Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

miércoles, 30 de abril de 2014

No es oro todo lo que reluce

Siempre me llama la atención el hecho de que en los países pobres la gente parece ser más feliz que nosotros. Y es que encuentran la felicidad en cosas que nosotros ya no apreciamos. Eso es lo que he intentado explicar en mi libro Mi gran secreto de la felicidad. Realmente no se trata de una fórmula mágica sino de saber valorar lo que tenemos, especialmente nuestros seres queridos y la naturaleza. Hoy en día le damos demasiado valor a cosas como tener una buena casa, un coche o un móvil y ordenador de tecnología punta. Especialmente los jóvenes, porque al fin y al cabo los mayores todavía recordamos lo que era vivir sin todo eso.

También existen personas a las que los medios de comunicación encumbran porque han sobresalido en cualquier actividad y los convierten en ídolos de masas. Yo nunca he entendido esa actitud. Pienso que destacar en algo no te hace mejor persona y, como siempre les digo a mis hijos, lo que realmente importa es ser una buena persona. Lo demás es accesorio. El éxito viene y va. Por eso hay que tener cuidado sobre a quien admiramos y no idealizar demasiado a nadie, porque lo normal es que acaben decepcionándonos. Para mí el único hombre sin tacha es Jesucristo. Ni siquiera incluyo en esa categoría a todos los religiosos.

martes, 29 de abril de 2014

No tires piedras sobre tu tejado

Eso lo hago mucho yo en este blog. Como escribo todos los días y es un diario personal no hay problema de mi vida que no haya contado alguna vez. Así que algunos lo utilizan como arma arrojadiza contra mí cuando surgen discrepancias. Sin embargo, tiene poca solución. No puedo evitar que retazos de mi vida privada asomen entre estas líneas. Precisamente es eso lo que atrae a tanta gente, pero es un arma de doble filo también. Digamos que soy la primera que expone sus debilidades y que se fustiga con sus errores; así que no es de extrañar que mis opositores tomen nota de todo lo que cuento aquí en "petit comité".

Se puede decir que soy mi mayor enemigo porque siempre estoy cuestionando lo que he hecho bien o mal. Pero creo que es sano tener dudas. Lo malo sería que estuviera convencida de todo. Estoy muy segura de tres o cuatro cosas en mi vida y el resto es una incógnita. Por ejemplo, suelo reconocer en estas líneas que soy más bien vaga y me cuesta mucho ponerme en marcha. Supongo que quedaría mejor decir que soy una superwoman y puedo con todo, pero soy incapaz de mentir. Además no tendría mucho sentido mentirle a tu propio diario. Así que me temo que seguiré tirando piedras y reparando los destrozos.

lunes, 28 de abril de 2014

Limpieza de primavera (una golondrina no hace la primavera)

Me gusta esta época del cambio de estación porque es el momento de quitar muchas cosas de en medio: los edredones, los abrigos, las bufandas; y dentro de poco también los libros de los estudios que ocupan tanto sitio. Parece que la primavera aligera la casa. Es momento también de cuidar las plantas. Tenía algunas metidas en agua esperando el buen tiempo para trasplantarlas. Ahora ya están en su lugar echando nuevos brotes. También es momento de poner orden en los papeles que se han ido acumulando: guardar los recuerdos, archivar las facturas y tirar el resto. Parece mentira todo lo que se puede llegar a acumular en seis meses.

La primavera es tiempo de largos paseos, al menos hasta que la alergia haga su aparición anual y me obligue a recluirme en casa. Por suerte, con la edad, ha mejorado mucho mi dolencia y no suele llegarme hasta junio. También en estas fechas suelo pasar por el médico a revisar mis múltiples problemas de salud. Tengo pendiente el análisis anual de la anemia, la fisioterapia de la tendinitis, el traumatólogo porque tengo un menisco roto... La puesta a punto antes de la llegada de las vacaciones de verano para poder descansar tranquila. La primavera es tiempo de renacimiento y de abrir las puertas a la esperanza una vez más.

Sobre el refrán: hay quien corre a retirar la ropa de invierno con el primer rayo de sol de marzo, pero lo cierto es que la primavera siempre se hace esperar, como las mejores cosas de la vida.

domingo, 27 de abril de 2014

Ocho apellidos vascos y el humor negro

¿Sabe Dani Rovira lo que es ETA?

Publicado por el abr 27, 2014

Dani Rovira es un buen actor que hemos descubierto muchos en Ocho apellidos vascos, esa buena comedia en la que hemos decidido reírnos hasta de las peores tragedias, la de los crímenes de ETA, en este caso. Pero una cosa es aceptar que el cine pueda hacer humor de todo, como lo ha hecho a lo largo de su historia y de muchos de sus grandes directores. Y otra que uno de los protagonistas se ponga a hacer discurso político con el fondo de esa tragedia.
Dani Rovira comenta lo siguiente hoy en ABC papel, cuando Anna Grau, la entrevistadora, le transmite el comentario de uno de los guionistas de la película, Diego San José, según el cual las risas de la gente con esta comedia demostrarían que “La gente vale más que los políticos“:
“El problema de los políticos de este país es que tienen cero empatía y que no están en contacto para nada con la realidad. No saben lo que se vive en los barrios normales. Esta película ha acercado a muchos españoles, muchísimos más que muchos políticos en años”

¿Pero sabe Dani Rovira, o sabe el guionista Diego San José, lo que es ETA y quién ha muerto bajo sus atentados? ¿Sabe con qué hace humor en su película? Porque una buena parte de quienes han muerto asesinados por ETA han sido políticos, la mayoría de UCD, PP y PSOE, además de policías nacionales, guardias civiles, militares, jueces y fiscales, periodistas y ciudadanos varios. Y esto ocurría mientras muchos, muchísimos ciudadanos, miraban hacia otro lado, aunque ahora vayan todos al cine a reírse de los chicos de la kale borroka, porque tal cosa no supone ya riesgo alguno.
¿Sabe Dani Rovira cuál es la realidad terrible de sus chistes sobre la kale borroka? ¿Sabe que esos chicos tan divertidos de la película han sido en la vida real una parte de ETA, la que ha sostenido en la calle, en los centros educativos, en las empresas, la amenaza y el control etarras mientras muchos de los ciudadanos que ahora les ríen las gracias cinematográficas miraban hacia otro lado?
¿Y quieren dar lecciones a los políticos que pusieron en riesgo sus vidas? Manda narices!

