Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

jueves, 27 de diciembre de 2012

Gracias Fofito

El otro día fui a ver la película del Hobbit, que me encantó. Pero quiero hablar del anuncio de Campofrío que pusieron antes, protagonizado por el payaso Fofito. Me recuerda a un video extranjero que vi el otro día y publiqué en mi otro blog, donde se habla de las virtudes de España. En este caso, diferentes personajes conocidos van nombrando cosas por las que deberíamos estar orgullosos: los éxitos en el deporte, la actividad cultural, las labores solidarias, el número de trasplantes y donaciones, la fiesta, el turismo, la comida, la diversidad lingüística, la moda española, la banca internacional, los inventos españoles, los paisajes, las obras de arte...

Creo que es una iniciativa muy positiva hacer ver, a través de este personaje entrañable, que es mucho más lo que nos une que lo que nos separa. Yo añadiría incluso nuestro pasado histórico y los pueblos con los que nos sentimos hermanados. Desde luego, cuando yo era niña nunca hubiera podido imaginar que acabaríamos destacando en casi todos los deportes: fútbol, baloncesto, balonmano, tenis,automovilismo, motociclismo, ciclismo... Ni que tendríamos una relación tan cercana con otras nacionalidades gracias a la inmigración. Pienso que es mucho lo que hemos logrado, aunque ahora vayan mal las cosas; y con voluntad, alegría y tesón lograremos mucho más.

miércoles, 26 de diciembre de 2012

Esperanza Aguirre defiende la Navidad

Destaca el carácter "universal" de estas fiestas y ensalza los valores del cristianismo.
REDACCIÓN HO.-Esperanza Aguirre, felicita estas Navidades con un mensaje en su blog donde destaca el carácter "universal" de la fiesta, y ensalza los valores del cristianismo preguntándose el "interés" por parte de los "políticos de la izquierda" de "erradicar" la religión de las aulas: "Es verdad que algunos quieren despojar a la Navidad de su inherente y evidente contenido religioso, pero sus intentos hay que contemplarlos con cierta conmiseración", señala en su entrada "Navidad" la presidenta del PP de Madrid, refiriéndose a las críticas que recibió el presidente del Congreso de los Diputados, Jesús Posada, por felicitar la Navidad con una imagen de un portal de Belén.  "Pretender" que la Navidad no tenga nada que ver con el nacimiento de Jesucristo "es una bobada de tal calibre que no merece siquiera ser rebatida", añade.
HO te felicita la navidad: 30 segundos solo para Él
"Comprendo perfectamente a los que no son religiosos y a los que no creen en la divinidad de Jesucristo. Los comprendo y los respeto profundamente", señala, pero el que uno no crea en la divinidad de Jesucristo "no quiere decir que no festeje la Navidad, como lleva haciéndose en Occidente desde hace dos mil años". "Sin contar con que lo que comenzó siendo una fiesta de la cristiandad hoy se ha convertido en una fiesta de toda la Humanidad", ha añadido.
Haz del #28D un #28DAV: ¡Defiende a los más inocentes de entre los inocentes!
Según afirma, hay que tener en cuenta que nuestra civilización y cultura "no se entienden sin la aportación del cristianismo", pues, en primer lugar, a su juicio, tiene mucho que ver con "el reconocimiento de la dignidad esencial de todas las personas".  "Desde que Jesucristo dijo que todos somos hijos de Dios, todas las personas tienen una dignidad que nada ni nadie puede arrebatarles. Del reconocimiento de esa dignidad extraemos la consecuencia de que todos los hombres somos iguales y ninguno es superior a ninguno. Esto es así gracias al mensaje de Jesucristo", ha señalado.
Defensa de la asignatura de Religión
La expresidenta de la Comunidad de Madrid ha indicado que otro de los valores que se debe al cristianismo es el amor al prójimo. "Los cristianos lo llamamos caridad. Y de ella proviene, aunque no quieran enterarse algunos, la ahora tan citada y tan poco practicada solidaridad", ha apuntado. Por eso, en su opinión, "los que alardean de laicos, con frecuencia desde las filas de la izquierda, deberían reconocer que muchas de las aspiraciones que dice tener esa izquierda no son más que consecuencias del mensaje de Jesucristo".
En este punto, ha indicado que "con mucha frecuencia" se pregunta "por qué tienen tanto interés los políticos de izquierda en erradicar" el estudio de la religión cristiana de nuestras aulas, "si es precisamente en el cristianismo donde se puede encontrar el mensaje más radical y profundo a favor de la igualdad, la dignidad y la solidaridad entre los hombres". "Quizá sea porque en el cristianismo está también implícito un mensaje de libertad, y eso de la libertad siempre ha asustado mucho a los españoles de izquierda", ha concluido, deseando a todos, "creyentes y no creyentes", y "de todo corazón" una "muy feliz Navidad"

 .hazteoir.org/noticia/50408-aguirre-defiende-religión-en-su-felicitación-de-navidad

martes, 25 de diciembre de 2012

La historia de la Navidad

La Natividad representada por los mas peques. (Una parroquia de Nueva Zelanda).


Y hubo una fiesta ;)

domingo, 23 de diciembre de 2012

Mi último libro

Como ya he contado alguna vez, tengo ocho libros publicados por medio de Bubok.es. Las direcciones están en mi otro blog, aunque en el lateral de éste hay dos de ellos. He tenido muchas descargas gratuitas pero no consigo vender los libros; y, como son pequeños y muchos, se me ha ocurrido agruparlos para sacar un par de volúmenes más grandes y que resulten mejor de precio. Así que he agrupado los tres primeros libros de recopilaciones de blogs en uno que se llama Guía para la vida, cuyo enlace podéis ver al lado. Incluye los ejemplares: Siempre queda una oportunidad, Las enfermedades del alma y Los valores de los cuentos tradicionales.

Como siempre me dicen que no tiene sentido pagar por lo que te dan gratis, quisiera dar tres razones para comprar este nuevo libro:
1. Porque los post que incluyen pertenecen a blogs ya desaparecidos o difíciles de localizar.
2. Porque están ordenados por temas siguiendo un guión.
3. Porque pueden ser un buen regalo para algún joven desorientado.
Y, naturalmente, porque a mí me haría mucha ilusión venderlo, aunque hace tiempo que he tirado la toalla; pero por intentarlo que no quede.:)

viernes, 21 de diciembre de 2012

El fin del mundo

A mí que se acabe el mundo un día u otro me da un poco lo mismo. Total, si nos vamos a morir igual, mejor en buena compañía. Pero hay algo que me molesta especialmente, como dice mi marido, ¿por qué no ponen el fin del mundo después de las vacaciones de Navidad?. Tantos meses esperando, deseando que lleguen los días de descanso y resulta que es el fin del mundo. ¿Tanto costaba dejarlo para el siete de enero?. Así al menos nos íbamos todos más contentos, y no cansados, estresados y con ganas de juerga. Nada, que a ver con quién hay que hablar para que cambien la fecha del cataclismo, que a esto no hay derecho...

