Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

viernes, 31 de agosto de 2012

Defender lo indefendible

O como dice el refrán: más vale caer en gracia que ser gracioso. No sé cómo será en otros países, pero en España siendo guapo o simpático tienes todo ganado. De modo que la gente encumbra a personajes que no se merecen en absoluto el lugar que ocupan. Incluso llegan a calificar como guapos a chicos y chicas de lo más comunes. O como inteligentes a personas que apenas tienen cultura general. Si tienes éxito, dinero o poder ya no importa por qué medios lo has logrado. Una legión de desconocidos estarán dispuestos a defenderte a sangre y fuego. Así hemos creado una élite de famosos que viven del cuento y al margen de las normas.

Pero yo creo en la ley, todavía, y supongo que cuando a alguien le acusan de algo y resulta culpable es porque tenían pruebas suficientes. Otras veces las acusaciones quedan en nada, lo cual demuestra que eran simples campañas de desprestigio. Creo que la gran mayoría de los jueces son imparciales, aunque las excepciones clamen al cielo. Soy una persona anti ídolos. La idolatría me parece algo absurdo. Las personas  podemos ser mejores o peores en un campo de la vida, pero eso no nos hace santos. Encumbrar a alguien porque ha destacado en algo supone cometer una injusticia con todos aquellos que lo merecen más desde el anonimato de sus vidas.

Esto va por los casos de dopping en el deporte y otros escándalos parecidos.

jueves, 30 de agosto de 2012

Un instrumento

Hoy no me encuentro bien. Estoy un poco mareada, pero no se trata sólo de eso. Es que con el cambio de estación (aunque aún queda un mes) me replanteo mi vida y una vez más me pregunto si vale la pena dedicarle tanto tiempo a internet, si sirve de algo que ande repitiendo las mismas cosas, si realmente soy capaz de explicar lo que siento de un modo comprensible. Yo soy una persona religiosa, pero no de un modo convencional. Estuve mucho tiempo sin ir a misa y no pertenezco a ninguna organización. En mi vida, siempre me ha gustado ir por libre, aunque ya sé que algunos lo negarán categóricamente, sin conocerme.

Pero lo cierto es que, si estoy implicada en esta labor a favor de la Iglesia, la familia y la vida, no es tanto razones ideológicas sino porque siento la necesidad de hacerlo. Hace tiempo tuve una serie de experiencias, no sé si llamarlas místicas, o es darme demasiada importancia. De hecho, he llegado a la conclusión de que tengo una misión, de que sólo soy un instrumento para propagar el pensamiento cristiano tradicional. Por eso no tengo derecho a cansarme o a enfadarme por las cosas que me dicen. Porque yo sólo soy un peón en esta partida y supongo que nunca sabré hasta qué punto mis palabras han podido servir para algo o ayudar a alguien.

miércoles, 29 de agosto de 2012

Adios al romanticismo

Esta entrada me la inspiró Modestino en el otro día al hablar de una pareja que se besaba en la calle. Vivimos tiempos en que el amor romántico está mal visto. Se considera ñoño pasear de la mano o decirse cosas bonitas en público. Incluso las películas de Disney han eliminado el componente romántico como pude ver el otro día en Brave. Más aún, frases como: eres el amor de mi vida, lo daría todo por ti, o simplemente te necesito; ahora son políticamente incorrectas, sobretodo si las dice una mujer, porque resulta que ahora hay que ser independiente y autosuficiente, o te acusan de mujer  retrógrada y sumisa.

Es decir, que hemos llegado a un punto en que el sexo puramente animal está admitido socialmente, mientras que el amor incondicional, la entrega y el sacrificio se consideran algo anómalo, hasta sucio. Me recuerda a una novela que estoy leyendo: Delirium, de una saga juvenil romántica. Se trata de una historia sobre un futuro donde el romanticismo ha sido prohibido por ley, hasta el punto de que una operación quirúrgica elimina la posibilidad de enamorarse. De este modo, siguen teniendo hijos por obligación con el estado, pero son incapaces de quererlos. Tal vez es eso lo que buscan nuestros adalides de la ideología de género.

martes, 28 de agosto de 2012

La picaresca española

Conversación en un bar: voy a pasar por allí con unas personas, así que poneros el casco y todo lo demás. Es decir, que están en una obra sin cumplir las condiciones mínimas de seguridad a no ser que pase alguien por allí y les vea. Ya comprendo que el casco da calor y es incómodo, pero, caramba, es que se trata de sus vidas. Parece mentira que la idiosincrasia española se imponga siempre al más mínimo instinto de supervivencia. Luego culpamos a la patronal, y listo. Es como el otro día que viajé en un avión de línea económica y no había reserva de asientos. Después de dos horas de hacer cola, resulta que nos hicieron cambiar de sitio.