 http://abcblogs.abc.es/edurne-uriarte/public/post/sabe-dani-rovira-lo-que-es-eta-16115.asp
Edurne Uriarte fue víctima de un atentado de eta en el año 2000.
 http://www.interbook.net/personal/angelberto/atenuniversidad.htm

sábado, 26 de abril de 2014

Película Love happens

Vi esta película en videoclub el otro día y me gustó mucho. Es muy real y muy bonita. Trata sobre un hombre que da charlas de motivación para personas que han perdido a un ser querido y, sin embargo, él no ha superado la muerte de su mujer. Me recordaba a cuando algunos me dicen que cómo he podido yo escribir un libro llamado Mi gran secreto de la felicidad, si estoy en tratamiento por depresión. Comprendo que suena absurdo pero cuando lo escribí no estaba deprimida. Además, como sucede en la película, se puede conocer la fórmula y aun así no ser capaz de aplicarla a tu propia vida. Son cosas que pasan.

El caso es que el protagonista es muy bueno en su trabajo y consigue ayudar realmente a la gente que acude a él con sus problemas. Me gustaría pensar que mis opiniones también sirven a alguien en las múltiples circunstancias que atraviesa la vida de una persona. O al menos siempre podrían servir de mal ejemplo... Yo creo en el amor. Soy una romántica empedernida, tal vez porque aún sigo estando enamorada. Así que me gustan esta clase de películas sentimentales con final feliz. Si os gustan también, os recomiendo esta película que os hará pensar y pasar un rato agradable, y que deja un buen sabor de boca, aunque es agridulce, como la vida.

viernes, 25 de abril de 2014

Piensa mal y acertarás

Desde jovencita siempre he tenido la capacidad de ver más allá de las apariencias, lo cual es una faena, porque realmente yo preferiría pensar bien aunque me equivocara. El caso es que suelo pensar mal y acertar. No es porque todo el mundo mienta cuando declaran sus intenciones; es porque ellos mismos no se dan cuenta de lo que realmente quieren. Supongo que tenía que haber sido psicóloga, pero es que no tengo mucha fe en esos profesionales. De modo que procuro guardarme mis impresiones para mí misma y luego compruebo los resultados y, aunque esté feo decirlo, la verdad es que no suelo fallar en mis predicciones.

Y es cierto eso de que: si algo puede salir mal, saldrá mal. Ya sé que soy muy negativa, pero es que hay causas que tienen unas consecuencias, y por más que se empeñe uno en lo contrario, lo normal es que se cumpla la norma. Como le decía el otro día a mi hijo: quien no estudia y no se esfuerza, a la larga consigue un trabajo corriente, con un sueldo bajo y con más esfuerzo.  Hay excepciones pero son contadas. Y cuando ves a alguien que actúa de forma fuera de lo normal, suele ser porque tiene intenciones no recomendables. A veces pienso que soy como un radar que detecta cada movimiento extraño alrededor e identifica la causa y me gustaría poder desconectarme un rato.

jueves, 24 de abril de 2014

¿Hay alguien ahí?

El blog ha recibido 121 visitas hasta esta hora, pero sólo un comentario. Supongo que no debería publicar otra vez por entonces el siguiente post queda debajo. Y escribo precisamente para poner énfasis en el tema del catalanismo y el referendum de Mas. Así que no os perdáis el anterior post. Y no os calléis. Porque yo pienso que si no puedes opinar siquiera de temas tan importantes, entonces ¿de qué vas a hablar?. De fútbol, de las series de televisión o los realities shows o del último trending topic... Eso no merece la pena. De lo que hay que hablar es de las cuestiones importantes que afectan a nuestras vidas, especialmente las de los no nacionalistas que viven en Cataluña o País Vasco.

Incluso si eso supone incomodarse y ponerse en una situación anómala. Pero el problema es que si nadie opina se da por hecho que el que más grita es el que tiene razón. Muchas veces resulta que grupos relativamente pequeños se acaban "llevando el gato al agua" porque los demás, la mayoría silenciosa se ha quedado callada. Y yo lo comprendo porque siempre he preferido mantenerme al margen de polémicas. Siempre hasta que descubrí internet. Ahora paso incluso demasiado tiempo por aquí y le dedico demasiado tiempo y a veces ando un poco obsesionada. Pero prefiero eso a la indiferencia. Cuántos problemas se hubieran evitado si todo el mundo opinara sobre lo que piensa.

Rectificar es de sabios

Cuando veo esta frase me acuerdo de Aznar cuando fijo que: el psoe sólo acierta cuando rectifica. Claro que en ese caso se vieron obligados por las circunstancias, al igual que Zapatero. Rectificar cuando no te queda más remedio supongo que no demuestra sabiduría. El caso es que cada vez que el psoe llega al poder empieza por anular las leyes aprobadas por el PP. En cambio, éstos no lo hacen, no sé si por buena voluntad o por falta de disposición para la lucha. Total, que, si al final acabamos haciendo mejor las cosas, me temo que es sólo por las órdenes directas que vienen de la Unión Europea. Menos mal que pertenecemos a la UE.

Las elecciones europeas van a ser dentro de poco y suelen despertar poca atención en España. Se utilizan más bien para dar o retirar el apoyo al gobierno de turno. Sin embargo, creo que son importantes y más aún ahora, que algunas regiones insisten en la independencia. No se dan cuenta de que Cataluña y el País Vasco son importantes dentro de España, pero serían insignificantes en relación con Europa. Volviendo a rectificar, que es de sabios, no estaría mal que Artur Mas diera un paso atrás en sus reivindicaciones, como hizo Ibarreche en su día. A veces una retirada a tiempo es una victoria, cuando uno intentar morder mucho más de lo que puede masticar.

miércoles, 23 de abril de 2014

Es peor el remedio que la enfermedad

Yo cuando pienso en este refrán siempre me sale el comunismo. Ya sé que estoy un poco pesada con el tema, pero es que va a hacer cien años de la revolución rusa y parece mentira que siga habiendo países que defienden ese sistema, cuando está más que demostrado que no funciona. La teoría de Marx es muy parecida al cristianismo: todos iguales y basado en la buena voluntad de las personas. Pero ahí es precisamente donde falla: en que las personas no somos buenas. En el momento en que hay gente con poder hay injusticias y abusos. Y en el sistema comunista se hicieron ley. Los miembros del partido eran los nobles y los demás los siervos.

