Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

viernes, 31 de julio de 2015

Vacaciones

Sólo deciros que me voy al pueblo y, si no apruebo los comentarios, es porque no los he visto, pero espero poder pasar por aquí de vez en cuando. Besos.

Tener enchufe

Se dice de quien consigue algo por sus amistades y no por sus propios méritos. Es algo muy habitual en España y la verdad es que tiene su lógica porque las referencias son importantes. Sin embargo es profundamente injusto porque quien no tiene conocimientos (de personas) no consigue nada. Tener enchufe provoca sobretodo que cada político que consigue un puesto coloque a varios cientos de amigos suyos en puestos de confianza, los cuales apenas trabajan pero sí que cobran cada mes. Eso es insostenible y no me explico cómo la legislación lo permite. Si de algo sirve el cambio político espero que sea para eso, aunque lo dudo.

Tener enchufe también le ha servido a mi hija para conseguir trabajo, y especialmente ser mujer, lo cual también es profundamente injusto pero no seré yo quién proteste. Por la discriminación positiva mi hija ha conseguido un puesto de cuota femenina y el futuro tiene más posibilidades de ascenso que sus compañeros varones. Me parece muy mal pero no va a ser la única tonta que no lo aproveche. En cambio mi hijo tendrá el handicap del sexo a añadir a las dificultades para encontrar empleo. Digamos que en la cuenta salgo ganando dos por uno pero sigue sin estar bien. Cada cual debería colocarse por sus propios méritos.

jueves, 30 de julio de 2015

Tener muchos humos

Hay gente que va por la vida con una cara de pocos amigos que espanta. Yo tengo pocos amigos de hecho pero procuro andar relajada y sonriente. Voy mucho al supermercado y allí es habitual cruzarse con mujeres, especialmente, que parece que les deben y no les pagan. Las hay que no las he visto nunca sonreír. Tengo una vecina con dos hijos preciosos que va siempre con cara de amargada y una señora que llevaba a tres niños al colegio, también con esa misma expresión. Qué hará falta para que aprendan a ser felices. Tal vez que pierdan lo que tienen. Es triste pero algunos sólo valoran lo que les falta. Quizá porque piensan que siempre merecen más.

La soberbia es un pecado muy español. Las señoras sudamericanas que trabajan en la limpieza de las casas suelen ser gente encantadora. También los que están en los comercios. En cambio los españoles parece que te hacen un favor por atenderte. Muchos humos. Así no se va a ninguna parte. Hay un bar donde tomo a veces café cuya dueña parece que se cree la difunta duquesa de Alba. Se te quitan las ganas de ir allí. Si no les gusta su trabajo más vale que lo dejen pero los demás no tenemos la culpa. Con lo poco que cuesta ser un poco amable y educado. Son las cosas pequeñas que marcan la diferencia. De ese modo el mundo iría mucho mejor.


miércoles, 29 de julio de 2015

Tomar la sartén por el mango

Tomar cartas en el asunto. Significa actuar en una situación que no te agrada. Cuando ves y oyes cosas con las que no estás de acuerdo tienes dos opciones: pensar en otra asunto o tomar la sartén por el mango. Yo hace mucho tiempo que me decidí por la segunda postura, aunque tal vez no tenga mucho mérito porque es mi manera de ser. Soy incapaz de abstraerme mirando las nubes pasar, como Zapatero. Me gusta mucho la naturaleza pero los problemas nunca se van de mi cabeza. Cuando mis hijos eran pequeños y tenían problemas en el colegio muchas veces tuve que tomar cartas en el asunto, le pesara a quien le pesara.

Tal vez por eso, al hacerse mayores, decidí acometer otras tareas más globales con resultado irregular. A estas alturas todavía estoy sopesando si ha sido un éxito o un fracaso, pero lo que tengo claro es que volvería a hacer otra vez lo mismo. No soy persona de quedarme callada ante las injusticias. Hay veces incluso que me tengo que morder la lengua en la calle para no llamar la atención a algunos padres. El otro día en una tienda dos niños de no más de tres y cuatro años no hacían más que pegarse y nadie les decía nada. Pues si ya lo tienen por costumbre sólo irán a peor. El respeto es esencial para la vida. Sin embargo no dije nada. Ya no soy la que era.

martes, 28 de julio de 2015

Otro que tal baila

Curiosa expresión que oía mucho de pequeña. Se refiere a que otra persona sigue el mismo camino que han seguido los anteriores. Por ejemplo, si tu hijo mayor vuelve tarde y la segunda empieza a volver tarde también. Entre los jóvenes es muy normal seguir la norma en el sentido de hacer lo que hacen todos porque de ese modo se sienten integrados y si no, se encuentran mal. Formar parte de algo es imprescindible para ellos. Tal vez por eso mi hija pequeña, que acaba de terminar el colegio, no se encuentra muy contenta con volver a empezar en otro lugar, a pesar de que le han ido muy bien los estudios, o precisamente por eso, porque es difícil superarlo.

El miedo a lo desconocido es algo muy paralizante. Eso lo conozco yo bien que, si bien de jovencita me atrevía con todo, ahora me bloqueo con cualquier cosa. Cuando el otro día me tuve que presentar al examen de inglés estaba aterrada a pesar de que tengo nivel de sobra. Y el año que viene pensaba volver a francés pero eso significa empezar en otra clase con otro profesor y me da horror. Hay que tener cuidado con estos bloqueos mentales por que te pueden dejar como un vegetal. Por eso resulta mucho más cómodo formar parte de un grupo y dejarse llevar y no tener que pensar ni tomar decisiones por uno mismo.

lunes, 27 de julio de 2015

Sobre el blog y las vacaciones

No me lo puedo creer. Acabo de tocar donde no debía y se me ha borrado todo el post. Decía que tengo pocas visitas por artículo pero muchas por día y no sé por qué será. Pero tampoco voy a darle más vueltas a la cabeza. La semana que viene me voy al pueblo y allí el internet va muy mal, así que supongo que pasaré poco por aquí. (Guardar post). Pero no os voy a dar vacaciones porque tengo post programados. Jeje. Además me voy a llevar al gato. Al principio no le gustaba cambiar de casa pero ya se ha acostumbrado. Lo malo es que se marea en el coche, pero qué le vamos a hacer. (Guardar post). Espero que mientras se recupere un poco la cosa.