Total, que la cola iba y volvía sobre sí misma. Cuando llegó el momento de subir al aparato, siguiendo la máxima bíblica, algunos decidieron que los últimos debían ser los primeros. Es decir, que los que llevábamos horas esperando y los que acababan de llegar nos mezclamos en la entrada. A todo esto, los de mitad de las filas quedaron rezagados detrás. Como no había hueco para todas las maletas, aparte de sentarse en la cola del avión, algunos tuvieron que facturar sus equipajes. Absolutamente injusto, sin duda. Pero éramos españoles e incluso fuera de España funciona el sálvese quien pueda. Nos queda mucho todavía que aprender.

lunes, 27 de agosto de 2012

De vuelta a la rutina

No sé cómo definir mi faceta como bloguera. Diría que es una actividad profesional no remunerada, porque es más que un hobby, pero tampoco se puede considerar un trabajo. El caso es que cada vez me ocupa más horas al día. En los pocos días en que he estado fuera sin internet sentía que me faltaba algo pero por otra parte tengo que reconocer que ha sido todo un alivio no tener que preocuparme de los comentarios. Nada más volver ya tenía a uno de mis trolls residentes esperando para darme la lata. Pero eso forma parte del trato y lo tomo o lo dejo. Tiene mal arreglo. Así que creo que he cargado las pilas lo suficiente para seguir una temporada.

Mi marido ha vuelto al trabajo y en poco más de dos semanas mi hijos volverán a sus clases y yo a ir y volver del colegio y de las actividades. Este curso no voy a seguir con idiomas. En su lugar, tengo que volver a Tai chi, si me dan plaza, porque el médico traumatólogo me lo ha recomendado. Tengo la espalda y las rodillas en bastante mal estado para mi edad. También tengo que revisarme la circulación sanguínea y el hierro. Además tengo que acompañar a mi marido y mi hija a sus propias pruebas médicas. Así que hemos dedicado el mes de agosto  a esas cosas que siempre vas dejando para más adelante. Ahora sólo espero que tengamos un curso tranquilo y saludable.


viernes, 24 de agosto de 2012

El cuarto poder

Con razón se llama así a los medios de comunicación. El problema es que suelen estar todos en manos de unos pocos, de manera que la información que transmiten refleja los intereses y la ideología de personas o grupos determinados. Es difícil escapar a esa manipulación y escribir libremente; de modo que internet se ha convertido en un reducto de libertad. Sin embargo, esto tampoco es del todo cierto, ya que existen también portales que ofrecen información sesgada y páginas que se priorizan sobre el resto en los buscadores. Así que, cuando decimos que la red es libre, también habría que poner eso entre comillas.

En todo caso, es mucho más libre que los grupos editoriales y los audiovisuales. En los últimos tiempos, muchos de ellos parecen empeñados en transmitir la ideología de lo políticamente correcto, incluso desde la publicidad que, por esa causa, ha perdido mucha de su espontaneidad. De este modo, pausadamente y subrecticiamente nos van manipulando para que veamos como normales cosas que hasta hace poco no lo eran, y que consideremos que todo lo antiguo estaba equivocado. Los pocos que nos resistimos a este imperio de la información nos vamos convirtiendo poco a poco en el enemigo a derrotar, unos parias, apestados en ese nuevo mundo que quieren crear.

jueves, 23 de agosto de 2012

Los límites de la libertad de expresión

Esto es un tema muy delicado, aunque no debería serlo si acudiéramos al sentido común, que no abunda, y menos en España. La libertad para decir lo que uno piensa debería restringirse cuando se trata de insultar o fomentar el odio contra una persona o grupo de personas determinado. Es decir, la manifestación atea que se celebró durante la Semana Santa o los vergonzosos incidentes provocados contra los peregrinos de la Jmj son algo inadmisible. Ya que se trataba de atacar y hacer burla de las creencias religiosas que, por otra parte, son mayoritarias en este país. Se ve que si no eres minoría algunos no consideran que tengas derechos humanos.

Por otra parte, divulgar información que puede perjudicar seriamente a la seguridad de otras personas tampoco se puede considerar libertad de expresión. Así el caso de Julian Assange. No se puede uno saltar las leyes en nombre de la libertad. Se supone que ésta se encuentra supeditada a la ley. Es la justicia entonces la que decide dónde están los límites entre el derecho a opinar y la difamación. Así como también marca la ley en qué punto nuestros derechos interfieren con los ajenos. Se trata simplemente de diferenciar entre libertad y libertinaje. Naturalmente, cada uno en su casa marca sus propias reglas, siempre que no contradigan el ordenamiento judicial del estado.

miércoles, 22 de agosto de 2012

Julian Assange e internet

Hay veces en que el tiempo pasa volando y otras en que parece que las manecillas del reloj no se mueven. Este verano se me ha hecho corto y supongo que eso es buena señal. Bueno, las vacaciones, se entiende. Solamente me he ido una semana y tres días en agosto, pero no he notado mucha diferencia con otros años. Lo que sí me ha chocado mucho es ver que internet seguía muy vivo, incluso los fines de semana. En otros blogs el verano era época de poco movimiento. Ahora sin embargo tengo unos quince posts que leer al día y por una vez me está costando mantenerme al día con mis propios borradores.