Así que si la enfermedad es el capitalismo, con sus desigualdades sociales y demás; el remedio resulta ser mucho peor sin comparación. Los muertos del sistema socialista (así es como se llaman ellos mismos) se cuentan por decenas de millones. Al haber perdurado en el tiempo ha sido más nefasto que el nazismo a la larga. Así que cuando veo jovenzuelos, algunos muy cercanos, defendiendo todavía ese sistema político se me ponen los pelos de punta. Porque una cosa es la teoría a la que todos podemos apuntarnos y otra es la práctica, de la que existen miles de testimonios, a cada cual más horrendo que el anterior.

martes, 22 de abril de 2014

Sarna con gusto no pica

Otro refrán que oía mucho en mi casa de pequeña. Se refiere a que si te buscas problemas, luego no te quejes. Hay gente que es especialista en complicarse la vida y luego se pasan el día lamentándose de que están cansados y no tienen tiempo para nada. Yo no entiendo esa actitud porque soy más bien al contrario, pero bueno. Yo creo que tiene que ver con tener el metabolismo rápido o lento. Pero el caso es que cuando me he metido en algún lío de joven - yo también - siempre he estado dispuesta a afrontar las consecuencias. Es como lo que hablaba ayer de la coherencia. Me parece una cualidad fundamental de la persona.

Es decir, que si tus acciones te complican la vida o te meten en problemas tienes que afrontarlo tú mismo, no irte a quejarte a otros a intentar que te saquen las castañas del fuego. Forma parte del proceso de madurez de la persona. Cuando eres niño esperas la ayuda de tus padres, pero cuando te haces adulto tienes que afrontar las consecuencias de tus actos. Claro que para una madre resulta duro ver a sus hijos con sarna -metafóricamente hablando - pero si sigues solucionándoles las cosas toda la vida nunca serán capaces de tomar las riendas de su destino. Vamos, que todos hemos pasado alguna sarna y hemos sobrevivido.

lunes, 21 de abril de 2014

Obras son amores que no buenas razones

Se dice que hay que predicar con el ejemplo y si no, no sirve de nada. Supongo que tienen razón, pero a veces el ejemplo tampoco sirve, me temo. Siento ser tan pesimista pero es lo que toca.
Ojalá escuchen hoy su voz:
«No endurezcan el corazón como en Meribá,
como el día de Masá en el desierto;
cuando sus padres me pusieron a prueba
y me tentaron, aunque habían visto mis obras».
 Sal 94,1-2.6-9:
Como decía el Viernes Santo si ni siquiera a Jesucristo le creyeron los judíos después de haber visto multitud de milagros, no es extrañar que las obras pasen desapercibidas. Pero aun así para ser una persona coherente y tener credibilidad es imprescindible obrar según lo que se predica. Yo lo sigo intentando. Si hay algo que no soporto desde niña es la hipocresía.

viernes, 18 de abril de 2014

Nadie es profeta en su tierra

Jesucristo dijo esta frase cuando, después de predicar por Galilea quiso volver a Judea y, al acercarse a su pueblo de nacimiento todos decían: ¿no es ése el hijo del carpintero? y no le querían escuchar. Como si ser carpintero significara que ya no tenía nada interesante que decir. Claro, que hay que tener en cuenta que en la religión judía sólo los sacerdotes y los escribas estaban capacitados para interpretar las escrituras. Así que, no sabiendo sus orígenes tenía posibilidades de que le tomaran por alguien importante, pero una vez que le conocían en persona y a su familia ya no le tomaban en serio. Suele ocurrir a menudo esto.

Lo que a mí me llama la atención de las escrituras de Semana Santa es que da la impresión de que Jesús en sus últimos sermones va provocando precisamente a las gentes bienpensantes, rompiéndoles sus esquemas y las cosas que habían dado por sabidas toda su vida. Y a pesar de que conocen sus hechos, los milagros que ha realizado, se resisten a admitir que pueda existir otra verdad diferente a la que les han enseñado. Es decir, que prefieren su tradición a lo que pueden ver con sus propios ojos. En los últimos días Jesús insiste en que tiene autoridad para hablar porque se la ha dado el Padre, pero no le creen. De hecho los judíos todavía no le han creído.

miércoles, 16 de abril de 2014

Noé no es una película cristiana

Ayer estuve viendo Noé  de Darren Aranofski en el cine y salí realmente desorientada porque no me cuadraba con lo que he leído en la Biblia. Después resulta que leí este artículo http://www.aleteia.org/es/arte-y-espectaculos/articulo/la-clave-secreta-gnostica-de-noah-que-nadie-capta-5032848415260672 y lo comprendí todo. Resulta que esta versión de Noe no es cristiana sino judía, pero además de una secta llamada Cábala. Y según sus seguidores resulta que el Creador era un Dios malvado que realmente quería destruir a la humanidad con el diluvio. Por eso en la película nos presenta a un Noé sanguinario.

Por otra parte el Génesis dice claramente:
7- Y entró Noé en el arca junto con sus hijos, su esposa y sus nueras, para protegerse del diluvio.
8- Los animales puros e impuros, los que vuelan y los que se arrastran,
9- entraron con Noé en el arca, de dos en dos, macho y hembra, como Dios lo había ordenado.
De manera que la mitad del argumento de la película no se sostiene, ya que los tres hijos tenían pareja.  Así que no recomiendo verla a no ser que sea por puro entretenimiento de ficción.

Si dices las verdades pierdes las amistades

Alguien me dijo hace tiempo que a la gente no le gusta que les digan la verdad porque la verdad duele. Es cierto. Resulta mucho más fácil pensar que un embarazo es un montón de células informes y no que a las cinco semanas ya tienes una personita dentro con su brazos, piernas y dedos en las manos. Yo también preferiría no saberlo, pero ya es tarde. También es más cómodo decir que lo único que necesita un niño para vivir es alimento y cariño. Pero un niño no es una mascota y necesita mucho más: el modelo a seguir de un padre y una madre. Es agradable decir que los jóvenes tienen que explayarse; no resulta tan simpático si dices que el abuso de alcohol y drogas es peligroso.

