Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

sábado, 28 de febrero de 2015

Yo no soy de la clac de nadie

A mi abuelo materno, que era un empleado de banca, le gustaba mucho el teatro y solía acudir a los espectáculos gratis a aplaudir. Eso es lo que se llamaba ser de la clac. En el mundillo de internet se lleva mucho eso de seguir la corriente a los demás. Una vez que estás en un blog se supone que tienes que decirles que todo está bien aunque lo que haga o lo que diga en un momento dado te parezca una barbaridad. Es una regla no escrita. Yo suelo callarme en esos casos. Pero de vez en cuando resulta que el tema es importante y no lo puedo pasar por alto (ignorar). Entonces me convierto en la mala de la película. Ya estoy acostumbrada.

Lo siento, pero no me metí en internet para hacerle la ola a nadie (expresión equivalente). Precisamente estoy aquí aprovechando mi anonimato para poder decir lo que pienso sobre cualquier tema sin que nadie se moleste. Porque, eso sí, procuro decir las cosas con mano izquierda (con delicadeza) y con educación. Sin embargo, eso no sirve de mucho cuando te topas con alguien acostumbrado al peloteo, un talibán de la información que no acepta más opinión que la suya propia. Pero, bueno, la gente va y viene y yo sigo aquí. Tal vez por eso mismo nunca conseguiré vivir de mi blog, pero conservo mis principios intactos.

viernes, 27 de febrero de 2015

Matar moscas a cañonazos

Esta expresión también la utilizo mucho. Se refiere a reaccionar exageradamente ante algo que no tiene tanta importancia. Es parecido a Ser peor el remedio que la enfermedad. Pero me quiero centrar en las moscas. Más bien en la expresión: ser incapaz de matar a una mosca. Yo lo soy, literalmente. Creo que tengo un punto budista y no le veo el sentido a matar a ningún ser vivo. Así que cuando me entra una mosca en casa soy capaz de pasarme todo el día persiguiéndola para sacarla por la ventana. Lo mismo con las arañas, por muy grandes que sean. En las dos casas tenemos unos botes de cristal especiales para la captura de insectos sin dañarlos.

Por la misma razón soy incapaz de comer cordero lechal, cabrito o cochinillo. Aparte de que realmente me parece un desperdicio absurdo matar a un animal que puede llegar a multiplicar su peso por diez y alimentar a muchas más personas. Si fuera más joven me haría vegetariana pero me temo que ya es tarde para mí, aparte de que me temo que la proteína animal es imprescindible para la salud. El otro día vi un producto contra las hormigas del jardín, porque en el mío hay unas muy pequeñitas que muerden. Pero resulta que el prospecto decía que el veneno va al hormiguero y acaba con todas. No quiero ser la culpable de un genocidio animal, aunque se trate de insectos.

jueves, 26 de febrero de 2015

Más claro que el agua

Mi problema es que lo veo todo así, más claro que el agua. Me esfuerzo por conocer otros puntos de vista y comparar pero generalmente es inútil, sigo convencida de lo que pienso. Supongo que ya soy demasiado mayor para cambiar. Hablando de agua, hay una cosa que no acabo de entender por más que me esfuerce y es la razón por la cual la gente compra agua embotellada en Madrid. Resulta que en la capital tenemos un agua de una calidad excepcional, cristalina, insípida e inocua. Pues cuando voy al supermercado a menudo veo personas cargando con grandes cantidades de litros de agua en garrafas para consumo personal, supongo.

Y es que realmente a la gente le gusta complicarse la vida, digo yo. Como si no fuera bastante tener que ir a la compra a por todos los suministros imprescindibles desde comida a detergentes y papel higiénico. Ya de por sí con eso es fácil llenar el carro. Y teniendo en cuenta que la mayoría de ellos trabajan y apenas tienen tiempo para esa clase de gestiones. ¿Por qué se crean esa necesidad extra de consumir agua embotellada?. Creo que hay personas a las que les gusta complicarse la vida sin motivo. Tal vez eso de que todo esté más claro que el agua les molesta. No sólo a la hora de alimentarse sino en todos los aspectos de su existencia.

miércoles, 25 de febrero de 2015

Llevarse el gato al agua

Significa conseguir algo muy difícil que otros han intentado antes. Porque es bien sabido que a los gatos no les gusta el agua y cuesta mucho mojarlos. Más que eso, yo diría que a mí no me hace caso ni el gato, literalmente. Mi gatito, lo más que había conseguido era que no se subiera a la mesa de la cocina y últimamente lo hace todos los días. Así que como educadora animal también he resultado ser un completo fracaso. No es de extrañar viendo la nula influencia que tengo sobre las personas. El que se lleva el gato al agua a menudo no suele ser el más capacitado ni el que más lo merece, sino el que tiene más presencia y labia. Y por desgracia, el que conoce más gente influyente.