No teníamos bastante con que nos hayan quitado la mula y el buey del Nacimiento. Yo me niego a eliminarlos. Mi Belén seguirá teniendo mula y buey como toda la vida, al menos hasta que encuentre en qué lugar de la Biblia dice que no había animales en el establo. Ya sé que el libro del Papa habla de temas más serios e importantes que ése, pero todo el mundo se ha quedado con lo del pesebre. Luego afirman también que los Reyes Magos venían de Andalucía. Eso me hace ilusión, mira por dónde, aunque no cambia para nada la historia. Feliz fin del mundo para todos o felices Navidades si salimos adelante, con buey y mula. :)

jueves, 20 de diciembre de 2012

La vida duele

Es una frase que he leído en una entrevista y me he sentido muy identificada. Recuerdo que dije algo así hace muchos años y me contestaron que la vida no tiene por qué doler. Tal vez, pero duele. Lo más extraño es que duelen las malas experiencias y también las buenas. Duele sobretodo el paso del tiempo. Ver viejas fotografías te trae a la memoria recuerdos agridulces. Por una parte puede ser que añores el momento y por otra que no quieras repetirlo. Porque en la vida las cosas no suelen ser completamente buenas o malas, sino que todo tiene dos caras. Como por ejemplo, empezar una vida con tu pareja significa abandonar la casa de tus padres.

Tener hijos supone perder la relación exclusiva con tu cónyuge. Criarlos es agotador pero te compensa verlos contentos. La adolescencia supone recuperar tu tiempo, pero también multiplica las preocupaciones. Y cuando empiezan a independizarse, por un lado te alegras y por otro te entristeces. La vida duele porque te gustaría poder estar con todos al mismo tiempo y hacer muchas cosas a la vez, y a la vez descansar y relajarte. Porque cuando eres joven estás lleno de sueños y cuando los cumples has perdido la juventud. Porque tarde o temprano llega el momento de las despedidas. La vida duele pero es el precio de la felicidad.

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Dudas

Soy consciente de que es algo cíclico y de que hay quien pensará que sólo lo digo para que me dén coba. En los casi siete años en activo que llevo ya en internet de vez en cuando me dan ganas de dejarlo y tirar la toalla. Será porque mis problema siguen siendo los mismos y parece que el tiempo no pasa por ellos. Será porque los grandes temas que me preocupan, como el aborto, siguen sin mejorar, será porque soy un poco más vieja, porque se acaba el año y llega el momento de hacer balance... Será porque nunca acabo de estar convencida de que mi blog interese, de que sirva para algo o de que merezca la pena el esfuerzo.

Y aunque a todos nos gusta que nos digan eso de "quédate", me gusta cómo escribes y creo que es importante; por esta vez prefiero que no me digáis nada. De momento voy a dejar pasar las vacaciones de Navidad tomándomelo con calma, y luego ya veremos. Lo malo es que yo no sé hacer las cosas a medias. Porque podría escribir sólo de vez en cuando y visitar sólo algunos pocos blogs, pero yo si escribo, escribo y si leo, leo todo. Aunque hace años no publicaba a diario, una vez que he cogido la costumbre no quiero dejarla. Y aunque estoy harta de recibir comentarios desagradables, la verdad es que tampoco me convence cerrarlos. Ya os diré si decido algo.

martes, 18 de diciembre de 2012

Agobiada

Supongo que no debería decir esto pero tengo un problema con el blog y los fines de semana o vacaciones. Porque entre semana no me importa pasar un par de horas al ordenador escribiendo, contestando comentarios o poniéndome al día con los enlaces; pero el fin de semana es otra cosa. Me levanto más tarde, me gusta salir de paseo con mi marido a media mañana, luego hago una comida un poco especial; por la tarde siesta, visita a los abuelos o compras o paseo. Vamos, que no suelo estar mucho en casa y, cuando estoy, me gusta quedarme en el sofá con la familia viendo algo de televisión o aprovechando para leer en papel...

Entonces me salto un día y, cuando voy a ver el reader, me pasa como hoy que tenía casi cincuenta posts para leer y sólo eso ya me lleva por lo menos una hora y media, porque además ojeo los comentarios... Total, que acabo agobiada. Y me dice mi marido que me lo salte el fin de semana, pero es que yo no soy de hacer las cosas a medias. Si me pongo, me pongo todos los días. También mis hijas me protestan de que no les hago caso; incluso el gato maúlla en el pasillo... Y yo que siempre he dicho que la familia es más importante que el trabajo, me siento un poco entre la espada y la pared. No sé qué hacer... Así que perdonad si en las vacaciones tengo esto un poco abandonado.

lunes, 17 de diciembre de 2012

Mi Iglesia

Cuando yo era pequeña era una niña muy inocente y sensible. Por eso vivía todo con gran intensidad, lo bueno y lo malo. Así que con los años me fui endureciendo, recubriendo de una coraza para evitar que me hicieran daño. Ahora soy una mujer dulce con mi familia pero un poco seca con el resto. La experiencia de recibir insultos y amenazas por internet no ha ayudado a suavizar mi carácter. Reconozco que estoy bastante a la defensiva. Queda poco de la inocencia de aquella criatura después de haber pasado por tantas situaciones desagradables a lo largo de casi cuarenta y siete años. Me he vuelto dura por fuera, aunque por dentro siga siendo de algodón.

Pero en la Iglesia puedo deshacerme de esa coraza sin miedo. Sólo allí siento que el amor todo lo puede, que es posible un futuro mejor y que todos los hombres somos hermanos. La Iglesia es mucho más que un lugar o una serie de rituales; es una comunidad de vida. Ser cristiano tiene que notarse en tu forma de vivir y dar testimonio de la palabra de Dios. Todavía estoy lejos de ese ideal cristiano que tendría que garantizarme la alegría en cualquier circunstancia de la vida. Pero cuando entro en la Iglesia y escucho la Palabra, siento que vale la pena. Por eso no me importa que noventa y nueve no me comprendan, si puedo comunicarme con una sola persona.

viernes, 14 de diciembre de 2012

Jesucristo

Entre los muchos comentarios que recibo sobre religión, hay algunos que me reprochan que la Iglesia ha distorsionado la figura de Jesús. Porque resulta que existen otras interpretaciones y hay mucha gente que admira a Jesucristo pero no está de acuerdo con la imagen de la Iglesia, Católica, se entiende. Pero es que lo importante no es lo que se ve en la superficie sino la labor innegable que realiza la Iglesia en favor de los pobres, enfermos y necesitados. En cuanto a Jesús, indudablemente más sabrá sobre Él la gente que lleva dos milenios dedicada a estudiar todas y cada una de sus palabras, que aquellos que sólo lo conocen de oídas.

Por ejemplo, se cuestiona mucho el celibato, cuando está claro que Jesús exigió a sus discípulos que renunciaran a su familia y amigos y lo dejaran todo para seguirle. Porque la labor de la Iglesia exige disponibilidad total y eso es difícil de compatibilizar con una familia propia. También hay quien dice que las mujeres deberían poder ser sacerdotes. Vuelvo a insistir en que Jesús eligió a doce hombres, por sus condiciones físicas y porque tenían menos compromisos familiares. Si de algo puede presumir la Iglesia Católica es precisamente de haber seguido las instrucciones y enseñanzas de Jesucristo al pie de la letra. Puede existir Jesús sin Iglesia pero no existe Iglesia sin Jesús de Nazaret.

jueves, 13 de diciembre de 2012

Fe

Tengo algunos lectores que cada cierto tiempo me piden razones sobre por qué creo en Dios. Ya deberían saber que la Fe es confianza ciega y no precisa pruebas. Así que resulta absurdo por definición hacer esa clase de reclamaciones. Sin embargo, la Fe cristiana se basa en una serie de hechos históricos y en unos libros sagrados que los relatan. Desde el momento en que se tiene cultura religiosa, se puede decir que conoces a Dios. Dentro de lo que es posible conocerlo, ya que Dios es inaprensible e inconmensurable. Como diría alguno, para los de la logse: que no se puede comprender y no se puede medir. La Fe es un sentimiento y, como tal, tampoco se puede prohibir ni obligar a creer en Dios. Así que, lo siento pero yo no tengo la fórmula magistral para acabar con todas las incertidumbres. Yo sólo puedo ofrecer mi propia experiencia y mis conocimientos.

