Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

viernes, 28 de septiembre de 2012

Necesidades reales

A veces me inspiro en lo que leo en otros blogs para mis propios posts. He leído a Dolega sobre un curso de prostitución y he leído a Madreymás sobre un mendigo de la calle. Todo ello me ha hecho pensar que nunca sabemos hasta qué punto alguien tiene necesidades reales o, volviendo a lo que hablaba el otro día, sólo quiere que le subvencionen la vida. Precisamente hace poco estaba yo en el metro cuando entró una señora a pedir dinero, pero era una mujer de mi edad, aparentemente con buena salud y española. Además decía que es que su ex marido no le pasaba la pensión y por eso necesitaba dinero.

Vale, pero ¿por qué no limpia casas?. En eso siempre se encuentra trabajo. Incluso yo, con mis múltiples achaques, si necesitara el dinero para vivir no tendría inconveniente en convertirme en asistenta o cuidadora. Lo que no puede ser es que pretendas que alguien te solucione tus problemas sin poner nada de tu parte. La verdad es que estuve a punto de hablar con ella, pero no me atreví. Nunca se sabe cómo va a reaccionar la gente. Por eso también, no podría asegurar que la prostitución es una profesión como otra cualquiera. Dentro de ese negocio hay gente obligada, gente que lo elige e incluso por vicio. No es nada fácil saber las motivaciones ajenas.

Lo cual me lleva a que tampoco es fácil encontrar soluciones. A veces no le haces un favor a un mendigo por darle dinero ni estás ayudando a las prostitutas si pides la legalización. Que algo exista y haya existido siempre no quiere decir que se trate de algo aceptable o recomendable. También el aborto ha existido siempre y no por eso hay que legalizarlo. Ante un problema o una necesidad, existen dos opciones que son intentar ayudar o dejar de considerarlo un problema. En mi opinión, lo único válido es lo primero. Pretender que la prostitución es un trabajo o subvencionar a todos los mendigos no hace más que empeorar la situación.

jueves, 27 de septiembre de 2012

La teoría de las ventanas rotas

Decía un político americano que no recuerdo que cuando una casa abandonada tiene una ventana rota hay que arreglarla inmediatamente. De no hacerlo así, al día siguiente tendrá todas las ventanas rotas, pintadas y hasta ocupas dentro. Es una teoría muy sabia. El individuo por sí solo no suele tomar la iniciativa en actos vandálicos. Sin embargo, si ve que otro se ha adelantado y ha conseguido su objetivo, entonces ya no es individuo, sino que es parte de un grupo social, una masa y se siente envalentonado y justificado para hacer su voluntad, saltarse las leyes o incluso atacar a la policía, suponiendo que no va a haber consecuencias.

Por eso eso importante la ley de la ventana rota. Ante cualquier transgresión de la ley hay que actuar inmediatamente, antes de que lleguen otros y piensen que existe impunidad para sus actos. En España durante el mandato de Zapatero se hizo la vista gorda sobre alteraciones graves del orden público, especialmente contra los cristianos durante la Jmj. También se permitió que unos antisistema acamparan en Sol perjudicando al comercio de la zona. Ahora no sé por qué razón algunos se han convencido de que tienen la representación del pueblo español y por tanto pueden hacer lo que les dé la gana. Alguien tendría que explicarles que eso es totalmente falso.

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Quincallería en el cuerpo

Ya sé que no soy políticamente correcta. Debería decir que no me gustan los piercings, pero lo cierto es que me repugnan, me dan asco. Eso de clavarse pinchos en la cara me parece algo de tintes patológicos sadomasquistas, pero es peor todavía lo que vi en la playa este verano: un tipo con un clavo atravesándole el pecho. Ahora va a resultar que Jesucristo fue el inventor de esta moda. Los piercings en las cejas me dan horror, con lo sensible que es esa zona. Sin embargo, lo que no puedo ni ver son los de la nariz, que parecen mocos y supongo que los tienen por el interior. Y a la cabeza del ranking, los de la lengua. Esos me duelen sólo de pensarlo.

