Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

sábado, 31 de mayo de 2014

Quien ríe el último, rie mejor

Un refrán muy conocido. Supongo que se trata de ver los procesos a largo plazo. Hay mucha gente que, ante un acontecimiento o una situación nueva enseguida "lanzan las campanas al vuelo", supongo que porque no tienen visión de futuro. Porque, como ya he comentado antes, hay veces que el desenlace se vislumbra y no tiene nada que ver con lo que pueda parecer al principio. De manera que yo presumo de persona prudente, en el sentido de que no suelo reaccionar hasta que no se ve ya si el resultado va a ser el esperado. Por eso, por ejemplo soy una excéptica del cambio climático, que no me lo acabo de creer y no me parece tan inmediato.

Porque los cambios metereológicos generalmente se producen a lo largo de milenios y la actividad humana no suele ser determinante. Más bien dependen de la actividad solar, que es mucho más potente que toda nuestra labor. Y es que yo pienso que tenemos una visión homocentrista, como queriendo creer que todo está en nuestras manos y depende de nosotros y no es así. El planeta tiene sus propias reglas y en cualquier momento le da un "sofoco" y nos fríe a todos. Vamos, que me parece un poco engreído pensar que al universo le importa tanto lo que hagamos. En este caso el que ríe el último no somos nosotros.

viernes, 30 de mayo de 2014

Una pausa

La semana que viene no voy a estar disponible porque estoy de viaje. Los post están programados y se seguirán publicando pero seguramente no podré aprobar los comentarios. Espero que no surjan malentendidos por esta causa. Besos.

Dime de qué presumes y te diré de qué careces

Este post me va a indisponer con muchos de mis seguidores. Creo que no se puede presumir de sencillez, de modestia o de naturalidad, porque es una contradicción en sí mismo. Desde el momento en que te vanaglorias dejas de ser sencillo, modesto y natural. Por eso no se puede ir por el mundo diciendo: hay que ver lo discreto que soy que quiero pasar desapercibido, cuando precisamente lo que estás consiguiendo es todo lo contrario, llamar la atención. Que a veces la mejor manera de no hacer ruido es dejando las cosas como están y no empeñándose en hacerlo todo a tu manera, cambiando las costumbres milenarias, lo cual sale más caro además que mantenerlas.

Y algunos ya se habrán dado cuenta de que me refiero al Papa Francisco, que me produce cierta suspicacia precisamente porque basta que presuma mucho de algo para que me haga sospechar, que dicen que la peor presunción que existe es la del que no se considera presuntuoso. Tal vez la Iglesia está sobrecargada de ritos acumulados a lo largo de los siglos, pero forman parte de su historia, igual que los militares utilizan uniformes y a nadie se le ocurre que haya que suprimirlos. Porque las instituciones necesitan una serie de modelos con los que sentirse identificadas y no creo que eliminarlos de golpe aporte nada nuevo o valioso al Vaticano

jueves, 29 de mayo de 2014

El que tiene padrino se bautiza

Aunque naturalmente yo les digo a mis hijos que hay que prepararse bien para conseguir un buen trabajo, la verdad es que cada vez estoy más convencida de que vale más caer bien o tener amigos influyentes. Luego también hay un componente de suerte. He tenido dos hermanos y un cuñado en el paro y ahora precisamente están los tres emprendiendo nuevos negocios y yo espero que les vaya bien, pero me temo que depende mucho de las circunstancias. Y entre ellas está también conocer gente que te pueda ayudar. No se trata tanto de corrupción sino de una cuestión de confianza. Las empresas confían en los conocidos.

De igual modo el cine, la literatura y el arte sobretodo, dependen mucho de los conocimientos que se tengan. Eso es muy descarado en el caso de las pinturas y esculturas, ya que cuenta mucho más el valor que se les da en el mercado que su auténtica valía. De hecho es vergonzoso lo que intentan hacer pasar a veces como arte. Lo triste es que así es como funciona. En cambio hay personas con un talento real que no consiguen hacerse un hueco en las galerías porque no tienen amigos influyentes o porque no han caído en gracia a las personas adecuadas y eso me parece una verdadera tragedia para ellos y para la sociedad.

miércoles, 28 de mayo de 2014

Calumnia que algo queda

En esto soy experta, no tanto en calumniar sino en recibir improperios. Hasta el bendito día en que suprimí los comentarios anónimos me habían llamado de todo. Ahora existen unas sentencias condenatorias contra la difamación en la red que, si lo sé, podía haberme forrado. Pero la verdad es que no me vale la pena el disgusto. Además lo peor no era que se metieran conmigo sino que atacaban a mi familia. Por ejemplo, cuando tuve dos cuñados con cáncer no hacían más que desearnos la muerte a todos, y cuando enfermó mi padre también. Hay que ser muy duro de corazón para caer tan bajo.