Me dicen que soy tonta por creer en algo que no existe. Se ve que no han estudiado filosofía. No se puede probar que exista ni tampoco que no exista; así que depende de la percepción de cada cual. Yo siento a Dios sólo con contemplar la naturaleza. Me niego a creer que todo sea fruto del azar. Así que, en cierto modo, tengo pruebas de la existencia de Dios en todo lo que nos rodea, pero naturalmente sólo son válidas para mi. Porque la Fe es ante todo una experiencia personal, aunque se pueda compartir en comunidad. Para mi es un don que se recibe solamente cuando se desea de corazón. Por eso no es algo fácil de enseñar o transmitir. Lo que sé es que sólo la búsqueda ya vale la pena, aunque no sepamos toda la verdad hasta el final del camino.

miércoles, 12 de diciembre de 2012

El pecado original

Para los que no conozcan la historia, Adán y Eva habitaban en el paraíso donde los animales eran mansos y la comida no había más que recogerla. Digamos que venía a ser como un zoológico donde no tenían que preocuparse por nada. Sin embargo, comieron de la manzana prohibida, lo que viene a querer decir que desobedecieron a Dios porque querían tener libertad y decidir su destino. Así que fueron expulsados del paraíso a un lugar peligroso donde tenían que buscarse la vida por su cuenta.  Por eso, cuando la gente dice que si Dios existe por qué permite el mal, yo contesto, porque no vivimos en el paraíso sino que tenemos libre albedrío para elegir nuestro camino.

El caso es que hay otra manera de verlo que tampoco va contra las escrituras, porque todo es interpretable. El pecado original viene a ser la soberbia, querer ser como Dios y tener su poder sobre todas las cosas. Cuando vivimos en circunstancias adversas aprendemos de nuestros errores y nos vamos haciendo más fuertes y más sabios, en la mayoría de los casos. De ese modo la persona se perfecciona al intentar cumplir con la voluntad divina en un entorno hostil y también aprende humildad. El pecado original no se debe tomar textualmente como una manzana, sino como aquello que nos hace creer infalibles y nos impide ver nuestros errores y debilidades.

martes, 11 de diciembre de 2012

El crucifijo


Con motivo de la entrada sobre el Halloween algunos lectores me dijeron que a ellos les parecía más morbosa la imagen de Jesucristo crucificado. No niego que pueda ser desagradable a la vista. A mí también me lo parecía de joven. Sin embargo, ahora me fijo en los clavos, en la herida del pecho y la sangre y me recuerda lo que Jesús tuvo que sufrir para hacernos llegar su mensaje. Así que ahora lo veo como un acto de amor. Igualmente, cuando leo historias de santos, la verdad es que parecen relatos de terror porque la mayoría murieron torturados y asesinados. Pero me parecería muy desagradecido por mi parte si por esa razón rechazara su testimonio.

Ellos no pidieron morir así. Fueron víctimas de personas intolerantes y los mataron solamente por defender su fe y el amor al prójimo. En estos tiempos en que la libertad religiosa parece estar en entredicho incluso en España, yo quiero recordar que la defensa de la fe y de los valores del humanismo cristiano, que fueron la base de la declaración de los derechos humanos, le ha costado la vida a miles de personas. Y aún hoy siguen muriendo en muchos lugares del mundo. El día 6 de noviembre se conmemoraba a los mártires del siglo XX en nuestro país. Los pueblos que olvidan su historia están condenados a repetirla. 

lunes, 10 de diciembre de 2012

Sacerdotes

Me he dado cuenta de que últimamente la mitad de mis posts tratan sobre religión, lo cual, viniendo de una persona que hasta hace cinco años no iba a misa, no deja de llamarme la atención. Se debe a que la mayoría de los comentarios negativos que recibo son ataques a la iglesia católica, y me dan ideas para contestar. Así que voy a dedicar varios posts a esto. Está el famoso tema de los curas malos, que no es lo mismo que un mal cura. Porque malos curas hay bastantes (no todo el mundo está dotado para el oficio), pero curas malos hay poquísimos en proporción con el número total de religiosos en el mundo; y sin embargo, algunos sólo los cuentan a ellos.

Hoy quiero hablar de los curas buenos (esto es, prácticamente todos). No sé por qué hay muchos que no se plantean el enorme sacrificio que supone ser sacerdote, y no digamos ya religioso contemplativo. Aparte de renunciar al matrimonio y los hijos, tampoco pueden desarrollar una profesión, ni tan siquiera unos hobbies propios. Porque un religioso se debe a la comunidad. No tienen libertad de acción, expresión o movimiento. Sobreviven la mayoría con unos ingresos mínimos. Tienen que estar disponibles veiticuatro horas al día y siete días a la semana. Renuncian a su vida para dedicarla al prójimo y encima todavía les critican.

sábado, 8 de diciembre de 2012

Adviento

(Recibido por correo electrónico)
En el vientre de una mujer embarazada se encontraban dos bebés. Uno pregunta al otro:

- ¿Tú crees en la vida después del parto?
- Claro que sí. Algo debe existir después del parto. Tal vez estemos aquí porque necesitamos prepararnos para lo que seremos más tarde.
- ¡Tonterías! No hay vida después del parto. ¿Cómo sería esa vida?

- No lo sé pero seguramente... habrá más luz que aquí. Tal vez caminemos con nuestros propios pies y nos alimentemos por la boca.
- ¡Eso es absurdo! Caminar es imposible. ¿Y comer por la boca? ¡Eso es ridículo! El cordón umbilical es por donde nos alimentamos. Yo te digo una cosa: la vida después del parto está excluida. El cordón umbilical es demasiado corto.
- Pues yo creo que debe haber algo. Y tal vez sea sólo un poco distinto a lo que estamos acostumbrados a tener aquí.
- Pero nadie ha vuelto nunca del más allá, después del parto. El parto es el final de la vida. Y a fin de cuentas, la vida no es más que una angustiosa existencia en la oscuridad que no lleva a nada.
- Bueno, yo no sé exactamente cómo será después del parto, pero seguro que veremos a mamá y ella nos cuidará.
- ¿Mamá? ¿Tú crees en mamá? ¿Y dónde crees tú que está ella?
- ¿Dónde? ¡En todo nuestro alrededor! En ella y a través de ella es como vivimos. Sin ella todo este mundo no existiría.
- ¡Pues yo no me lo creo! Nunca he visto a mamá, por lo tanto, es lógico que no exista.
- Bueno, pero a veces, cuando estamos en silencio, tú puedes oírla cantando o sentir cómo acaricia nuestro mundo. ¿Sabes?... Yo pienso que hay una vida real que nos espera y que ahora solamente estamos preparándonos para ella...

¡Feliz comienzo del Adviento preparándonos para el nacimiento del Niño Dios!

viernes, 7 de diciembre de 2012

Los niños y la autoridad

Hace años que los manuales psicológicos afirman que a los niños hay que educarlos a base de darles largas explicaciones sobre lo que está bien y lo que está mal. Incluso dicen que si el niño hace algo malo es mejor ignorarlo para que sepa que no te gusta su comportamiento. Y si hace algo bueno, alabarlo o premiarlo como refuerzo positivo. Puede que eso funcione bien con los perros, pero con los niños seguro que no. Yo he criado tres hijos y aunque son completamente diferentes entre sí, he intentado seguir unas normas básicas teniendo en cuenta que un niño necesita tener una reacción inmediata a sus actos. Si no no entiende las consecuencias.