Esto es bastante injusto, pero la vida es así, no la he inventado yo. A la hora de optar a un puesto de trabajo, por ejemplo, y más si es de responsabilidad, en muchas empresas más que el curriculum vitae miran si el candidato sabe manejarse con soltura en público. También su físico, su forma de vestir y demás. Especialmente en el caso de las mujeres. Así no es de extrañar que la industria cosmética y textil tenga unos ingresos tan desmesurados. Las mujeres no se arreglan sólo para gustarse ellas mismas o a su pareja. Saben que su futuro profesional también depende en mucho de ello, y eso me parece injusto y absurdo. Si descartamos el mérito no me extraña que las cosas no funcionen.

martes, 24 de febrero de 2015

Llevar la voz cantante

Es exactamente lo contrario de lo que me pasa a mí. Yo soy la clase de persona que nunca lleva la voz cantante, simplemente porque nadie me hace ni caso. Supongo que no tengo poder de convicción ni irradio confianza. Pero me da mucha rabia porque a veces pienso en lo bien que le iría a la gente si siguiera mis consejos. Ya sé que está feo que lo diga, pero suelo acertar. Me paso el día repitiendo aquello de si me hubieran hecho caso... Me pregunto que tan malo debí de hacer yo en otra vida para que me haya tocado ahora tener la clarividencia de saber cómo hay que hacer las cosas y no ser capaz de convencer a nadie. Ni a mis propios hijos.

Me paso el día viendo gente que no tiene ni idea de la vida, o incluso que saben mucho más de lo que dicen pero les gusta manipular a los demás a su antojo. Veo con qué facilidad convencen a cualquiera de lo que quieren. Pero yo nunca he tenido ese don y lo más que consigo es que me escuchen cortésmente para luego hacer lo contrario. Tampoco es que yo quisiera llevar la voz cantante y tener el mundo a mis pies. No va con mi manera de ser ir de protagonista. Pero, caramba, que al menos los que me conocen mejor me tuvieran algo más de confianza y siguieran mis consejos. Tampoco creo que sea tanto pedir, dados los resultados.

lunes, 23 de febrero de 2015

A quien pueda interesar

Tuve tres embarazos y tres partos tremendos con todos los problemas posibles. En el primero ni siquiera me pusieron epidural porque no estaba incluida en el precio. Veinticuatro horas de contracciones, ventosa y veinte puntos. En el segundo me provocaron el parto y salió en apenas cinco horas. En el tercero la matrona me decía que no sabía empujar, pero es que la niña estaba mal colocada. Sin embargo, por mi mala suerte no voy por ahí diciendo que todos los médicos y matronas son unos inútiles. Pienso que sus muchos años de estudio y práctica no se pueden despreciar así como así. Volver a la partera es renunciar a la ciencia y poner en peligro al niño y a la madre sin necesidad.

En el curso de preparación al parto nos repetían un mantra: aquí y ahora ayudando a mi hijo a nacer sano. Eso es lo único importante.
Adjunto artículo sobre la fístula obstétrica, una patología muy común en el tercer mundo provocada por los desgarros en el parto: 

IRATXE OCERIN BENGOA
3.2.
Fístula obstétrica
Es una de las complicaciones más devastadoras del parto detenido y con frecuencia va asociado a anemia, esterilidad, lesiones de estructuras pélvicas,infección, depresión y capacidad productiva disminuída, además de cuestiones de índole sociofamiliar, como aislamiento social, repudio, acortamiento de la esperanza de vida y suicidio.
Constituye una lesión caracterizada por una comunicación, más frecuentemente entre la vejiga y la vagina y en ocasiones entre recto y vagina, que se traduce en una incontinencia de orina o heces contínua y persistente.
Aunque es rara en los países ricos, donde son secundarias a neoplasias, radioterapia o histerectomías, supone una complicación común del parto detenido, siendo causas menos importantes las agresiones sexuales, infección por linfogranuloma venéreo y ablaciones sexuales. Una revisión reciente estima que 3 millones de mujeres de los países sin recursos presentan fístulas no reparadas, suponiendo entre 30.000 y 130.000 nuevos casos al año, sólo en Africa.
Esta patología es fruto de una distocia de parto consecuencia de una desproporción pelvifetal: los tejidos blandos de la vagina, vejiga y el recto son comprimidos por la cabeza fetal y los huesos pélvicos, generándose una lesión isquémica amplia, que provocará daño tisular materno y muerte fetal por asfixia.
Existen dos picos de edad con mayor predisposición: las primíparas muy jóvenes y las multíparas por el aumento de peso fetal. Pero los factores más determinantes son los socioeconómicos: matrimonio precoz, bajo nivel socioeconómico, malnutrición, falta de infraestructuras y sobre todo la ausencia
de atención obstétrica de emergencia.
El tratamiento depende del momento en el que la paciente consulte, que generalmente son meses o años después de la lesión. En los 3 primeros meses y en lesiones menores de 2 cm., es posible realizar drenajes vesicales y esperar el cierre espontáneo. En las fístulas de mayor tamaño, la técnica más tradicional tiene como objetivo restaurar la función del tracto urinario inferior y de las estructuras pélvicas afectadas. La tasa de éxito es del 80-95% en la mayoría de las series y cuesta entre 100 y 400 dólares, aunque pesar del cierre quirúrgico correcto, el 16-32% seguirán incontinentes por daño del esfínter.
 http://www.aepap.org/sites/default/files/curso_pediatria_cooperacion_ehu.pdf

Llueve sobre mojado

Ése es mi mayor problema. Se dice cuando las circunstancias difíciles se acumulan sobre recuerdos de situaciones anteriores. No es lo mismo salir a la vida virgen, en un sentido figurado, sin malas experiencias que te hayan marcado desde muy pequeña, que salir ya con traumas acumulados. Una vez me dijo la psicóloga que realmente he salido muy normal para todo lo que he pasado. Sin embargo, supongo que ésa es la razón de que padezca una depresión crónica y no consiga salir adelante, porque no es lo que vivo ahora, sino todo lo que he vivido antes, que pesa en mis recuerdos. A veces me gustaría poder borrarme el cerebro un poco.