Ya sé que se supone que después de ponerlos ya no duelen, aunque me resulta difícil creerlo, pero sobretodo son profundamente antihigiénicos. De hecho, se producen montones de infecciones con esos cacharros, así como con los tatuajes que vienen a ser algo semejante.  Además los tatuajes con el tiempo pierden el color y parece que van sucios, sobretodo los más grandes.Yo creo que si no estuvieran de moda se considerarían una forma de tortura. Recuerdo de pequeña cuando veíamos documentales de África con cosas parecidas y pensábamos que estaban un poco locos. Ahora incluso hay gente que se agranda las orejas con aros. Vivir para ver.

martes, 25 de septiembre de 2012

Enganchados a la red

Cada vez que escribo de esto me dicen que no es para tanto, pero yo creo que sí lo es y más. Desde que tenemos el famoso What's up, o como se diga, la gente está ya como zombies. Al menos antes para entrar al facebook tenías que tener un ordenador o resultaba incómodo, pero ahora este sistema de chat por móvil es tan fácil de usar que puedes pasarte diez horas al día sin darte cuenta hablando de bobadas, porque está claro que con eso no vamos a descubrir la cura del cáncer. Antes quedabas con alguien en persona y hablabas un rato y tenías bastante. Ahora no, hay que estar comunicados todo el tiempo como si fueran a perderse algo importante si no lo hacen. Ya me lo temía yo.

Desde que se lo hemos puesto a mi hija tiene que llevar el móvil hasta al cuarto de baño porque está disponible las veinticuatro horas como si fuera un bombero. Creo que no hay peor esclavitud que tener que estar localizable en cualquier momento, que no puedes ver una película ni leer un libro, ni por supuesto trabajar, sin que te interrumpan cada cinco minutos. Esto es peor que el tamagochi. Pero como resulta que ahora todo el mundo lo tiene, si no se lo ponemos a los hijos se quedan aislados de sus amigos. Porque eso de llamar por teléfono, incluso fijo, es algo absolutamente demodé. A ver si pasa pronto la moda y podemos volver a vivir tranquilos, sin pitidos a todas horas.

lunes, 24 de septiembre de 2012

Jesucristo se entregó por nosotros

La falta de cultura religiosa hace que mucha gente piense que Jesús sólo fue un agitador que finalmente fue ajusticiado por los romanos en Jerusalem. Pero la historia nos cuenta que vivió como hombre anónimo hasta los treinta años. A partir de ahí buscó unos discípulos y empezó a predicar por los pueblos. Además curaba a los enfermos y perdonaba a los pecadores. Sus palabras muchas  veces servían para criticar a los dirigentes de su época, a los poderosos y los sacedotes judíos. Por ello empezó a ganarse enemistades. Pero en cualquier momento pudo haberse vuelto a su pueblo sin más consecuencias.

Sin embargo siguió adelante "provocando" con sus discursos y poniendo en duda la interpretación de Dios que hacían los judíos. En sus últimos días esto se hace muy patente. Aún así, hasta el final podría haberse retirado y escondido y nadie hubiera sabido más de él, pero ese no era su objetivo. Su plan era hacerse ejecutar, hacerse voluntariamente reo de muerte, teniendo incluso la posibilidad de haberla evitado por intercesión divina. Porque era la única manera de hacernos ver que su amor estaba por encima de todo y que su poder era infinito, hasta el punto de resucitar entre los muertos. La clave del cristianismo está en esa entrega voluntaria de Jesucristo a la muerte.

sábado, 22 de septiembre de 2012

viernes, 21 de septiembre de 2012

Sobre el compromiso

Últimamente en mi ciudad no hago más que tropezarme con padres separados y me parece muy triste. Realmente no tiene nada de extraño si se plantea el matrimonio como un experimento, un periodo de prueba que puede salir bien o mal. Cualquier proyecto que se plantea de se modo está destinado al fracaso. Lo mismo un trabajo, unos estudios o una familia. el compromiso es un a pieza esencial. Nadie dijo que fuera fácil unir a dos personas adultas en una misma casa, cada cual con su historia, sus amigos, sus filias y sus fobias. Si a esto, le añadimos las tensiones del trabajo, el mantenimiento de la casa y al menos un hijo pequeño; los roces se multiplican al infinito. Por eso precisamente, antes de legalizar una unión hay que tener claro cuál es el grado de compromiso de ambas partes. Porque romper un contrato matrimonial es algo que afecta a todo el entorno de las personas y para siempre.