Así que, como ando poco inspirada, he decidido hablar de Julian Assange, aunque ese tipo realmente no se merece tanta atención. Pero el tema está candente debido al apoyo que ha recibido de países iberoamericanos,. Hay que recordar que Assange publicó en internet información confidencial de EE.UU. que ponía en peligro a personas concretas por todo el mundo. Por lo demás, eran poco más que cotilleos diplomáticos. De modo que cometió un delito contra la seguridad del estado. Por otra parte, le buscan por haberse negado a utilizar preservativo en sus relaciones sexuales con dos mujeres. Resulta llamativo que un teórico defensor de la libertad, luego se la niegue a otros. La historia está llena de casos como éste.


martes, 21 de agosto de 2012

Asco de anuncios

Últimamente cambio el canal en cuanto empieza la publicidad. Entre el estreñimiento, los gases y los famosos olores de la regla, resulta ya asqueroso. Para colmo, nos lo cuentan con un orgullo y una alegría como si de verdad se tratara de algo maravilloso. Ahora va a resultar que no hay cosa más interesante de la que hablar que de los problemas digestivos y menstruales. Luego están las pastas de dientes con testimonios presuntamente reales de dentistas y pacientes con Dni, que intentan convencernos de que lo normal es tener la dentadura perfecta como si nunca la hubieras utilizado y estuviera de adorno. Por no hablar de los limpiadores mágicos que dejan la casa nueva. Y una vez más hombres y mujeres que no encuentran mayor felicidad en su vida que eso.

Ya sé que no es más que estrategia publicitaria, pero me molesta el tono displicente que utilizan, como dando a entender que, si no queremos tomar bífidus o que nos brillen los dientes como soles, es que somos unos antiguos, unos cochinos o algo peor: gente políticamente incorrecta. El mayor pecado de todos.  Porque ahora resulta que todos tenemos que estar sanos, ser delgados y a ser posible guapos. La perfección está de moda. Si nos descuidamos, al resto nos considerarán unos apestados. Como la señora ésa que dice que los minusválidos son unos monstruos. Porque de hecho aceptar a las personas imperfectas es precisamente lo que nos distingue como seres humanos y eso es lo que debería reflejar también la publicidad.

lunes, 20 de agosto de 2012

Endogamia y diversidad

Aproximadamente un diez por ciento de la población tiene factor rh negativo en la sangre. No sólo en España sino en todos los países occidentales. En Oriente es más inusual. Así pues, esa reivindicación que hacen los extremistas vascos no tiene ningún fundamento. De hecho mi madre tiene rh negativo y no es de ascendentes vascos. Sin embargo, lo que sí favorece una prevalencia del factor rh es la consanguinidad, la cual, como todos deberíamos saber es peligrosa para la salud de cualquier ser vivo. La razón es sencilla, al compartir los mismos grupos de genes algunas enfermedades y taras se refuerzan, como ocurría antes con las familias reales. Por eso nuestro príncipe padece hemofilia.

De modo que una población consanguínea se va debilitando hasta el punto en que afecta a su capacidad de reproducción y  finalmente se extingue, como casi ocurrió con la dinastía Habsburgo en España. Y hablando de historia, para los que me leen de fuera y para algunos de la Logse, me gustaría hacer un repaso de la historia de España. En principio nuestro país estaba habitado por pueblos iberos originales de la Península y tribus celtas llegadas del norte de Europa. Entonces nos invadieron los romanos por cinco siglos. Después llegaron los visigodos que también eran nórdicos. Se mezclaron con la población y se quedaron. Finalmente los árabes se quedaron siete siglos. De modo que nuestra raza viene de la diversidad y mezcla de sangre.

Lo cual explica que yo parezca alemana y mi marido pase fácilmente por marroquí, sobretodo con barba. No cuento la aportación indígena de América porque la mayoría de los criollos se quedaron allí. Sin embargo, ahora que hemos recibido tantos inmigrantes espero que nos volvamos a mezclar. A lo que quiero llegar es a que la consanguinidad es algo insano. Los cuatro apellidos vascos de los que presumen algunos son signo de decadencia. Cuanto más variado es el material genético de un pueblo mayor es su vitalidad y su riqueza. Por eso también es importante tener un buen relevo generacional. Y por cierto, la inseminación artificial de donante anónimo es un riesgo enorme en este sentido.

