Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

viernes, 10 de agosto de 2012

Amistades truncadas

No he tenido suerte con la amistad, tal vez porque no he sabido cultivarla. El caso es que conservo alguna a distancia pero no con un trato habitual. Sólo una vez tuve una amiga íntima en el sentido de contarnos todo, vernos a diario y salir de tiendas o a comer. Pero esa experiencia acabó mal y en cierto modo me persigue; porque ella vive cerca de mi casa e incluso ha trabajado en la calle de al lado, con lo cual no puedo evitar verla bastante a menudo. Ya lo he contado alguna vez y me han dicho que la amistad debería estar por encima de todo, pero el caso es que los amigos se eligen y yo no deseo estar cerca de gente negativa o problemática si puedo evitarlo. Tengo bastante con algunos familiares.

Así que no creo que ser un buen amigo signifique aprobar automáticamente todo lo que el otro hace o dice. Sin embargo, no sé si mi opinión es de fiar, teniendo en cuenta lo mal que me ha ido. Con el tiempo he llegado a la conclusión de que es difícil repartirse entre familia y amigos, y, puestos a elegir, yo prefiero la primera. La pareja y los hijos sólo te tienen a ti de esposa y madre, mientras que los amigos vienen y van. Eso les repito siempre a mis hijos. Porque el problema principal de los adolescentes es que a menudo escuchan más a los amigos que a los padres y, naturalmente, esos chicos saben tanto de la vida como ellos mismos y generalmente no pueden ayudarles.

21 comentarios:

  1. Tengo muy pocos amigos, pero la verdad es que maravillosos. Creo en el respeto mútuo. Ellos me aceptan como soy y yo los acepto como son. Si me piden ayuda se las doy y sino no.Si yo pido ayuda corren igual que yo con ellos.
    Juntos disfrutamos de la relación sin querer cambiarnos.
    Los amigos en la adolescencia son mucho mas importantes que los padres. Así ha sido siempre así es y así será en el futuro.
    Cuandop eres joven crees que lo sabes todo y que tus amigos, que saben lo mismo que tú, pues también. :)
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tengo amigos a distancia, pero con esta chica llegué a intimar más. Sin embargo, se portó tan mal con su ex marido y sus propias hijas, que ya no pude seguir siendo su amiga. Un beso.

      Eliminar
  2. Es difícil la amistad, pero también un tesoro. Siempre me he quejado de tener malos amigos y es cierto que los tengo, pero han surgido también unos poquitos que están ahí, cuando ´más necesito apoyo. Hoy me escribía una antigua compañera de colegio a la que vi la última vez hace dos años en una comida en la que celebramos los 25 años. No la he visto más que una vez en 27 años y no cesa de escribirme y de ofrecerme cuanto tiene para ayudarme a salir adelante. Una maravilla. Doy gracias a Dios por ello.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es estupendo tener amigos tan fieles. Un beso.

      Eliminar
  3. Yo tengo pocos amigos, pero me parece suficiente: son maravillosos amigos. Casi todos están muy lejos físicamente, pero gracias a la tecnología podemos estar realmente cerca. Generalmente, no apruebo o repruebo lo que mis amigos hacen o dicen, pero si reprobara algo, eso no me alejaría de ellos, que ya están muy escogidos y a los que, digamos, por usar esos términos "apruebo" como personas.
    ¡Estoy en el trabajo! Me doy unos minutos para revisar mi blog, pero no se supone que entre a leer las entradas nuevas, y menos que las comente, sin embargo, este título me dio un piquetito al corazón, y no pude resistirme.
    Ayer tuve una pesadilla en la que apareció una "ex-amiga" con quien las cosas terminaron muy mal. Muy mal. Fue una amiga íntima, con la que compartí todo lo que podía compartirse, incluidas cosas que no debían compartirse. El término de mi relación con ella es parte del nudo más doloroso de mi vida. Ayer, pues, apareció su fantasma, y hoy encuentro esta entrada tuya.
    Te abrazo, Susana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El caso es que yo pensaba que aprobaba a esta amiga como persona. Fue una de las pocas ocasiones en mi vida en que me equivoqué completamente con alguien. Supongo que es un caso parecido al tuyo. Un beso.