Así que mantenerse en un punto medio donde no tengas conflictos con nadie resulta realmente complicado, sobre todo en este momento y en nuestro país. Saliendo de la política, recuerdo que yo tenía una amiga que tenía tres hijos: una niña y dos mellizos. El caso es que la hermana mayor tenía celos y aprovechaba cualquier  momento para molestar a sus hermanos e incluso pegarles. Una vez le dije a la madre que no era bueno tolerar ese comportamiento. A partir de ahí nuestra amistad quedó tocada para siempre. No es fácil dar consejos y menos aceptarlos, pero a veces la conciencia no te deja otra opción libre.

martes, 15 de abril de 2014

Las víctimas no tienen sentido del humor, según Emilio Martínez Lázaro

Entrando en otro debate hoy me he acordado de un tema del que no pensaba hablar, pero bueno, ya me ha entrado la espinita. Se trata de la película Ocho apellidos vascos. Yo pensaba verla porque me habían hablado muy bien de ella, pero ya no pienso ir. Se debe a las declaraciones del director que ha dicho: “Nos habían advertido que a los vascos les gusta mucho reírse de sí mismos desde dentro, que, cara afuera, era otra cosa. Esta película demuestra que no es así. Pero me gustaría ver si por parte de los españolistas más exaltados admitirían una parodia así. Me da la sensación que no”. No sé por qué será que, cuando te insultan, te amenazan e incluso matan a tus seres queridos, la gente suele perder el sentido del humor.

Se ve que las víctimas son unos aburridos, que se pasan el día lamentándose en lugar de hacer bromas sobre Otegui. Eso me recuerda un chiste que no me gusta nada, porque yo soy amante de los animales. Se trata de un científico que coge una araña, la pone en la mesa y la llama, y la araña viene. Así que le quita una pata, y la llama otra vez y va. Le quita dos patas, tres, cuatro, cinco, seis y siete y sigue yendo arrastrándose. Y cuando le quita la última no se mueve. Así que el científico escribe en su cuaderno: conclusión: la araña sin patas es sorda. Es extraño pero a los que nos pasamos el día viendo fotos de bebés descuartizados el tema del aborto tampoco nos hace ninguna gracia. Debe ser un efecto secundario, como lo de la araña sin patas.

Tanto tienes, tanto vales

Es la dura realidad. Detrás de las buenas intenciones e incluso en los lugares teóricamente más puros sigue siendo más valioso el que tiene más. Eso se comprueba cuando intentas introducirte en un nuevo círculo y ves que todo son buenas maneras pero a la larga no te admiten como uno más. Como yo soy especialista en no encajar en ninguna parte sé muy bien lo que es ser demasiado rica para los pobres, demasiado pobre para los ricos, demasiado progresista para los conservadores, demasiado conservadora para los progresistas, demasiado religiosa para los ateos, demasiado personal para los religiosos.  Pero resulta duro cuando crees que al final has encontrado tu lugar y descubres que ahí tampoco te admiten.

No nos engañemos, es más fácil tener amigos cuando eres especialmente guapo o tienes un estilo de vida despreocupado, o mejor las dos cosas. Siendo una madre de familia de mediana edad lo tienes mucho más difícil. En mi caso porque ya he comentado alguna vez que las mujeres de mi generación suelen estar trabajando y no coincidimos ni en lugares ni en horarios. Pero lo peor es cuando no consigues encajar ni en tu propia familia. Parece mentira cómo las circunstancias externas pueden tener más importancia que la llamada de la sangre. Qué complicado resulta encontrar gente que te valore como eres sin esperar nada a cambio.

lunes, 14 de abril de 2014

A lo hecho, pecho

La verdad es que cuando llegas a mi edad te pasas el día lamentándote sobre lo que tenías que haber hecho y lo que no, especialmente cuando se trata de la crianza de los hijos. Pero eso sólo sirve para sentirse mal y perder autoconfianza. No existe ningún padre o madre perfecto. Eso es una utopía. Todos nos equivocamos porque los niños no vienen con libro de instrucciones, igual que nuestros padres se equivocaron muchas veces con nosotros. Pero el amor de la familia subsana esa clase de errores y hace que el balance sea normalmente positivo, de modo que no merece la pena darle más vueltas al asunto.

Es cierto eso que se dice de que, cuando eres pequeño piensas que tus padres lo saben todo, de joven que no saben nada y de mayor: cuánto sabían mis padres. Todos hemos pasado por las mismas etapas. También es normal que acabemos lamentando no haber estudiado más, no habernos cuidado más o no haber aprovechado todas las oportunidades que nos surgieron. Pero como no se puede dar marcha atrás, lo más sano resulta intentar ver lo positivo y aprender de lo negativo. No conviene olvidar el pasado, pero tampoco autoflagelarse, porque cada cual tomó sus decisiones en virtud de unas circunstancias determinadas.

sábado, 12 de abril de 2014

Jesus, you are the reason

)

Testimonio de un hijo de lesbianas

"Soy hijo de madres lesbianas. Aquí está mi drama"