Si no tenemos cuidado con los nacionalismos radicales podemos acabar como la antigua Yugoslavia, donde se produjo una guerra fratricida con unos episodios de limpieza étnica difíciles de creer en pleno siglo veinte y en un país que parecía moderno y civilizado. Lo que demuestra que nadie está libre de caer en la barbarie si tiene un motivo suficientemente importante para él. Nosotros todavía recordamos lo que es una guerra civil y espero que ese recuerdo nos vacune contra los intentos de reiniciarla. Ninguna ideología, y menos aún el racismo, pueden justificar una guerra. La diversidad genética en garantía de salud y enriquece a los pueblos.


viernes, 17 de agosto de 2012

Dormir


Una de las cosas incómodas que tiene cumplir años es que ya no se duerme igual de bien. Yo por lo menos, hasta cumplir los cuarenta dormía de un tirón toda la noche y me despertaba al día siguiente como si hubiera pasado solo un rato. Ahora me despierto varias veces y a menudo me desvelo. Suerte que tengo unas pastillas que me ayudan a dormirme otra vez. Pero echo de menos el tiempo en que la noche solo duraba unos minutos.

Además es que sueño mucho y me acuerdo bastante bien de lo que he soñado. A veces son cosas agradables, pero otras son terribles y no me apetece acordarme tanto. Otro cambio importante es que de joven no podía dormir siesta. Luego me acostumbré, pero ahora, si duermo siesta, por la noche no me puedo dormir. Digamos que la hora que duermo antes la pierdo después y es una faena. Hacerse mayor tiene estas cosas.

Lo que ocurre es que cuando tengo un día ocupado y me canso más, como es natural, duermo mejor. De modo que realmente cuando acaban las vacaciones es una buena noticia para mi sueño. Y es una lata que el verano implique dormir mal, mientras que cuando tengo que madrugar duermo mejor. Es como el hecho de que cuando tenía niños pequeños me costaba mucho levantarme por la noche y ahora que no los tengo me levanto yo sola.

Pero en fin, así funcionamos casi todos. Sin embargo, supongo que es preferible tener facilidad para dormir cuando más falta te hace y perderla  con el tiempo. El otro día oí que los abuelos que cuidan de sus nietos por la noche tienen muchos problemas para poder descansar lo suficiente. Así que me consolaré con la idea de que la naturaleza sabe lo que hace.

jueves, 16 de agosto de 2012

Las mascotas comen de todo

He leído que mucha gente está abandonando a sus perros y gatos con la excusa de que no tienen dinero para comprarles su pienso.Yo tuve perro durante 16 años y no comprábamos su comida. tomaba una mezcla de arroz con acelgas y carne, que le pedíamos al carnicero de los restos.
Toda la vida ha habido animales que se alimentaban de los restos de la mesa. Y los gatos principalmente de lo que cazaban. El mío no puede cazar porque es casero pero si podría comer comida normal. Así que la excusa de no tengo dinero para el pienso no vale, hombre. Que digo yo que para cervezas siempre llega. Lo que ocurre es que hay gente que coge una mascota como un juguete sin tener en cuenta que hay que dedicarle tiempo, atención y dinero. Sobretodo hay que contar con los gastos de vacunas y la posibilidad de que se ponga enfermo. Y es muy importante también pensar en si tenemos con quién dejarlo en las vacaciones, que las residencias son caras y además a mi no me gustan.

Pero no solo se trata de dinero. Es importante saber que no se debe tener un perro grande o muy activo en un piso pequeño. Y los gatos conviene castrarlos antes de los nueve meses, las hembras para que no críen dos veces al año y los machos porque marcan el territorio con un olor muy fuerte. En cuanto a las tortugas y los peces hay que cambiarles el agua a menudo y limpiar el acuario.

Supongo que no hace falta que explique que a los perros hay que sacarlos a la calle tres veces al día. Además de todo eso, cualquier animal necesita cariño. Incluso los ratoncitos reconocen a sus dueños. Y a los pajaritos hay que limpiarles la jaula a diario y hacerles compañía porque si no se deprimen.

Así que realmente el dinero es lo de menos a la hora de tener una mascota en casa. Un animal atendido es un animal feliz con o sin pienso de marca.

miércoles, 15 de agosto de 2012

Me voy unos días

Y cierro otra vez los comentarios. Es decir, que los dejo en teoría para miembros del blog, aunque no los tenga. Sin embargo, ya sé que muchos no se darán cuenta e intentarán publicar igual porque he dejado post programados, así que lo siento. Ya que tengo que meter un post aprovecho para escribir lo que se me ha pasado por la cabeza hace un rato. Estaba escuchando la canción What doesn't kill you makes you stronger, es decir, lo que no te mata te hace más fuerte. Y pienso que realmente las cosas por las que hemos pasado nos cambian, a veces para bien, pero otras también nos endurecen. Quiero decir, que si es verdad que sufres menos, pero también disfrutas menos de las cosas.