      Eliminar
  4. Como tu, solo he tenido una amiga 100% intima, pero me ha fallado al traicionar mi confianza. Desde entonces me ha costado abrirme a las demás personas. En cambio, prefiero a veces los amigos varones, en esa área me ha ido algo mejor.
    Cada persona es un mundo!
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que entre mujeres es más difícil conservar la amistad, tal vez porque hay demasiada intimidad. Un beso.

      Eliminar
    2. También me ha ido mejor con los varones; pero hay un encanto en la amistad entre mujeres, creo que justo ese encanto trae el riesgo de la demasiada intimidad, que a veces nos hace cruzar límites, que cuando se cruzan descomponen las relaciones... creo que no estoy siendo muy clara... hoy me he puesto sensible al respecto :)

      Eliminar
  5. Hola susana! TE LEO HACE tiempo y no dejas de sorprenderme. Eres valiente porque lanzas tus ideas sin tapujos y veo que eso te ha puesto a veces las cosas y dificiles, creandote enemigos que no saben aceptar ni respetar diferentes formas de ver la vida. Chapeau para los que como tu defienden sus ideales sin importar caer bien o mal.
    Creo firmemente en la amistad, es mas, no concibo la vida sin ella, sea con ellas, ellos, hermanas, etc....en la adolescencia, los amigos van y vienen, cantidad mas que calidad, luego mejor poquitos y buenos!
    UN BESO GORDO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Gracias por tus palabras. Hay días en que me dan ganas de dejarlo. Me da envidia sana, la verdad, la gente que conserva sus amigos cerca. Un beso.

      Eliminar
  6. Si no los echas en falta ¿que más da? otra cosa es que te sintieras mal por no tenerlos.

    Yo sólo tengo una amiga íntima y es mi hermana, tanto me ha llenado siempre y una que es un poquito rara, que nunca he tenido necesidad de demasiada intimidad con nadie más.

    Amigos y amigas muchos, pero de una forma más superficial. yo a la amistad le pido muy poco,me gustas y conecto, pues ya está, no voy a pedir nunca que me entiendas, ni me escuches, ni me ayudes, y le ofrezco poco también, y a veces eso no se entiende y se me ha exigido lo que no era capaz de dar. lo siento, soy así

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo una hermana pero somos bastante incompatibles, me temo. Yo tampoco quiero comprometerme demasiado con gente fuera de la familia. Un beso.

      Eliminar
  7. Tengo pocos amigos, cuando hay algo o veo algo que no apruebo no dejo de quererlos, pero suelo alejarme un poco. Eso sí, si me necesitan ni lo dudan. Si los necesito, yo tampoco lo dudo. Es como una hermandad no de carne ni de sangre, sino espiritual, que sientes que es parte de tu vida y aceptas con naturalidad tal como es porque simplemente no puedes aparcar de tu vida algo que es ya parte de tí. Lo digo porque me he peleado muchas veces con mis amigos y amigas de los de verdad y siempre, sea como fuere, seguimos siendo amigos. No son parte extraible de mi persona, a pesar de no ser de mi familia sanguínea...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo conservo un par de amigos pero a distancia. Nos vemos poco porque viven lejos. Yo los tengo muy presentes, pero la verdad es que si no los llamo no me llaman. Un beso.

      Eliminar
  8. Tengo muy contadas con los dedos de la mano "almas gemelas" y disfruto de ellas muchas veces nada de a diario Susana...si no cada mucho tiempo, pero al encontrarnos era como "si deciamos AyER" Un gran beso a tu Alma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que hay gente con la que no necesitas comunicarte mucho porque parece que acabas de verlos. El caso es que yo siento eso con unas personas, pero me temo que no es mutuo. Un beso.

      Eliminar
  9. De todas formas hay "espacios" que la familia no puede ni debe rellenar (por eso es familia) ...yo lo intentaría de nuevo Susana directo al corazón...un beso.