También me desearon ser crucificada, que violaran a mis hijas, una muerte lenta... Vamos que no llevo la cuenta pero ha habido de todo.Y me han recetado varias veces el tiro en la nuca, por defender a las víctimas, por ir contra el aborto, por meterme con los del 15m (menos mal que son pacifistas). Lo curioso es que luego me dicen que yo soy muy agresiva en mis post, y lo más que le he llamado a alguien una vez fue calzonazos, y todavía me arrepiento.  Yo no creo que ninguna calumnia sea inofensiva, porque se alimentan unas de otras y al final surge un bulo que puede llegar a ser peligroso para las personas.

martes, 27 de mayo de 2014

La ley del embudo: para mí lo ancho, para tí lo agudo

Me llama la atención que aquellos que van dando recetas sobre economía sin que nadie se las pida, suelen ser personas que trabajan en la administración, con horario de mañana y vacaciones extra. Y claro, los consejos sobre conciliación familiar, por ejemplo, no funcionan cuando ambos salen del trabajo a las ocho de la tarde. Así todo. O te dicen que deberías salir más con tu pareja, cuando resulta que tienes hijos pequeños y no tienes con quién dejarlos. O te dicen que deberías buscar trabajo, cuando tienes hijos en el colegio y ninguna ruta escolar que te venga bien. A mí me pasaba eso. Es fácil dar consejos que no vas a seguir porque no te hace falta.

Cuando hablan de favorecer la enseñanza pública los mismos que llevan a sus hijos a colegios privados (conozco varios casos), o de apretarse el cinturón los que ganan más de un millón de antiguas pesetas al mes. O te dicen que por qué no coges más vacaciones, sabiendo que no puedes por mútiples razones. Y es que es difícil ponerse en el lugar de otro y hay quien no sabe. A mí durante años me han estado haciendo consejos bienintencionados que no podía llevar a cabo y la verdad es que resulta pesado tener que explicar que has tomado tus decisiones mirando los pros y los contras y que te ha tocado el lado estrecho.

lunes, 26 de mayo de 2014

No es tan fiero el león como lo pintan

Es extraño pero, cuando escribo en twitter todo el mundo da por hecho que soy un hombre. Tal vez porque soy muy vehemente. Cuando escrito en el blog mucha gente no se atreve a llevarme la contraria y se disculpan de antemano, como si fuera a comérmelos. Y tiene gracia, porque cualquiera que me conozca personalmente os diría que no puedo ser más inofensiva, de aspecto, de voz y de ademanes. Vamos, que sólo saco mi lado oscuro cuando se trata de defender mis ideas y sólo si se trata de gente que no me respeta o a las instituciones que yo defiendo. Así que por escrito doy imagen de león, cuando sólo soy una gatita.

Además, como tengo la voz aguda, muchas veces por teléfono me confunden con una niña, y me dicen que se ponga "mi mamá", cosa que a mí me fastidia bastante. El otro día incluso, fui a hacer una reserva de fin de semana y la chica que lo cogió me confundió con una "amiga" suya; así que se puso a insultarme, diciéndome que no le hiciera más bromas; y yo insistiendo en que era una cliente... hasta que al final colgué y llamé a otro sitio. Ellos se lo pierden. Pero la verdad es que me molesta bastante que no me tomen en serio por la voz. Me pasaba mucho cuando era secretaria y fue uno de los motivos por los que lo dejé.

sábado, 24 de mayo de 2014

No quieres caldo, pues toma tres tazas

Este refrán significa que, basta que algo no te guste para que tengas que repetir la experiencia varias  veces. Me recuerda a: no hay dos sin tres. Y es curioso porque en el tráfico lo tengo comprobado. Basta que salgas un día del garaje y te hagan una faena, para que a continuación vengan otras dos por lo menos. Parece que hay días en que todos los conductores van estresados. Como yo soy muy tranquila conduciendo no suelo tener problemas, pero aun así extremo precauciones cada vez que un incidente augura otros más detrás. Aunque no creo firmemente en los horóscopos, la verdad es que hay días en que parece que todo viene seguido.

Este refrán también me recuerda a Mafalda y su manía contra la sopa. Nosotros en casa la comemos muy a menudo porque es lo más cómodo y lo que más apetece en invierno. Sin embargo, como es sopa de sobre, a veces me preocupa que tanta afición pueda hacernos daño a la salud a la larga; porque dicen que la sopa de sobre contiene productos nocivos. Claro que, si vas a mirar, no podría comer ya de nada... Así que a mí no me importa que me dén de caldo tres tazas. Yo encantada. También lo podría interpretar como que, no tenía bastante con el blog, y ahora también tengo facebook y twitter para meterme en polémicas.

viernes, 23 de mayo de 2014

¿Dónde va Vicente? Donde va la gente

Otro refrán que escuchaba mucho de pequeña. Se refiere a que hay personas que siguen a la multitud, da igual a dónde se dirija. Pasa mucho esto de la masa que se mueve con un banco de peces y, cuando uno gira, giran todos detrás. A mí es algo que me choca mucho porque ya sabéis que yo soy un pez que nada a contracorriente y basta que vea a todos en un sentido para que me apetezca ir en el contrario. Soy así desde pequeña. No hay que desestimar el poder del grupo. Por eso me empeño en seguir en las redes sociales aunque me parezca un rollo, porque sé que ahí es donde nadan ahora los bancos de peces.