Pero de momento no existe el borrado selectivo y yo no quisiera acabar con lo bueno y con lo malo. Así que no me queda más que seguir adelante. Hay una canción que se llama Holes que me gusta mucho. Dice algo así como: todos tenemos agujeros en el corazón, todos tenemos agujeros en nuestras vidas. Tenemos agujeros pero seguimos adelante. Yo a veces me siento como un queso de gruyere. Llueve sobre mojado cada vez que hablo con mi hermana y temo lo que pueda decir. Cada vez que hablo con mi hijo sobre su futuro o con mi hija mayor sobre sus relaciones. Llueve sobre mojado cuando oigo a Podemos y recuerdo las historias de mis abuelos.

sábado, 21 de febrero de 2015

Más vale que sobre que no que falte

Estaba yo pensando en que la gente que lea mi blog puede pensar que es apolítico y no quiero que luego se lleven las manos a la cabeza y se llamen a engaño cuando descubran que soy cristiana y pro vida. No es que lo haya ocultado nunca, pero más vale que sobre que no que falte, que ya me quitaron un anuncio en el último momento por esa razón. Así que quiero que quede claro que estoy contra la ley de plazos del aborto y a favor de la ley de supuestos, porque estos no llegan al diez por ciento de los casos. La mayoría de los abortos se producen por razones socioeconómicas y, si la mujer se sintiera más apoyada por el estado y la sociedad seguramente no abortaría.

Porque las mujeres no se quedan embarazadas de piedras, de tumores (me lo han dicho) o de embriones de gato. Una mujer se queda embarazada de sus hijos y eso lo sabe perfectamente cualquiera que haya abortado involuntariamente, que ha perdido un hijo. Además esos niños son hijos también de su padre al cincuenta por ciento. No son parte del cuerpo de la mujer ni le pertenecen. Con sólo que se les deje vivir se convertirán en hombres y mujeres como cualquiera de nosotros. Además en apenas cinco semanas de embarazo el embrión ya es un ser humano en miniatura. Por eso soy provida y estoy dispuesta a pagar el precio que haga falta.

viernes, 20 de febrero de 2015

Llegar y besar el santo

Se refiere a conseguir algo muy rápido. A veces eso es un problema. Me explico: cuando terminé de estudiar secretariado me ofrecieron un trabajo estupendo pero en un sitio mal comunicado, y dije que no. Nunca he vuelto a tener una oportunidad como ésa, pero es que cuando se consigue algo inesperadamente a veces te pilla tan de sorpresa que no lo valoras. Me ocurrió lo mismo con el éxito de mi primer blog y ahora me conformaría con las migajas. Bueno, son errores de principiante. En todo caso, llegar y besar el santo es lo que todos deseamos. Tener éxito a la primera. Tal vez se refiere a la costumbre de besar al apostol en Santiago de Compostela.

Con el tiempo he llegado a la conclusión de que tener éxito, sobre todo si es de forma demasiado rápida puede ser un problema. Es bien sabido la cantidad de disgustos que se lleva la gente adinerada o que se hacen famosos de la noche a la mañana. Sus vidas suelen ser un caos porque a menudo caen en toda clase de excesos y adicciones. Un caso de libro es el de Miley Cyrus, que empezó siendo un buen ejemplo para las niñas de su edad y ahora es un problema clínico de psiquiatria. Si nadie lo remedia no sé qué va a ser de esa chica y realmente me da lástima porque es como si la hubiera visto crecer en su serie de televisión.

jueves, 19 de febrero de 2015

Un voto

Me acabo de enterar de cómo mirar los votos en los premios blog20 y me he llevado una bonita sorpresa: UN voto. Supongo que es el de el que comentó en el blog. Y yo haciéndome ilusiones. Es que no aprendo... Ya sé que para votar hay que inscribirse y es un poco incómodo, pero UN voto...

Liarse la manta a la cabeza

Significa embarcarse en un proyecto arriesgado. Es decir, taparse ojos y oídos para emprender una acción. Se habla mucho estos días de los jóvenes españoles que se lían la manta a la cabeza y se marchan a trabajar al extranjero en cualquier cosa que les salga, aunque sean licenciados. Por una parte es una lástima que no puedan empezar su carrera laboral en España, pero por otra parte, creo que es una experiencia muy enriquecedora. Especialmente cuando van a trabajar en algo distinto a lo que han elegido. De este modo, salen de su  zona de confort y aprenden a valorar lo que tienen y a ser independientes, cosa que en otros lugares es muy habitual.