Es como pasa con los niños, que todo les emociona. Sin embargo, cuando uno se va haciendo mayor te pones una coraza porque no puedes permitir que te afecte cualquier cosa. Sin embargo, yo me temo que me he quitado bastante la coraza y por eso a menudo me dejo dañar, pero supongo que eso también influye en que sienta con fuerza todo lo positivo. En el blog se nota menos que en persona, ya que aquí me veo obligada a defenderme casi a diario, aunque últimamente no contesto. Así que cuando me dicen algo bueno tampoco me hago muchas ilusiones porque sé que todo puede cambiar en cualquier momento. La experiencia también te endurece aunque no quieras.

Matrimonios concertados y Brave

El otro día estuve viendo la película Indomable de Disney. Está bien, me gustó, pero el tema me parece poco creíble. En un reino medieval en el antiguo Gales, una chica es educada para princesa. Hasta ahí, todo normal. Pero resulta que no quiere casarse con un príncipe. Como era de esperar, al final se sale con la suya y permanece soltera. Sin embargo, ya hace tiempo escribí sobre este tema.  Los matrimonios concertados tenían entonces, y siguen teniendo en algunos países, una razón de ser. En un mundo inseguro y peligroso son la única manera en que los padres pueden velar por el futuro de sus hijas. Una mujer sóla en la Edad Media no tenía posibilidades de subsistencia.

Así que se concertaban las parejas para asegurar la protección de la mujeres (de ahí la palabra Matrimonio - protección de la madre). Con el tiempo, al mejorar las condiciones de vida, de un modo natural la costumbre se fue abandonando. En nuestra sociedad no tiene ningún sentido, pero hay que mirarlo en las circunstancias de otros. De modo que, si la protagonista de Brave se saliera con la suya, a su reino le esperaba un futuro incierto por falta de herederos y a ella una vida vacía. En esa época una mujer soltera no podía hacer nada. Sin embargo, curiosamente, los matrimonios concertados solían ser un éxito, tal vez porque no esperaban mucho del otro. La mayoría de nuestros antepasados se conocieron de esa manera.

martes, 14 de agosto de 2012

Siete cosas sobre mí

Premio


He recibido un premio de Dolega y de Marga, a quienes se lo agradezco mucho. Siempre hace ilusión que se acuerden de uno. Sólo hay una cosa que me ha dado un poco de lástima, que me lo dedican por defender mis ideas sin tapujos, y eso está muy bien, pero significa que la Susana guerrillera ha vuelto a ocultar a la Susana persona. Es decir, que me gusta que reconozcan mi labor reivindicativa, pero se supone que es un blog personal. Mea culpa una vez más. Bueno, tenía que nominar a nueve blogs, pero tengo un problema porque la mayoría de mis blogs más activos están ya nominados. Así que voy a hacer trampa y dejarlo a libre disposición de quien quiera.

Siete cosas sobre mí que no haya contado: es difícil depués de cinco años en esto.
1. Soy la pequeña de cinco hermanos. Tres chicos y dos chicas.
2. Aprendí a montar en bicicleta a los veinte años. Me enseñó mi marido.
3. Me saqué el carnet de conducir a los treinta años por necesidad.
4. Sólo lee mi blog mi marido y algunas personas de confianza a quienes les he dado el link, pero no les debe gustar porque no me han dicho nada.
5. Tengo vértigo y claustrofobia.
6. Copiando a Marga yo también lloro con las películas, y hasta con las de dibujos.
7. Igual que Dolega, yo también guardo miles de recuerdos en casa.

lunes, 13 de agosto de 2012

Mi amiga María

Escribí un post parecido hace años pero lo perdí cuando borré el blog, aunque pensaba que lo había copiado y siempre me dió lástima haberlo borrado. Mi amiga María es huérfana de padre y madre desde niña. Vivió con una tía suya que ya ha muerto y un hermano retrasado límite, debido a que nació seismesino. Está casada con un hombre casi ciego por una enfermedad genética degenerativa. Además ella sufrió de obesidad mórbida por lo cual llegó a pesar 150 kilos, con graves problemas circulatorios en las piernas, por lo cual ha pasado ya por unas quince operaciones. Mi amiga María además tiene un brazo torcido de nacimiento y le provoca tantos dolores que tiene que conectarse a una máquina calmante cada día.

También tiene una perrita que recogió de un lugar donde la maltrataban y el pobre animal se asusta hasta de su propia sombra, pero junto a María vive feliz y confiada. Porque mi amiga es la persona más positiva, alegre y cariñosa que he conocido nunca. A pesar de sus problemas, o tal vez precisamente por esa causa, mi amiga María es la mente de su hermano, los ojos de su marido y las manos de todos, porque siempre está dispuesta a ayudar a quien la necesite. Siempre tiene la palabra justa y el consejo sabio para cada uno. Además, mi amiga tiene un gran talento como escritora y ha ganado muchos premios de relato corto. Me gustaría que escribiera un libro sobre su vida, que seguro sería un éxito. Pero mi amiga María no tiene tiempo de momento para hacerlo porque vive volcada con los demás. Doy gracias a Dios por su amistad.