La verdad es que, cuando veo algunos programas de televisión, me quedo horrorizada, porque no les encuentro en menor interés. A veces pienso que debe ser problema mío, porque si a todo el mundo le gustan algo tendrán que yo no encuentro. Es muy incómodo esto de sentirse al margen de la mayoría. Por una parte estoy acostumbrada y no me importa demasiado; pero por otro lado, me gustaría saber lo que se siente siendo parte de algo. Aunque le extrañe a la gente que me sigue, siendo niña ni siquiera conseguí encajar en mi parroquia. Fui un par de veces y salí rápidamente porque estaba claro que ese tampoco era mi lugar.

jueves, 22 de mayo de 2014

Holaaa, ¿hay alguien ahí?

Llega un momento en un blog en que la gente de los enlaces deja de escribir y acaba languideciendo de muerte natural. Yo ya tengo como sesenta enlaces y sólo me escriben diez, así que espero que no estemos ya en esa situación. Supongo que se ha juntado la casualidad de que todo el mundo anda muy ocupado en estos días. De todas maneras, las visitas en general no han bajado, sólo los comentarios a las últimas entradas y las actualizaciones. Espero que pase la racha. Saludos.

Más vale una vez colorado que ciento amarillo

Este refrán se refiere a que es mejor pasar vergüenza una vez por decir lo que piensas, que ponerte amarillo de rabia por no poder dar tu opinión o tener que pasar situaciones desagradables. Yo suelo repetirles a mis hijos eso de: no tienes nada que perder, o el no lo llevas por delante. Aunque yo siempre he sido tímida y me cuesta mucho dar el primer paso, sin embargo con los años he aprendido que "una puntada a tiempo ahorra ciento". Es decir que, si no dices lo que quieres la gente no lo va a adivinar. Incluso cuando se trata de tu pareja, creo que muchos problemas vienen por eso, por no hablar claro de lo que piensas.

Porque muchas veces crees que es evidente y que todo el mundo tiene que comprender lo que te pasa, pero eso no es cierto. La gente suele estar perdida en sus propios problemas y no caen en la cuenta de los tuyos. No se trata de mala fe sino de simple incapacidad. Cada vez estoy más convencida de que hay personas que no se plantean las cosas y pasan por la vida de una forma muy superficial. Por eso, cuando les haces pensar en un tema que habían dado por sabido, a veces se llevan toda una sorpresa. Y aunque yo tenga tendencia a ponerme colorada, lo prefiero mil veces a ponerme amarilla por haberme callado.

miércoles, 21 de mayo de 2014

Cría cuervos y te sacarán los ojos

Éste es un refrán muy duro y muy real. Cuando mis hijos eran pequeños yo pensaba que lo tenía todo controlado y que bastaba con darles cariño a raudales para recibir lo mismo. Pero llegó la temida adolescencia y tuve que escuchar las palabras que creí que nunca escucharía: estás loca, eres la peor madre del mundo, te odio, sólo vives para hacerme la vida imposible... Por eso, alguna vez que me han hecho comentarios duros en el blog he respondido que no sería peor que lo que me decían en casa. Porque por supuesto duelen mucho más las palabras de un ser querido que las de un extraño, aunque sepas que se va a arrepentir al momento.

Porque los adolescentes son así, de explosiones, y luego vienen como gatitos a frotarse contigo y hacerte carantoñas como si nada hubiera pasado, y es realmente muy duro pero te acabas acostumbrando. Afortunadamente, yo ya pasé esa época terrible, espero, y hemos vuelto a una relación sostenible. Pero es cierto que los hijos son las personas que más satisfacciones te pueden dar y también las que más te hacen sufrir. Porque no es sólo que ellos lo pasen mal también, sino que tú te sientes realmente responsable de la situación. Pero afortunadamente las aguas suelen volver a su cauce con el tiempo.

martes, 20 de mayo de 2014

Subidas y bajadas

Yo es que soy un poco gafe, y precisamente ayer decía que me encontraba mucho mejor de la depresión pero hoy he tenido un día nefasto. Lo extraño de esto es que no se trata realmente de todo el día ni de algunas horas, sino de ratos más o menos largos en que de pronto me encuentro fatal y no sé por qué. Ayuda que me he vuelto a levantar con dolor de cabeza por tercer día consecutivo. Las hormonas van a acabar conmigo. Y a eso de medio día he tenido otro cólico para no variar. Luego además me he caído en la calle camino de casa, haciendo el ridículo más espantoso, y todavía estoy dolorida. Vaya golpe más tonto.