Los jóvenes españoles están sobreprotegidos por sus familias. Está bien que exista una unión familiar pero no hasta el punto de impedir que los hijos maduren. En Europa lo normal es que los chicos abandonen su casa a los dieciocho años y se hagan independientes, incluso aunque sigan estudiando. Para eso cuentan con ayudas o trabajos a tiempo parcial. También en los EE.UU. Sin embargo, en nuestro país algunos jóvenes se quedan en casa de sus padres hasta que dejan de ser jóvenes. Lo ideal sería que pudieran hacerlo sin abandonar nuestro país, pero tampoco creo que haya que tenerles lástima por salir a ver mundo y aprender a ganarse la vida.

miércoles, 18 de febrero de 2015

Lágrimas de cocodrilo

Curiosa expresión que se refiere al llanto falso, porque cuando los cocodrilos parece que lloran realmente no lo están haciendo. Llorar lágrimas de cocodrilo consiste en lamentarse por algo que realmente no te importa demasiado. Hay programas de televisión como Sálvame donde todo es falso: la risa, el llanto y hasta los enfados. Realmente se trata de un gran escenario donde unos egos sobrealimentados compiten a ver quién dice la última palabra. Se podría utilizar para hacer un trabajo de psiquiatría por lo menos. Empezando por Jorge Javier. Quien le recuerda cuando empezó no reconoce al personaje en el que se ha convertido. Han creado un monstruo.

Sin embargo, no se sabe si esas personas son de verdad tan estrambóticas o se trata de un papel que juegan por el suculento sueldo que les pagan. De manera que incluso cuando discuten me pregunto si al salir de plató se felicitan por lo bien que han calentado a la audiencia. Y lo triste del asunto es que funciona. Ese programa es uno de los de más éxito en la televisión actual. Entonces me pregunto si los telespectadores son conscientes de que se trata de un gran montaje o si se creen toda la historia. En cualquiera de los dos casos resulta preocupante que eso sea el alimento intelectual de nuestra sociedad. Estamos apañados. (Expresión que significa que tenemos un problema).

martes, 17 de febrero de 2015

La pescadilla que se muerde la cola

Una expresión muy gráfica porque en los restaurantes suelen servir las pescadillas mordiéndose la cola. Se refiere a una situación circular, es decir que no termina sino que vuelve a empezar todo el tiempo. Hoy aprovecho un post que he leído para ilustrarlo. Resulta que en los colegios cuando yo era pequeña si estabas malo te mandaban a casa. Como ahora no hay nadie en casa esperando, ahora admiten a los niños con toda clase de catarros y virus. De manera que envías tu hijo sano a un entorno lleno de enfermedades donde raro será si no le pegan algo. Esto se nota especialmente en las guarderías porque todavía no están inmunizados.

Así que mis hijos fueron un año a la guardería pero realmente no serían más de cuatro meses. El resto del tiempo lo pasaban en casa curándose de todo lo curable. Recuerdo que había niños cuyos padres entregaban al encargado un frasco de jarabe para la tos, la fiebre o incluso antibióticos para su administración. Pero a sus hijos también les había contagiado otro en la misma situación. Eso es la pescadilla que se muerde la cola. ¿No sería más lógico que los niños enfermos se quedaran en casa y dejaran de contagiar a otros niños?. Desde luego, la lógica no es nuestro fuerte. Lo peor es que a mis hijos todo se les complicaba y acababa en bronquitis o en neumonía.

lunes, 16 de febrero de 2015

La media naranja

Yo soy una romántica empedernida, así que creo en la existencia de la media naranja. Pero también pienso que hay que estar receptivo para encontrarla. Hay que saber esperar a la persona adecuada y no conformarse con menos. Creo que muchos fracasos se deben a la precipitación a la hora de elegir pareja. Parece que nuestra sociedad incita a estar emparejados e, incluso en el colegio,  quien no tiene novio se siente un bicho raro. Eso ya lo viví yo hace treinta años y ahora es peor. Sin embargo, también es cierto que quien tiene pareja disfruta más, pero también sufre más cada vez que la relación fracasa, como suele suceder frecuentemente.

Por eso digo que para descubrir a la verdadera media naranja hay que tener paciencia. Observar, comparar y elegir. Además hay que asegurarse de que el otro siente lo mismo y no es fácil. Las relaciones por internet en su gran mayoría no permiten esto. Siempre hay la excepción que confirma la regla, pero muchos están allí buscando sólo relaciones sexuales esporádicas, aunque naturalmente no lo digan, porque no son tontos. De modo que buscar el amor en internet es como encontrar una aguja en un pajar. A la gente sólo se le llega a conocer bien en persona. Lo demás son maneras de pasar el tiempo pero con pocas probabilidades de éxito.

domingo, 15 de febrero de 2015

El amor y 50 sombras

No entendí el éxito de la trilogía de libros dedicada a una asesina en serie (milenium) y ahora no entiendo en el 50 sombras de Grey. Parece ser que la película se ha estrenado a propósito en San Valentín, como si hablara de amor y no de otra cosa. No niego que la dominación sea un componente del sexo que cada cual puede explotar a su gusto, pero eso entra en el terreno de la química, no del amor. Por lo que he podido saber, resulta que la chica de la novela no sólo acepta que su pareja la maltrate, sino que también le dice lo que tiene que comer, cómo tiene que vestirse y qué cosas hacer. En otras palabras, es una esclava.