Sin comerlo ni beberlo

Es cuando alguien que ni pincha ni corta, es decir que no tiene responsabilidad alguna, sin embargo, se ve implicado en algún asunto. Sin comerlo ni beberlo me he visto yo defendiendo a las víctimas de eta, a los niños no nacidos o a la iglesia. Porque no solo no me paga nadie, sino que ni siquiera milito en ninguna organización afín. Por eso me llevo los golpes pero no las flores. De manera que se puede considerar que estoy haciendo el tonto. Soy un verso suelto que no acaba de gustar a nadie.

Pero nadie me obliga. Así que tampoco me puedo quejar. Eso de ir por libre tiene la ventaja de que nadie te fuerza pero el inconveniente de que nadie te apoya. Por eso, tanto tiempo de compromiso vacío me ha pasado factura a la larga.  Sin comerlo ni beberlo me he visto inmersa en situaciones complicadas. Me han insultado, me han amenazado y he perdido amigos. Pero, con todo, creo que ha merecido la pena hasta ahora. Aunque sólo me quede la satisfacción personal del deber cumplido.

sábado, 25 de julio de 2015

Ser pan comido

Significa ser muy fácil, ser evidente. Hay una novela de Laura Gallego muy interesante que se llama la Leyenda del rey errante y cuenta una historia sobre una alfombra en la que estaba tejida toda la historia, desde el pasado hasta el futuro. Yo a veces tiendo a ver la vida también como un gigantesco tapiz donde los puntos encajan unos con otros. Digamos que el diseño me suele resultar evidente, tal vez porque se va repitiendo. Las relaciones sentimentales, con los hijos y en la sociedad siguen unos patrones definidos que varían poco entre sí. De manera que alguna vez me equivoco pero en general sé de qué va la trama.

Esto que pudiera parecer una ventaja en el fondo es bastante molesto, debido a mi incapacidad total para convencer a nadie de lo que pienso. Hay cosas que me resultan tan claras que no me explico cómo los demás no ven las relaciones. Bueno, de vez en cuando encuentro alguien que lo ve como yo, pero pocas veces. Cuando encuentro a una persona afín lo lógico sería pensar que quisiera ser mi amiga pero esa regla tampoco se cumple. Mientras tanto resulta que la inmensa mayoría de los demás no ven lo que yo veo o lo ven distinto o no se lo creen. Lo que para mí es pan comido para otros resulta ser un bocado imposible de digerir.

viernes, 24 de julio de 2015

Un favorcito

Necesito que alguien entre en mi nuevo blog y me diga si se ven los enlaces del post Otra prueba, porque yo no los veo. Gracias.
El enlace está en el lateral, pero por si acaso lo repito: el blog de mi vida 7

Ser la oveja negra

Significa ser diferente del resto. De eso sé yo mucho. Siempre me he sentido oveja negra, desde pequeña por ser muy tímida y bastante más alta que el resto. En la adolescencia por ser bastante más madura y en la juventud por estar casada cuando la mayoría de mis compañeras seguían en la universidad. Y después por ser ama de casa en una generación española donde estaba realmente mal visto en las mujeres no trabajar. Así que soy una experta en destacar del rebaño. Por si fuera poco, luego me signifiqué en internet como defensora de pleitos pobres, contra el aborto, a favor de la Iglesia, por la familia... Vamos, que no tengo remedio.

Qué es lo que he sacado de ser una oveja negra... Estar sola. Afortunadamente conseguí formar una familia con ovejas blancas. Tener mucho que contar en el blog, demasiado incluso. Una depresión y un tratamiento químico y psicológico. Una perspectiva desde fuera para poder analizar la sociedad sin estar comprometida con nadie. Un punto de vista personal e intransferible. Muchos disgustos y algunas satisfacciones. Tiempo libre que me dejan las actividades sociales que no tengo... Si me compensa... Pues a estas alturas supongo que ya sí. De joven desde luego me hubiera teñido las lanas. Lo hubiera dado casi todo por poder ser una más del rebaño.

jueves, 23 de julio de 2015

Ser de piedra

Lo más anacrónico que me han dicho en mi vida es que no tenía sentimientos. Tiene narices la cosa (como yo), cuando precisamente si algo me sobra es emotividad. Yo no soy de piedra. De hecho yo sufro demasiado y por cualquier cosa. Lo que más me hace sufrir hoy en día es el aborto. Pensar que cada día trescientos niños en España no tienen la oportunidad de nacer, en la mayoría de los casos porque a sus padres no les viene bien en ese momento. Y lo otro que no soporto es el maltrato animal. No sé por qué hay quien piensa que proteger a los no nacidos es incompatible con ser antitaurino. Menuda tontería. Defender la vida es defender la vida.

Me hubiera gustado ser vegetariana porque me parece horrible pensar que matamos animales para comerlos, pero comprendo que somos omnívoros y así debe ser por nuestra salud. Sin embargo, no comprendo que haya que hacerlos sufrir. En esta época se hace todavía la matanza tradicional en muchos pueblos de España y a mí me parece terrible, la verdad. No digamos ya los festejos de los pueblos que todavía incluyen auténticas salvajadas. Sin embargo, no parece que exista una voluntad oficial por acabar con esta situación. Tal vez lo único bueno que saquemos de la izquierda radical sea eso precisamente, pero la verdad es que no creo que se atrevan a prohibir nada.

miércoles, 22 de julio de 2015

Se le ha ido la olla

Significa que alguien se ha vuelto loco o ha hecho una locura. Como decía la famosa película de Foster Gump, un tonto es el que hace tonterías, así que un loco será el que hace locuras. Resulta difícil sin embargo distinguir hasta qué punto algo puede ser genético o adquirido, enfermedad o síndrome. Hay quien asegura que la homosexualidad es genética aunque nunca ha podido probarse. Yo creo más bien, como la mayoría de los psiquiatras, que es una condición adquirida por circunstancias de la infancia de la persona. De hecho decía Freud que se trataba de la consecuencia de un síndrome de Edipo o Electra no tratado.