A veces incluso el amor no es suficiente para mantener a flote una pareja. Hay que saber expresar lo que se desea, negociar y llegar a un entendimiento. Para todo ello es esencial pasar tiempo juntos, la mayor cantidad de tiempo posible. Estoy convencida de que muchos de los matrimonios que se separan, no es por tensiones importantes en la pareja, sino por lo contrario, por falta de trato y roce. También creo que, si acudieran a terapia matrimonial, muchos podría recuperar su relación; siempre y cuando, claro está, no se ha metido ya otra persona por medio. El matrimonio debe ser ante todo una relación exclusiva. Aunque se compartan familiares y amigos, la pareja debe estar siempre por encima de todo lo demás.

jueves, 20 de septiembre de 2012

La caravana

He visto que algunos blogs han puesto un post sobre vacaciones y se me ha ocurrido escribir también uno, aunque no lo enlace a la página original. Hace unos doce años, tenía tres hijos pequeños y poco dinero porque estaba pagando crédito e hipoteca. Además no nos apetecía quedarme en un sitio fijo de vacaciones sino que preferíamos explorar España. Entonces fue cuando mi cuñado vendió su caravana y nosotros se la compramos. Era una roulot pequeña para cuatro personas, así que la pequeña dormía en un colchón en el suelo. Tuvimos la caravana durante cinco o seis años y luego la vendimos porque ya no cabíamos bien.

Ventajas del camping: mucho espacio libre  y vigilado para que jueguen los niños. Instalaciones comunes como piscina. Libertad para cambiar de lugar cuando se desee. Mucho tiempo libre para excursiones.
Desventajas: instalarse y recoger es bastante cansado. Un poco ruidoso y sucio. Falta de intimidad para los padres. Circular por la carretera despacio.
Creo que nuestros hijos disfrutaron mucho de la experiencia. Para mí era un poco incómodo pero tenía la ventaja de poder comer o cenar fuera con el dinero que ahorrábamos en alojamiento. Creo que para familias con niños es una alternativa de vacaciones muy agradable.

miércoles, 19 de septiembre de 2012

Otros tiempos

Hay veces que recuerdo el pasado y me pregunto si es cierto lo que creo recordar o si de algún modo he ido adornando mi historia. Así por ejemplo yo creo que mis hijos eran felices en casa jugando juntos y cuando salíamos todos de excursión. Pero visto el resultado ha veces pienso que tal vez tengo una versión edulcorada del pasado y, de algún modo que no recuerdo, estaban traumatizados, deprimidos o tal vez frustrados. Pero no. He estado viendo fotos antiguas y videos y ahí están mis tres hijos jugando juntos, sonriendo y mostrando la viva imagen de la felicidad. O eran muy  buenos actores o tuvieron una buena infancia realmente.

Así que sigo sin explicarme por qué mi hijo reniega de todo cuanto quise enseñarle cuando era niño, por qué mi hija mayor ahora duda de esos momentos entrañables de nuestro pasado, o por qué la pequeña simplemente no se acuerda. Eso es más comprensible pero no deja de ser una pena. Tanto tiempo, tanto interés, tanto esfuerzo, para que al final no sea más que un recuerdo discutible y discutido. Afortunadamente, por lo menos me quedan las fotos, y esas no se pueden manipular, no se confunden, ni se olvidan. Sin ellas a veces pensaría que me he construido una historia a mi medida y que todo aquello nunca sucedió.

martes, 18 de septiembre de 2012

Sobrellevar la frustración

Me molesta cuando oigo eso de que si educas bien a tus hijos te responderán igual, porque me hace pensar que algo he debido hacer muy mal. Sin embargo, en mi caso siendo tres digamos que tengo más dudas, porque cada uno es absolutamente diferente de los otros. Es lo que tienen los hijos, que por más que te empeñes en influirles llega el momento en que se convierten en personas autónomas y no hay dos iguales. Así que ya no tengo tan claro en que he acertado y en qué he errado. Pero cuando ves que pasa el tiempo y sigues teniendo los mismos problemas año tras año...,  llega un momento en que ya no estás seguro de nada.