Cualquier parecido con el amor es pura coincidencia. Para colmo, resulta que la moraleja de la novela es que ella puede redimir a su hombre respondiendo con cariño al maltrato físico y psicológico. Eso aparte de absurdo es realmente pernicioso. Yo tengo dos hijas y no permitiría que vivieran una relación así. Parece mentira que en pleno siglo XXI y con la famosa liberación de la mujer, ahora resulte que el concepto de amor que triunfe sea el de la sumisión absoluta al hombre. Y eso lo digo no siendo yo precisamente una feminista, sino más bien al contrario. Será que ya me coge mayor y no le veo la gracia a este tema. Retrógrada que es una.

sábado, 14 de febrero de 2015

La gota que colma el vaso

Esta expresión la utilizo mucho. Sucede cuando estás soportando una situación pacientemente esperando que cambie, pero en lugar de mejorar empeora. Las personas como yo que solemos aguantar demasiado siempre tenemos un límite de hasta ahí hemos llegado. Cuando se rebasa ese punto cambiamos de actitud. Creo que es muy propio de los cristianos poner la otra mejilla, pero hay quien se aprovecha de esa circunstancia. Estamos acostumbrados a que nos critiquen en los medios de comunicación, a que todo el mundo opine de nuestras creencias y nuestro libro sagrado. Por eso, hay quien lo ha tomado por costumbre.

Por ejemplo, en los carnavales siempre hay gente que se viste de cura o monja y salen a emborracharse, bailar o incluso hacer gestos obscenos. Eso es lo más contrario que puede existir a la actitud de la inmensa mayoría de los religiosos, que cumplen escrupulosamente sus tres votos de pobreza, castidad y obediencia. Por eso, cuando veo esas imágenes de gente disfrazada a mí me sienta muy mal. Me acuerdo de los misioneros perdidos en lugares donde nadie quiere ir, viviendo con lo mínimo y jugándose la vida y me parece la gota que colma el vaso. Ya sé que hay gente que no lo entenderá nunca, pero hay cosas con las que no se debe jugar.

viernes, 13 de febrero de 2015

Blogs y publicidad

Entiendo que haya páginas personales con anuncios. Yo también lo haría si pudiera, pero no me los ofrecen. Pero otra cosa es que todo el blog sea un anuncio. Es decir, blogs dedicados a patrocinar previo pago distintos productos. Eso no es un blog personal, es un espacio de publicidad. Lo que no me explico es cómo tienen tanto éxito si yo para no ver los anuncios cambio el canal de televisión. No se me ocurre buscar más publicidad en internet.

Bueno, la verdad es que me dan un poco de envidia porque yo no puedo ganar dinero con mi blog. Pero eso no quita para que me parezca que demasiado es demasiado, y no se puede disfrazar de página privada lo que es un espacio comercial público. Luego además no creo que sean muy imparciales con los productos de los que hablan; así que tampoco lo utilizaría como lugar fiable para buscar información.

Irse con la música a otra parte

Significa marcharse. Como ya os dije, estoy pensando en cerrar el blog y tal vez abrir otro, o tal vez no. La razón es que después de cinco años está ya amortizado. Es difícil atraer más gente. Además muchos de los que empezaron conmigo se han retirado aunque han llegado otros nuevos. Bueno, tal vez la razón sólo es que llevo ya casi diez años escribiendo en internet y no le saco rendimiento. Pero la verdad es que siempre digo lo mismo y luego no lo dejo, o lo dejo temporalmente y vuelvo. Siento que debería dedicarme a algo más útil, pero no se me ocurre nada y acabo aquí otra vez. He probado otras cosas y no han funcionado. Y debería dedicarle más tiempo a la casa.

También se puede utilizar la expresión en el sentido de Vete con la música a otra parte, es decir, que estás molestando. Se refiere a los que están siempre con la misma cantinela, es decir repitiendo lo mismo una y otra vez y ya cansan. Eso también me lo puedo aplicar yo. Me gustaría retomar los estudios de alemán y francés a ver si consigo alcanzar el nivel superior, pero es que me temo que mi cerebro ya no da para tanto. Me cuesta mucho memorizar. Si volviera a esos idiomas o al árabe, seguramente no podría mantener el blog porque tendría mucho que estudiar. Pero me temo que no voy a reunir ánimos para tanto.

jueves, 12 de febrero de 2015

Irse por los cerros de Úbeda

Hablando de polémicas, cuando se defiende el tema del aborto la gente se va por los cerros de Úbeda de una manera increíble. Se ha llegado a decir que un feto humano no es un ser humano; pero eso no es nada porque la famosa Aído dijo que ni siquiera era un ser vivo. Así que ahora resulta que un feto es un mineral, como las piedras del riñón. Ante argumentos tan anticientíficos, que hasta un niño de diez años puede refutar, no debería ser difícil oponerse al aborto libre, y sin embargo lo es. La razón es que los abortistas se basan en las excepciones para defender el derecho a abortar. Es como si dices que está nublado porque hay una sola nube en el cielo.

Las excepciones las comprendemos todos pero no son ni un diez por ciento del total de abortos que se producen en España. Cuando teníamos una ley de supuestos, estaba todo cubierto, incluido el caso de problemas psicológicos que enmascaraba muchos abortos ilegales. Sin embargo, ahora que se puede abortar sin más hasta la semana catorce, y siempre en los demás casos; la mujer y el niño se encuentran absolutamente indefensos ante las presiones que reciben por parte de la pareja, la familia o amigos para que se libren del problema. Cuando realmente deberían apoyar al hijo que ya existe y tiene el mismo derecho a nacer que cualquiera de nosotros.

miércoles, 11 de febrero de 2015

Pasaba por aquí...