viernes, 10 de agosto de 2012

Amistades truncadas

No he tenido suerte con la amistad, tal vez porque no he sabido cultivarla. El caso es que conservo alguna a distancia pero no con un trato habitual. Sólo una vez tuve una amiga íntima en el sentido de contarnos todo, vernos a diario y salir de tiendas o a comer. Pero esa experiencia acabó mal y en cierto modo me persigue; porque ella vive cerca de mi casa e incluso ha trabajado en la calle de al lado, con lo cual no puedo evitar verla bastante a menudo. Ya lo he contado alguna vez y me han dicho que la amistad debería estar por encima de todo, pero el caso es que los amigos se eligen y yo no deseo estar cerca de gente negativa o problemática si puedo evitarlo. Tengo bastante con algunos familiares.

Así que no creo que ser un buen amigo signifique aprobar automáticamente todo lo que el otro hace o dice. Sin embargo, no sé si mi opinión es de fiar, teniendo en cuenta lo mal que me ha ido. Con el tiempo he llegado a la conclusión de que es difícil repartirse entre familia y amigos, y, puestos a elegir, yo prefiero la primera. La pareja y los hijos sólo te tienen a ti de esposa y madre, mientras que los amigos vienen y van. Eso les repito siempre a mis hijos. Porque el problema principal de los adolescentes es que a menudo escuchan más a los amigos que a los padres y, naturalmente, esos chicos saben tanto de la vida como ellos mismos y generalmente no pueden ayudarles.

jueves, 9 de agosto de 2012

Sobre hombres y mujeres

Una de las ventajas de nacer en una familia numerosa es que, desde niño, aprendes las diferencias naturales de comportamiento entre hombres y mujeres. Ésas que ahora niegan los ideólogos de género. Así, cuando tienes pareja, no pretendes que se comporte como una mujer, si es un hombre, o como un hombre si es una mujer. Muchos de los problemas matrimoniales vienen de una simple cuestión de concepto: querer cambiar al otro a tu gusto. Aunque ya sé que existen muchas excepciones, lo normal por ejemplo es que los hombres tengan un sentido del orden peculiar, que consiste en amontonar la ropa antes de recogerla, mientras que las mujeres preferimos ir recogiendo cosa por cosa.

Además nosotras charlamos de cosas intrascendentes, mientras ellos suelen ser más callados. Por otra parte, nosotras nos enfadamos con facilidad y se nos pasa enseguida. Ellos tardan más en enfadarse y les dura más. Ante lo cual, las mujeres sacamos la conclusión de que "no me quiere". Pero no se trata de eso, sino que los hombres gestionan de otro modo sus sentimientos.  Cuando olvidan una fecha, por ejemplo es porque le dan menos importancia a los detalles. El cerebro del hombre está dedicado a solucionar problemas; así que cuando no ve ninguno se descentra. Mientras las mujeres en cambio nos centramos en lo inmediato y a veces perdemos la perspectiva total. De ahí que seamos diferentes pero complementarios.

Cuando se tienen hijos e hijas, y especialmente al llegar a la adolescencia, esas diferencias saltan a la vista. No se trata, como dicen algunos de que no los eduques igual o que asuman un rol de la sociedad. Simplemente los chicos tienen otros gustos desde que empiezan a distinguir el mundo. En cuanto actúan las hormonas, se vuelven callados y se centran en sus propios asuntos, dando la impresión de que el resto de la gente no les importa nada. Sin embargo, afortunadamente suele ser sólo una fase. Sin embargo, las niñas al llegar a la adolescencia se vuelven cada vez más sociables y comunicativas, aunque tengan sus días malos. No se trata de intentar ser iguales, sino de aprender a entenderse.

miércoles, 8 de agosto de 2012

Infidelidad

De una carta al director de una revista "femenina": yo pensaba que ser infiel en el matrimonio estaba mal, pero después de leer su artículo he cambiado de opinión. No son palabras textuales. Yo no he leído el articulo, pero siento comunicarle a la lectora que la infidelidad sigue estando muy mal. La moral universal no es algo que se pueda cambiar al gusto de cada uno cada día. Es más, si estando casada tuviera la mala suerte de enamorarse de otro, la única salida aceptable sería hablarlo con su marido y separarse. Pero esa clase de relaciones ilícitas no suelen ser cuestión de amor sino de sexo, y tampoco son duraderas. Así que mejor simplemente evitarlas. No somos animales. Somos seres racionales, se supone.

