Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

miércoles, 29 de junio de 2011

Bisbal y Tablada: un final cantado

No hay más que mirarlos. Nunca se hubieran unido si él no hubiera sido rico y famoso. Bisbal no es ninguna belleza, con ese pelo que me recuerda a una muñeca chochona, teñido y moldeado. Ella sí que es una chica guapa, elegante y culta. Lo triste es que se hayan empeñado en tener una hija, la cual pagará el fracaso de esta relación. Cuando alguien se convierte en un ídolo de masas es fácil que surjan jovencitas que no vean más allá de la figura mediática. En su estado natural, antes de Operación Triunfo, no le hubiera mirado dos veces. Es la erótica del poder y la fama. Por eso, yo siempre he procurado que mis hijas no se emocionaran demasiado por un actor o un cantante.

Esos fenómenos de masas pueden parecer inofensivos, pero siempre hay quien sale perjudicado. Por ejemplo, no entiendo como hay padres que permiten a sus hijos dormir varias noches en la calle por conseguir entradas de un espectáculo. La mitomanía tiene algo de enfermedad mental. Nadie se merece tanta adoración. Por eso, no me ha extrañado saber que esa curiosa pareja se rompía. Es normal, si él prefiere los calamares y ella las ostras; él bebe cerveza y ella vino añejo; él sueña con una playa mediterránea, mientras ellas quiere comprarse una isla del Caribe. El entorno social y cultura no lo es todo, pero en su caso era demasiado opuesto. Espero que al menos hayan aprendido de la experiencia, y otros con su ejemplo.

martes, 28 de junio de 2011

Hola Tomae

No sé por qué no puedo comentar mis propias entradas de momento. Llegué a través de Zambullida desde Lo que ves es lo que hay. Bienvenido. Un saludo.

Podéis comentar

No muerdo. Al menos no por la pantalla. ;) Vamos, que me haría ilusión saber que hay alguien al otro lado. Ya sé que acabé muy quemada con la interacción social, pero de eso hace ya mucho tiempo. Ahora me gustaría  volver a tener amigos de blog. Necesito relajarme y hablar de cosas sin importancia.

lunes, 27 de junio de 2011

Deep inside, you cry, cry, cry

don't let your hopes die, die, die. Tal vez alguien se pregunte cómo he vuelto a escribir si estaba con depresión. Sigo estándolo, pero la medicación ayuda mucho. Dentro de mi corazón sigo llorando. Es como una catarata que no cesa. Pero intento hacer vida normal, porque no puedo quedarme paralizada en el dolor. Por eso repito mucho esta canción: no dejes que tu esperanza muera. Hay que mantener viva la ilusión o ya no te queda nada. Lo he pasado mal, no podía comer, no quería más que dormir, no tenía ninguna gana de encender el ordenador; ni siquiera la música me consolaba. Poco a poco he ido saliendo del hoyo y espero poder mantenerme fuera una temporada.

Cada uno es como es y yo soy hipersensible. Los temas sobre los que escribía habitualmente no eran como para animarse, pero, sobretodo, mi situación familiar tampoco. Mis padres son viejos y yo ya sabía que lo pasaría muy mal cuando llegara este momento. Están enfermos y ya apenas son válidos. Sufro al verlos así con lo que ellos han sido, pero es parte de la vida y no tiene solución. No se gana nada con darle vueltas. Ya lo sé, pero no lo puedo evitar. Los tengo presentes en mis pensamientos. Luego está el problema de mi hijo, que no va a aprobar el curso porque no ha puesto nada de su parte. Se pasa el día durmiendo y casi no ha ido a clase pero tampoco quiere trabajar. Algo muy común en estos días. Pero, en fin, es lo que me ha tocado y tengo que aprender a vivir con ello.

jueves, 23 de junio de 2011

Avances de la medicina

Hay muchas veces en que damos las cosas por sabidas y no nos damos cuenta de la suerte que tenemos de vivir en este siglo. Por ejemplo, a causa del botiquín médico. Tenemos a nuestra disposición todo un arsenal de medicamentos para el dolor, para la alergia, la diarrea o la tos. Hace no tanto tiempo, la gente que sufría esas molestias no tenía más remedio que aguantarse y esperar a que pasaran. Muchos morían por no disponer de antibióticos o en embarazos y partos complicados. Hoy en día no valoramos suficientemente la mejora de la calidad de vida que hemos logrado gracias a los avances médicos. Lástima que en ellos hayan participado tantos animales de laboratorio. Es la otra cara de la moneda.