Es cierto que en septiembre es una época del año para hacer balance, igual que en Navidades, pero empezando sólo el curso escolar. También es época para propósitos porque la mayoría de las actividades empiezan en otoño. La verdad es que siempre me ha gustado esta estación, aunque resulta un poco melancólica. Tal vez por eso mismo me dejo llevar por el pesimismo a la hora de evaluar los resultados obtenidos. Realmente debería estar contenta en general y lo estoy, pero me resulta muy duro pensar que mi hijo empieza primero de carrera por tercera vez y seguimos con las mismas expectativas que en años anteriores.

lunes, 17 de septiembre de 2012

Chabacano, burdo, tosco y zafio

El el colegio tuve una profesora de lengua que era una exiliada cubana y dominaba el idioma, de manera que nos hacía trabajar mucho. Siempre tendré que agradecerle su empeño en ampliar nuestro vocabulario a través de lista de palabras como la que encabeza este post. Ahora me vienen a la cabeza estos sinónimos cada vez que oigo hablar de la programación de Telecinco, aunque no es que otras cadenas no la sigan de cerca. Especialmente hay series de gran éxito como Aída que me ha resultado imposible seguir, aunque lo haya intentado alguna vez. Sin embargo, debo ser muy extraña porque parece que tiene un público mayoritario en todos los extractos.

Me recuerda a Lleno por favor, Los hombres de Paco, Los Serrano, Compañeros, Manos a la obra, Al salir de clase, Hermanos y detectives, Menudo es mi padre o Hermanos de leche, entre muchas otras. Las he encontrado en un ranking de las mejores series españolas. La verdad es que algunas no las he visto lo suficiente para poder juzgar, pero me guío por los trailers. Creo que aquí se considera buena cualquier serie con actores conocidos, en una especie de patriotismo mal entendido. Si tuvieran que competir en un medio libre en EE.UU. me parece que no habría visto nunca la luz. A no ser que de lo que se trate sean de fomentar las cuatro palabras antes citadas.

domingo, 16 de septiembre de 2012

Érase una Fe

Esta película que ponen en el cine Paz de Madrid, hace un juego de palabras en francés entre Fe (foi) y vez (fois), así que el título viene a ser Érase una vez una Fe. Se trata de un documental muy ameno sobre el viaje que realizan dos jóvenes franceses visitando los lugares donde persiste la religión católica a pesar de ser minoritaria. Así empiezan su viaje por Turquía e Irak, donde nos cuentan como en éste último ha habido gente asesinada por ser cristiana. A continuación se trasladan a la India y allí también han sufrido ataques en una misión de la congregación de la madre Teresa de Calcuta. Pero todos ellos siguen firmes en su Fe.

Viajan a Nepal, donde tienen que caminar cuatro horas por la jungla para llegar a la Iglesia. En el Tibet ni siquiera tienen sacerdote y la comunidad celebra la Navidad a su manera.   Luego van a China y allí los protagonistas deben taparse la cara para no ser reconocidos y encarcelados. Existe una Iglesia oficial cristiana china pero es falsa. Después de China van a Tailandia donde hay una gran celebración. Entonces cogen un avión para trasladarse a la selva de Brasil y pasar allí la Pascua. Después cruzan a África donde conviven con cristianos de Senegal y Mauritania. Visitan Argelia y finalmente regresan a Francia pensando cómo es posible que nosotros tengamos todas las facilidades y una iglesia en cada pueblo a pocos metros de casa y muchas veces no vayamos; mientras ellos se juegan la vida por vivir su Fe.

Una película que debería ser de visión obligada para los cristianos occidentales.

viernes, 14 de septiembre de 2012

Del insulto a la amenaza

La verdad es que tenía entradas en borrador de sobra para poner hoy, pero quería seguir con el tema de la semana, que viene a ser los límites de la libertad. He leído en muchos sitios que los musulmanes exageran al tomarse tan en serio las burlas a Mahoma. Yo no creo que exageren nada. Están en su derecho. Mentar su religión viene a ser como burlarse de su familia, sus antepasados y su cultura. Estamos demasiado acostumbrados ya a hacer la vista gorda frente a situaciones y declaraciones que nos irritan profundamente. Luego de ahí vienen muchas molestias digestivas, jaquecas y demás, porque la contención pasa factura.