Lo que me preocupa realmente es que haya gente que simplemente leyendo un artículo crea que las normas sociales que han regido en las sociedades humanas desde el principio de los tiempos ahora son papel mojado. Que en el siglo XXI ahora resulta que vale todo y ya no tiene consecuencias, ya no se hace daño uno mismo ni a los demás, ya no se destrozan familias ni se deja a los niños desarraigados. Porque lo único que ha cambiado es la mentalidad. Las personas seguimos teniendo sentimientos afortunadamente y la infidelidad sigue siendo algo muy grave para cualquier pareja, más si están casados. Así que mejor no escribir barbaridades, pero sobretodo no creerse todo lo que se lee o se escucha, que luego tu vida la tienes que vivir tú. Y por cierto, robar y matar también sigue estando mal... Por si acaso.

martes, 7 de agosto de 2012

La playa

Cuando era pequeña veraneaba en Galicia; así que la playa tenía el aliciente de las olas y la vida marina. Ahora voy al Mediterráneo porque tiene mejor clima, pero ya no me gusta la playa como antes. No sé si es porque todo se idealiza en la niñez o porque ya no soy tan joven. El caso es que tengo bastante con una hora de playa durante una semana. Ya no me gusta saltar las olas, la arena me irrita y el sol me molesta. Prefiero pasear por la orilla a bañarme. Cuando íbamos al norte, cada tres días aproximadamente salía un día nublado y aprovechábamos para hacer excursiones por los alrededores. En Castelllón también se nubla de vez en cuando y refresca un poco, así que se agradece.

Lo que ocurre es que durante el curso echo de menos el mar. Así que cuando vamos de vacaciones  mi marido y yo hacemos un esfuerzo, bajamos a la playa y nos bañamos cada día aunque cada año nos dé más pereza, sabiendo que no tendremos otra oportunidad en mucho tiempo. Sin embargo, siempre me sorprende la cantidad de gente que es capaz de bajar mañana y tarde e incluso comer en la playa, con la arena. Yo con un rato tengo suficiente. Me gusta en pequeñas dosis. También es verdad que con los ojos claros y la piel tan sensible no es extraño que me moleste. Pero ahí están los extranjeros poniéndose como cangrejos un día tras otro. Será porque no saben cuándo podrán volver.

lunes, 6 de agosto de 2012

El socorrista

Ya he vuelto.
Hace unos años estuve veraneando en Asturias. El mar Cantábrico no es como el Mediterráneo. Entre las mareas, la resaca y las rocas tiene mucho peligro. El caso es que en la playa había dos socorristas y uno era una chica de no más de 1,55 de estatura. Yo la verdad, puestos a elegir prefiero que me rescate el chico de 1,80. No porque quiera que me haga el boca a boca, no, sino porque quiero sobrevivir. Aunque esa chica hubiera aprobado las pruebas para socorrista, no dudo de que nade muy bien pero sí de que pueda arrastrarme a la playa con sus 50 kilos de peso. Y es que en ocasiones el socorrista debe dejarte inconsciente si te mueves mucho y eso no sé cómo podría hacerlo la chica.

Ahora, con este feminismo militante que tenemos, resulta que se supone que las mujeres debemos ser tan fuertes como los hombres. Esto, aparte de ser difícil también resultaría malo para la salud. Me refiero a que teniendo los huesos más pequeños no se puede sostener una gran masa muscular. Nos pasaría como a muchos deportistas que sufren de artrosis debido al desgaste de sus huesos. Así que ser una mujer fuerte está bien si quieres acabar siendo una anciana en silla de ruedas. Además la verdad es que no le veo el atractivo a parecer un hombre. Con mujeres masculinizadas y hombres feminizados se acabaría con el erotismo. Tal vez se trata precisamente de eso, para que no haya familias.

sábado, 4 de agosto de 2012

Película Casado con eso

Según el título original: married to it, que no tiene exactamente ese sentido, sino el de compromiso con algo. Es una película bonita sobre segundas oportunidades en la pareja. Cuenta la historia de un chico joven casado con una psicóloga, al cual acusan de un fraude que no ha cometido. También de un matrimonio de antiguos hippies con dos hijos, que se dedican a la ayuda social. Por último, está un fabricante de juguetes casado con una ejecutiva guapa en rica en segundas nupcias, con una hija de un matrimonio fallido. Las tres parejas se conocen en el colegio privado donde trabaja la psicóloga y estudian los dos niños y la niña. Por casualidad son los encargados de organizar un festival sobre los años sesenta y se reúnen varias veces hasta hacerse amigos. Las dificultades fortalecen su amistad a pesar de ser muy diferentes entre sí.