Como ahora eso está muy mal visto, resulta que ya ni siquiera se puede opinar sobre este tema, lo cual no significa que no siga siendo opinable. Hoy en día existen incluso niños transexuales lo cual me parece una aberración, porque si no tienen su cuerpo ni su personalidad definida es imposible que puedan elegir su sexo. Luego en muchos casos se arrepienten y quieren volver atrás, cosa que no es posible. Es lo que ocurre por tratar como algo físico un problema psicológico. También hay quien es bisexual porque le da lo mismo una cosa que otra; en otras palabras, por vicio. De manera que no se puede generalizar sobre este tema, pero lo que está claro para mí es que no es algo normal.

martes, 21 de julio de 2015

Hola

Sólo una entradita para recordaros que tengo un nuevo blog donde ya estoy publicando. Se llama el blog de mi vida 7. Por lo demás, de momento no he podido apuntarme en francés como tenía pensado porque se me ha pasado el plazo. Es que yo pensaba que iba como antigua alumna y resulta que, al haber pasado dos años ya no lo soy, y tengo que apuntarme como alumno nuevo. Así que en septiembre tendré que ir a la convocatoria de plazas vacantes. Una lata. Espero conseguir la plaza aunque a ratos me da tanta pereza que casi prefiero que no, pero tengo que obligarme a mí misma a seguir haciendo cosas.

Poner la mano en el fuego

Significa responder por alguien. Yo ya no pongo la mano en el fuego más que por mi familia directa y con reparos. Antes sí era bastante idealista y hubiera apostado por la Iglesia, por algún partido político o por mi país. Los últimos años me han traído demasiadas decepciones en todos los sentidos y ya no me fío de nadie. Recuerdo que estaba muy convencida, tonta de mí, de que había educado bien a mis hijos y que no caerían en algunas trampas muy obvias de la sociedad. Han acabado cayendo en todas una tras otra. Supongo que es inevitable. Pero me da rabia el gasto de tiempo y de saliva invertido para que al final todo quedara en agua de borrajas.

Bueno, supongo que es ley de vida. Tampoco hubiera pensado que algún pariente sería capaz de gastarse todos los ahorros de mis padres para mantener su tren de vida, y lo hizo. Tal vez porque yo desde luego no lo hubiera hecho aunque tuviera que fregar escaleras, pero cada uno es como es. Lo peor de cumplir años es que vas acumulando decepciones pero supongo que a todo el mundo le pasa lo mismo. Yo nunca hubiera creía oír a un Papa diciendo esas cosas en contra de su propio ministerio y que los ateos le admiraran mientras los demás no sabemos ya qué pensar. Sorpresas te da la vida, que dice la canción. Y todavía nos esperan muchas más.

lunes, 20 de julio de 2015

Perder la cabeza

Metiéndome en el territorio de alter, diría que a mí lo que hace que piense que la gente ha perdido la cabeza son algunos anuncios televisivos. Por ejemplo, aquellos que te ofrecen productos milagros para que no se note que no has dormido en toda la noche o estás agotado. Porque, digo yo, ¿no sería mejor que descansaras?. Podrás engañar a los demás pero no a tu propio cuerpo que te puede dar un buen susto si no le haces ni caso. Pero no importa porque ahora puedes dormir cuatro horas diarias y marcharte al trabajo en coche, que puede ser que te estrelles pero los de la ambulancia van a pensar que tienes un aspecto estupendo.

Y luego encima hablan de la responsabilidad en los medios publicitarios, que incluso tienen una organización dedicada a eso. No sé dónde estarán mirando cuando salen los anuncios de colonia en las navidades incitando al sexo en pleno horario infantil. O cuando salen los de preservativos prometiéndonos el nirvana por el uso de sus productos. Pero lo peor son las gotas para evitar los ojos rojos, cosa que como todo el mundo sabe es uno de los síntomas de la drogadicción. O para qué vas a utilizar zapatos de una horma razonable si puedes curarte las heridas y los callos con productos de farmacia. Total, que hemos perdido la cabeza.

sábado, 18 de julio de 2015

Ser un cantamañanas

O un bueno para nada. Son esa clase de personas que viven del cuento, que son irresponsables y despreocupados y luego suelen acudir a otros a que les saquen del apuro. Todos conocemos a alguien así. A mí me hacen mucha gracia estas expresiones tan gráficas. Por eso las elegí para seguir escribiendo cuando ya no sabía que hacer con el blog. La verdad es que podría encontrar muchas más para seguir indefinidamente con el tema pero no tiene sentido. Todo tiene que tener un principio y un final. Yo también hablo así utilizando muchas expresiones. Es algo que me viene de mi madre que se crió en un pueblo de Asturias, donde utilizan muchos dichos.

Sin embargo, ser un cantamañanas en el fondo no es algo gracioso aunque suelan caer bien a la gente. En España se dan mucho. Debe ser por el clima. Como yo soy de mentalidad nórdica es algo que no acabo de entender. Ya desde jovencita yo tenía muchos planes y ganas de trabajar, ganarme la vida, tener mi propia casa y mi familia. Eso de vivir al día que tanto se lleva, sin preocuparse de lo que traerá mañana, como los lirios del campo, no va conmigo. Comprendo que hasta cierto punto no es bueno andar siempre preocupándose por el futuro o rumiando el pasado, pero vivir el presente en exclusiva no me parece que sea algo digno de un ser humano.

viernes, 17 de julio de 2015

Como quien oye llover

Expresión que utilizo yo mucho y se refiere a no hacer ni caso a alguien. Yo estoy muy habituada a que no me hagan ni caso y a tener luego que enjuagar las lágrimas de las consecuencias. Si mi primer apellido es prima (de hacer el primo), el segundo podría ser como-quien-oye-llover. Son las constantes en mi vida. Hace años, a raíz de mi depresión estuve yendo a una psicóloga durante casi un año. Yo nunca he tenido mucha fe en estos profesionales pero la verdad es que me vino bien para soltar todo lo que tenía dentro. Casi no hablaba más que yo en las sesiones, pero me sirvió para comprender que realmente tenía razones para sentirme mal.