Además, un niño se pierde en largas explicaciones. A partir de los diez o doce años tal vez funcionen, pero antes son ganas de perder el tiempo. La unica norma que necesitan los niños es: eso no se hace, y punto. Por supuesto, premiarles cuando hacen algo bueno es contraproducente, a no ser que quieras tener un pequeño chantagista en casa exigiendo contraprestaciones. En cuanto al castigo, si no es inmediato tampoco sirve de nada. Dejando aparte el clásico azote que tiene detractores y defensores, funciona muy bien apagar la televisión, quitarles la consola o no darles dinero para chuches. La psicología moderna sólo sirve para crear tiranos.

Yo he visto hijos insultando e incluso pegando a sus padres, mientras ellos intentaban explicarles con buenas palabras que eso no está bien. No me extraña que acaben en casos como los del programa Supernany. En casa nunca he permitido que los niños se peguen entre si, pero eso no significa que sea tan inocente para no saber que en los colegios y guarderías es lo más habitual. No se puede mantener a los niños al margen de la violencia, porque la agresividad es natural al ser humano. Lo único que se puede hacer es procurar que aprendan a dirimir sus disputas de otra manera. Y dejarles claro desde el primer momento que el principio de autoridad lo tenemos que respetar todos, adultos y niños.

jueves, 6 de diciembre de 2012

Conseguir con esfuerzo

Este es otro post escrito hace cinco años sobre los créditos y el consumismo:

Se me ha roto la lavadora y me he comprado otra. Hasta ahí, normal, pero es que mi lavadora tenía dieciocho años y no le funcionaban dos programas y la puerta perdía agua. Sin embargo, no he querido deshacerme de ella hasta que se ha roto del todo.
Quiero decir que me niego a caer en el consumismo, que ya sé que hoy en día te conceden varios créditos a la vez incluso por teléfono. Pero luego ese dinero hay que devolverlo y estás entrampado siempre. Mucha, muchísima gente sigue ese sistema.
Mis hijos, contagiados de las costumbres, llevan meses pidiéndome una televisión de pantalla plana, porque la nuestra la verdad es que ya da bastantes problemas. Pero, me niego. No voy a comprar un televisor porque sí, ni una nevera. Prefiero esperar a la ocasión apropiada, una buena oferta, o cuando no tenga más remedio.
Las cosas que se consiguen con esfuerzo, a lo que iba, se disfrutan mucho más, que si yo voy ahora y me compro todo de golpe.
La cultura del esfuerzo, le llaman a eso, y tienen razón. Los jóvenes y especialmente los adolescentes están perdiendo esa cultura y se creen que pueden conseguirlo todo tirando de tarjeta de crédito. Pero a la hora de la verdad, un puesto de trabajo por ejemplo no se compra, ni una amistad, ni las buenas notas en el colegio.
Me acuerdo de que antes ahorraba la gente y así se compraban cosas. Es verdad que los pisos estaban más baratos, pero es que la gente también había ahorrado para la entrada y así era más fácil. Cada cosa nueva que conseguías con tanto esfuerzo la disfrutabas al máximo. Ahora los profesores no se atreven a subir el nivel de las clases porque saben que no podrían aprobar a nadie. Incluso en la universidad han tenido que bajar los niveles mínimos. El problema es que ni los licenciados de ahora son como los de antes, ni los electrodomésticos tampoco son tan buenos. Es más fácil de conseguir, pero tiene menos valor.

miércoles, 5 de diciembre de 2012

El día en que perdimos la normalidad

No sé como sucedió pero fue algo gradual. Cuando yo era pequeña tenía una idea bastante clara sobre lo que estaba bien y lo que estaba mal, aunque naturalmente luego cada cual tomaba sus propias decisiones. Así sabíamos claramente que la droga era peligrosa, porque todos los días moría gente por sobredosis en esa época. Pero como ahora no se trata de heroína sino de otras sustancias, parece ser que se ha aceptado en la sociedad y en algunos ambientes el raro es el que no se droga. Lo mismo con el alcohol. Si antes te tomabas un par de copas y parabas, porque salía muy caro, ahora para algunos lo normal es emborracharse hasta caer redondo al suelo.

Cuando era jovencita ya no se llevaba mucho lo del novio formal. Digamos que eran relaciones más libres, pero no hasta el punto de acostarse cada día con un chico diferente. Ahora resulta que pareja es sinónimo de sexo y a veces sin apenas conocerse. Toda la vida ha habido matrimonios que no funcionaban y se separaban. Hace veinte años también había muchos que vivían juntos sin estar casados. Pero ahora lo que se lleva es casarse y no durar más de cinco años. Pues para eso más valía que se lo pensaran más. Hace años la vida era un derecho sagrado; ahora depende de la conveniencia de cada cual. Eso es lo peor que hemos perdido.

martes, 4 de diciembre de 2012

Mi sueño

Aunque en mi clase éramos cuarenta alumnos creo que fui la única que no fue a la universidad. No porque no pudiera (aprobé la selectividad), sino porque no quise. Preferí hacerme secretaria y trabajar, porque no me decidía por ninguna carrera. Al cabo de unos dos años me casé y, aunque lo he intentado a veces, no volví a trabajar más. Hace ya seis años que empecé a escribir en internet y esto se ha convertido en una especie de actividad laboral no remunerada que me lleva varias horas al día. Me gusta, me entretiene y es bastante relajado, pero a veces pienso que tenía que haber estudiado periodismo o algo así y ahora podría tener un trabajo de verdad con un sueldo.

Mi sueño consiste en escribir una columna en un periódico o un diario digital, y cobrar por ello. De hecho, al principio de mi andadura llegué a publicar varios artículos en una revista, pero no sólo no me pagaron, sino que ni me pidieron permiso ni me dieron las gracias. Eso es todo lo más que he conseguido. Y un puñado de libros electrónicos que muchos descargan pero nadie compra. Tal vez pido demasiado, pero supongo que soñar es gratis y no perjudica la salud. La verdad que, si me dan a elegir, prefiero conservar lo que tengo aunque nunca consiga mis sueños. Pero no puedo evitar pensar que a otros les pagan por escribir cosas que a casi nadie interesan.