Versión para impresiónEnviar a un amigoPDF version
Su testimonio sereno pone en evidencia la crueldad del lobby gay al negar al niño desde una posición de poder su derecho a tener padre y madre.
Andrea Lavelli
(ArgentinosAlerta.org) Más allá del avance de la dictadura de la ideología de género y del lobby LGBT (Lésbico, Gay, Bisexual, Transexual), más allá de las batallas por el matrimonio de parejas del mismo sexo y que estas puedan adoptar, al otro lado del debate y de la investigación científica, existe una situación real y dramática: a un número creciente de niños –al ser criados por padres homosexuales con sus parejas- se les ha robado injustamente una parte de sí mismos.
Lo afirma uno de ellos, Robert Oscar López, profesor de inglés en la Universidad Estatal de California, quien hasta la edad de 19 años fue criado por su madre y su pareja lesbiana. Robert pregunta a toda la sociedad: "¿Realmente necesitamos a un científico para decirnos y saber que todo niño tiene derecho a una madre y un padre? ¿O que nos confirmen que todos los niños tienen, por naturaleza, derecho a una madre y un padre?...
"Yo soy hijo de madres lesbianas. Este fue mi drama. Conceder a una pareja gay el poder casarse para que juntos sean felices no es razón suficiente para impedir a un niño tener una madre y un padre y decirle que debe ser feliz sin ellos".
Profesor López ¿Cómo fue su infancia y relación con sus padres?
Mi madre y mi padre se separaron cuando yo nací. Cuando yo tenía dos años de edad, mi madre comenzó una relación con una mujer, que duró hasta mis 19 años cuando falleció mi madre, a quien yo quería mucho. Mi padre nunca pudo tener un rol en mi crecimiento y de estas tres figuras "progenitoras" fui atado a la compañera de mi madre. Luego tuve que salir corriendo de la casa y para sobrevivir estuve forzado a buscarme una pseudo familia dentro de la comunidad LGBT, con unos amigos”.
A finales de los años 80 comenzó a asistir a la universidad, se declaró bisexual y entró al círculo LGBT: ¿Cómo lo impacto este mundo?...
En aquellos años la ideología gay estaba tomando forma en las universidades. En mi escuela había asumido un control prácticamente totalitario, donde no se aceptaba la ambigüedad: eras homosexual o eras heterosexual. Para alguien como yo, que en ese momento estaba muy confundido acerca de mi identidad sexual, precisamente por el entorno en el que crecí, se pueden imaginar toda la discriminación que recibí a lo largo del curso académico proveniente del grupo LGBT, no precisamente del lado de la "homofobia".
Pero su vida cambia a la edad de 30 años gracias a dos encuentros particulares...
En 1998, cuando tenía 27 años, me diagnosticaron un tumor: necesitaba una intervención de emergencia. En ese momento sentí la necesidad de llamar a mi padre. Tenía unas ganas tremendas de decirle: «¡Yo soy tu hijo y tú eres mi padre!» La emoción fue grande cuando pude decírselo en persona un poco más tarde, cuando vino a visitarme. Encontrar a mi padre cambió mi vida: me sentí una persona completa de nuevo. Una parte de mí que me habían robado, en ese instante volvió a ponerse en su lugar. Algún tiempo después conocí a quien se convertiría en mi esposa, una persona muy especial que me dio una hermosa niña. Estos dos encuentros han sido lo que ha curado mis heridas interiores permitiéndome re-encontrarme conmigo mismo.
Según su experiencia, ¿Cuál es la situación real de los niños que se encuentran viviendo en una  familia de padres del mismo sexo?
Estos niños tienen sobre sus hombros mucha más presión que nadie, porque son forzados a mantener en secreto las cosas negativas que suceden en su casa: a menudo tienen que seguir un guión. Se les priva del derecho a manifestar su sentirse enojados o sufrir por la falta de un padre, porque muy a menudo cuando expresan este sentimiento se encuentran con que deben lidiar con la ira y la oposición de los miembros de la familia, incluso psicólogos pro gay, profesores pro gay y la comunidad LGBT.
Estos niños, sin embargo, son únicos en su sufrimiento, porque en su caso la pérdida de la conexión más importante -con uno de los padres-, fue causada por las mismas personas que dicen amarle más que a cualquier otra persona y que, sin embargo, les roban una parte de sí mismos.
Además, mi madre y su amante eran una pareja muy inusual, ya que su relación continuó durante años, pero por lo general las parejas lesbianas tienen un 80% más de probabilidades de divorciarse que las parejas heterosexuales, y esto es claramente visible en los países escandinavos, donde las uniones homosexuales han sido durante mucho tiempo una realidad.
Para parejas de hombres homosexuales se habla que tienen un 20% más de divorcios que las parejas heterosexuales… pero se silencia que en es normal en las parejas de hombre homosexuales el vivir ‘abiertos’ a tener relaciones sexuales con otros hombres. Sé que es políticamente incorrecto decirlo, pero estoy convencido de que este no es un entorno adecuado para criar a un niño.
Un hecho confirmado por estudios recientes...
Correcto. Por ejemplo, la investigación del Profesor Mark Regnerus de la Universidad de Texas, publicada en 2012. Se trata de un serio estudio que examina una gran parte de la población de América mediante el examen de las diferencias entre los niños criados en un hogar homosexual o lésbico y aquellos que crecieron en una familia natural con sus padres biológicos.
Las cifras muestran que los niños criados por una pareja homosexual tienen, en comparación con aquellos criados por sus padres, una mayor tasa de suicidio, menos probabilidades de graduarse, una elevada tasa de desempleo ( sólo el 26 por ciento de los niños que crecen en parejas del mismo sexo tienen un trabajo estable, en comparación con el 60 por ciento de la media), más posibilidades de entrar en el mundo de las drogas, de contraer enfermedades de transmisión sexual y de requerir psicoterapia.
Se trata de un estudio autorizado, pero agredido por la batalla de los datos científicos en curso donde en este tema la ciencia ya no busca la verdad, sino el consenso político. Y sé que el lobby LGBT dirá que se sienten ofendidos por palabras como estas... pero ¿consideran ellos cuán insultante es que un científico me mire y me diga que de acuerdo con sus estudios es justo que mi padre haya sido retirado de mi vida?
¿Qué hizo que usted salga a denunciar esta situación?
Por supuesto el ver una cantidad cada vez mayor de niños criados por parejas del mismo sexo.
Al ver los constantes viajes de parejas homosexuales que viajan a países como la India, para que un óvulo donado de una mujer blanca se implante en el útero de una mujer pobre para tener un hijo blanco a un menor costo, justificando el procedimiento bajo la bandera de los derechos homosexuales, he dicho: ¡Suficiente!
Dicho esto, pienso que el egoísmo se manifiesta en todos los adultos, independiente si son homo o hetero. Si usted pone a su hijo en una situación desfavorable para él para su propio beneficio, usted lo está utilizando y esto no es justo, porque el niño no es un muñeco, sus derechos están primero. En este sentido también el divorcio es un problema muy grande. En los Estados Unidos la situación es muy grave: uno de cada dos niños que nacen en familias en las que por diversas razones el papá o la mamá están ausentes. A todos quiero decirles que esto va a ser su futuro si no se suban las mangas y empiezan a hacer algo ahora.
¿Cómo actuar?
En primer lugar, usted necesita ver a cada persona como un ser humano y recordar que el silencio no es propio de la amistad: un amigo no se mantiene en silencio cuando sabe que una persona se está haciendo daño a sí misma. Siempre hay que amar a los demás porque todos somos hijos de Dios y todos somos pecadores… no olvidemos que hay una clara diferencia entre el lobby gay y la gente homosexual: la lucha es contra el lobby LGBT y sus planes, no es una batalla contra la persona homosexual.
Publicado en La Nuova Bussola Quotidiana y traducido por Portaluz
 http://argentinosalerta.org/noticia/2872-soy-hijo-de-madres-lesbianas-aqui-esta-mi-drama

viernes, 11 de abril de 2014

No se puede estar al caldo y a las tajadas

Hoy que es viernes de Cuaresma y deberíamos abstenernos de carne los cristianos, es un día adecuado para este refrán. De hecho a mí se me suele olvidar lo de la abstinencia. A ver si con esto me acuerdo. Éste es un refrán asturiano de los que decía mucho mi madre. Se refiere a que si estás tomando el caldo, del cocido por ejemplo, es posible que se acaben los complementos. Eso literalmente. En el sentido figurado, que no se puede estar en todos los lugares y con todas las personas, intentando quedar bien con todo el mundo. Al final, en la vida hay que hacer elecciones nos guste o no. Yo preferiría no tener que hacerlas pero no se puede estar en ambos lados.

