Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

lunes, 19 de mayo de 2014

Realities de televisión

Siguiendo con el post anterior, de verdad que no entiendo cómo tanta gente ve esos programas de televisión, que se pueden dividir en: de cotilleo, de cocina o de música. Los primeros no dejan títere con cabeza incluso entre los propios contertulios. Los otros básicamente se dedican a destripar a los concursantes ante el público. Esto tiene una estrategia: primero los alaban y dejan que se hagan ilusiones, para a continuación ponerlos verdes y dejarlos hechos una piltrafa. Lo que siempre me pregunto es quién juzga a los jueces porque sobre gusto no hay nada escrito, y a menudo parece que el que tiene que decidir es un aficionado más.

Yo no puedo ver más de cinco minutos de esos programas porque me solidarizo con el concursante inmediatamente y lo paso mal. Sin embargo, se ve que hay muchos espectadores que son vampiros emocionales, que se alimentan de la ilusión, el miedo, la frustración y la rabia de las personas que participan. Eso me hace pensar que realmente deben tener unas vidas muy vacías si necesitan de emociones ajenas. Cuando veo algún programa de estos y escucho que son los de más audiencia, me preocupa un montón pensar que la televisión viene a ser un barómetro de la sociedad y esto es lo que tenemos actualmente.

8 comentarios:

  1. Hace ya muchos años que no veo la tele así que no puedo opinar al respecto.
    besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo he intentado ver algunos pero desisto enseguida. Un beso.

      Eliminar
  2. No veo la tv, las noticias y de manera dosificada, me satura, así que no tengo criterio. Yo es que soy más bloguero... ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te aseguro que no te pierdes nada. Un beso.

      Eliminar
  3. En principio: yo tampoco puedo con la mayor parte de estos programas, sobre todo los mexicanos, que es de los que puedo tener mejor idea. Me parece que suelen hacer exposiciones patéticas de todo lo que sirva para alimentar el morbo de las personas (no tengo televisión, pero no creo que hayan cambiado mucho... o no para mejorar). Pero hay algunos que sí me llaman la atención; varios programas gringos que he visto son muy interesantes; por ejemplo, acabo de ver uno sobre unos concursantes que exponen su propuesta de negocio a unos inversionistas. Yo aprendí algunos "tips" :)
    Luego de exponer mi punto de vista, te contaré que en mi familia tienen un exitaso esos programas. Mi abuela, mi mamá, mis tías, suelen seguirlos con emoción y encariñarse con algún participante. No son vampiros emocionales. Tal vez al contrario, su "sentimentalismo" las deja vulnerables ante lo que quiera venderles una productora. Y bueno, pues, ¡les gusta el show!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El programa de negocios parece más interesante. Yo pienso que encariñarse con el concursante no merece la pena, como si no hubiera bastantes motivos para disgustarse en la vida real, pero a las personas mayores les suelen gustar esos programas. Un beso.

      Eliminar
  4. Yo si que veo tele, pero este tipo de programas no los soporto, para ver tontadas y distraerme me gustan los de decoración, compra de casas y esas cosas, que no hacen mal a nadie.
    Éstos los pongo 10 minutos para saber de que van, y tengo que quitarlos enseguida porque me ponen de mala leche, y encima me aburren.
    La diferencia es que yo no me solidarizo con los concursantes, al contrario, quien va sabe a lo que va y a lo que se arriesga y aún así se presentan, pues que se aguanten, se lo han buscado por idiotas.
    En casa la frase siempre es la misma ¿esa persona no tiene familia que la quiera y la frene a la hora de decidir acudir a estos concursos?
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una pena porque se ve que lo toman muy en serio y no son más que marionetas para los responsables del programa. Creo que no vale todo a la hora de conseguir audiencia. Un beso.

      Eliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.