lunes, 3 de diciembre de 2012

Un post de hace cinco años

Siguiendo la sugerencia de Territorio sin dueño, publico un post antiguo:
La especulación inmobiliaria
Yo tuve mucha suerte. Hace doce años, cuando me compré el piso solamente estaban empezando a subir los precios. Eso sí, las hipotecas estaban por las nubes.
Mi piso me costó dieciseis millones de pesetas, que aún estoy pagando, y ahora vale más de cincuenta. Supongo que debería estar contenta, pero es una tontería, porque si quisiera comprar otro tendría que pagar al menos esa cantidad.
¿De quién es la culpa? Es facil culpar al gobierno. Tal vez deberían controlar el precio del suelo y los beneficios de las inmobiliarias, pero estamos en un mercado libre y no sé si se puede hacer.
Sin embargo, hay otro culpable al que nadie acusa: nosotros mismos.
Llevo diez años viendo como, cada vez que se construye un nuevo edificio, al poco de entregar los pisos, ya están la mitad a la venta.
Son los especuladores, la gente que se enriquece invirtiendo en vivienda, comprando a veinte para vender a cuarenta.
¿Y quienes son los grandes perjudicados? Aquellos que solamente podrían comprar a veinte. Así es como suben los precios de la vivienda en toda España. Ni siquiera los pisos de protección oficial se libran de los vendedores en dinero negro.
Por otra parte, es verdad que una pareja que empieza no necesita un piso en propiedad y en otros países viven alquilados. Pero aqui la gente no quiere alquilar porque no tiene garantías jurídicas de que va a cobrar el alquiler, y tampoco se les puede obligar en un estado democrático.Luego también están los que realquilan los pisos y cobran por una habitación un precio desmesurado.
Supongo que es lo que llaman la picaresca española, pero entonces no vale ir a quejarse, si has tenido parte en el problema. Los que no conozcan a nadie en su familia que haya hecho negocio de esa manera, son los únicos que pueden protestar.
Mientras tanto sólo podemos esperar que de verdad empiecen a bajar los precios de los pisos, como dicen.
Miércoles, 7 Noviembre 2007 15:05  Enlace Permanente  Comentarios (8)

domingo, 2 de diciembre de 2012

Premoniciones

Aunque está feo echarse flores recuerdo que, cuando empecé mi primer blog, hace seis años, solía escribir sobre los problemas que nos preocupan ahora. Pero el caso es que me decían que era una exagerada, una agorera y que  no era para tanto. A veces me gustaría poder volver al mismo momento y lugar sabiendo lo que sé ahora y decirles: así que no tenía importancia. Aquí tenéis las consecuencias. Recuerdo que escribí mucho sobre la burbuja inmobiliaria y cómo había gente que compraba pisos nada más para luego volver a venderlos por el doble de su precio inicial. Parece mentira pero hubo muchos que justificaban esa actitud y me llamaban aguafiestas.

También hablaba del exceso de actividades escolares de los niños y la tendencia de los padres a tenerlos entretenidos todo el tiempo, perjudicando su imaginación y su concentración. También me decían que cada cual era muy libre de hacer con su vida y sus hijos lo que quisiera. Por entonces todavía no habían salido los datos del fracaso escolar ni se hablaba todavía del problema de los ninis. Escribí también sobre la importancia del respeto mutuo y que los padres fueran educadores antes que amigos.Y escribí sobre la falta de espíritu de sacrificio que hacía que las parejas se separaran a la mínima discusión. Y ahora tenemos casi más divorcios que matrimonios.

viernes, 30 de noviembre de 2012

No es oro todo lo que reluce

Vivimos en un mundo de apariencias, donde a algunos les da vergüenza tener un coche de más de cinco años o un móvil que no sea smartphone. Sin embargo, llevan los pantalones rasgados a propósito porque resulta que es la moda. Además esto ocurre en todas las esferas sociales. Se puede decir que nos hemos igualado en el sentido de que ahora ya no cuentan los orígenes sino el dinero del que se dispone. Por eso en las fiestas se juntan famosos con deportistas y gente de alta alcurnia. No sé si es algo positivo o empeora aún las cosas. Lo que está muy claro es que el dinero sigue abriendo todas las puertas y algunos lo tienen más fácil que otros.

También la belleza es un importante punto a favor, lo cual no resulta en absoluto justo. Pero es cierto que la gente guapa no tiene la culpa de que le den facilidades si no las han pedido. La verdad es que todos tenemos tendencia a ver virtudes en las personas agraciadas y vicios en las demás, aunque sepamos que no es cierto. Bueno, hay personas que transmiten paz en su rostro, pero eso no tiene que estar asociado a buena presencia. El caso es que el aspecto se ha convertido en algo tan básico que hay quien dedica media vida a cuidarlo. Es triste que tantas cosas dependan de lo que tenemos y lo que parecemos, pero no de cómo somos realmente.

jueves, 29 de noviembre de 2012

Sintiéndome tonta

Cada uno es como es. Parece obvio. Y la manera de ser marca tu destino desde la infancia hasta la vejez. Por eso dicen que las personas pesimistas atraen cosas negativas y en cambio los alegres tienen buenas experiencias; o al menos las viven como tales.  El caso es que yo me siento como la hormiguita de la fábula, todo el verano recogiendo grano para que al final lo disfruten otros. Es difícil notar las vacas flacas cuando no has conocido nunca las gordas. A veces me siento un poco tonta pensando que desaproveché oportunidades pensando siempre en los demás. Pero uno no puede actuar en contra de su propia naturaleza.

Elegí la tranquilidad, la comodidad, mientras otros tal vez corrieron más riesgos, y a veces se gana y otras se pierde, pero para eso hay que jugar. No es que no esté satisfecha con mi vida. He sido muy feliz. Pero a veces me pregunto si no he hecho el tonto, al ver como otros han sacado más partido aparentemente de sus circunstancias. Tal vez es que el éxito personal nunca ha formado parte de mi destino. No tengo las cualidades necesarias. O tal vez es que mi idea del éxito no coincide con lo que se acepta habitualmente. Pero visto desde fuera, sin duda, no me extraña que algunos puedan pensar que no he sabido explotar mis posibilidades.

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Más sobre mi

Hacía mucho que no ponía videos de Estopa. "Y subir el río a contracorriente aunque a veces no es posible".

Once cosas sobre mi

Me va a costar encontrar tantas, porque la verdad es que soy una persona muy corriente:

1. Tengo alergia todo el año.
2. De pequeña era tan rubia que parecía albina.
3. Me da miedo conducir, pero lo hago.
4. Tengo poco sentido de orientación y malos reflejos.
5. Soy la pequeña de cinco hermanos.
6. Hablo cinco idiomas (aunque el árabe lo tengo muy olvidado).
7. Me gustan todos los animales, incluidos insectos y reptiles.
8. Pasé mi viaje de novios en Marruecos.
9. Soy secretaria de dirección pero no trabajo.
10. Llevo veinticuatro años casada.
11. Tengo tres hijos de veinte, dieciocho y quince años.

Bueno, supongo que algunas cosas ya las sabíais. Dejo el premio para quien lo quiera. La imagen del premio era ésta tan mona:


Y faltan mis preguntas, pero no se me ocurre nada ahora; así que les dejo las que he contestado yo u otras que encuentren por ahí.

martes, 27 de noviembre de 2012

Premio

Bautizado como " si quieres lo tomas y si no lo dejas", incluye once cosas sobre mí y once preguntas que me envía el blog No soy Silvia Plath.

Aunque no tengo mucho tiempo, haré un esfuerzo para contestar porque quiero agradecer la fidelidad de mis lectores, y especialmente la de Silvia.


1. ¿Cantas villancicos en diciembre? Sí. Me gustan bastante, sobretodo unos que tengo iberomericanos.

2. ¿Cuánto mientes? Lo mínimo indispensable.

3. ¿Qué es lo que menos te gusta hacer? Pasar el aspirador. Me duele la espalda.

4. ¿Cuál es la peor canción que hayas oído? La del Chiquilicuatre ese de Eurovisión.

5. ¿Qué personaje fantástico te gusta?  Cualquiera de los de disney.

6. ¿Cómo te consientes? Con dulces. Soy muy golosa.

7. ¿Cuál es tu comida favorita? El revuelto de setas, tal vez.

8. ¿Cuánto tiempo pasas conectado a Internet? Más del que debería. Unas dos horas al día.

9. ¿Cómo es tu teléfono celular? Muy antiguo y plegable. No lo cambio por nada.