Eso me lleva al otro tema del día: los nacionalismos. Aunque ya me aburre escribir sobre esto. Casi todos estamos de acuerdo en que defender las regiones hoy en día en un mundo globalizado suena a ideología troglodita. Sin embargo, desde que la competencia de educación pasó a las Comunidades Autónomas ellos han estado educando a sus hijos en la desconfianza hacia España, cuando no directamente en el odio. Ahora recogemos los frutos de no haber hecho nada en su momento. Ahí es donde nos lleva admitir la difamación y el insulto hacia instituciones, religiones o culturas. A que ahora nos estén amenazando por todos los frentes.

jueves, 13 de septiembre de 2012

Quien siembra vientos recoge tempestades

En nombre de la libertad de expresión se han permitido demasiadas veces ataques contra personas o instituciones determinadas. Son sólo palabras, dicen, pero no es cierto. El lenguaje agresivo estimula la agresividad. Desde el momento en que se pierde el respeto a algo o a alguien, no es de extrañar que algún desequilibrado, o tal vez no tanto, aproveche para descargar sus iras contra ese objetivo, sabiendo que alguien le va a respaldar. La culpa es de los que lo han fomentado. Hay quien discute sobre si hablar a los jóvenes de sexo puede incitar su curiosidad para probarlo. Yo no tengo ninguna duda al respecto. También cuando se saca un programa sobre criminalidad o mal comportamiento en los jóvenes, eso produce un efecto llamada. Digamos que es tanto como plantear que esas situaciones forman parte de la normalidad cotidiana y, por tanto, como si realmente las aprobáramos.

Por eso hay que ser muy cuidadoso, tanto con lo que se dice como con lo que se escribe, especialmente en medios públicos. Estos últimos llevan décadas empeñados en hacernos creer que el sexo de una noche, emborracharse en plena calle o tomar drogas, son cosas normales que todo el mundo hace. Especialmente, a través de las series y películas españolas. Pero afortunadamente eso está lejos de la realidad. La inmensa mayoría de las personas somos monógamos, no bebemos más de una copa ni fumamos porros. Lo que ocurre es que los que sí que lo hacen son más famosos, más ruidosos y se hacen notar. Por eso, al menos en este blog, intento recuperar una imagen de lo que debería ser la normalidad. Al menos no me sentiré culpable de las tormentas que otros han provocado.

Hasta aquí el post que tenía escrito. Ahora se ha sabido que el ataque a la embajada de EE.UU. en Libia se debe a una película blasfema americana contra el profeta Mahoma. Aquí en occidente, se ha tomado por costumbre que todo vale en nombre de la libertad de expresión. Los cristianos estamos hartos de soportar ataques injustificados contra nuestras creencias. Era de esperar que alguno se creyera que podía hacer lo mismo con los musulmanes impunemente. Estoy indignada y repruebo absolutamente esa película contra Mahoma. Que yo no sea musulmana no me da ningún derecho a burlarme de las creencias ajenas. Al final vamos a tener que aprender esta lección por las malas.

miércoles, 12 de septiembre de 2012

Derechos y torcidos

Hace tiempo escribí sobre un anuncio que decía: tengo derecho a tener unas gafas de marca. Ahora lo han cambiado un poco y dice: quiero tener varias gafas de marca, para que me combinen con la ropa. Como se puede ver, unas reivindicaciones muy justas. Hay derechos en la vida que son irrenunciables, como son los derechos humanos, principalmente a la vida o a la justicia o la educación. Sin embargo, todo derecho lleva implícita una obligación. Por ejemplo: para hacer uso de los servicios estatales de salud se supone que tienes que cotizar a la Seguridad Social y para tener derecho a lo demás deberías haber pagado impuestos.

Porque el caso es que nuestros derechos dependen de la posibilidad real de llevarlos a cabo, que a su vez depende de nuestra cotización. No podemos decir que tenemos derecho a una casa si no estamos dispuestos a trabajar y ganar de dinero para pagarla. No tenemos derecho a un coche o a tener el carnet de conducir. Eso tiene que ganárselo cada uno. Nuestros hijos no tienen derecho a paga, sino que los padres son libres de dársela si consideran que se la merecen. No tenemos derecho a tener hijos. Tenemos esa posibilidad junto con la obligación ineludible de cuidar de ellos. Es decir, los derechos se los tiene que trabajar cada uno, y siempre que no choquen con derechos ajenos.

martes, 11 de septiembre de 2012

Sobre la justa medida

Siempre he sido una persona rebelde a mi manera, pero huyo de los extremismos. Por eso soy católica practicante pero no pertenezco a ningún grupo, soy de derechas pero no milito y soy madre pero no se me ha ocurrido meterme en el Ampa del colegio (asociación de madres y padres de alumnos). Por eso me molestan mucho las posturas intransigentes, a pesar de que yo mismo lo soy en temas como el aborto, la adopción homosexual o el cumplimiento de las penas por parte de los terroristas. Creo que defender los extremos sólo se justifica en momentos contados y la norma en la vida debería ser el término medio.