En paralelo a la historia, las tres parejas entran en crisis por distintos motivos. Los jóvenes, debido a su incomunicación durante el procesamiento del chico. Los hippies porque ella ya no se siente valorada como persona dentro de su familia. La tercera pareja, debido a la mala relación de la niña con su madrastra y los diferentes ambientes en los que se mueven los esposos. Sin embargo, a lo largo de la película, con comunicación, respeto y cariño, todas las parejas consiguen resolver sus diferencias. La película también aborda el drama del divorcio desde el punto de vista de la niña, que se siente abandonada y culpable de la separación de sus padres. De ese modo, muestra las consecuencias y también las posibles causas de las crisis de pareja y la manera de abordarlas. Además es una comedia alegre, amena y entretenida.

viernes, 3 de agosto de 2012

Desnudos y vestidos

Cuando yo era pequeña al menos en la piscina donde yo iba había vestuarios individuales. Ahora resulta que hay un vestuario con bancos y las mujeres se desnudan unas delante de otras. Yo lo hago en el baño. No me parece muy normal que vayamos a la piscina vestidos y por calle haya que guardar un cierto decoro, y luego en los vestuarios tengamos que ver a las demás como vinieron al mundo. Porque hay quien se tapa un poco y quien nos muestra todas sus intimidades sin recato. Y a mí la verdad no me apetece ver a nadie desnudo, hombre o mujer, aparte de mi marido. Al menos antes entre mujeres se supone que no le gustabas a nadie. Ahora ni siquiera puedes estar seguro de eso.

En cambio, resulta que vas a hacerte una radiografía y te ofrecen un cuarto para quitarte la ropa. Total, si luego el médico te va a ver igual desnudo, aunque sólo sea porque la bata es semitransparente y abierta por detrás. No tiene mucho sentido tomar esas precauciones cuando el ginecólogo, por ejemplo, te va a ver incluso lo que tú no ves nunca. Así que propongo que quiten las cabinas de los médicos y las lleven a los vestuarios deportivos. Es broma. Una tiene sus complejos y tampoco me gusta que me vean desnuda. De hecho a mis propias hijas no las he visto así desde que son mujeres, ni ellas a mí. Y digo yo que, o todos vestidos o todos desnudos, pero no tiene sentido esta diferencia de normas.

jueves, 2 de agosto de 2012

For the world you are someone but for someone you are the world

De la canción de Macao: love is the only way.
Me ha hecho pensar en algún reportaje que he leído sobre mujeres que renuncian a tener pareja estable porque quieren mantener su independencia. No digo que no debe ser agradable tener todo tu tiempo y tu dinero para ti. No tener en cuenta a nadie a la hora de levantarte o acostarte, salir, viajar o ir de compras... Pero eso es como quien quiere ser el cadáver más rico del cementerio. ¿De qué sirve tener todo el día para ti si no tienes con quién compartirlo?. Aceptar las necesidades de otro y darles prioridad no tiene que ser una renuncia o una humillación. Se trata de la manera en que lo haces. Si entregas tu tiempo y tu voluntad a alguien, nadie te está quitando nada. Al contrario, ganas mucho y aprendes de la convivencia con otra persona.

El problema es que vivimos en un mundo competitivo y todo se juzga en función de quién tiene el poder. Pero dentro de la familia, cuando algo se hace por amor, deja de ser una obligación para convertirse en algo agradable. Tener que ver un partido de futbol con tu pareja, por ejemplo, no supone que estés sacrificando tus gustos, sino que estás aportando algo a la relación. Otro día será él quien tenga que acompañarte a la compra aunque no le apetezca. Quedarse en casa con los hijos pequeños puede ser un placer si te lo planteas así. A mi no me gustan nada los entierros donde nadie llora. No se trata de hacer de plañideras, pero tiene que haber sentimiento. Una persona que dedica su vida a satisfacer sus propios placeres sólo puede aspirar a ser el muerto más solitario del cementerio. Y no creo que eso valga la pena.

miércoles, 1 de agosto de 2012

La Fe es un sentimiento

A veces me piden que explique pasajes de la Biblia, especialmente del Antiguo Testamento. Yo no soy teóloga, pero aunque lo fuera la Fe no se puede explicar con palabras. La Fe es un don que se concede a aquel que lo busca y lo desea con toda el alma. Yo he recibido mucho más de lo que merecía, pero aún así no puedo transmitirlo. El otro día leí algo sobre que el sentido está en la propia búsqueda. Supongo que tienen razón. Cada cual tiene que encontrar su propio camino y a veces los que no creen en Dios resultan estar más cerca del destino que algunos que creemos. Y es que Dios escribe recto con renglones torcidos. Y aunque tú te olvides de Dios, Él nunca te olvida.

Igual que no se puede obligar a alguien a amar, tampoco se puede obligar a creer. Sin embargo, en la propia naturaleza encontramos la belleza que nos acerca al Creador. Cuando entro en una Iglesia me siento en paz con el mundo. A veces al escuchar un texto de la Biblia o al oir una canción de misa se me saltan las lágrimas de alegría. Es algo que no se puede explicar, hay que sentirlo. Por qué algunas palabras parece que están escritas para mí, por qué en la Iglesia estoy como en mi casa, por qué necesito rezar varias veces al día... La Fe no es una fórmula matemática. Si lo fuera tal vez no tendría ningún mérito. La respuesta no está en las palabras, en los sitios o en las personas. Es un poco de todo y un poco de nada.