Muchas veces me dicen en el blog que para qué me meto en polémicas. A mí la verdad me da bastante lo mismo si la gente come carne o pescado, si les gusta el fútbol o el tenis. Hay cuestiones en las que la libertad de elección no implica nada más. Sin embargo, hay otras que sí que repercuten en otras personas y en la sociedad en que vivimos. Son los llamados principios innegociables. Y cuando se trata de la familia, la vida o la libertad religiosa, no puedo ser equidistante; creo que no debo serlo. Porque en las cuestiones que afectan directamente a la vida de una persona, la indiferencia puede dar lugar a su destrucción física o psicológica. Y en eso no hay término medio.

jueves, 10 de abril de 2014

Mejor solo que mal acompañado

En la cultura actual parece que es esencial no estar nunca solo. Por eso la gente recurre a las redes sociales para pensar que tiene muchos amigos aunque no sea así. También andan con el whassap todo el día, incluso en el water. Tenían que hacer una encuesta sobre eso y seguro que la mayoría lo reconocían. Y es que existe un nuevo terror a la incomunicación, como si no transmitir lo que nos pasa fuera equivalente a no vivir la vida de verdad. Y es más bien al contrario, conviene vivir más la vida y prescindir de tantas comunicaciones. Conviene irse de vez en cuando de paseo sin el móvil ni ningún otro dispositivo electrónico.

La soledad no es apetecible pero es muy sana, cuando se trata de algo elegido y temporal. Sólo estando solo se puede reflexionar seriamente sobre lo que deseas en tu vida y lo que no te conviene. En la vorágine de nuestros días no hay mucho tiempo para pararse a pensar y de ahí derivan multitud de problemas, como gente que hace malas elecciones. No hay que tenerle miedo a la soledad. Te permite descansar, relajarte y apreciar mejor lo que tienes. Conviene saber elegir a la gente que te rodea y no quedarse con el primero que aparece, sino intentar que sea una relación que aporte algo a ambas personas que realmente merezca la pena y que tenga futuro.

Muy personal

Como evidentemente gustan más las entradas personales y hoy también me sobra tiempo y me apetece, voy a meter otra. Hace dos semanas sufrí un juego sucio en forma de ataques personales, que ya se sabe que es la solución de quien no tiene argumentos. Claro que eso me pasa por ser demasiado permisiva con algunas personas... Bueno, el caso es que me decía que qué tengo que aconsejar si ni siquiera puedo manejar a mi propio hijo. Es cierto. Pero en cierto modo me parece sano que mi hijo no se deje manejar a los veintidós años. Otra cosa sería preocupante. A mí me educaron así, para tomar mis propias decisiones.

Sin embargo, es cierto que el chico está todavía en primero cuando debería haber acabado sus estudios. Pero en cambio tengo dos hijas que van muy bien con muy buenas notas en primero de bachillerato y segundo de carrera. Así que no debo de haberlo hecho tan mal si haciendo la media me sale positivo, media de notable. De todos modos, la situación de mi hijo me preocupa mucho pero tengo la suerte de tener Fe y eso ayuda. Además se puede decir que así tengo todas las perspectivas. Cuando hablo de los problemas de los jóvenes en nuestra sociedad, hablo de primera mano. No estoy teorizando sobre lo que otros me dicen. De algo me tenía que servir. El que no se consuela es porque no quiere.:)

miércoles, 9 de abril de 2014

Semana Santa

Está la cosa muy parada en el blog y no sé si es que ya estáis haciendo las maletas para Semana Santa o es que en cuanto dejo los temas personales esto se paraliza. Así que, para comprobarlo, he pensado: pues meto otra entrada más polémica. Y entonces es cuando alguien dirá que estoy obsesionada, pero no, sólo es que tengo tiempo libre... Así que voy a hablar sobre la Semana Santa. Cuando yo era pequeña se trataba de una época de recogimiento casi obligado y, claro, todo lo que se fuerza resulta falso. No se puede obligar a nadie a rezar o sacrificarse. Pero ahora estamos en el otro extremo y parece que está mal visto celebrar estas fechas.

Incluso ha habido un par de veces en Madrid unas mal llamadas procesiones ateas, con el único fin de hacer escarnio de los sentimientos religiosos. Este año por suerte parece que no va a haber. Entonces es cuando entramos en el tema de la tolerancia, que yo pienso que no es tolerable burlarse de los sentimientos ajenos. Si eso me convierte en una intolerante, bienvenido sea. Comprendo que para alguien no iniciado en la religión, eso de pasear a un hombre crucificado y una mujer llorando puede resultar incomprensible, pero yo tampoco comprendo a los comentaristas deportivos y no por ello me dedico a hacer burla a los forofos del fútbol. Es cuestión de educación.

Vísteme despacio que tengo prisa

Esto lo decía mucho mi madre cuando era pequeña. Se refiere a que, basta que tengas muchas ocupaciones para que parezca que todo se tuerce a propósito. Es algo muy habitual. Sucede que cuando intentas hacer algo rápido es fácil que te equivoques y lo hagas mal y tardes más de la cuenta. Así que más vale hacer las cosas despacio y con cuidado. Va contra la mentalidad de nuestra época en que todo es comida rápida, información inmediata y placeres sin demora. Pero sin duda suele salir mejor aquello a lo que se dedica un tiempo suficiente, ya sea un trabajo, una relación o cualquier actividad diaria, aunque eso suponga hacer menos cosas.

