Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

jueves, 9 de agosto de 2012

Sobre hombres y mujeres

Una de las ventajas de nacer en una familia numerosa es que, desde niño, aprendes las diferencias naturales de comportamiento entre hombres y mujeres. Ésas que ahora niegan los ideólogos de género. Así, cuando tienes pareja, no pretendes que se comporte como una mujer, si es un hombre, o como un hombre si es una mujer. Muchos de los problemas matrimoniales vienen de una simple cuestión de concepto: querer cambiar al otro a tu gusto. Aunque ya sé que existen muchas excepciones, lo normal por ejemplo es que los hombres tengan un sentido del orden peculiar, que consiste en amontonar la ropa antes de recogerla, mientras que las mujeres preferimos ir recogiendo cosa por cosa.

Además nosotras charlamos de cosas intrascendentes, mientras ellos suelen ser más callados. Por otra parte, nosotras nos enfadamos con facilidad y se nos pasa enseguida. Ellos tardan más en enfadarse y les dura más. Ante lo cual, las mujeres sacamos la conclusión de que "no me quiere". Pero no se trata de eso, sino que los hombres gestionan de otro modo sus sentimientos.  Cuando olvidan una fecha, por ejemplo es porque le dan menos importancia a los detalles. El cerebro del hombre está dedicado a solucionar problemas; así que cuando no ve ninguno se descentra. Mientras las mujeres en cambio nos centramos en lo inmediato y a veces perdemos la perspectiva total. De ahí que seamos diferentes pero complementarios.

Cuando se tienen hijos e hijas, y especialmente al llegar a la adolescencia, esas diferencias saltan a la vista. No se trata, como dicen algunos de que no los eduques igual o que asuman un rol de la sociedad. Simplemente los chicos tienen otros gustos desde que empiezan a distinguir el mundo. En cuanto actúan las hormonas, se vuelven callados y se centran en sus propios asuntos, dando la impresión de que el resto de la gente no les importa nada. Sin embargo, afortunadamente suele ser sólo una fase. Sin embargo, las niñas al llegar a la adolescencia se vuelven cada vez más sociables y comunicativas, aunque tengan sus días malos. No se trata de intentar ser iguales, sino de aprender a entenderse.

12 comentarios:

  1. No sé creo que a grandes rasgos es así pero claro, cada persona es un mundo así que creo que hay de todo en ambos sexos. De lo que no hay duda es de que somos diferentes pero complementarios.
    Besazo

    ResponderEliminar
  2. Ya sé que tu hijo habla por los codos... No sabes la suerte que tienes. Yo me crié con mi padre y tres hermanos, y ahora mi marido y mi hijo también siguen la norma. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Más claro echale agua. Es cierto que los hombres no nos fijamos en detalles. Por eso es que nos olvidamos de citas, cumpleaños, aniversarios, de donde dejamos las llaves del coche y muchas cosas más, ahí entran ustedes para complementar

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que un hombre también esté de acuerdo con mi valoración. Un beso.

      Eliminar
  4. Tienes razón que por mucho que nos empeñemos somos diferentes, entendemos la vida de forma diferente, gestionamos los problemas de forma diferente etc etc.
    Sin embargo creo que ambos, y no solo nosotras, debemos hacer un esfuerzo para mejorar las relaciones, y por su parte ser más comunicativos y expresar mejor sus sentimientos no estaría nada mal, aunque siempre hay excepciones y algunos lo hacen sin nigún esfuerzo, pero son los menos.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo. Ellos también deben hacer un esfuerzo porque no es bueno aislarse en su propio mundo. Un beso.

      Eliminar
  5. En el caso de las relaciones de pareja lo peor que se puede hacer es tratar de que el otro cambie a nuestro gusto. Y tienes muchas razón Susana, muchos de los problemas matrimoniales surgen de esa idea tan equivocada. Hombre y mujeres somos distintos por naturaleza. Jamás podremos cambiar la manera de ser del otro pero si podremos llegar a buenos acuerdos para mejorar la convivencia. De los hijos adolescentes voy a opinar más adelante porque mi hijo tiene recién 3 años jeje Un abrazo y gracias por tu compañía de siempre!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti. Cuando mi hijo llegó a la adolescencia, recuerdo que mi hija mayor se quejaba de que él ya no quería estar con ellas y no les hacía caso. Me costó mucho explicarle que era normal. Un beso.

      Eliminar
  6. Yo solo tengo un hermano y yo soy algo mayor que él, mi padre siempre ha sido callado pero su madre es igual... así que estas cosas las he aprendido a golpe y porrazo, muy buena explicación, a ver si la leen más chicos y chicas en la edad de la confusión. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. No sólo chicos sino sobretodo jóvenes. Me temo que muchas parejas se casan o se van a vivir juntos creyendo firmemente en la ideología de género, que los sexos no existen y que el comportamiento lo elige cada uno. Un beso.

      Eliminar
  7. Te recuerdo que tengo 5 hermanos y 3 hermanas...¡eso dá para mucho! jaja Un beso

    ResponderEliminar
  8. Tú sí que eres una experta. Un beso.

    ResponderEliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.