Porque uno mismo no suele ser un buen juez y parte de su vida y a veces crees que algo es normal cuando no lo es o que son exageraciones tuyas. Hablando con otra persona descubres que existe un problema o ha existido pero sigue doliéndote; aunque creas que lo has superado y olvidado, no es cierto. Yo tengo unos sueños muy intensos últimamente y con tan mala fortuna que me da por revivir situaciones que quisiera no recordar. De ese modo no me queda más remedio que reconocer que mi infancia fue bastante desastrosa y la adolescencia aún más y que no es extraño que la gente me escuche como quien oye llover, si ni siquiera yo consigo aceptarme a mí misma.

jueves, 16 de julio de 2015

Estar para pocos trotes

Supongo que se refiere a los caballos pero yo lo  utilizo mucho. El otro día  leí algo sobre el envejecimiento prematuro y algo de eso debe haber. Porque yo no ha cumplido cincuenta años y me siento como si tuviera sesenta. Yo siempre he sido débil pero ahora me canso con nada.Ademas tengo todos los achaques propios de esa edad. Lo que me preocupa es que en diez años ya no pueda ni atender a mis nietos. Tengo artrosis por todas partes, el menisco roto, diverticulitis, hernia de hiato, varices, vértigos, anemia crónica, migrañas, depresión... Vamos que parezco un manual de medicina. Debería ceder mi cuerpo a la ciencia.

Así que procuro cuidarme yendo a la gimnasia y la verdad es que he notado que estoy más ágil, pero me temo que el desgaste de huesos, tendones y demás sigue su curso. Bueno, sólo espero no acabar en silla de ruedas demasiado pronto. Como dicen: llegar a viejo es malo, pero es peor no llegar. Lo importante es la compañía. Lo que ocurre es que como ya estoy tan acostumbrada a no estar bien, y los que me rodean a verme así, se ha convertido en una forma de vida. He tenido que renunciar a actividades y viajes porque ya no me veo capaz de hacerlos. Como digo, soy una vieja prematura, pero hay cosas mucho peores.

miércoles, 15 de julio de 2015

Estar hecho cisco

O hecho polvo o hecho puré, significa estar muy cansado, ya sea física o psicológicamente, o ambas cosas. Sé que no está bien que me queje porque no me ocurre nada grave, pero la verdad es que para mí viene a ser lo normal no encontrarme bien. Cuando no es la tripa, es la espalda, o la cabeza o las piernas, o el mareo de tomar tantos calmantes. Siempre he sido una persona debilucha, pero los tres embarazos y tres partos difíciles fueron el desencadenante de los problemas de salud que tengo ahora. Recuerdo que de niña pensaba que no debía tener hijos porque no estaba en condiciones y porque no heredaran mis problemas. Pero el instinto maternal fue más fuerte.

Como suele decirme mi hija para consolarme, también heredaron las virtudes, como mi facilidad para los idiomas y el buen oído musical. Sin embargo, en días como hoy vuelvo a la vieja idea de pensar que yo no estaba en condiciones para tener tres hijos, aunque por supuesto no me arrepiento ni un sólo segundo de la decisión tomada. Lo que sentiría es que mi salud precaria no me permitiera cuidar de mis nietos, cosa muy probable. Es más fácil que mis nietos tengan que cuidar de mí al poco tiempo. Pero, en fin, no se puede tener todo en la vida y cada cual juega con las cartas que le han tocado al venir al mundo.

Irse de picos pardos

Lo de los picos se refiere a labios pintados, así que supongo que tiene que ver con prostitutas. Sin embargo, como expresión abarca cualquier modo de irse de juerga. Para mí irse de picos pardos consiste en comer fuera, aunque sea en una hamburguesería. Mis gustos son muy sencillos. Cuando no teníamos casa en el campo nos gustaba hacer excursiones por los alrededores de Madrid. Sólo al ser los hijos mayores empezamos a pasar alguna noche fuera con paquetes de turismo rural. Este verano, sin embargo sólo pensamos viajar al extranjero unos días y luego si acaso un fin de semana a la playa, a Asturias si es posible.

Nosotros con diez días de vacaciones fuera tenemos suficiente, más ahora que tenemos casa en el pueblo. También nos gusta quedarnos tranquilamente en el domicilio habitual haciendo esa clase de cosas que siempre dejas para más adelante, como arreglar armarios, lavar cortinas o tareas así. Cada vez estoy más convencida de que la gente no sabe disfrutar de las cosas cotidianas. Necesitan estar siempre en marcha con una tarea entre manos y a ser posible fuera de casa. Así no es de extrañar que no les quede tiempo para reflexionar sobre los temas que realmente importan. Algunos están tan ocupados en disfrutar la vida que se olvidan de vivirla.

martes, 14 de julio de 2015

¿Miedo?, por supuesto

Como aclaración a mi post de hoy añado la columna de abc de Edurne Uriarte

En otros países con menos complejos que en el nuestro alertan sobre los peligros de que gobiernen los extremistas
LA derecha española es tan exquisita que ahora le ha dado, a parte de ella, por recriminar a Mariano Rajoy su discurso de alerta contra la alianza de izquierdas que podría llegar al Gobierno tras las elecciones generales. Y la recriminación llega justamente en los mismos días en que los griegos sufren el corralito, hacen colas en los bancos para sacar un máximo de 60 euros y ven cómo se hunde con estrépito su país. Tras seis meses de gobierno del partido hermano de Podemos, precisamente del partido que, según algunas encuestas, podría llegar a La Moncloa tras las generales en alianza con el PSOE. Y cuyo líder asegura que aplicará las mismas políticas que los autores del corralito griego, mientras que el otro socio, Sánchez, clama contra el «austericidio» que dice ha aplicado Rajoy.
¿Que no hay que tener miedo a que el Syriza español y los socialistas del «austericidio» lleguen al Gobierno? No lo tendrán los exquisitos, o los insensatos, pero algunos tenemos miedo, y mucho. Miedo de que esa recuperación económica lograda por el Gobierno de Rajoy se vaya al garete. Miedo de que volvamos a los tiempos de la recesión desde este presente del país que más va a crecer este año entre las economías avanzadas. Miedo de que los inversores extranjeros, y nacionales, huyan despavoridos como ya lo están haciendo en las ciudades donde gobiernan los radicales. Miedo de que las libertades democráticas sufran un retroceso con quienes llaman democracia al autoritarismo chavista y piensan que es una «tragedia» que haya asesinos etarras en las cárceles. Miedo a la intolerancia de quienes quieren cambiar las calles de uno de los bandos de la guerra civil, pero celebran las calles de los comunistas.
 