    ResponderEliminar
  10. Yo lo sigo intentando, pero no funciona. Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Querida Susana:

    No te creas que vas desencaminada en este post. A día de hoy puedo decir que tengo una verdadera amiga desde hace 18 años, hay temporadas que nos vemos más, y otras que menos, pero no por malos rollos ni roces, sino por nuestros calendarios laborales y familiares. Quiero a sus hijos como si fueran mis sobrinos y ella a las mías. También tengo la suerte de tener unas buenísimas vecinas desde hace diez años que se han portado conmigo siempre como hermanas y a las que yo he intentado siempre devolver su cariño de la misma forma.
    Pero tienes razón en tu post, mucha gente viene y va, pero no te sientas culpable tú, yo creo que al igual que en el amor se trata de encontrar tu media naranja, alguien que se complemente contigo y que te aporte y a la que tu puedas aportar, si siempre es el mismo el que aporta eso no es amistad, eso es una relación de conveniencia, y de esas te puedo contar mucho. De hecho el último caso aún me duele porque lo he padecido hace poco. Hace un año, comenzamos a intimar con un matrimonio de mi entorno laboral, el trabajaba conmigo y un buen día coincidimos con su mujer y sus dos hijos, mientras mi marido y yo paseábamos con nuestras hijas, quedamos un día para salir, y nos dijeron que se habían sentido muy a gusto con nosotros. Me llamó la atención la falta de educación de los dos hijos y el pasotismo de ambos a la hora de corregirlos, poco a poco, nos contaron que tenían problemas con el hijo mayor (7 años), que si era hiperactivo, algo que a mí no me lo parecía y de eso entiendo un poco porque yo si he sido y soy hiperactiva, más bien parecía un niño mal educado llamando la atención de su madre.
    A ella le admiraba como se comportaban mis hijas, y un día en una conversación le dije que no tenía mérito ninguno que si lo hacía yo también lo podía hacer ella. Le ayudé a crear un sistema de trabajo, le dí clases particulares a su hijo de forma totalmente altruista, su hijo mejoró tanto en las notas y en el comportamiento que el chiquillo empezó a ser aceptado en el colegio, pues estaba dado de lado por su mal comportamiento. Pues sabes como me lo ha pagado? Un día que necesité que se quedara un par de horas con mis hijas, me contestó que no sabía que tenía que hacer ese día pero algo tendría que hacer y que no podía quedarse con mis hijas. Sentí como si me clavaran una daga en el corazón, porque me había portado como una hermana con ella, y gracias a mí, y a mi ayuda, se estaba ahorrando casi cuatrocientos euros (logopeda+ profesor clases particulares por horas)al mes. Por no hablar la de días que me llamaba doce y trece veces porque estaba agobiada y la escuchaba y la animaba. Al final, me demostró lo que valía, cuando le dije que me había dolido, me contestó que ella me había invitado a comer dos o tres veces para pagar mi ayuda, imagina como me quedé. A raíz de ese día, hace ahora casi dos meses, jamás hubo una llamada para pedir disculpas, para decir me equivoqué, te aprecio mucho y no quiero que estemos mal, al contrario, ha dado órdenes al marido de que no quiere ni verme, como si yo fuera una mala bestia. En fin, como puedes ver tenemos muchas cosas en común. Un beso fuerte Susana.

    ResponderEliminar
  12. Vaya. Siento lo de tu amiga. Yo he tenido varios casos parecidos. Una vez fui a casa de una amiga del colegio y vi cómo su hija mayor maltrataba a sus hermanos gemelos sin que ella hiciera nada por evitarlo. Se lo dije todo lo suave que pude y aún así le molestó. Ya no volvimos a tener la misma relación. En cuanto a la chica de la que hablaba, me llamaba a todas horas, hasta que le dije que no estaba llevando bien la separación con su marido. A partir de ahí pasé a ser un monstruo. En fin, te agradecería que no pongas comentarios tan largos, porque habitualmente no tengo tiempo para leerlos. Un beso.

    ResponderEliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.