El problema es que lo que se conoce generalmente por progresismo hace tiempo que ha abandonado toda medida en ese sentido y se ha radicalizado al máximo. Así, ya no se trata de pedir un cambio dentro del sistema, sino que muchos reclaman un cambio de sistema, con el peligro que supone de caer en el marxismo. Igualmente, ya no piden la igualdad entre hombres y mujeres, sino la abolición de los sexos para que cada cual elija libremente su papel. Ya no piden que se considere a las parejas de hecho como a los matrimonios, sino que pretenden que matrimonio sea cualquier tipo de convivencia. Ya no quieren el aborto en ciertos casos, sino el aborto libre. Yo sólo pretendo preservar un poco de sentido común.

lunes, 10 de septiembre de 2012

El hijo de Elton John

Hoy vengo con un tema polémico. No sé si será cierto porque en las revistas nunca se sabe, pero parece ser que Elton John piensa comprar el piso de al lado del suyo para que vivan en él su hijo y la niñera. Es decir, las ventajas de tener un hijo a ratos y mostrarlo a los medios, pero sin el inconveniente de los llantos, las carreras por el pasillo y el niño detrás todo el día dándote la lata. Pero es que precisamente ahí está la gracia de tener un hijo. Un niño no es un trofeo para exhibir, una posesión más o un juguete para pasar un rato al día. Es una persona en formación que te necesita todo el tiempo posible. Para colmo parece ser que piensa encargar otro.

No tiene bastante el niño con los traumas que va a arrastrar: primero, por ser adoptado por un miembro de la pareja; segundo, por ser hijo de una probeta de donante anónimo; tercero, por "convivir" con una pareja del mismo sexo. Lo más probable es que el niño acabe identificando a la niñera como su verdadera madre; lo cual es un problema si con el tiempo cambia varias veces de persona; y también cuando acabe descubriendo que no es más que una empleada a sueldo. En todo caso, carne de psiquiatra. Ya se están conociendo muchos casos como éste en adolescentes. Como dice mi marido: los experimentos con gaseosa; no con seres humanos.

sábado, 8 de septiembre de 2012

Sobre la Iglesia y el Ecce Homo de Borja

No quería hablar más de este tema por no darle una publicidad que no merece pero es que ya se está desbordando. Que una simpática anciana decida arreglar un fresco de la iglesia de su pueblo no debería haberse convertido nunca en noticia a nivel nacional. El tal cuadro se estaba borrando de modo natural y tampoco era una obra de arte reconocida sino un cuadro de un vecino del pueblo. Estaba bien, pero hubiera desaparecido solo sin que nadie se enterara de nada. Entonces es cuando la  señora decide intentar restaurarlo y lo estropea, y de pronto se convierte en el último friki nacional para ocupar horas y horas de televisión y lectura.

Pero lo que ya me parece el colmo es que Borja se haya convertido en lugar de peregrinación para entrar a una iglesia donde sólo irían los quince viejecitos del lugar. Que ahora de pronto todo el mundo quiera opinar sobre el Patrimonio de la Iglesia, y si las obras restauradas deberían ser propiedad del estado. Vale, entonces los alumnos y enfermos de centros concertados católicos pasarían a ser propiedad de la Iglesia, según esa regla de tres. Vamos, que el caso es buscarle cinco pies al gato y una excusa para meterse con un párroco. Y luego nos extrañamos de que una monja de ochenta y cuatro años haya sido agredida en plena calle.