Pero la verdad es que sé que en el fondo eso no tiene nada que ver. Mi depresión es algo químico que depende de las subidas y bajadas de alguna sustancia interna, como quien tiene mal el azúcar. Lo tenía muy controlado últimamente pero, como pasa con la insulina, a veces se descompensa. Y me doy cuenta después, cuando vuelvo a la normalidad y pienso: caray, qué mal estaba. Porque mientras me invade la desgana y el desasosiego lo encuentro normal, y no soy consciente de hasta qué punto no hay razones para sentirme así. Ése es el mayor peligro que tiene la depresión, que no te das cuenta de que la tienes hasta que la superas.

Blanco y en botella, leche

El otro día cuando decía que tengo una intuición especial para las personas y las situaciones, alguien me respondía que eso es puro sentido común. Y tiene razón, yo creo que se trata sencillamente de pura lógica, pero es curioso como la gente no suele emplear algo tan evidente. Por eso este refrán da en la clave del asunto, que cuando algo parece leche, lo normal es que sea leche y no otra cosa. Cuando uno es joven es fácil que te dén "gato por liebre" porque no tienes experiencia de la vida, pero cuando ya andas por la cuarentena hay pocas situaciones que no hayas vivido y todo te suena de alguna manera, aunque no recuerdes cómo ni cuándo.

Así que cuando ves las causas, ya te imaginas las consecuencias. O así debería ser al menos. Lo que a mí me extraña es encontrar tanta gente mayor que parece haber pasado la vida en una cueva porque no han aprendido nada; que se siguen dejando engañar por ideologías ya desfasadas o que se apasionan por programas de televisión absurdos como de los que hablaba ayer. Y me pregunto qué ha pasado para que esas personas no hayan tenido ocasión de madurar psicológicamente. Pero bueno, supongo que también serán buena gente y no debería juzgarlos, aunque vean la misma botella que yo y no sepan lo que contiene.

lunes, 19 de mayo de 2014

Realities de televisión

Siguiendo con el post anterior, de verdad que no entiendo cómo tanta gente ve esos programas de televisión, que se pueden dividir en: de cotilleo, de cocina o de música. Los primeros no dejan títere con cabeza incluso entre los propios contertulios. Los otros básicamente se dedican a destripar a los concursantes ante el público. Esto tiene una estrategia: primero los alaban y dejan que se hagan ilusiones, para a continuación ponerlos verdes y dejarlos hechos una piltrafa. Lo que siempre me pregunto es quién juzga a los jueces porque sobre gusto no hay nada escrito, y a menudo parece que el que tiene que decidir es un aficionado más.

Yo no puedo ver más de cinco minutos de esos programas porque me solidarizo con el concursante inmediatamente y lo paso mal. Sin embargo, se ve que hay muchos espectadores que son vampiros emocionales, que se alimentan de la ilusión, el miedo, la frustración y la rabia de las personas que participan. Eso me hace pensar que realmente deben tener unas vidas muy vacías si necesitan de emociones ajenas. Cuando veo algún programa de estos y escucho que son los de más audiencia, me preocupa un montón pensar que la televisión viene a ser un barómetro de la sociedad y esto es lo que tenemos actualmente.

Todo se pega, salvo la belleza

El hombre es un animal social y por ello se deja influir mucho por el entorno en el que vive. De ahí que, la publicidad, por ejemplo tenga un efecto enorme sobre la sociedad y también lo que sale en los medios de comunicación. Aunque todos digamos que tenemos las cosas muy claras, lo cierto es que cuando ves algo a diario acabas por acostumbrarte y considerarlo normal. Por eso, cuando mis hijos eran pequeños yo les grababa dibujos animados apropiados y se los ponía después, en lugar de dejar que vieran cualquiera en cualquier momento. De ese modo me aseguré de que no pasaran por Bola de dragón y Shin Chan, que era lo que se llevaba entonces.

En su lugar conocieron los Pitufos y la abeja Maya. Así todo. Yo creo que no existen programas inofensivos. Algunos como Sálvame o Mujeres y hombres y viceversa, son un auténtico ejemplo de lo que no se debe ver, y también son los que tienen mayor audiencia, me temo. Porque para empezar muestran precisamente la manera en que no deberían relacionarse las personas: a gritos y faltándose al respeto. Además, se nutren de la vida privada de la gente, que debería ser eso, privada. En conclusión: son un compendio de antivalores.  Y parece que no, pero cuando te rodeas de gente así, a todos se nos pega algo aunque no lo creamos.

