lo que escribes porque te pondré en mis favoritos. Si quieres recibir mis entradas, subscribite a mi blog y las recibirás por mail. Gracias y hasta pronto. Ana

    ResponderEliminar
  5. Bueno, en el caso del aborto y de la píldora del día después, se pagan las consecuencias a corto plazo. El precio es altísimo y en algunos casos puede acarrear la muerte de la joven. Esa píldora es terrorífica. Y en cuanto al aborto, mejor no hablar; no levantan cabeza nunca, aunque parezca que no va con ellas. El índice más alto de suicidios entre mujeres se da entre mujeres violadas o que han abortado.

    ResponderEliminar
  6. ¡Y lo más triste es que es verdad! Que no lo dicen por alardear ni nada, sino que esa es su idea de "diversión".

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias a todos por vuestra visita.
    Modestino: si, me temo que en cualquier caso se arrepentirán de ello en algún momento.
    Ana Azul: Creo que es más fácil darle al botón de seguir, porque tengo el correo muy saturado.
    Zambullida: Estoy completamente de acuerdo contigo.
    LauraConChocolate: hola. Sí lo peor es que cierto.

    ResponderEliminar
  8. Primero darte las gracias por pasearte por mi blog. Yo echo un ojo por aquí y me gusta lo que leo...
    Sobre lo que comentas hoy....¡miedo me dá el ambiente que rodea a nuestra juventud de hoy día!!!! Un abrazo y nos leemos

    ResponderEliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.