He estado recopilando frase hechas y ya tengo hasta el verano. Así que lo de dejar de escribir en marzo queda pospuesto. La verdad es que no creo que deje de hacerlo. Necesito comunicarme aunque sea con personas que no conozco. Desde niña siento la necesidad de expresar lo que siento y lo que pienso. En el colegio ya escribía notas durante las clases. Así que supongo que es algo connatural en mí. Tal vez lo deje el día que tenga nietos que cuidar, no sé. De momento tengo cuerda para rato (otra expresión). He ido esta semana a inglés pero no he podido ir a gimnasia porque me he torcido un tobillo. Vaya mala pata. Nunca mejor dicho.

El año pasado también me caí una vez y estuve un mes sin ir a tai chi, porque cuando una es mayor las cosas no se curan tan fácilmente. Espero que esta vez no sea para tanto. Así que llevo un par de días metida en casa intentando reposar a ver si se me pasa. He visto que ha entrado poca gente al blog porque siempre me ocurre cuando no soy políticamente correcta y he pensado que podía escribir otra cosa para animar el cotarro. De todas maneras os recomiendo que leáis el post siguiente porque conocer otros puntos de vista de no hace daño a nadie. Aprovechad antes de que gane Podemos y regule el internet como en Venezuela. :)

Ir con pies de plomo

Se refiere a andar con precaución en un tema o con una persona determinada, para no meterse en problemas. Por ejemplo, yo tengo que ir con pies de plomo cuando trato sobre la homosexualidad porque si me descuido me pueden acusar de homófoba. Esto a pesar de que yo no tengo nada contra los homosexuales y lesbianas. Respeto su derecho a vivir en pareja. Lo único que no quiero es que puedan adoptar niños, porque considero que una familia está formada por un hombre y una mujer y así debe seguir siendo. Los niños necesitan un ejemplo masculino y otro femenino para definir su propia sexualidad y su psicología.

Yo defiendo la opinión de que la homosexualidad es una patología; la misma que se formulaba en las Naciones Unidas hasta hace apenas unos diez años. Quiero decir, que es una opinión con base científica y perfectamente defendible. De hecho, todos los grandes psiquiatras lo hacían hasta hace muy poco. Así que no entiendo por qué ahora tengo que ir con pies de plomo para opinar igual que lo han hecho cientos de generaciones a lo largo de la historia en la mayor parte del planeta. Pero en fin, supongo que es el signo de los tiempos... Espero que esta entrada no me traiga consecuencias, pero no voy a dejar de decir lo que pienso.

martes, 10 de febrero de 2015

Ir al grano

Viene a ser lo contrario de lo que yo estoy haciendo con las frases hechas. Si fuera al grano explicaría su significado en lugar de perderme en divagaciones. Por ejemplo, ir al grano se refiere a recoger sólo el grano de las plantas en la cosecha. Eso me recuerda que el otro día vi el programa Urbanitas en el campo y me gustó mucho. Se trata de coger a un joven de ciudad y llevarlo unos días a una zona rural a que pruebe diferentes oficios. En este caso, estuvo en una fábrica de tomate, otra de pimentón y con unos ganaderos vacunos. El chico tenía mucho desparpajo pero la gente que le atendía era aún más ocurrente y simpática.

Demostraban lo que yo vengo a llamar la sabiduría popular o la inteligencia natural que tienen las personas que viven en contacto con la naturaleza. El chico acabó deslomado y supongo que aprendió a apreciar mucho más lo que se lleva a la boca en su casa. Sin llegar a la Revolución cultural de Mao, creo que no estaría nada mal que se fomentaran este tipo de experiencias. Mandar a los jóvenes una temporada al campo a que vean lo que es trabajar duro y valoren la suerte que tienen de llevar una vida tan cómoda. Y también para que aprendan la importancia de las cosas que no se pagan con dinero. Sería un buen experimento.

lunes, 9 de febrero de 2015

Hasta el rabo, todo es toro

Curiosa expresión que invita a esperar el final de los acontecimientos. Es decir, a no confiarse con que algo va a seguir de igual manera, cuando puede tener un sesgo inesperado al final. En otras palabras, a no fiarse de las apariencias. Como ya he dicho alguna vez, yo soy una persona de aspecto dulce y con la voz más dulce todavía. De manera que la gente no me toma muy en serio cuando me ven. Es la cruz que me ha tocado. Sin embargo, eso no significa que no sepa defenderme si hace falta. La gente tiende a subestimar mi capacidad y eso es una ventaja, porque no se dan cuenta de que yo también tengo cuernos y sé cómo usarlos.

Eso me recuerda las veces que han llegado a amenazarme por internet y cómo se nota que cuando les plantas cara retroceden, al menos los que yo he encontrado hasta ahora. Hay gente que le gusta amedrentar, como quien corre detrás del toro y le molesta, pero si se da la vuelta les falta tiempo para subir a una valla. En mi caso, me basta con nombrar a la Guardia Civil para que la mayoría de esos gallitos no sepan donde esconderse. Y ya digo que las apariencias engañan: algunos que parecen toros no son más que borregos disfrazados y otros que parecemos borregos podemos acabar siendo toros. Nunca se sabe.

domingo, 8 de febrero de 2015

Dios mío, qué te hemos hecho, la película

Ayer estuve viendo esta comedia francesa y me gustó mucho. Trata sobre una familia con cuatro hijas las cuales se casan con cuatro inmigrantes extranjeros. Cuando estuve en Francia la última vez recuerdo que me llamó la atención que Montmartre ahora parece Tetuán. Lo sé porque he estado también en Marruecos. En algunos barrios de París lo raro es ver a un francés nativo. Sin embargo, lo llevan con naturalidad, tal vez porque tienen aún reciente el tiempo de las colonias y todas esas personas hablan francés. Pero está claro que en un uno de los países más modernos del mundo, los inmigrantes hacen muy poco por adaptarse.

