Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

miércoles, 25 de febrero de 2015

Llevarse el gato al agua

Significa conseguir algo muy difícil que otros han intentado antes. Porque es bien sabido que a los gatos no les gusta el agua y cuesta mucho mojarlos. Más que eso, yo diría que a mí no me hace caso ni el gato, literalmente. Mi gatito, lo más que había conseguido era que no se subiera a la mesa de la cocina y últimamente lo hace todos los días. Así que como educadora animal también he resultado ser un completo fracaso. No es de extrañar viendo la nula influencia que tengo sobre las personas. El que se lleva el gato al agua a menudo no suele ser el más capacitado ni el que más lo merece, sino el que tiene más presencia y labia. Y por desgracia, el que conoce más gente influyente.

Esto es bastante injusto, pero la vida es así, no la he inventado yo. A la hora de optar a un puesto de trabajo, por ejemplo, y más si es de responsabilidad, en muchas empresas más que el curriculum vitae miran si el candidato sabe manejarse con soltura en público. También su físico, su forma de vestir y demás. Especialmente en el caso de las mujeres. Así no es de extrañar que la industria cosmética y textil tenga unos ingresos tan desmesurados. Las mujeres no se arreglan sólo para gustarse ellas mismas o a su pareja. Saben que su futuro profesional también depende en mucho de ello, y eso me parece injusto y absurdo. Si descartamos el mérito no me extraña que las cosas no funcionen.

5 comentarios:

  1. Es difícil conseguir que un gato haga lo que quieres. Es una batalla que di por perdida hace tiempo. Jajajaja.
    En cuanto a lo de la apariencia física, sí es cierto que en muchas empresas le dan muchísima importancia. Tuve un jefe que decía que la imagen era nada menos que un 50% de tu trabajo, y eso que ni siquiera trabajábamos cara al público. Un besote!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los gatos son muy suyos. Sobre tu jefe al menos lo reconocía abiertamente, que otros no lo hacen. Un beso.

      Eliminar
  2. También se dice por quien gana una discusión.

    ResponderEliminar
  3. La buena presencia se exige tanto a hombres como a mujeres. Recuerdo que un amigo me comentó que su jefe le afeó la conducta por repetir demasiado de corbata. Si eres mona, pero no vales, al final te acaban echando porque a la gente lo que le interesa es que las empresas funcionen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que es así por lo menos en la primera impresión. Un beso.

      Eliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.