sábado, 17 de mayo de 2014

La homosexualidad, una patología del cerebro

Barcelona (Redacción).- Chris Birch jugaba al rugby, tenía pensado casarse con su novia en breve y estaba empleado en una sucursal bancaria. Hasta aquí, una historia como tantas otras. Lo insólito del caso empieza cuando Birch, de 26 años, sufre un derrame cerebral mientras se ejercita en el gimnasio. Es a partir de ese momento que el galés reconoce que es homosexual, después de haber vivido el resto de su anterior vida sintiéndose heterosexual.
Así lo ha asegurado el propio joven en el tabloide de Reino Unido, Mirror, que en sus páginas relata que Birch estaba haciendo "volteretas" hacia atrás cuando en una de esas piruetas cayó mal y sufrió el mencionado derrame. Al despertar, ante su novia y amigos, reconoció, sin más, que su condición sexual había cambiado: "Soy gay".  "Debo ser fiel a mis sentimientos", ha asegurado al diario británico. Birch ha pasado de ser jugador de rugby a peluquero, cambios a los que familia y amigos se están acostumbrando.
El caso ha levantado ciertas suspicacias y ha llevado a preguntar a expertos en neurología si un caso como el del joven galés es posible. Luciano Sposato, director del Departamento de Neurología de Adultos y de la Clínica de Enfermedades Cerebrovasculares del Instituto de Neurología Cognitiva en Argentina, ha asegurado a BBC Mundo que "existen numerosos informes científicos acerca de cambios en conductas sexuales en pacientes que han sufrido lesiones cerebrales por accidentes cerebrovasculares y por otras causas".
"La explicación más aceptada es que estos cambios se deberían a la afección de áreas del cerebro involucradas en la sexualidad, particularmente el sistema prefrontal", ha asegurado el experto a la cadena británica.

 http://www.lavanguardia.com/vida/20111111/54238057739/sufre-un-derrame-cerebral-y-se-despierta-homosexual.html
 http://www.que.es/ultimas-noticias/curiosas/201204211754-loca-hombres-despierta-coma-siendo-cont.html

viernes, 16 de mayo de 2014

No creo en las meigas, pero haberlas haylas

Yo suelo mirar los horóscopos y, si me conviene me lo creo y si no no, como todo el mundo. Aunque tengo que reconocer que me identifico bastante con los rasgos típicos de un acuario. Sin embargo, el otro día estábamos en clase de inglés y la mayoría de la clase defendía que los fantasmas y fenómenos paranormales no existen. Que son fruto de nuestra imaginación. Yo no aseguraría tanto, porque además, siendo cristiana, si crees en ángeles es algo parecido. Pero desde un punto de vista estrictamente científico lo cierto es que sólo conocemos de qué está hecho un uno por ciento del universo, así que todo es posible.

La llamada materia y energía oscura constituyen el otro noventa y nueve por ciento ignoto. Incluso se discute sobre la existencia de posibles universos paralelos. Aunque todo eso suene a ciencia ficción lo cierto es que son estudios muy serios. Así que, tampoco es tan descabellado pensar que pueda haber personas con poderes especiales. Yo misma he sentido a veces cosas difíciles de explicar. Nuestro cerebro también sigue siendo un gran misterio por resolver. Por eso yo no me tomo a broma esa clase de temas. De hecho el otro discutía con un sacerdote sobre la existencia del mal como algo diferente a la mera ausencia de bien.

jueves, 15 de mayo de 2014

De todo hay en la viña del Señor

Incluso dentro de la misma familia puede haber caracteres muy distintos. También se dice que cada uno es de su padre y de su madre. Yo nunca me he entendido bien con la familia de mi padre, pero afortunadamente tenía la otra. Los niños a los que se priva deliberadamente de la mitad de sus orígenes no tienen la posibilidad de elegir. Mis hijas en cambio, son muy diferentes y sin embargo compatibles entre sí, lo cual es una gran suerte, porque yo nunca me he llevado bien con mi hermana. Pero con el tiempo he comprendido que cada forma de ser tiene sus ventajas y sus inconvenientes, y por eso todos somos necesarios.

La gente que tiene más carácter también es más decidida y voluntariosa. Los que somos más tranquilos, solemos ser más sensibles y pacíficos. De este modo, unas cosas compensan a otras. Por ejemplo, hay profesiones, como la de médico, que sólo pueden ser ejercidas por gente activa y poco escrupulosa; porque de otro modo se agobiarían mucho y sería peor para los enfermos. También los abogados tienen que ser personas un poco frías para no dejarse llevar por las circunstancias. Los ingenieros tienen que centrarse en los datos principalmente. En cambio, un profesor o un psicólogo tienen que ocuparse más de las emociones.

miércoles, 14 de mayo de 2014

No hay mal que cien años dure

Uf. Pues no estaría yo tan segura. Lo digo porque el año 2017 se cumplen cien de la revolución rusa y me temo que el marxismo sigue muy vivo. De todas maneras, el refrán no es literal sino que se refiere a cualquier situación mala que te parece que se alarga mucho en el tiempo, pero algún día tendrá un final, aunque ahora no lo creas. Yo quiero pensar que el aborto legal es una de esas cosas. Pero no sé si yo veré el fin, aunque tengo que admitir que tampoco pensé que vería la caída del telón de acero y sucedió, de un día para otro. Quién sabe. Si no mantuviéramos la esperanza nuestra vida sería muy triste. La esperanza es lo último que se pierde.