De modo que no es de extrañar lo que pasó hace poco del atentado islamista. El choque cultural es demasiado fuerte teniendo en cuenta que muchos vienen de países que permanecen aún en la Edad Media o antes todavía. En España la mayoría de los inmigrantes son latinoamericanos y eso facilita mucho las cosas porque, no sólo el idioma, sino también las costumbres y tradiciones son muy semejantes. Sin embargo los franceses tuvieron muchas colonias en África y extremo Oriente. La película viene a reflejar que en el fondo todos somos racistas a nuestra manera pero que ésa no es razón para poder llegar a entenderse. Muy recomendable.

sábado, 7 de febrero de 2015

Gran Hermano Vulgar, Inmoral y Polémico

Quede claro que nunca he visto ese programa pues ya sé lo que puedo esperar, pero sí he visto un par de resúmenes con imágenes para informarme. Si en principio el experimento de Gran hermano consistía en encerrar a un grupo de personas en un entorno cerrado y ver cómo se relacionan, hace mucho tiempo que dejó de ser así. Ahora se trata de elegir gente sin escrúpulos, con personalidades digamos conflictivas y lanzarlas sobre la presa como alimañas. Conseguir el dinero del premio da pie a que utilicen las estrategias más rastreras porque todo vale en la jungla, convirtiendo el espectáculo en un festival de lo peor del ser humano.

Esto incluye crear alianzas, aunque eso suponga meterse en la cama con quien haga falta, y adornarlo todo con bonitos sentimientos aunque esté más que claro que sólo son intereses comerciales. Suelen elegir personas especialmente incultas y maleducadas para dar más juego. Además el drama está a la orden del día, pasando todo el tiempo de la risa al llanto como los mejores culebrones. Y lo peor de todo esto es que funciona, lo cual viene a demostrar el nivel intelectual de nuestra ciudadanía. Unos porque se lo creen y otros porque necesitan respirar emociones aunque sean artificiales. Gran Hermano Vip es la mayor prueba de nuestra decadencia como sociedad.

viernes, 6 de febrero de 2015

Hoy por ti, mañana por mí

Es una bonita consigna. Algunos debería recordarla especialmente al volante. Resulta que vivo en una calle que sale a otra principal donde suele haber mucho tráfico. La norma dice que yo tengo que ceder el paso, pero entonces algunos días no podría salir de casa. Así que espero pacientemente a que algún alma caritativa me deje pasar. Generalmente no me lleva mucho tiempo, pero he llegado a estar más de cinco minutos, con la circunstancia añadida de que al final de la otra calle hay un semáforo y a menudo el tráfico se queda bloqueado cuando se pone rojo, haciendo imposible que pueda incorporarme al otro carril hasta que arrancan los coches.

Creo que si la gente tuviera presente esta frase: hoy por mí mañana por ti, no tendría tantos problemas. Y eso que yo no vivo en Madrid capital y tampoco suelo conducir por allí. La razón es que aquello es: sálvese quien pueda, o tonto el último. En cuanto te descuidas se te cruzan coches por la izquierda, por la derecha y por encima no, porque no pueden. Como yo tengo malos reflejos eso me desborda. Creo que en la manera de conducir se suele reflejar lo mejor y lo peor de las personas. Yo al principio era tan amable que me pitaban los coches de detrás. Ahora he aprendido a integrarme en el tráfico, pero aun así pienso que la cortesía es imprescindible.

jueves, 5 de febrero de 2015

Hoy es el día premios 20Blogs

A partir de hoy se puede votar en los premios blog de Veinte minutos. Yo me he inscrito. Creo que ya lo hice alguna vez antes. No creo que tenga posibilidades entre cientos de participantes, pero el que no arriesga no gana. Así que a la derecha del blog podéis encontrar un enlace. Buscad en Personal. Esta semana se me está haciendo muy larga. Debe ser porque hace tanto frío que no se puede pasear por la calle. Sólo voy en coche a los recados. Además en el pueblo no hay quien salga por la puerta de casa y así no se disfruta igual. Aún así la chimenea es un gustazo. Pero los arreglos del jardín tendrán que esperar un tiempo, a pesar de que estamos impacientes.

Además hemos estado malos en casa, primero con tos, luego con fiebre, también con tendinitis y jaquecas. Total que salimos de la sartén para caer en el fuego. Ya tengo ganas de que mejore un poco el tiempo, aunque, como yo soy inconformista, el calor tampoco me va demasiado. Además he dejado de escribir post en borrador porque ya tenía muchos acumulados y me duele la espalda. Esta semana he ido a inglés pero no a gimnasia, porque aparte de la pereza tenía otras cuestiones pendientes. Así que es de esas épocas en la vida en que parece que estás un poco de impasse. Pero bueno, al menos los premios 20Blogs se ponen en marcha y me gustaría que me votarais. Besos.