Lo sensato, además de lo inteligente, es tener miedo. Y lo democrático, si pensamos en uno de los dos socios que podrían llegar a La Moncloa, en el comunista. En otros países dirían que es lo responsable, y lo dirían a la izquierda y a la derecha. De hecho, es lo que hacen cada vez que se produce el crecimiento electoral de un partido extremista, al menos si el partido extremista en cuestión lo es de extrema derecha. Miedo es lo que difundieron los grandes partidos del centro- izquierda y el centro-derecha francés cuando vieron la posibilidad de una presidencia de la extrema derecha. Y, ciertamente, nadie se avergonzó del discurso del miedo. O de la sensatez, o de la inteligencia, o del progreso, o de la defensa de la democracia. Todo lo contrario, presumieron de discurso del miedo, y, por supuesto, con el aplauso del socialismo español.
Que cada uno lo llame como quiera, pero en otros países con menos complejos que en el nuestro alertan sobre los peligros de que gobiernen los extremistas. Y, además, asumen la posibilidad de que la amenaza se convierta en realidad. Leen las encuestas y hacen historia. Resulta que los desastres políticos pueden ocurrir, no hay más que recordar a Zapatero, o ver a Manuela Carmena y Ada Colau. No siempre hay una mano salvadora que sustituye la pasividad de los exquisitos. Más que nada porque hay un amplio sector ciudadano revanchista y extremista que está dispuesto a movilizarse para llevar a un comunista a La Moncloa, o, si ello no es posible, para darle la llave de la gobernabilidad. Mientras la derecha exquisita dice que está muy feo hablar de miedo.
 
 http://www.abc.es/historico-opinion/index.asp?ff=20150714&idn=1621517069903

Poner pies en polvorosa

Eso es lo que pienso hacer yo si el partido socialista se alía con Podemos tras las elecciones generales y dejan fuera al partido popular. Ya le he dicho a mi marido que vaya buscando trabajo en el extranjero. Lo siento pero yo no me quedo aquí con el Frente Popular. Ya tuve bastante con las historias de mis padres y mis abuelos. No me veo enterrando la Biblia en el jardín ni comprando con cartilla de racionamiento. También en Venezuela pensaron que no pasaba nada por votar a los populistas, que la democracia estaba consolidada, y ahora no saben dónde esconderse. Si España se hunde, lo siento, pero yo abandono el barco.

Por eso voy a dejar también de escribir en internet sobre política, moral y esa clase de cosas. He llegado a la conclusión de que no vale la pena o tal vez soy yo la que no tengo la capacidad de convicción necesaria. Si en diez años, no sólo no he conseguido concienciar a nadie contra el aborto, sino que España cada vez está más escorada hacia la izquierda y el cristianismo es cada vez más cuestionado, está claro que no es mi misión en esta vida seguir insistiendo y más vale que me dedique a cosas más prácticas. Al menos no se podrá decir que no lo he intentado. Mi conciencia se queda tranquila en ese sentido.

lunes, 13 de julio de 2015

Jugarse la vida

Ya he dicho alguna vez en este blog que no entiendo a las personas que hacen deportes de riesgo o viajan a lugares peligrosos sólo por hacer turismo. Ya puestos a arriesgarse, que sea por una buena causa, que las hay a montones. Durante muchas décadas en España ha existido gente que se ha jugado la vida por defender la democracia y el derecho de los vascos a seguir siendo españoles. Ahora todo eso se ha olvidado como si hubiera sido un mal sueño, pero es real, muy real sobre todo para los parientes de los muertos y los heridos que todavía sufren las secuelas de los atentados. Ignorarles es una de las peores injusticias de nuestra historia.

La marca de eta en la política fue legalizada y hoy ocupan cargos en todas las instituciones, desde ayuntamientos al propio parlamento español. Así que ya no matan porque naturalmente no tienen necesidad de hacerlo si han conseguido lo que querían, gobernar. Tampoco han renunciado a la independencia. Simplemente ahora se lo toman con más calma ya que tienen la sartén por el mango. Sus presos en su mayoría han salido de las cárceles amparados por las reducciones de condena. Ni han pedido perdón ni han entregado las armas, pero no importa. Y mientras los muertos siguen muertos y los familiares siguen llorando, pero da igual.

In memorian Miguel Ángel Blanco
 Resultado de imagen de miguel angel blanco

domingo, 12 de julio de 2015

Simyo ofende a los cristianos

Creo que es un operador de móvil pero siempre cambio de canal cuando aparece. Su imagen de un hombre parecido a Jesucristo hablando con el mismo tono y estilo que contienen las citas de la Biblia, es indiscutiblemente una provocación para los cristianos. Teniendo en cuenta que somos al menos un setenta por ciento en España deberían tener poco negocio. El problema es que muchos no se darán por aludidos porque tienen un sentido del humor, digamos, muy abierto. Pero a mí no me hace ni pizca de gracia. Me parece una burla hacia la figura de Jesús, ese anuncio de móviles banalizando algo tan serio e importante.