10. ¿Qué es lo primero que te viene a la mente cuando escuchas "México"? El lugar donde me gustaría celebrar mis bodas de plata.

11. ¿Qué hay debajo de tu cama? Un par de maletas.

La parte de once cosas sobre mí y mis preguntas las dejo para otro día.

lunes, 26 de noviembre de 2012

Primeras parejas

Cuando se tiene hijos ya mayores como yo, llega un momento en que empiezan a tener amigos especiales y te tienes que mantener al margen. Porque ya no controlas todas las circunstancias y no sabes si realmente les conviene o si es la persona adecuada. A veces esas relaciones no funcionan y no sabes si reaccionar con alivio o con tristeza. Me gustaría tener una visión del futuro fugaz para poderles aconsejar debidamente, pero como no es así, no me queda más que confiar en su criterio. Es duro ver como tus hijos van creciendo y van eligiendo pareja y te preguntas si será la definitiva, si será el padre o madre de tus nietos, pero no puedes hacer nada más que esperar.

Y cuando la relación se acaba, es difícil consolarlos sin saber si ha sido mejor así o tenían que haber intentado mantener el fuego encendido. Intento no mezclar mis propias experiencias en sus decisiones personales, pero me resulta difícil reconocer que yo no tengo ya opinión en esa parte de su vida, que es personal y propia y no me incumbe. Supongo que forma parte del aprendizaje de ser madre y con el tiempo me iré acostumbrando. Al fin y al cabo siempre supe que mis hijos algún día serían independientes y tomarían su propio camino sin consultarme. Pero a veces me gustaría tener acceso libre a sus pensamientos.

sábado, 24 de noviembre de 2012

Para mis amigos aragoneses


Lo elemental del nacionalismo catalán

Para entender lo que está sucediendo en Cataluña no hacen falta grandes tratados. Basta con volver a los tópicos de siempre: los catalanes son trabajadores y los andaluces alegres. Sobre esa base se ha montado todo un negocio (porque de eso se trata, de dinero), convenciendo a algunos catalanes de que lo que los laboriosos catalanes cotizan se lo quedan los vagos andaluces. Y así se escribe la historia. Lo demás son formas de distraer a la ciudadanía para que no se den cuenta de que todo es un monumental engaño, que Madrid cotiza más y recibe menos y que ellos se han beneficiado durante siglos de pertenecer a España.

Viajando por el norte de Europa me llamó la atención que la mayoría de las ciudades tienen una zona de cultivos grande alrededor. Esto es posible gracias a su clima, que permiten cultivar en todas las regiones. Sin embargo, en España tenemos autonomías industrializadas, como Madrid, Cataluña o el País Vasco; y otras cuya economía se basa en la agricultura o la ganadería. Son las que abastecen al resto. Naturalmente, las zonas industriales producen más beneficios y tienen mejor nivel de vida, pero las zonas primarias son imprescindibles. De ahí que exista un principio de compensación territorial para que todo el país pueda beneficiarse de los mismos servicios.

Que tal vez el gobierno andaluz abusa de sus privilegios con el famoso subsidio agrario, que permite a tanta gente trabajar sólo unos meses al año. Que los catalanes son más modernos, más cultos y más emprendedores. Es posible, pero de esta fusión precisamente procede todo el entramado económico que nos lleva manteniendo al menos desde la revolución industrial. Que unas veces nos va mejor y otras peor, de acuerdo, pero es el sistema menos malo. Cataluña sin España posiblemente no sería viable. Se quedarían sin mercado, sin trabajadores, sin materias primas  y sin proyección internacional. Si es eso lo que deciden, no dudo en que se arrepentirán más pronto que tarde.

viernes, 23 de noviembre de 2012

Pesadilla en la cocina o el arte de la humillación

Parece ser que este programa de Antena tres partía de la idea de ayudar a negocios de hostelería en problemas, pero con esa clase de ayuda no necesitan enemigos... El responsable, Chicote, no puede ser más cruel, sarcástico y desagradable. Me recuerda a esos programas para nuevos talentos, felizmente desaparecidos, donde se dedicaban a burlarse de los concursantes. Aquí también se trata de sacar toda la suciedad, criticar ferozmente y no dejar "títere con cabeza", sin tener en cuenta que se trata con personas, con sentimientos, una reputación y una familia, a menudo hijos, que se van a ver humillados públicamente por televisión.

No vale todo a la hora de ganar audiencia, como tampoco a la hora de conseguir beneficios económicos. Como ese empresario Miguel Ángel Flores, que después de revender las entradas del Madrid Arena, ahora pretende culpar a la policía. Hace falta desvergüenza. Lo triste es que esa clase de programas funcionen llevados por el morbo de la audiencia. No he visto más que trailers y a mí me da lástima de esas personas y esos empleados, a menudo extranjeros, que no entienden porque están siendo atacados de esa manera por un desconocido. Todo para asegurar un teórico éxito en el futuro que nadie puede garantizar.

jueves, 22 de noviembre de 2012

Funcionarios...

Cuando acabé de estudiar secretariado me presenté a una oposición para funcionario del estado. No la aprobé porque no había practicado máquina en ninguna academia y no conocía el sistema del examen. El caso es que que se puede decir que por eso me meto con los funcionarios, por pura envidia, y algo de eso hay. Pero el caso es que desde niña he estado viendo como se escapaban toda la mañana de compras y a los bares, porque yo vivía cerca de un ministerio. Además conozco una señora que deja a los hijos en el colegio y entra a trabajar sobre las diez, para salir a las dos. Y luego se quejan de que cobran poco, pero tienen el Muface y otras ventajas importantes.

No sólo eso, sino que sobrando funcionarios ni siquiera son eficientes, la mayoría. Siempre hay la excepción del que trabaja más que nadie. Mi marido tenía que hacer un papel oficial y, después de insistir durante semanas, fue personalmente a la oficina. Y, qué casualidad, en ese mismo momento estaban gestionando su papel. Vamos, que lo habían archivado en alguna parte y no se acordaron más de ello hasta entonces. Está claro que si les sobra tanto tiempo es porque hay más funcionarios de los necesarios, y además el personal laboral, que a veces es el que saca el trabajo adelante. Le sumamos las vacaciones y, todavía se extrañan de que critiquemos a los funcionarios...

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Austeridad

Me gusta el programa Madrileños por el mundo porque ayuda a conocer otros puntos de vista y formas de entender la vida. El otro día estaban en Nueva Zelanda y me llamó la atención una chica que hablaba sobre los jóvenes neozelandeses. Decía que son muy austeros a la hora de vestir, que se las arreglan con cinco camisetas para toda la temporada. También dijo que en las casas limpian menos que en España porque prefieren dedicar más tiempo a sus seres queridos. Ahí me sentí muy identificada. Me parece que debería emigrar, aunque me pilla muy lejos, justo al otro lado del mundo. Y es que yo tengo esa misma mentalidad. Yo soy austera por naturaleza.

Muchas veces he pensado que nací en el país equivocado, porque por ejemplo me gusta acostarme temprano, madrugar y comer a la una del mediodía. También procuro utilizar la ropa hasta que se cae de vieja. Y sobretodo, no me gusta pasar la tarde haciendo tareas del hogar en lugar de convivir con mi marido y mis hijos. Así que no soy un ama de casa modelo ni mi casa está reluciente. Hago lo que me da tiempo cuando estoy sola y cuando vienen procuro no tener nada pendiente. Hace tiempo que pienso que el consumismo afecta también al gasto de agua y detergente que tenemos en España. Creo que no hace falta lavar tan a menudo y además la ropa también se desgasta con tanto lavado.