Hacerse el sueco

Significa hacer como que no te enteras para eludir una respuesta. El otro día me estaba yo acordando de que hace años en mis blogs solía tener unos quince o veinte comentarios por post. Tal vez escribía mejor o eran otras circunstancias, o tenía más repercusión de la que tengo ahora. Cuando veo otros blogs que siguen teniendo esa respuesta la verdad es que me da cierta envidia. Pero las cosas son como son. Supongo que cuando uno publica todos los días, incluso los lectores habituales se cansan de tener que responder tan a menudo. Por eso me apunté en los premios de 20 minutos. Para ver si aumentaban las visitas y los comentarios. Hoy comienzan las votaciones.

Sin embargo, con más de quinientos blogs por categoría realmente es una lotería que alguien se fije en el tuyo. Había que intentarlo. Hablando de hacerse los suecos, resulta que mi hija estuvo en Suecia hace poco y me confirma que los nórdicos en general son poco comunicativos y sí les gusta hacerse los suecos, en el sentido de no responder o dar respuestas lacónicas. Claro que cuando tengan confianza supongo que será distinto. Forma parte de la cultura de cada país. Yo creo que en España somos muy afortunados de tener otra manera de ser, porque eso de no poder comunicarse más que con los conocidos debe ser incómodo.

miércoles, 4 de febrero de 2015

La cabra siempre tira al monte

Hay algo que me choca mucho desde que circulo por internet y es la idea tan equivocada que tienen algunos grupos de personas sobre otros sectores de la sociedad. En el fondo todos somos cabras y tiramos al monte, caramba. Cuando tenía comentarios anónimos me he hartado de recibir críticas donde se me acusaba de vivir al margen de la realidad, de no tener experiencia de la vida, de no haber salido nunca de mi círculo personal. ¿Quién les ha dado esa idea?. Que yo sea una hija del baby boom de los sesenta no quiere decir que haya vivido en una urna de cristal, sino más bien al contrario. Soy una joven de los ochenta.

Parece que algunos piensan que han inventado la pólvora (otra expresión) y que hace cincuenta años todos íbamos en pañales y vivíamos en cuevas. Lo cierto es que toda la modernidad de que tanto presumen se inventó hace mucho tiempo, incluso antes, con los viejos rockeros. Pero es que hay cosas de la vida que sucedían igual en la antigua Grecia o en China. Cada generación se cree que ha descubierto América (otra expresión). Mis hijos se quedan asombrados cuando les cuento las cosas que hacíamos nosotros de jóvenes, y eso que no cuento ni la cuarta parte, por razones obvias. Pero eso no significa que la cabra no tirara ya al monte.

martes, 3 de febrero de 2015

Hacer borrón y cuenta nueva

Curiosa expresión. Se refiere a volver a empezar desde cero. Ojalá fuera tan fácil. Existe una historia que dice algo así: un padre tenía un hijo rebelde y le pidió que, cada vez que contestara mal, fuera poniendo un clavo en la valla del jardín. Al cabo del tiempo, el niño cambió su actitud y su padre le dijo que, cada vez que actuara bien, fuera quitando un clavo de la valla. Al final no quedaban clavos, pero la valla estaba llena de agujeros; así que su padre le dijo: ves, las palabras que dijiste no desaparecen, han dejado una huella indeleble. Todas nuestras acciones dejan un huella aunque no queramos, a menudo en nosotros mismos.

Todos queremos pensar que la vida te ofrece mil oportunidades y en cualquier momento podemos volver a empezar, con otro trabajo, otra relación, otros amigos. Lo cierto es que, a partir de los cuarenta años las oportunidades ya son contadas, pero además las experiencias que han vivido te han cambiado. Ya no eres la misma persona que al principio. De manera que puedes hacer borrón, pero no cuenta nueva. Siempre habrá unos decimales por allí acumulados. Por eso es bastante más aconsejable pensárselo bien antes de empezar un balance y no tener que estar corrigiendo los datos a cada momento. La vida es un carril de un sólo sentido.

lunes, 2 de febrero de 2015

Faltar un tornillo

Una de las expresiones que más utilizo. Significa estar loco pero en un sentido informal. Realmente a mí me parece que todo el mundo en España le falta un tornillo. Será porque yo tengo mentalidad alemana y, por ejemplo, me encanta comer antes de la una cuando tengo oportunidad y cenar a las siete. No se trata sólo de eso, sino que tengo la manía de la puntualidad y un sentido del deber muy acusado. Además prefiero madrugar a trasnochar y me encanta la naturaleza. Si le añadimos que además tengo aspecto de alemana, realmente creo que la cigüeña se equivocó con la entrega. Pero todavía puede ser que subsanemos el error.

Me refiero a que mi marido y yo hemos hablando de que, si en las elecciones generales ganara Podemos, nosotros al día siguiente hacemos la maleta y nos vamos a Alemania. Afortunadamente mi marido también tiene trabajo allí, así que no sería un problema. Yo, desde luego, ya tuve bastante con Zapatero, y no tengo intención de quedarme en una nueva Venezuela viendo como todo se va al traste. Con su pan se lo coman (otra bonita expresión), aquellos que les hayan votado. De todas maneras, aun mantengo la esperanza de que no sean realmente tantos los que les falta un tornillo y que la sensatez vuelva antes de las elecciones.