En este país no se acaba de entender el concepto de respeto. Mucho insistir en la igualdad de sexos y la homofobia, pero cuando se trata de religión vale todo. Resulta que los sentimientos religiosos no merecen ninguna consideración, ni siquiera en un país de raíces profundamente católicas. Ya hace tiempo que he renunciado a entenderlo. Así que no me queda más opción que aportar mi granito de arena, a ver si algún directivo de Simyo lee este post y se da cuenta de que esa publicidad puede ser mal negocio a la larga, que es lo único que realmente les importa. Porque hablar de consideración a  las creencias de la gente ya sé que es mucho pedir.

sábado, 11 de julio de 2015

Vivir de la sopa boba

Consiste en que el estado te proporcione un mínimo vital y no tener que trabajar. También valen los padres en el caso de hijos ninis. En España hay mucha cultura de vivir de la sopa boba. Existe una mentalidad sobre que todo es gratis o debería serlo, que no existe en otros países europeos. Por ejemplo, se da por supuesto que tenemos derecho a educación y sanidad gratuita incluso sin haber trabajado nunca, lo cual no tiene sentido. Nada es gratis realmente sino que se paga con nuestros impuestos y con el porcentaje que te retienen del sueldo para pagar la Seguridad Social. Que no veas ese dinero no quiere decir que no exista.

Por eso no es extraño que el populismo haya triunfado en tan poco tiempo. Ofrecen precisamente lo que nuestros jóvenes desean más que nada en el mundo. No es trabajo, no, ni una mejor preparación educativa. Lo que quieren son subsidios que les permitan mantener su  nivel de vida sin hacer mayor esfuerzo. El problema de este sistema es que no funciona. Si nadie trabaja, no hay retenciones, ni impuestos para cobrar, de manera que las arcas del estado se quedan vacías y ya no queda dinero para pagar la sopa boba de nadie. Así ha sucedido una y otra vez a lo largo de la historia pero algunos no escarmientan nunca, y lo siguen intentando.

viernes, 10 de julio de 2015

Poner el cascabel al gato

Se refiere a dar la cara o enfrentarse a una situación difícil.  ¿Quién le pone el cascabel al gato?. Hoy en día tiene muchas interpretaciones porque lo cierto es que todos nos quejamos. pero nadie hace nada. Quiero decir, que yo estoy convencida de que mucha gente piensa como yo sobre la mayoría de los temas pero no dicen nada, no actúan. Prefieren quedar bien, ir con la corriente. Así que yo soy la que le pone el cascabel al gato en este caso en internet. Aunque tengo que reconocer que, siendo anónima, tampoco me expongo mucho. Sin embargo, sé que existen medios para localizarme aunque no creo que a nadie le interese realmente.

Mi gato no lleva cascabel. Con lo sensibles que son esos animales al ruido no creo que le gustara nada. Me parece un poco cruel. Pero hablando en sentido figurado, sí que es necesario que alguien le ponga el cascabel, que alguien diga lo que piensa aunque sea una opinión políticamente incorrecta. Sobre todo porque estamos rodeados de gatos y no lo sabemos. Los medios de comunicación monopolizados por la idea única, internet e incluso las películas, nos están vendiendo una filosofía de vida que va contra los principios morales de muchos, y lo peor es que no somos conscientes de ello porque casi nadie se atreve a dar su opinión sincera.

jueves, 9 de julio de 2015

NOVEDADES

Hola. Como ya os dije, he inaugurado otro blog. La verdad es que pensaba seguir sola tranquilamente este mes al menos, pero han surgido otras cosas, y como ya llevo unos cuantos post escritos allí, he decidido darlo a conocer ya.
Se llama El blog de mi vida 7 Desde hoy sois bienvenidos. Siento daros tanto trabajo con el doble de posts al día, pero espero que podáis seguirlos. A partir de septiembre este blog dejará de actualizarse regularmente. Gracias por vuestro apoyo. Besos.

No tener dos dedos de frente

Es una expresión bastante literal porque se refiere al tamaño del cerebro. Pero también es una manera educada de llamar a alguien tonto, o más bien irresponsable en este caso. Yo creo que la gente que se lanza de cabeza detrás de cualquier novedad, de la última serie de televisión o el más moderno aparato electrónico pueden entrar en esa categoría. También los que aseguran que en este siglo hemos avanzado mucho (porque tenemos internet) como si nuestro ancestros no supieran nada de nada. Se le da una importancia desmedida a la tecnología que no se corresponde con su valor real. Al fin y al cabo, ¿en qué ha mejorado tanto la vida de las personas últimamente?.

Me temo que sigue muriendo gente de hambre y de enfermedades evitables. Sigue habiendo conflictos armamdos (incluso más que antes), sigue habiendo paro e injusticia sin tener que salir de nuestro país. Pero algunos se creen que están en el paraíso porque pueden jugar durante horas al candy crush. Realmente creo que nos han sorbido el seso. El avance que realmente necesitamos es encontrar energía alternativa para cuando se acabe el petróleo. Acabar de una vez por todas con los regímenes tiránicos sean del tipo que sean. Entonces la humanidad podrá decir que ha progresado. Y no creo que los drones nos vayan a ayudar con eso.

miércoles, 8 de julio de 2015

Estar en el punto de mira

De verdad que lo he intentado, convertirme en un referente en las redes sociales. Pero está claro que ser protagonista no está en mi destino, estar en el punto de mira. Diez años intentando convencer a la gente de que existe otra opinión, otro punto de vista y es igualmente respetable. He intentado explicar la ideología de género y mi oposición al aborto y la eutanasia, cientos de veces. Pero incluso las personas que me siguen desde el principio siguen sin estar plenamente convencidas. Lo cual demuestra que no tengo esa capacidad y es inútil que siga dejándome la piel figuradamente en esta tarea. Se lo dejo a gente más competente.