Dejemos en paz a la pobre ancianita de Borja, que seguro que lo hizo con la mejor intención y habrá tenido sus días mejores. Un poco de compasión.

viernes, 7 de septiembre de 2012

Vestir de pobre

Coincidiendo con lo que decía ayer sobre dar mala imagen de uno mismo, he leído un artículo muy interesante de Juan Manuel de Prada. Decía, entre otras cosas, que parece que está de moda disfrazarse de pobre. Es decir, que como se trata de igualar a todo el mundo por abajo, al más puro estilo socialista, incluso la ropa se ha adaptado a esta mentalidad de todos iguales. Y en lugar de procurar vestir todos con ropa cómoda, barata y de buen ver; resulta que toca vestirse de vagabundos; eso sí, de marca, que todavía hay clases. Tal vez sea la abolición de las clases sociales de Marx o tal vez sea una tontería más de nuestra época.

Pantalones desgastados y rotos, comprados así a propósito a veces por un dineral. Pantalones que además ahora sabemos que los hacen en China y otros paises del tercer mundo con sus propias manos y sin ninguna medida de seguridad, durante veinte horas al día por un sueldo mísero. Pero no importa, la modernidad manda. Pantalones caídos los chicos como si no tuvieran dinero para compara un cinturón enseñando, eso sí, sus calzoncillos de marca. En los pies las clásicas chanclas de toda la vida, que no permiten andar correctamente, y menos aún conducir, y te llenan el pie de callos. Pero al menos no se distingue a pobres y ricos. Todos iguales. Todos hechos unos pordioseros.

jueves, 6 de septiembre de 2012

Melenudos

Vivo en una ciudad habitada por familias de clase media. La mayoría de los padres son licenciados que trabajan ambos y con niños pequeños. Digamos que es un buen laboratorio para escribir mi blog con todos los vicios de la modernidad, aunque últimamente ando poco inspirada. Sin embargo, hay algo que me ha llamado últimamente la atención. Ver a niños bien vestidos, arreglados y muy normales, acompañados de padres con estética adolescente. Mis hermanos de jóvenes llevaban el pelo largo y estaban horrorosos, por cierto. Pero llegadas ciertas edades seguir llevando el pelo largo da muy mala impresión, por lo menos a mí.

Me transmite un mensaje de persona descuidada, que desprecia las normas y no se esfueza en la convivencia con los demás. Un señor de cincuenta años melenudo me parece alguien que no ha madurado, que ha decidido quedarse anclado en el tiempo. Alguien a quien no le importa desagradar a los demás. No dudo que sean buenísimas personas pero no lo parecen. Yo creo que, aunque sólo sea por sus hijos, por no avergonzarlos, deberían renunciar a ese look trasnochado. Resulta que entre mis vecinos hay dos chicos gemelos idénticos que estudian sendas ingenierías. Pues bien, uno de ellos se ha dejado melena, supongo que para distinguirse, y parece un delincuente. La apariencia también importa.

miércoles, 5 de septiembre de 2012

En el límite

Últimamente siento que me toca vivir en el filo de las cosas. Por ejemplo, soy muy golosa y mi día es perfecto si caigo en la tentación y me tomo algún dulce especial. Pero sin embargo soy consciente de que me la juego, porque mi colon irritable suele reaccionar a esa clase de estímulos y es probable que acabe el día entre fuertes dolores de tripa. Pero, que me quiten lo comido..., el placer que sentí al tomarlo creo que compensa la posibilidad cierta de lamentarlo después. Lo mismo si me tomo de vez en cuando una ensalada o un plato de legumbres. Sé que no debo, pero qué es la vida sino una aventura, y un poco de riesgo la hace más excitante a veces.

El otro día dije que por escribir lo que pienso pago un precio muy alto. Puede que para otras personas el hecho de sentarse al ordenador y leer casi cada día insultos dirigidos a uno mismo no tenga mayor importancia. Para mí viene a ser como empezar el día bebiendo hiel. Mi autoestima no está para muchos esfuerzos. Pero si quiero seguir escribiendo y relacionándome en internet, tengo que saber soportar mi dosis diaria de veneno. Igual que algunos alimentos son veneno para mi sistema digestivo. Igual que, cuando decido hacer algo especial, una excursión o un esfuerzo, sé que mis articulaciones me lo van a recordar. Pero el que algo quiere, algo le cuesta... y a mí me cuesta bastante, pero ya estoy acostumbrada.

martes, 4 de septiembre de 2012

Aprendiz de todo, maestro de nada

Aunque yo no fui a la universidad, soy una gran defensora de la enseñanza y también de la maestría, es decir, el llegar a ser maestro de alguna especialidad. Ya sé que existen malos abogados (y abogados malos), pero nadie sabe tanto de derecho. También hay médicos que se equivocan (a veces gravemente), pero han estudiado más de cinco años de medicina. Los economistas según parece han metido la pata últimamente, pero ellos son los verdaderos expertos en economía. Incluso los políticos (con toda su mala fama), son los únicos expertos en política. Especialmente, en política internacional, que es toda una asignatura aparte y terriblemente enrevesada.