Por eso han surgido unos movimientos de slow food y slow life, que es la manera de nombrar a lo que siempre se ha conocido especialmente en la vida de los pueblos pequeños, donde la vida se rige por el calendario y las horas de luz, más que por las obligaciones adquiridas. Pero es bueno que se sea consciente de que las prisas no traen nada bueno, ni el stress que a veces incluso nos enferma; que las cosas que merecen la pena llevan su tiempo.  Por eso yo no soy partidaria de smartphones ni tabletas, para ir todo el día informada y al tanto del último mensaje. Prefiero dedicarle a cada cosa el tiempo que necesita. También a internet.

martes, 8 de abril de 2014

El que parte y reparte, se queda con la mejor parte.

Las sociedades igualitarias no existen. Partiendo de esa base, tiene que haber gente que manda y gente que obedece, porque están más preparados o han tenido más suerte. Cuando se pretende que todos seamos iguales la experiencia demuestra que es imposible. Los países comunistas siempre acaban gobernados por una élite con todos los privilegios mientras que la mayor parte de la población sobrevive con lo justo. Sí que hay trabajo y vivienda para todos, pero un trabajo no productivo y una vivienda indigna, porque lo cierto es que el sistema socialista no funciona, como se ha visto ya en multitud de ocasiones y lugares del mundo.

Tampoco el sistema capitalista es la panacea, pero simplemente porque se rige por las leyes del mercado. Esto significa que el éxito de cada cual depende mucho de las circunstancias. A cambio resulta que la mayoría de la población alcanza una calidad de vida bastante buena, y los que no lo consiguen, al menos tienen beneficios sociales pagados por todos. Pero también existe la posibilidad de enriquecerse para aquellos que asumen más riesgos, los que emprenden negocios por su cuenta arriesgando todo su patrimonio, los que se dedican a dirigir y administrar el estado. Digamos que es un sistema más inseguro pero a la larga funciona mejor, dentro de que todo es mejorable.

lunes, 7 de abril de 2014

Justificaciones

Dicen que me paso el día justificándome y la verdad es que tienen razón. No debería. Pero como me da vueltas la idea en la cabeza tengo que plasmarla en la pantalla. En este país tenemos un problema de mentalidad muy importante. Sucede lo siguiente: que si yo en un diario público digo que el gobierno está corrupto y habría que colgar a alguien en la plaza pública, resulta que no pasa nada (hecho cierto). Es libertad de expresión. Pero si a mí en mi página privada se me ocurre decir que los que practican vandalismo son unos vándalos por definición, entonces resulta que estoy insultando a la gente. El problema no soy yo, sino mis opiniones.

Vivimos en un país donde resulta que defender al gobierno está mal visto y ser un antisistema con reminiscencias del comunismo más rancio resulta simpático. Creo que eso sólo puede ocurrir en España. Si yo digo que los homosexuales me caen bien, todo son flores. Pero si defiendo que un niño debería crecer con su padre y su madre biológicos, entonces resulta que soy una intolerante. Pero yo sólo estoy dando mi opinión claramente y sin tapujos. A quien no le guste que no lo lea. No me considero superior a nadie. Simplemente pienso que tengo razón porque si no, no le dedicaría tanto tiempo y esfuerzo a difundir mis ideas.

Y creo realmente que mucha gente piensa igual que yo, mucha más que la que se cree. Lo que ocurre es que no se atreven a decir nada, porque en España algunas opiniones son tabú. Los medios de comunicación están todos comprometidos con los mismos pensamientos políticamente correctos y todo el que se sale de ellos es un paria. Sólo en internet es posible aportar otro punto de vista sin meterse en problemas. Aun así siempre habrá quien te juzga como si opinar distinto que la mayoría visible fuera un delito. Y ahora sí espero dejar el tema, aunque la verdad es que el blog está teniendo un éxito espectacular con esta polémica.

sábado, 5 de abril de 2014

Visitas

Me decía un comentarista el otro día que no tengo éxito porque ando dando lástima a la gente. En primer lugar, el éxito es relativo y yo me doy por satisfecha con mi número de visitas (unas 250000).  En segundo lugar, esas entradas sentimentales son precisamente las que más visitas atraen. A la gente le gusta ver el lado emotivo de la persona. Si mi blog estuviera lleno de datos es posible que fuera más apreciado en internet, pero eso no me sale, yo necesito exponerlo todo de forma personalizada. Y eso es precisamente lo que gusta a la gente que me sigue, que soy una persona normal con mis dudas y mis contradicciones, y no trato de ocultarlas.

Hubo un tiempo en que quise volver a empezar dedicando un blog a los temas polémicos y otro sólo a las reflexiones personales, pero al poco tiempo me di cuenta de que eso no era posible, que todo lo interpreto desde mi experiencia personal y está ligado indisolublemente a mis sentimientos. Los post personales como éste tienen muchas más repercusión que los que se limitan a exponer un tema. También aquellos posts donde se origina una polémica con alguien que recurre al ataque personal. Por eso no rehuyo los enfrentamientos, aunque no me gusten demasiado. Son parte del precio a pagar por estar en un medio público y llegar a más personas.

Naturalmente, yo tendría la opción de limitarme a la gente con la que me llevo bien o que está de acuerdo conmigo al cien por cien. Podría tener un twitter lleno de amigos, como el facebook y no meterme nunca en problemas. Pero es que yo pesco en aguas revueltas, y mi objetivo son los tiburones, no las sardinillas. Es decir, que tengo que ir a buscarlos a su terreno o atraerlos hacia el mío. Porque si pretendo convencer a alguien no puedo esperar a que lo haga por sí mismo. Sin información alternativa es muy difícil cambiar de opinión. Que tal vez no convenza a nadie. Es posible, pero al menos lo habré intentado.

viernes, 4 de abril de 2014

Nunca digas de este agua no beberé.

Qué gran verdad. Si algo te enseña la vida, ya a mis cuarenta y ocho años, es que nunca sabes lo que acabarás haciendo y diciendo cuando cambien las circunstancias. Porque una cosa es que tengas unos principios innegociables en temas de vida o muerte, y otra es que no puedas cambiar de opinión en todo lo demás. Eso se nota claramente en los hijos. Cuando tienes varios, con el primero te pones unos límites que al final te acabas saltando proporcionalmente al número de hijos. Así que, si al mayor no le dejabas hacer algo, ten por seguro que el pequeño lo hará mucho antes de la edad permitida previamente.