Si ni siquiera cuando defendía a las víctimas del terrorismo conseguí que, ni ellas ni cualquier otro medio conservador, me apoyara o me prestara atención. Y ése fue mi momento álgido. ¿Qué voy a hacer ahora que además un quince por ciento de los españoles han votado a la extrema izquierda más rancia y van a gobernar en Madrid y Barcelona. Éste no es mi mundo si lo fue alguna vez. En España ya no existen los conservadores; sólo diferentes niveles de progresismo. Y me temo que vamos otra vez derechos a la bancarrota, pero cada cual tiene lo que se merece, y supongo que es exactamente esto lo que merecemos ahora.

martes, 7 de julio de 2015

Costar un ojo de la cara

Aunque comprendo que soy muy repetitiva, cuando pienso en esta expresión me acuerdo de los smartphones. Sigo sin entender que alguien pueda pagar por un teléfono casi mil euros, más teniendo en cuenta que apenas duran dos años. Al cabo de ese tiempo empiezan a fallar por todos los lados. Sin duda fabricarlos debe ser el negocio del siglo. Además, contienen materiales raros que se extraen en África por métodos al menos dudosos. De manera que existen múltiples motivos para no prestarse a esta nueva adicción de tener el último modelo de móvil, porque si no parece que eres un don nadie. Pues yo lo soy.

Por otra parte, esto de la pantalla táctil no me acaba de convencer. Me parece un atraso porque es muy incómodo de manejar. Y atesora cientos de bacterias al cabo del día. De manera que además es poco higiénico. Suelo decir que algún día redescubriremos el lápiz y el papel y eso sí que será un gran invento. Es lo que usan los cosmonautas en el espacio. No se estropea nunca. Y para llamar el teléfono fijo que siempre tiene cobertura y no se le acaba la batería. Por no hablar del enorme gasto de energía que suponen esos dispositivos y luego hablamos de calentamiento global y desarrollo sostenible. Pues a ver si tomamos nota. (Con un lápiz).

lunes, 6 de julio de 2015

Yo tampoco quiero pagar mis deudas, como Grecia

Aquí el más tonto hace relojes (otro dicho). Vamos que son muy listos los griegos, que quieren vivir del estado, trabajar lo menos posible y si se acaba el dinero que paguemos nosotros, y luego no devolver el dinero. Yo también me apunto, y muchos españoles que han votado a Podemos. Lo malo es que ese sistema no te lleva más que a la quiebra a no ser que encuentres algún tonto que siga poniendo el dinero. A Cuba primero la mantenía la Unión Soviética, luego Venezuela y ahora parece ser que EE.UU. está dispuesto a seguir sacándoles las castañas del fuego. ¿Dónde hay que apuntarse para que te den la subvención de por vida?.

Yo también quiero. Ya está bien de que mi marido lleve treinta años trabajando más de ocho horas diarias y nadie le regale nada. La hipoteca del piso la pagamos con sus intereses del 16%, los créditos de los coches que hemos tenido, y ahora la nueva hipoteca. Nadie nos ha regalado nada. Y encima se supone que somos malvados capitalistas. Yo quiero ser de los buenos, de los que viven del cuento y encima se quejan de vicio. Veremos a ver qué pasa con Grecia pero no me extrañaría que les volvieran a prestar nuestro dinero, ése que no piensan devolver. Desde luego, no somos más tontos porque no entrenamos.

Mi gozo en un pozo

Expresión que se utiliza cuando algo que has planeado y te hacía sentir bien, se estropea. Mi gozo está habitualmente en un pozo porque éste es el diario de una mujer depresiva. El otro día me decía una amiga que no debo sentirme culpable por estar así porque es una cuestión química. Creo que tiene razón, que no se trata tanto de mi actitud como de un desequilibrio biológico. Las circunstancias a veces no ayudan demasiado pero tengo comprobado que tampoco depende mucho de cómo me vayan las cosas, sino que simplemente estoy falta de energía vital porque sí y no vale la pena darle más vueltas, si me va a dar lo mismo.

Sin embargo, de vez en cuando hay comentaristas que me acusan de ser débil y hundirme con casi nada, o incluso de ser egoísta y no pensar más que en mis penas. Eso es una gran injusticia porque precisamente a mí lo que más me duele son los problemas ajenos. Si sólo fuera por los míos realmente no tendría motivos para sentirme mal. La cuestión es que cargo a cuestas los sufrimientos de todo el mundo. Soy así desde pequeña. Y como siempre habrá algo o alguien pasándolo mal, lo mío tiene poco arreglo. Yo rezo a menudo pero casi nunca por mí. Tengo una lista completa de intenciones ajenas. No hay miedo de que se me acaben.

sábado, 4 de julio de 2015

Hacer el paripé

Se refiere a fingir que te interesa algo aunque no sea verdad. Parece ser que viene del caló de la palabra engañar. No sé cómo estarán las cosas cuando se publique este post, pero a día de hoy resulta que en España mucha gente está engañada sobre la ideología de Podemos. En cambio, en el extranjero lo tienen clarísimo. Yo no sé si es culpa del sistema educativo español pero parece que nadie tiene claro que pasó en la Unión Soviética y otros países como Cuba que han vivido bajo el sistema comunista (que ellos llamaban socialista). Sobre todo no conocen cómo empezaron a cambiar el sistema haciendo el paripé y llamándose a sí mismos democráticos.

Una de las grandes contradicciones de la historia mundial es que los países autodenominados demócratas fueran precisamente dictaduras comunistas. Donde por cierto, la ecología, el pacifismo y la tolerancia, como eslóganes de la izquierda, brillaban por su ausencia. Recuerdo que, cuando yo era pequeña había quien defendía todavía ese régimen diciendo que no era para tanto, pero sí lo era, para tanto y más. Han hecho falta décadas para que se conocieran todas las atrocidades cometidas. Sin embargo, se ve que esa información no llegó nunca a las nuevas generaciones españolas. Y así tenemos ahora lo que tenemos. Por cierto, allí la homosexualidad también estaba prohibida.

viernes, 3 de julio de 2015

Las palabras se las lleva el viento

Por eso se dice que hay que dejar todo por escrito para que quede constancia y no haya problemas. La verdad es que el viento se lleva absolutamente todo: las palabras, las situaciones y las personas que las vivieron. Me da lástima cuando veo un mercadillo de cosas antiguas y pienso en la gente que compró esos marcos de fotografía sin saber que algún día acabarían en un mostrador, para que alguien que no los conocía tenga oportunidad de adquirirlos. Las cosas viejas tienen un cierto poso melancólico como de historia vivida. Por eso a mí en principio no me gusta comprar artículos de segunda mano. Me parece que se lo quito a alguien.