Volviendo al post de ayer, estaba pensando que los funcionarios no suelen ser expertos precisamente en eficiencia y austeridad. Por eso quieren privatizar la gestión de los hospitales, no la atención médica en sí misma. No confundamos una cosa con otra.

martes, 20 de noviembre de 2012

Economía doméstica

No me resisto a poner este video, que explica claramente por qué ya no hay dinero para sostener la Seguridad Social como antes. Porque si uno tiene cinco duros, no puede gastarse seis. Más claro, agua.


A vueltas con la sanidad española

No quería hablar de estos temas por no perder seguidores pero es que hay veces que acaba una harta de oir declaraciones demagógicas y consignas ideológicas. La sanidad española es una de las mejores del mundo porque es de las pocas universales y gratuitas; claro está, siempre que hayas cotizado por tu trabajo. Lo que no tiene sentido es que sigas teniendo las mismas prestaciones sin cotizar o incluso sin tener la documentación en regla. Que se tenga un servicio sanitario de urgencias está muy bien naturalmente, pero no todas las especialidades. Así sucede que muchos extranjeros europeos residentes de verano en España vienen a operarse aquí porque les sale gratis y en su país de origen no es así.

Porque en otros países europeos sin ir más lejos es habitual pagar por los medicamentos y por las visitas al médico y nadie se rasga las vestiduras. También en España muchos pagamos la Seguridad Social y no la utilizamos porque tenemos seguro médico privado, y no vamos por ahí reprochándole a nadie que vaya más o menos al médico. Por tanto, no veo a qué viene tanta queja contra el gobierno sobre si están estropeando la sanidad o que quieren privatizarla; cuando de momento a nadie le han cobrado por la consulta. Cuando empiecen a hacerlo que protesten, no antes. Lo que está claro es que el estado tiene que reducir gastos porque de donde no hay no se puede sacar. Reclamaciones a Zapatero.

lunes, 19 de noviembre de 2012

Renovación

No sé por qué hay temporadas en que de pronto necesitas un cambio.  Y el caso es que a mí los cambios me dan miedo porque casi siempre tienen que ver con hospitales, y yo me apunto a eso de "Virgencita que me quede como estoy". Sin embargo, de vez en cuando me da la neura, ya lo saben los que me siguen hace años, de querer empezar con algo nuevo, salir de viaje o al menos ir de compras; y suele ser en el momento más inoportuno para esa clase de planes. Así que a veces lo soluciono escribiendo, abriendo otro blog incluso, porque creo que es sano dejar entrar novedades en tu vida cada cierto tiempo.

Como en este momento no veo razón para empezar otro blog, ni tengo inspiración para otro libro, ni posibilidad de gastar dinero, me encuentro un poco como león enjaulado. Pero, bueno, ya se me pasará. Al menos siempre nos quedan los paseos que relajan y salen gratis. Una buena película en televisión, un libro, un disco que hace tiempo que no escuchas o una comida especial, también aportan ese ingrediente especial que todos necesitamos para endulzar la vida. Y me lanzo a internet en busca de otros blogs interesantes que puedan estar interesados en el mío. De ese modo también amplío horizontes y traigo soplos de brisa fresca a mi vida.

viernes, 16 de noviembre de 2012

Ama de casa

Uno de los primeros post que escribí trataba del tema de si compensa realmente trabajar fuera de casa. Porque, desde el momento en que se tiene un trabajo, hay que gastar dinero en desplazamiento, en comidas, ropa de oficina...  y, si tienes niños, en guardería, en cuidadoras... Si tienes suerte y se ocupan tus padres, entonces a veces es un abuso. Si además quieres descansar el fin de semana necesitas una asistenta. Total, que yo hice un cálculo hace años y, con mi sueldo de secretaria, me salía "lo comido por lo servido". Vamos, que tenía que trabajar para ganar un sueldo para poder permitirme tener un trabajo. Así que me quedé de ama de casa.

El otro día me dijeron que soy una vaga y, si todas las mujeres hicieran como yo... Pues no creo que pasara nada. De hecho, hasta hace unos cuarenta años era muy habitual que las mujeres se limitaran a quedarse en casa con su familia. Bueno, lo de limitarse es un decir, porque el trabajo de ama de casa si lo tomas en serio te lleva todas las horas del día y más. Claro que yo tengo que reconocer que no soy un modelo en ese sentido. Por eso me queda tiempo para internet, para salir de paseo con mi marido, pasar tiempo con mis hijos e incluso hacer alguna actividad. Confieso que soy afortunada, pero también he hecho mis renuncias por ser ama de casa y no creo que haya nada que reprocharme.


jueves, 15 de noviembre de 2012

La Iglesia y la promiscuidad

Llevo ya tres días escribiendo de temas de actualidad y ya me tiene aburrida. Además parece que mis lectores prefieren otros asuntos más personales porque no entran muchos. Así que me vuelvo a lo mío. Estaba viendo un reportaje sobre Angola y decían que la gente allí es muy religiosa, ya sean católicos o de otras confesiones, pero cristianos. Sin embargo, también mostraba cómo tienen poco sentido del pudor a la hora de desnudarse en público y digamos que son muy liberales a la hora de entablar relaciones sexuales libremente con diferentes parejas. Cosa que curiosamente va contra la doctrina de la Iglesia católica.

La promiscuidad es un comportamiento natural en muchos lugares del mundo, especialmente en áfrica. No sé si será por el clima, el calor que invita a llevar poca ropa, el ritmo de vida relajado, la música o simple tradición cultural. En los países africanos musulmanes naturalmente no se permite esa actitud. Y en otros muchos por desgracia se sigue practicando la mutilación genital de las mujeres, pero eso no impide que los hombres sean infieles. De ese modo, resulta casi imposible evitar los embarazos de adolescentes y la transmisión de enfermedades venéreas. Entonces hay quien centra la solución en el uso de preservativos.

Pero los condones también fallan, no son cien por cien seguros contra los virus y cuestan dinero. No se trata de poner tiritas en las heridas sino de evitar el daño. Por eso la Iglesia promueve la fidelidad y la abstinencia, para evitar males mayores, no porque quieran cortarle el rollo a nadie. Otra cuestión es que los ya contagiados utilicen preservativos, ya que no les queda otro remedio. Por eso se llama Estrategia abc: abstinencia (retrasar la edad de inicio de las relaciones sexuales), be faithful (fidelidad a la pareja) y condón (en caso necesario). Resulta evidente, pero algunos no se han dado cuenta aún, que si todos los africanos usaran preservativos no tendrían más hijos y se extinguirían.

miércoles, 14 de noviembre de 2012

Los piquetes informativos y el derecho a trabajar

Hoy en día los trabajadores saben de sobra cuando hay huelga y no necesitan que nadie les informe, suponiendo que fuera eso lo que hacen los piquetes. La realidad es que se colocan en la puerta de las empresas y no dejan pasar a nadie; eso cuando no se dedican a insultar o agredir a los trabajadores que intentan trabajar. No me explico que se sigan permitiendo esa clase de actuaciones antidemocráticas. He visto gente en la parada del autobús con cara de desesperación porque al primer lugar que van los piquetes siempre es a la terminal de autobuses. Deberían poner policía suficiente para permitir el derecho al trabajo.


