Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

jueves, 6 de diciembre de 2012

Conseguir con esfuerzo

Este es otro post escrito hace cinco años sobre los créditos y el consumismo:

Se me ha roto la lavadora y me he comprado otra. Hasta ahí, normal, pero es que mi lavadora tenía dieciocho años y no le funcionaban dos programas y la puerta perdía agua. Sin embargo, no he querido deshacerme de ella hasta que se ha roto del todo.
Quiero decir que me niego a caer en el consumismo, que ya sé que hoy en día te conceden varios créditos a la vez incluso por teléfono. Pero luego ese dinero hay que devolverlo y estás entrampado siempre. Mucha, muchísima gente sigue ese sistema.
Mis hijos, contagiados de las costumbres, llevan meses pidiéndome una televisión de pantalla plana, porque la nuestra la verdad es que ya da bastantes problemas. Pero, me niego. No voy a comprar un televisor porque sí, ni una nevera. Prefiero esperar a la ocasión apropiada, una buena oferta, o cuando no tenga más remedio.
Las cosas que se consiguen con esfuerzo, a lo que iba, se disfrutan mucho más, que si yo voy ahora y me compro todo de golpe.
La cultura del esfuerzo, le llaman a eso, y tienen razón. Los jóvenes y especialmente los adolescentes están perdiendo esa cultura y se creen que pueden conseguirlo todo tirando de tarjeta de crédito. Pero a la hora de la verdad, un puesto de trabajo por ejemplo no se compra, ni una amistad, ni las buenas notas en el colegio.
Me acuerdo de que antes ahorraba la gente y así se compraban cosas. Es verdad que los pisos estaban más baratos, pero es que la gente también había ahorrado para la entrada y así era más fácil. Cada cosa nueva que conseguías con tanto esfuerzo la disfrutabas al máximo. Ahora los profesores no se atreven a subir el nivel de las clases porque saben que no podrían aprobar a nadie. Incluso en la universidad han tenido que bajar los niveles mínimos. El problema es que ni los licenciados de ahora son como los de antes, ni los electrodomésticos tampoco son tan buenos. Es más fácil de conseguir, pero tiene menos valor.

26 comentarios:

  1. Cualquier tiempo pasado fue mejor ... puede; pero hay que mirar al futuro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que se consigue sin esfuerzo no es igual. Un beso.

      Eliminar
  2. La lavadora a mi madre le duró toda la vida de su crianza de los 9 hijos!!! un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La de mis padres también duró unos treinta años. Un beso.

      Eliminar
  3. Bueno, ya sabes mi opinión y que te voy a dar la razón, el consumismo feroz fue una estupidez y una trampa en la que cayeron muchos, muchísimos, no todos, y yo no les quito responsabilidad, pero como soy una cabezona y al hilo de mi post, aprovecho para remarcar otra vez, que siendo todo ésto cierto, lo que no se puede es acusarseles de haber provocado la crisis.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. bueno, la crisis es muy compleja, ya sabes. Depende de muchos factores. Un beso.

      Eliminar
  4. Pero pagar un crédito también requiere esfuerzo. El crédito es un motor de la economía y del progreso, desde que el mundo es mundo. Y es una manera de no tener que subvencionar bienes y servicios. Reponer una lavadora o un televisor que se ve mal no es caer en el consumismo, es tratar de vivir mejor y más cómodamente. En mi opinión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no digo algo que funcione mal, sino cambiar porque sí de electrodoméstico, porque ha salido uno más nuevo, más grande o más llamativo. Un beso.

      Eliminar
    2. Claro, ¿por qué comprar nada más porque el otro quiere vender? Pero tener una cosa más bonita, más cómoda, es parte de lo que da calidad de vida. La cosa está en usar los créditos responsablemente y mirar la letra pequeña -yo no lo he hecho muy bien... pero voy corrigiéndome-.

      Eliminar
    3. Calidad de vida es pasar más tiempo con los tuyos. Comprar es más bien una forma de buscar placer inmediato, como la ludopatía. Un beso.

      Eliminar
  5. Los niños se sorprenden de que escatimes el gasto pudiendo sacar el dinero de la pared con una tarjeta de plástico. El problema es que crecen y siguen pensando lo mismo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me siguen pidiendo dinero como si tuviera en casa la máquina para hacerlo.:) Un beso.

      Eliminar
  6. waoo tienes razon , los jovenes de ahora estamos callendo en eso , yo queria un plasma , pero mi papa dice que no , que todavia la tv de nosotros sirve , para que gastar sin necesidad .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos tenemos esas tentaciones. Lo difícil es resistirse. Un beso.

      Eliminar
  7. Hola Susana, precisamente leo tu post justo cuando no funciona el termostato de mi lavadora que solo tiene poco mas de 2 años, a al mismo tiempo compre un horno nuevo y tampoco funciona el termostato, para colmo el lavajillas tampoco y en menos de 3 años, las de antes si que eran buenas pero hoy las preparan para que se rompan a los 2 años.
    buen fin de semana.
    un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La última lavadora que compré apenas me duró tres años. Es una vergüenza. Un beso.

      Eliminar
  8. El esfuerzo es algo que valoro mucho y tengo en cuenta. Tu post refleja mi gorma de vivir.

    ResponderEliminar
  9. Yo también ahorro para comprar. No me gustan los plazos.
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo he comprado alguna cosa a plazos, pero en pocas cuotas. Un beso.

      Eliminar
  10. Hola Susana. Mi opinión es que sí puedes hacer uso de la tarjeta no abuso. O sea te compras algo a crédito y terminas de pagarlo para luego comprar otra cosa. Porque si te pones a esperar para tener dinero ahorrado te pasas la vida entera. También es bueno darse un gusto, pero siempre siendo consciente de los gastos. Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo decir que yo no use la tarjeta de vez en cuando, pero para comprar cosas necesarias. El problema es cuando te encaprichas de todo lo nuevo que sale al mercado y te olvidas de que los créditos hay que devolverlos. Un beso.

      Eliminar
  11. Soy de tu misma opinión. Consumo cuando lo preciso. Ahora carezco de dinero, así que sólo compro lo imprescindible. Yo tengo una TV de 14 pulgadas y menos mal que no me gusta el fútbol porque los jugadores asemejan a liliputienses. No obstante, me haría falta una pues unos días se ve todo verde (todos parecen enfermos) o rosa. De momento, no se puede. Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  12. Yo también tengo una tele de 14 pulgadas y me basta con eso. Será porque me acuerdo todavía de las de blanco y negro. Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Es que habíamos llegado a un punto que no le dábamos valor a las cosas. Todo era gastar y gastar y ahora están cambiando un poco las cosas. Los chicos ya no valoran nada y es muy dificil hacerles cambiar de opinión por como les hemos educado. Besos
    Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora creen que el dinero crece en los árboles, que les digo yo. Un beso.

      Eliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.