Pero no es más que una impresión mía. En otros países es muy habitual ese comercio. Si las cosas acaban en la calle, tanto más las palabras. Cuando me acuerdo de cuánto me han dolido algunas cosas que me han dicho o me he podido arrepentir de haberlas dicho yo, pienso que los humanos realmente somos muy poco realistas. Porque de otro modo nos daríamos cuenta de que nada tiene trascendencia pasada una generación. ¿Quién recuerda ya los nombres de sus bisabuelos, y siendo de la misma familia?. Es triste pero somos todos contingentes. Apenas quedamos en la memoria de los que nos conocieron. Y las palabras, con más razón, desaparecen.

Respuesta de Francisco José Alcaraz al comentario de Zapata

Sobre el chiste de Zapata, concejal de Madrid. Una breve reflexión.
1º Ese chiste hubiese tenido el 100% del rechazo y sus consecuencias sería dejar de ser concejal si hubiese sido homófono o hace chanza con otro tipo de violencia.

2º No es un chiste contra Irene Villa, lo es contra todas las víctimas del terrorismo de ETA. El hecho de mencionar a Irene, es porque casi ningún español, ustedes que me leen también, conoce el nombre de otras decenas de víctimas de ETA que le han sido mutilado sus miembros. Por lo que la mención a Irene por ser una víctima más conocida, es una referencia en representación al colectivo, como lo son las niñas de Alcasser , que representan a otra niñas asesinadas en similar condiciones.

3º Los que justifican a Zapata, no han tenido que enterrar a sus hijas o sobrinas , bien por atentado de ETA o violadores, torturadores y asesinos como los de Alcasser. De ser así, reprobarían este tipo de chiste, lo que deja en evidencia la falta de empatía hacia el dolor del prójimo a favor se su posición sectaria y partidista por ser un concejal de la izquierda. De haber sido Zapata de derecha, cambiarían muchos sus comentarios, lo que evidencia lo enferma moral que está esta sociedad.

4º Si hemos aprendido a cuidar nuestro lenguaje para no dañar a colectivos como los de síndrome de down , gay, mujeres maltratadas, etc. Justificar, banalizar o ignorar lo de Zapata, hace un tremendo daño al colectivo de víctimas del terrorismo que tantos amputados tienen entre sus familiares, y la mayor de las amputaciones, es cuando te asesinan a tus hijos, porque te amputan parte de la vida, el corazón y el alma.

Recuerdo cuando el hermano del ex Ministro de Justicia del PSOE dijo “ A Alcaraz le tocó la lotería el día que asesinaron a su familia” No pasó nada, archivaron mi denuncia, por eso no confié que esta denuncia prosperara.

jueves, 2 de julio de 2015

Irene Villa, háztelo mirar

Porque decir que no le ofende que se burlen de sus minusvalías causadas por una bomba de eta, es justificar el terrorismo y desautorizar a las víctimas. Y aunque sólo fuera porque Zapata también ha ofendido a millones de judíos que acabaron realmente en un cenicero, debería haberse callado su opinión. Es lo que nos faltaba que den argumentos a Podemos para que diga que algunos intentamos utilizar el dolor de las víctimas de eta. Otros sencillamente son proetarras.

Supongo que con su calidad humana y altura de miras tampoco se ofenderá por mi artículo. O tal vez sí... porque yo no estoy en su onda. Mejor que se trate el síndrome de Escocolmo.

Qué me quiten lo bailao

Expresión castiza que significa que no te arrepientes del pasado. Yo me casé y dejé de trabajar y llevo unos veinticinco años al cuidado de la casa y de mis hijos. Los niños se hicieron mayores (la pequeña ya ha cumplido dieciocho años) y ahora me siento un poco desubicada como suele ocurrir en estos casos. A veces me digo que tenía que haber seguido trabajando por tener una profesión, pero entonces recuerdo los años que he pasado viendo a mis hijos crecer y me compensa todo. Que me quiten lo bailao. Poder vivir la infancia de tus hijos en directo y pasar con ellos por todas las etapas es algo que no tiene precio. Es una experiencia única.

Creo que he sido muy afortunada, a pesar de los problemas, las enfermedades, la incertidumbre, etc., por poder estar en casa con los niños. Otros en cambio dirán que he desperdiciado mi vida, que no me he realizado como persona o incluso que soy un parásito social. A mucha honra. Al fin y al cabo este oficio de ama de casa es el más antiguo que existe y el más necesario. No soy una mujer de mi tiempo y tal vez me he perdido muchas cosas, pero lo que he vivido para mí es lo más valioso. Por eso cuando hablan de la liberación de la mujer a través del trabajo, yo pienso: a mí que no me liberen, gracias. Estoy bien así.

miércoles, 1 de julio de 2015

El minuto de gloria

Como ya he contado alguna vez, yo tuve mi minuto de gloria hará ya unos diez años. Empezaba en el mundo de los blogs y tuve uno con tanto éxito que salió anunciado en una revista a nivel nacional. Finalmente tuve que cerrarlo por desavenencias con los filoetarras, pero la verdad es que me dió más disgustos que alegrías. Sin embargo, por unos meses llegué a rozar la gloria y hasta pensé que me iban a dar una columna en la revista en papel, ilusa de mí. Tras tanto tiempo en internet ahora ya he perdido esa esperanza y es uno de los motivos por los que estoy pensando en retirarme, al menos de la primera fila pública y volver a la retaguardia.

Será porque tuve un tío periodista y escritor, además de artista, que mi ambición secreta, o no tan secreta, era acabar ganándome la vida con la escritura. Pero se ve que no estaba en mi destino y no será porque no lo haya intentado, con más de catorce libros en autoedición. Pero cuando algo no tiene que ser no sirve de nada empeñarse. Supongo que era uno de esos trenes que sólo pasan una vez en la vida. Como siempre digo, la verdad es que lo que me llena es mi vida familiar y esto es sólo un desahogo. Tal vez si lo hubiera convertido en profesión ahora estaría arrepintiéndome por la falta de tiempo para dedicarlo a otras cosas.