Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

viernes, 21 de septiembre de 2012

Sobre el compromiso

Últimamente en mi ciudad no hago más que tropezarme con padres separados y me parece muy triste. Realmente no tiene nada de extraño si se plantea el matrimonio como un experimento, un periodo de prueba que puede salir bien o mal. Cualquier proyecto que se plantea de se modo está destinado al fracaso. Lo mismo un trabajo, unos estudios o una familia. el compromiso es un a pieza esencial. Nadie dijo que fuera fácil unir a dos personas adultas en una misma casa, cada cual con su historia, sus amigos, sus filias y sus fobias. Si a esto, le añadimos las tensiones del trabajo, el mantenimiento de la casa y al menos un hijo pequeño; los roces se multiplican al infinito. Por eso precisamente, antes de legalizar una unión hay que tener claro cuál es el grado de compromiso de ambas partes. Porque romper un contrato matrimonial es algo que afecta a todo el entorno de las personas y para siempre.

A veces incluso el amor no es suficiente para mantener a flote una pareja. Hay que saber expresar lo que se desea, negociar y llegar a un entendimiento. Para todo ello es esencial pasar tiempo juntos, la mayor cantidad de tiempo posible. Estoy convencida de que muchos de los matrimonios que se separan, no es por tensiones importantes en la pareja, sino por lo contrario, por falta de trato y roce. También creo que, si acudieran a terapia matrimonial, muchos podría recuperar su relación; siempre y cuando, claro está, no se ha metido ya otra persona por medio. El matrimonio debe ser ante todo una relación exclusiva. Aunque se compartan familiares y amigos, la pareja debe estar siempre por encima de todo lo demás.

15 comentarios:

  1. Ay, si yo te contara...puedo parecer muy frivolona por mis post y porque con el tiempo he aprendido a reirme de todo, pero cuando me casé era para siempre, con mi segunda pareja era para siempre, con ésta veremos, ya ni me lo planteo.
    Creo que hay ocasiones en que no queda más remedio que separarse pero como muy bien dices, convivir es pasar por problemillas, crisis etc y afrontarlos juntos, y supongo que por falta de madurez, la gente a las primeras de cambio, que ya todo no es jiji jaja, no te devora el deseo, hala! adios muy buenas, coño, pues no te comprometas, en fin, que estoy d acuerdo contigo totalmente.

    ResponderEliminar
  2. Si además ahora no hace falta casarse... Yo siempre le repito a mis hijos que si haces algo es para hacerlo bien y si no no lo hagas. Como ya sabes, tampoco me ha servido de mucho. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo. Igual que no sirve "tratar" de alcanzar cualquier meta; se camina hacia ella, se trabaja por ella; si no sale a la primera, se vuelve a intentar -en cosas del amor, se intenta infinidad de veces-. Como somos humanos, resultará que a veces no nos es posible llegar a la meta, pero empezar pensando "a ver si sale...", pues no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si se plantea como un experimento es normal que no funcione. Un beso.

      Eliminar
  4. Hola Susana, tu entrada me ha llegado mucho ya que mis padres acaban de celebrar sus 35 años de matrimonio con la renovación de sus votos matrimoniales. Lo que has escrito es precisamente lo que ese día planteaba el sacerdote. Para casarse hay que ser conscientes de que no es fácil, que se necesita además del amor, mucha tolerancia, respeto, buena comunicación y una buena sexualidad. Creo que esos son los pilares fundamentales para que la unión entre esas dos personas esté construida sobre una base sólida. El matrimonio no es un juego, no se puede probar para ver si funciona, es un compromiso de por vida, serio y responsable. Y si no se entiende así, mejor dar un pie al lado y no casarse. Excelente publicación! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Mis padres ya llevan más de cincuenta. Un beso.

      Eliminar
  5. Susana, mi blog tiene anticopia para evitar el mal rato de pelear con otros blogueros por plagiadores, porque me ha pasado lamentablemente. Pero ya lo quité para que puedas copiar el post que te ha gustado :D Yo encantada! Muchas gracias por tus comentarios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabía que existía eso. Yo te lo copio con tu firma. Siempre lo hago así. Voy ahora mismo y así puedes volver aponer el anticopia.

      Eliminar
  6. Cuanta razón Susana. Mis padres eran de esos que se rompió el molde "el uno para estar con el otro siempre"...Hoy en día creo que hay poca tolerancia y respeto a como es "el otro". Un beso y buen finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no aceptamos al otro como es, él tampoco nos aceptará como somos. Un beso.

      Eliminar
  7. Tristemente, hoy en día, el matrimonio se vive como una situación temporal. Uno se casa ilusionado, pero ya pocos creen que sea para toda la vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no crees en principio que sea para siempre, es natural que no funcione, porque nadie se sacrifica por algo temporal. Un beso.

      Eliminar
  8. ...yo he llegado a pensar que según que casos aquellos matrimonios "acordados" por consejo de los familiares no eran del todo dispartatados.

    ResponderEliminar
  9. Yo también lo he pensado. Porque cuando hay voluntad de que salga bien ya se tiene mucho ganado de antemano. Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Es realmente duro sacar adelante una familia y un matrimonio a través de los años. El concepto del "bien común" tiene que estar por encima del "bien personal" y eso hoy en día no se valora demasiado.
    Besazo

    ResponderEliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.