Y se me ocurre que tal vez alguno esté pensando si acabaré alguna vez con los refranes.:). Pues me temo que me quedan para rato todavía. Pero a primeros de junio tengo la intención de escribir otra vez sobre otros temas que se me van acumulando. También se dice que mala hierba nunca muere, y es cierto que hay personas que parecen incombustibles y precisamente que su "mala semilla" les mantiene vivos. No sé si debería dar nombres, pero para mí Carrillo por ejemplo fue uno de ellos. Aunque realmente a veces no se sabe si vivir mucho es una maldición. Depende de cómo lleves tu vida y lo larga que se te esté haciendo.

martes, 13 de mayo de 2014

A la vejez, viruelas

Y el sarampión con ellas. Éste también era muy habitual en mi casa. No tanto refiriéndose a la edad sino a personas que deciden hacer algo cuando ya no es el momento adecuado. Por ejemplo, los típicos cuarentones que se echan novia. O quien decide estudiar después de haber estado trabajando. Aunque mi padre lo hizo; estudió un carrera entera cuando ya estaba trabajando, pero es que mi padre era un fuera de serie y encima sacaba matrículas. Sin embargo, generalmente yo opino que ponerse a empezar un proyecto cuando ya estás en la mediana edad no es una buena idea. Cada día trae su propio afán y el momento adecuado para cada cosa.

Por eso he escrito alguna vez sobre la gente que celebra su divorcio y a continuación se ponen a vivir como adolescentes, saliendo cada noche con uno diferente. Comprendo su necesidad de compañía pero no creo que la solución esté en hacer de mayor lo que no hiciste de joven, o sí, pero tampoco; porque hay cosas que en la juventud tienen sentido y luego ya no. Especialmente si hay hijos por medio, no me parece justo ponerlos en la situación de ver a su madre o su padres con una pareja cada día. Los niños necesitan estabilidad. Recuerdo que conocía a una bloguera con ese modo de vida y le molestaba mucho mi opinión.

lunes, 12 de mayo de 2014

Escapada

Este fin de semana lo he pasado fuera con mi marido. Hemos estado en la sierra de Gredos en Ávila. Kilómetros cuadrados de bosques con ciervos, gamos, conejos y jabalíes a apenas dos horas de Madrid. Me da lástima pensar que hay tanta gente que no conoce España. Luego, cuando tienen un euro corren a reservar unas vacaciones en uno de esos enclaves turísticos del Caribe que son calcados unos de otros y encima hace un calor terrible. Mientras que sin embargo en el norte de Castilla refresca por las noches hasta en verano. Y tanta gente no ha viajado nunca por allí pero se conocen media Europa.

Yo misma tengo un amigo que en cuanto tiene un rato corre al Himalaya como si se le hubiera perdido algo, pero no ha estado nunca por el interior de España. Hay muchas zonas practicamente desconocidas. Tal vez sea mejor así porque se conservan mucho mejor que las zonas turísticas habituales, pero yo recomendaría a todo el mundo que una vez al año se cogieran un paquete de turismo rural y probaran a explorar las zonas recónditas de Castilla. Les aseguro que no se arrepentirán y se quedarán con ganas de volver, porque la paz y tranquilidad que se respira allí nos transporta a otros tiempos pasados.

(el post siguiente también es de hoy)

A buenas horas, mangas verdes

Éste es un refrán muy curioso, habría que ver de dónde viene lo de las mangas. También lo he oído mucho de pequeña, referido a situaciones donde alguien acaba haciendo algo que tenía que haber hecho antes. No sé por qué me recuerda a mi abuelo. Será porque a él le gustaba mucho recitar cosas antiguas y sobretodo las zarzuelas que escuchaba de joven. Una de las cosas que más lamento es no haberle hecho más caso cuando vivía. Ya se sabe que la juventud es inconsciente y yo no valoraba lo que tenía en casa. Mi abuelo era un señor tan discreto que te olvidabas de que estaba. Se pasaba el día en su cuarto y no daba problemas.