Como yo soy la pequeña de cinco me encontré el camino allanado. Especialmente cuando llegan a la adolescencia es el momento de tirar todas las teorías a la basura. Creo que está bien intentar mantener unas pautas de conducta durante la niñez, pero siempre que seas consciente de que a la larga harán lo que les parezca. Porque es natural que así sea, a nosotros nos pasó igual. Cuando llega la edad rebelde quieren probar precisamente lo que no te gusta. Es difícil acompañarlos en ese momento buscando un equilibrio entre el control y la libertad. Pero ayuda mucho recordar que tú también fuiste joven y exploraste tus propios caminos.

jueves, 3 de abril de 2014

Un grano no hace granero, pero ayuda al compañero.

Este refrán lo he utilizado varias veces refiriéndome a mi labor en internet. Como intenté explicar hace unos días, escribo porque sé que mi opinión está infrarepresentada en la red. Si pensara lo mismo que todo el mundo no escribiría. Sé que como persona individual tengo poco que hacer, pero si muchos que piensan como yo hacen lo mismo, conseguiremos que en internet haya pluralidad de pensamiento, lo cual es muy positivo. Los medios de comunicación tradicionales, en cambio, están monopolizados por lo políticamente correcto y por eso allí es casi imposible hacerse escuchar. Por suerte nos quedan las páginas web.

Yo pensaba que este refrán era muy optimista y que no respondía a la realidad, pero he podido comprobar con el tiempo que no es así. Una persona que nada a contracorriente pierde las fuerzas con facilidad, pero si se siente acompañada por otras, aunque sean la excepción que confirma la regla, se sentirá justificada. Y esto, aunque parezca una tontería, es la diferencia entre seguir nadando o volver a la orilla. A lo largo de estos ocho años en internet he encontrado muchas personas con ideas afines y eso es lo que me ha ido reafirmando en mis propias convicciones. Gracias a esas personas sé que ya no tengo que contar sólo con mis propias fuerzas.


Premio super mamá


Me han dado un premio que me hace mucha ilusión. En primer lugar porque me lo otorga un superpapá Paterfamilias. En segundo lugar porque yo intenté ser una supermamá durante diez años. Luego llegó la adolescencia y me estropeó bastante los planes, pero algo queda. Durante un tiempo fuimos una familia que causaba admiración por lo bien que se llevaban mis hijos y porque íbamos juntos a todas partes. La gente nos lo decía incluso por la calle y a mí me llenaba de orgullo. No en vano me volqué día y noche con ellos y cuando estaban en casa yo dejaba cualquier labor para otro momento,con tal de poder pasar el tiempo en familia.

Paseábamos por los parques, íbamos al cine o a museos. Salíamos de excursión o incluso de viaje al extranjero. Pasábamos mucho tiempo juntos en casa porque mis hijos eran muy enfermizos y casi siempre tenía alguno haciéndome compañía. Ahora, aunque mi relación con mis hijas sigue siendo muy estrecha, echo de menos aquellos tiempos en que éramos una piña y pasábamos las horas apretujados en un sofá de tres piezas, cinco personas, viendo dibujos animados y películas infantiles, que nos gustaban a todos. Me pregunto si mis hijos se acuerdan ya de lo bien que lo pasábamos juntos. Me gustaría poder seguir siendo una supermamá y una super abuela algún día.

Se me ha olvidado la frase.
"Una madre es la persona que te dice lo que va a pasar y luego está ahí para recoger tus pedazos cuando no le has hecho caso"

y ahora me doy cuenta de que no se lo he entregado a nadie (qué cabeza). Aprovecho para dejarlo a disposición de todos porque todos tenemos la intención de ser supermadres y superpadres, aunque luego el destino diga otra cosa.

miércoles, 2 de abril de 2014

No hay peor sordo que el que no quiere oír.

Ya os conté que fui a una charla de motivación contra el aborto y que nos dijeron que nos hiciéramos un twitter e insistiéramos en el mensaje. Así que lo hice y empecé varias discusiones. Una de ellas me ha llevado dos semanas, con un hombre que aseguraba que un feto es lo mismo que un tumor. Pensé que convencerle de lo contrario sería sencillo alegando razones biológicas, pero cuando la ideología se cruza en el camino, la razón sale huyendo. Fueron inútiles todos mis argumentos razonados y razonables, como que un feto tiene material genético de su madre y su padre, o que un tumor nunca llegará a nacer y vivir fuera del cuerpo.

Tengo que reconocer que ése fue uno de los motivos de que me haya vuelto a los refranes y es que veo que de poco me sirve tanta información si todavía hay quien se niega a aceptar la realidad de los hechos. Se puede defender el aborto por pura conveniencia de la madre, pero lo que no se puede negar es que el feto es un ser humano desde el primer momento, porque eso es evidente. No lo digo yo, lo dice la ciencia. Así que yo utilizo a menudo este refrán, más de lo que me gustaría. Porque me paso el día argumentando con gente que no escucha. Sin embargo, no me queda más opción que seguir haciéndolo. Por mí que no quede.

martes, 1 de abril de 2014

Poco a poco se llega antes.

Esto viene a ser lo contrario de la mentalidad actual. Todo son prisas y querer tener la información inmediata, comunicarse al momento y hacer cada vez más cosas. El problema es que existen procesos que llevan su tiempo y saltar etapas multiplica la posibilidad de errores. Por ejemplo, aprender una profesión. Se puede ir aprobando y acabar rápido pero tal vez esté mejor preparado el que ha tardado más en terminar pero ha puesto mayor interés en conocer el sistema. También en una relación ir demasiado deprisa supone que no lleguen a conocerse bien y eso puede pasar factura a la larga, cuando cambien las circunstancias.

Existe ahora una corriente de slow food y slow life que propugna precisamente el tomarse las cosas con calma, pero es cierto que hay trabajos y situaciones que no permiten relajarse, como cuando tienes niños pequeños que no pueden esperar. De modo que tal vez la relajación debería ser algo a nivel personal e interno. Intentar encontrar ratos de sosiego para uno mismo, aunque sea dentro de la vorágine cotidiana. Yo soy partidaria del trabajo bien hecho, antes que de intentar hacer muchas cosas a la vez. Puede que la solución más sensata sea limitarse a lo que uno puede controlar, aunque eso suponga limitar las ambiciones personales.