Lo que quiero decir con todo esto, es que es muy fácil opinar libremente sobre cualquier tema, pero siempre que se tenga en cuenta que no tenemos toda la información a nuestro alcance. Cuando la gente reclama más transparencia a las altas instancias internacionales, a los financieros mundiales o incluso a nuestro propio gobierno, no tienen en cuenta que aunque dispusiéramos de toda esa información no la entenderíamos. Existen multitud de parámetros a tener en cuenta, antecedentes y circunstancias específicas. Para opinar sobre temas tan complicados están los expertos; incluso aunque ellos se equivoquen, siempre lo harán menos que nosotros, que no sabemos de lo que hablamos. Yo procuro confiar en los profesionales en la materia.

lunes, 3 de septiembre de 2012

Aprendiendo a leer

Uno de los signos distintivos de la actualidad es que cualquiera se cree preparado para dar lecciones sobre cualquier tema.Y no me refiero a decir: yo opino tal cosa, sino a faltarle al respeto a los que no están de acuerdo con él. Sin embargo, yo entiendo hasta cierto punto que no se opine igual e incluso que se conteste de forma visceral. Lo que no acabo de comprender es cómo es posible que la gente conteste a un tema sin habérselo leído, o en todo caso, sin haber comprendido el fondo de la cuestión. Eso me preocupa más incluso que la divergencia de opiniones. Porque la falta de análisis puede conducir a errores fatales.

Porque estamos tan acostumbrados a quedarnos con los titulares de la noticia, que muy pocos se molestan en ir más allá. Eso es especialmente grave cuando se utilizan medios de comunicación tendenciosos, pero a veces basta con estar mal informado para tergiversarlo todo. Mi marido siempre opina que los Ministros de Economía deberían ser economistas, los de Sanidad, médicos, etc... Algo que resultaría de sentido común y, sin embargo, muchas veces hay ministros comodines que pasan de una cartera a otra sin tener ni idea. Si los que dirigen el país actúan así, qué se puede esperar del resto de la población...

sábado, 1 de septiembre de 2012

¿Por qué no? bésale el culo al mono

No. No me he vuelto loca todavía. Ése es el aleccionador lema de una escultura? de la exposición que se exhibe en el Palacio de Cristal del Retiro. Se acompaña por otras obras incomparables (sin duda), como un bonito montón de cristales rotos y una exhibición de botellas de cerveza vacías. No contentos con eso, el Palacio de Villanueva también acoge obras de este artista?. No he entrado, pero desde la puerta se pueden ver una serie de restos de obra estratégicamente distribuidos. Es una pena que no venga por mi ciudad porque están construyendo pisos, y el vertedero debe estar a rebosar de obras de arte por descubrir. Qué desperdicio de cultura (nunca mejor dicho). Menos mal que todavía hay gente que aplica el verbo reciclar al pie de la letra. Sólo espero que tengan cuidado con las señoras de la limpieza, no vayan a acabar con toda la muestra...

Todavía estoy emocionada con la experiencia. Para ilustrar el mensaje que quiere transmitir este genio de la modernidad, se puede contemplar una foto del susodicho besando el culo de una botella, presuntamente de anís, mientras en la otra mano sostiene un vaso. Qué maravillosa metáfora de la existencia. Al menos explica claramente su método de trabajo. Por suerte, el recinto está rodeado por auténticas obras de arte de la naturaleza que no necesitan presentación. Total, que he decidido reir en lugar de llorar, al ver en qué emplean nuestros apreciados representantes políticos el dinero del contribuyente. Mientras que multitud de artistas anónimos tienen que elegir entre trabajar de camareros o morirse de hambre. Pero todo sacrificio es poco en el altar de la actualidad. Creo que lo celebraré comiéndome un guisante en un restaurante de la nueva cocina...