A buenas horas se me ocurrió echarle de menos. Además mi abuelo tenía una costumbre muy buena y era que salía a caminar varios kilómetros cada día y hacía gimnasia matinal. Así estaba de sano que vivió hasta los noventa y cinco años. Sin embargo, creo que hubiera preferido no durar tanto sin mi abuela. A veces la longevidad puede ser una maldición. Volviendo al refrán se podría decir que más vale tarde que nunca. Así que supongo que es algo positivo. También me recuerda la situación económica ahora que por fin tenemos lo famosos brotes verdes, aunque algunos se nieguen a verlos escondidos tras su ideología.

sábado, 10 de mayo de 2014

viernes, 9 de mayo de 2014

Haz bien y no mires a quién

Eso es demasiado pedir. Seríamos todos santos. Los que sin duda dedican toda su vida a hacer el bien son los sacerdotes. En mi parroquia hay un grupo de gente que va a los hospitales, otro que va a las cárceles, uno de Cáritas y muchos de catequesis. Es decir, que cubren todos los frentes de la gente necesitada y que sufre, sin cobrar nada y con plena disposición. Eso sí que es hacer el bien. Pero volviendo a la gente corriente como yo, la verdad es que pienso que no se debe pecar de ingenuo. Cuando aprendí a conducir recuerdo que dejaba pasar a todo el mundo en los cruces y al final armaba yo sola un atasco y me pitaban los demás.

Ahora dejo pasar siempre a un coche, pero sólo uno, porque si te descuidas te pasan tres o cuatro, como si tú no tuvieras otra cosa que hacer en todo el día. Porque yo de pequeña, como ya os he contado alguna vez, era demasiado buenaza. En el trabajo empecé a ofrecerme para todo y al final no daba abasto y encima me echaban la bronca. Así funcionan las cosas. No digo que hacer el bien sea malo pero hay que saber medir hasta dónde y hasta cuándo. Me temo que hay gente que se acostumbra a recibir todo el rato sin dar nada a cambio y luego tiene mal arreglo. Con todo, la verdad es que yo sigo siendo bastante ingenua.

jueves, 8 de mayo de 2014

Cada uno cuenta de la feria según como le va en ella.

Otro refrán asturiano. Es curioso cómo estando en el mismo lugar y al mismo tiempo existen tantas interpretaciones como personas. Yo lo veo cuando mis hijos hablan de cuando eran pequeños y resulta que recuerdan las cosas distintas a como las recuerdo yo. El caso es que los hechos deberían ser siempre los mismos pero no lo son dependiendo de quién lo cuente. Es como: nunca llueve a gusto de todos. Hay veces que te empeñas en complacer a los demás y resulta que no era eso lo que querían porque cada cual tiene sus planes y sus expectativas al respecto. Por eso lo mejor es seguir tu propio instinto y despreocuparte del resto.

Si alguien sigue un camino tortuoso pero al final le van bien las cosas considerará que tomó el camino adecuado; mientras que quien ha seguido las normas pero no ha tenido suerte pensará que ha hecho una tontería. Como quien dice que no vale la pena estudiar una carrera si vas a acabar en el paro. Pero los estudios no sirven sólo para buscar trabajo. También son una satisfacción personal. Y a la larga suele conseguir mejores empleos el que tiene más estudios, incluso si no son de ese campo. De modo que es preferible tomar tus propias decisiones que fiarte de la experiencia de otras personas porque cada cual escribe su propia historia. Cada persona es un mundo.

miércoles, 7 de mayo de 2014

El saber no ocupa lugar

Yo no fui una buena estudiante, pero sí sentía mucha curiosidad. Me gustaba aprenderme fragmentos de poesía de memoria y pasar las páginas del libro de texto con antelación. El ritmo de la clase se me hacía muy lento. Cuando terminé el colegio descubrí que los idiomas llenaban esa sed de conocimiento inmediato y desde entonces no los he dejado. Sin embargo, el campo de las ciencias para mí siempre ha sido un misterio porque la verdad es que tampoco puse ningún interés en entenderlo. De pequeña leía sin parar, devoraba toda clase de libros y con ellos llenaba el vacío de mis relaciones sociales.

Así que le debo realmente mucho a la lectura y la escritura. Mis hijas han salido a padre y dominan las matemáticas y la física. Mi hijo tenía mucho interés en aprender de pequeño pero ahora está como anestesiado, y lleva así cuatro años. Yo creo que aprender cosas nuevas, o al menos leer lo que otras personas escriben en los blogs es una actividad muy sana para la mente, que también necesita ejercitarse como nuestro cuerpo. Sin embargo, me temo que somos un caso raro, porque la mayor parte de la población sobrevive sin más alimento intelectual que el fútbol y los magazines y no es de extrañar que tengamos tantos problemas educativos.

martes, 6 de mayo de 2014

En la variedad está el gusto

Recuerdo que cuando empecé en este mundillo de los blogs, me felicitaba en un post de la variedad étnica que tenemos ahora en España. Porque cuando yo era pequeña éramos todos blancos y semejantes, y ahora vas por la calle y te encuentras gente de todos los orígenes culturales y raciales, lo cual enriquece muchísimo la convivencia. Aunque, claro, siempre hay quien dice que nos quitan el trabajo, a mí me parece una tontería porque los trabajos que cogen los inmigrantes en general no los quieren los españoles. A mí me gusta mucho relacionarme con gente de otros países y muy especialmente con los iberoamericanos, que tienen un carácter muy agradable.