Pero naturalmente, eso significaría tener que utilizar antidisturbios, con las clásicas imágenes de brutalidad policial que luego salen en todos los medios, pero no salen las de los piquetes… El otro día decía un “artista” algo así como: acabamos de salir de una dictadura. Perdona, pero de la muerte de Franco ya han pasado treinta y siete años, y parece mentira que sigamos teniendo sindicatos verticales sostenidos por el estado. Que además no representan a los trabajadores sino a partidos políticos y sólo salen a la calle cuando gobierna el Partido Popular. Y luego se extrañan de que la gente no les tome en serio. Así van a conseguir que se hagan todos de derechas.

martes, 13 de noviembre de 2012

Sobre el Madrid Arena y el Prestige

La verdad es que no me gusta hablar de temas de moda y he intentado eludir lo de los desahucios y lo de la tragedia de Halloween. Pero el problema es que cuando uno se calla, otros aprovechan para sembrar la discordia e incluso el odio entre la ciudadanía. Contra los banqueros, como os decía ayer, o contra el ayuntamiento por el tema de las chicas muertas en una macrofiesta. En España tenemos un verdadero problema con los extremistas que utilizan cualquier desgracia para atacar al partido del gobierno, porque a ellos naturalmente no les gusta, o ya de paso al capital, a la banca o a la policía. Eso es lo que no se debe fomentar en ningún caso.

A mí, la verdad, me extraña mucho que un recinto deportivo que ha costado tanto dinero al contribuyente se pueda utilizar para fiestas privadas, para empezar. No me parece bien. Por otro lado pienso que toda reunión de cientos de personas en un recinto cerrado es una ratonera. Ni siquiera me gusta realmente entrar en edificios muy altos porque pienso que la seguridad es relativa. Más aún si además se había sobrepasado el aforo. Yo creo que no deberían entrar más de la mitad de los que teóricamente caben. Igual que en un autobús aunque entren cien personas no suelen viajar más de cincuenta. Es una cuestión de comodidad y sentido común.

A partir de ahí, si se celebró un macrobotellón y, como de costumbre, hicieron la vista gorda, pues lo entiendo. Porque si se les ocurre disolverlo ya estaríamos con las denuncias de brutalidad policial, los pobres jóvenes indefensos, etc. Que la empresa encargada de la vigilancia se desentendió del asunto. No me extraña por lo mismo que acabo de decir. Vigilante de seguridad agrede niños...,etc. Luego resulta que la alcaldesa se había ido de puente y no regresó. Bueno, eso no la hace culpable de nada más que de despreocupación. Total que la desgracia previsible se quiere aprovechar para desalojar al Partido popular de la alcaldía y si es posible del gobierno. Siempre la misma historia.

Eso me recuerda que hoy se cumplen los diez años del Prestige: ese petrolero que hundió Aznar en persona para fastidiar a los gallegos. Me gustaría saber que hubiera pasado si, en lugar de alejar el barco de la costa, lo hubieran acercado. Probablemente la catástrofe hubiera sido peor aún, pero eso no lo admite nadie.

lunes, 12 de noviembre de 2012

Los banqueros y el mal



Visto en Facebook:
Razonemos un momento. ¿Es que a alguien le han obligado algún banquero a pedir un crédito hipotecario? Antes estábamos todos tan contentos porque los bancos no nos pedían prácticamente ninguna condición a la hora de darnos un crédito, Ahora les llamamos ladrones. Me parece que no es así. Una cosa es que lamentemos el tema de los desahucios y la pobreza que hay, etc., y que haya que hacer algo para evitar estos casos tan dramáticos. Otra es que -como siempre-generalicemos y le echemos la culpa a los demás... Hay que considerar además, que si los bancos no recuperasen el dinero de sus créditos, simplemente no darían más créditos o los limitarían muchísimo (p.ej, poniendo intereses muy altos o financiando solo un máximo de p.ej. 50% del valor de los inmuebles). El tema es muy complejo y no vale hacer demagogia barata. Que conste que ni soy banquero ni me gusta esa profesión por muchos motivos, pero una cosa no quita la otra.

Ya sé que voy como de costumbre a contracorriente, pero me preocupa mucho la fijación contra los banqueros de nuestra sociedad. Como siempre se busca un único culpable. De las miles de personas que trabajan en banca en España, sólo unos pocos se beneficiaron de la crisis; el resto son trabajadores como los demás.  Puede que las hipotecas fueran abusivas pero nadie dijo nada hasta ahora. Y siento mucho lo de la señora de Baracaldo pero tendría otros problemas, porque ya son miles los desahuciados y ninguno se había tirado por el balcón hasta ahora. Lo habitual es que se vayan a vivir con familiares directos.

Cuando compré mi piso me dieron una hipoteca del setenta por ciento de su valor con unos intereses del 16 % y con avales. Luego bajaron los intereses y empezaron a dárselas a todo el mundo, cosa que a mí me pareció bien. Sin embargo, no se me olvida que me pasé quince años sin llegar a fin de mes por pagar mi piso. Quiero decir que tampoco me parecería justo que perdonaran las hipotecas, aparte de que se arruinarían los bancos. En cuanto a alquilar los pisos, las entidades bancarias no son ongs. ni tampoco inmobiliarias. De eso tendrían que encargarse otros. No le pidamos a los bancos más responsabilidad de la que tienen.

Y es que no me fío un pelo de mis paisanos y me temo que alguno no se quede satisfecho hasta que no maten a un banquero. A ver si ahora van a tener que salir a la calle con escolta. Por supuesto que me da mucha lástima la gente que se ha quedado en la calle por no poder pagar el piso. Yo tengo dos hermanos que viven de la pensión de mis padres. Pero no creo que la solución sea acabar con un sistema que funcionaba hasta ahora. Bastaría con volver a la moderación y el sentido común. Me parece bien la dación en pago, pero como excepción puntual, no como norma. Y sobretodo dejar de buscar enemigos donde no los hay.

Una última reflexión: cuando los bancos ganan dinero lo reparten con sus miles de accionistas. Cuando los bancos pierden dinero, pierden nuestro dinero, de la gente que lo hemos depositado allí. Acabo de encontrar un artículo clarísimo sobre el tema. En mi otro blog: sigoacontracorriente.blogspot.com, publicado hoy.

viernes, 9 de noviembre de 2012

Las palabras mágicas

Recuerdo que cuando empecé a ir a los bares yo sola a tomar café por las mañanas me llamó la atención que nadie utilizaba las expresiones por favor y gracias. Así que yo tampoco lo decía, porque la verdad es que me daba cierta vergüenza ser la única. Hasta que un día empecé a hacer firme propósito de ser más educada y poco a poco me fui acostumbrando y ahora me sale natural. Y es que las personas somos animales de costumbres. Llama la atención ver como los inmigrantes todavía utilizan las fórmulas de cortesía, al menos hasta que se contagian del ambiente general. No cuesta nada ser cortés y marca la diferencia.

Ocurre lo mismo con la palabra perdón. El otro día leí un post sobre eso. Yo acostumbro a disculparme continuamente sobretodo en mi casa, cuando tropiezo o me confundo o cualquier cosa. Incluso cuando no es culpa mía o no lo he hecho a propósito. Creo que en esto más vale que sobre que no que falte. Sin embargo, a veces el ejemplo no es suficiente, y noto que a mis hijos les sigue costando mucho pedir perdón. Espero que con los años vayan comprendiendo que disculparse no te rebaja lo más mínimo, sino que es una prueba de cariño, una consideración hacia los demás que, al contrario, te engrandece ante sus ojos.