También las enfermedades graves como el cáncer, el sida o la esclerosis múltiple tienen ahora mucho mejor pronóstico en general. Cuando yo era pequeña suponían una sentencia inmediata. Ahora en muchos casos se curan o se mantienen los síntomas controlados por largo tiempo. Desgraciadamente sigue habiendo otros que no responden al tratamiento, pero son un porcentaje menor que hace años. Es maravilloso que se estén logrando terapias efectivas en todos los campos de la medicina. Sin embargo, no provienen de experimentos fallidos como la clonación o la experimentación con células embrionarias, las cuales no han curado nada. Los avances significativos se consiguen con métodos que son éticamente aceptables.

martes, 21 de junio de 2011

Música actual

Se dice que los años ochenta fueron la cumbre de la música pop y estoy de acuerdo. Yo estaba allí cuando David Bowie, Elton John, Michael Jackson y tantos otros publicaron sus grandes éxitos. Después siguió una década bastante insulsa y ya pensaba que no volveríamos a vivir algo así. Sin embargo, en la actualidad, la verdad es que he recuperado el gusto por la música que se escucha en la radio. Hay mucha gente original, con talento, música pegadiza y con buenas letras. El panorama de la música actual es muy interesante. Espero no estar gafándolo en este momento, porque me sucede a menudo que pienso que no debería afirmar las cosas de forma categórica.

El caso es que tengo el Mp3 casi lleno y cada día salen nuevos éxitos que me llaman la atención. En eso coincidimos además varias generaciones; desde niños pequeños hasta personas de mediana edad, estamos escuchando la misma música, cosa que antes no ocurría. También en España han surgido grupos que tienen ya una continuidad y han demostrado su valía. Lástima que ya no pueda poner música en el blog a causa de esa nueva ley que en teoría no permite compartir nada gratis, aunque la gente lo sigue haciendo. El caso es que me alegro de ver que la creatividad no tiene fecha de caducidad y que todavía soy capaz de interesarme por la música que hacen los jóvenes. Así me siento menos mayor.

sábado, 18 de junio de 2011

Nosotros, ellos: nosotros

Quiero empezar este blog haciendo un merecido homenaje a los inmigrantes en España. Especialmente a los que cuidan de mis padres. No sólo porque lo hagan correctamente, sino por el cariño y la dedicación que demuestran. Ya sé que hay de todo y que algunos no ponen interés en integrarse en la sociedad, pero en general se han adaptado muy bien, especialmente los hispanos. Los que yo trato habitualmente resultan ser buena gente, muy trabajadores, amables y educados. Cuando ya llevan un tiempo en nuestro país, algunos se acaban contagiando de nuestras malas costumbres, como la de no pedir las cosas por favor y no dar las gracias; y sobretodo del vicio de no sonreir, que está tan extendido. Pero muchos conservan su carácter y da gusto relacionarse con ellos. Además, donde yo vivo, los chicos jóvenes se han mezclado formando muchas pandillas y parejas mixtas.

Siendo así, espero que acaben quedándose a vivir en España, ya que son un elemento enriquecedor muy valioso y necesario. Hay quien dice que sólo se casan con españoles para conseguir los papeles, y habrá de todo; pero lo cierto es que la mayoría los logran por sus propios méritos. A base de mucho sacrificio, de jornadas de trabajo de diez horas, con fines de semana y sin vacaciones. En el servicio doméstico, cuidando de niños y ancianos como si fueran de su familia. En los trabajos más duros que los nacionales no quieren. Para que luego les acusen de estar haciendo competencia desleal al aceptar sueldos más bajos. Simplemente, la necesidad obliga. Pero, ya se sabe que, cuando vienen las vacas flacas, siempre se buscan culpables. Yo, personalmente, les estoy muy agradecida.

jueves, 16 de junio de 2011

Hola

Soy Susana, del blog sigoacontracorriente. Pero esto no quiere ser un lugar polémico ni un sitio de debate. De hecho, tantas preocupaciones me han llevado a un estado anímico malo y lo único que deseo ahora es relajarme. Así que este blog viene a ser más bien una terapia. Voy a permitir los comentarios porque me gustaría recuperar el trato con las personas. El otro blog permanecerá como página de divulgación, pero publicaré menos a menudo.

La mayoría de las personas que empezaron conmigo hace casi cinco años, ya no escriben en sus blogs y hemos perdido el contacto. Así que tendré que volver a empezar con nuevas relaciones. Espero que funcione y que pueda recuperar algo parecido al buen ambiente que disfrutaba al principio, antes de meterme en temas espinosos y políticamente incorrectos. En este momento de mi vida es lo que necesito.