Precisamente, lo que más me llama la atención, cuando llegan, porque luego ya se van aclimatando más, es lo amables y educados que son. Yo soy partidaria del: por favor y gracias. Lo practico siempre y la gente me mira un poco extrañada. Sin embargo, cuando se trata de inmigrantes, se nota que te lo agradecen, porque lo ven como lo natural nada más. Creo que un poco de amabilidad no hace daño a nadie y mejora mucho la convivencia. Ya sé que hay otros visitantes más problemáticos y menos bienintencionados, pero yo me quedo con la mayoría y realmente siento que muchos hayan tenido que marcharse ya a sus países de origen por la crisis.

lunes, 5 de mayo de 2014

Haciendo y deshaciendo se va aprendiendo

Éste refrán no lo conocía pero está muy bien. Como Penélope que pasaba el tiempo tejiendo y destejiendo mientras esperaba a Ulises, se puede pensar que deshacer y rehacer las cosas es una pérdida de tiempo penosa; pero también se puede ver como una oportunidad para aprender. Si todos tuviéramos esa facilidad para hacer correctamente, sería mucho más sencillo pero también menos emocionante. Ahora que mis hijos han aprendido a conducir (los dos mayores) he tenido ocasión de comprobar cómo la conducción es sin duda una cuestión de práctica, de probar y volver a probar; sobretodo el aparcamiento.

Y a pesar de que yo sigo teniendo un buen nivel de inglés, al volver a clase me doy cuenta de todo lo que había olvidado o lo que ya no tenía tan claro en mi cabeza. Así que voy recuperando conocimientos que siguen allí de alguna manera pero están borrosos. Podría haberme metido en un nivel superior pero preferí empezar por tercero para afianzar bien la base y la verdad es que estoy encantada porque además el profesor es muy simpático. Eso hace mucho. Lo bueno es que en la vida, si quieres, nunca se acaba de aprender y, aunque al principio dé pereza, luego se disfruta mucho de la experiencia vivida.

sábado, 3 de mayo de 2014

Un anuncio que vale la pena

Unsung Hero. Un video que todos deberíamos ver para no dejar nunca de intentar lograr un mundo mejor.

viernes, 2 de mayo de 2014

Muerto el perro se acabó la rabia

No me gusta nada este refrán, ya que soy amante de los animales, pero es muy acertado. Por desgracia parece que en nuestra sociedad cada vez hay más gente que aboga por soluciones radicales a los problemas. Y son soluciones que no hacen más que empeorar los problemas. Movimientos como el 15m, 22m, etc. empezaron con buenas intenciones y acabaron como focos de anarquismo. Yo misma he tenido conversaciones con personas que defendían el asesinato como modo de cambiar el sistema, culpando a unos pocos de los problemas de todos. Ya se sabe: los ricos, la Iglesia y los políticos conservadores.

Pero aunque sólo sea una manera de hablar, no se debe permitir ese lenguaje, tampoco en las redes sociales. Porque parece que no pero la violencia verbal mueve a la violencia física. Cuando se aceptan ese tipo de declaraciones, la masa deja de ver como negativos comportamientos inaceptables en sociedad. Así han empezado muchas revoluciones comunistas. Por tanto, no se debe decir esa clase de cosas, ni siquiera en broma o por animar el cotarro, o por excitar a las multitudes. Las crisis sociales nunca se han solucionado ejecutando a uno o varios individuos. Se solucionan con medidas reales que afectan a toda la población.

jueves, 1 de mayo de 2014

Más vale prevenir que curar

Ojalá fuera tan fácil prevenir los problemas y no tener que curarlos. Pero es que a veces, incluso aunque los veas venir, no puedes hacer nada por evitarlos. Porque existe el libre albedrío y afortunadamente tenemos libertad de elección en esta sociedad para tomar nuestras propias decisiones. Pero alguna vez, una amiga mía y yo, hemos bromeado sobre que sería mejor volver a los tiempos en que los padres elegían los maridos y mujeres de los hijos. Puede que no fuera muy justo pero probablemente acertaban mucho, porque nadie mejor que un padre conoce a sus hijos y lo que realmente necesitan. :)

De hecho, los matrimonios concertados suelen ser todo un éxito. Volviendo a prevenir, son muchas las preocupaciones que te acechan en la vida, tantas que realmente creo que es mejor no pensar en ello si no quieres acabar medio loco. Yo solía defender que con una buena educación tenías todo medio ganado, pero la verdad es que ya no estoy tan segura. La experiencia me dice que muchas veces se consiguen buenos resultados en un terreno yermo, mientras que con todos los cuidados del mundo no se llega a ninguna parte. Prevenir es necesario, sí, pero no sé si efectivo. Al final la vida pone sus normas.