Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

sábado, 29 de noviembre de 2014

Francisco Nicolás

Hace tiempo que las tertulias se llenan con un tema que resulta entretenido e inofensivo: las andanzas de ese chico al que llaman pequeño Nicolás a pesar de su 1,90 de estatura. Sin embargo, finalmente ha sido detenido aunque realmente no existan pruebas, que se sepa, sobre sus presuntos delitos. Es el nuevo Buscón de nuestros tiempos, aunque con mejor suerte. El caso es que sin tener preparación ni fortuna consiguió manejar grandes cantidades de dinero y codearse con gente importante. Lástima que no le hubiera dado por el buen camino y tal vez ahora tendríamos un futuro presidente del gobierno con unas dotes innegables.

Sin embargo, me temo que el chico es víctima de sus propios delirios de grandeza, que no distingue bien entre la realidad y la ficción que el mismo se ha creado. Siendo así, sus días de gloria habrán terminado. Al ver parte de la entrevista no he podido evitar sentir cierta lástima por él, porque en el fondo sigue siendo un niño en un mundo de adultos. Tal vez alguien debería haberle parado los pies cuando todavía estaban a tiempo. Pero bueno, que le quiten lo bailao. Al menos nos ha dado unos buenos ratos de conversación para olvidarnos de los problemas cotidianos. Es de agradecer, sobre todo tratándose de alguien que no hecho nada grave.

jueves, 27 de noviembre de 2014

Saber cuándo dejarlo

Cumplí los cuarenta años en enero de 2006 y empecé a escribir un blog en abril de ese mismo año. Echando cuentas me sale que no son ocho años los que llevo escribiendo, sino casi diez. En este tiempo he conocido a muchísima gente de forma virtual, he escrito cientos de veces sobre los mismos temas, he tenido grandes alegrías y grandes disgustos. He publicado diez libros de recopilaciones. Estoy pensando que tal vez debería dejarlo ya, o quien dice ya, en abril, para hacer números redondos. Puede que esta etapa ya no dé más de sí, aunque de momento tengo para largo con los post en borrador que llevo escritos sobre expresiones españolas.

Supongo que lo decidiré un poco sobre la marcha, según me vayan yendo las cosas. Me parece que, en lo que se refería a dar a conocer un punto de vista acontracorriente (como se llamaba mi primer blog), ya he cumplido de sobra. Respecto a conocer a otras personas y ver puntos de vista diferentes también estoy servida. Si tuve alguna ambición más al respecto, ya hace tiempo que he tirado la toalla. No quiero que el blog siga adelante por inercia sin tener ya nada nuevo que decir. Sin embargo, el momento de decir: ahora, se va demorando. 135.000 visitas a día de hoy me hacen pensar que tal vez sí vale la pena seguir, aunque mis visitantes sean invisibles.

lunes, 24 de noviembre de 2014

Erasmus: en no comiendo vamos sacando para los gastos

Me he acordado de esta frase esta semana y me estaba haciendo gracia, aunque me temo que es bastante real. Está feo que me queje con el sueldo que tiene mi marido pero, la verdad es que entre la casa nueva y mi hija de Erasmus, estamos con el agua al cuello. Porque resulta que la beca no ha llegado todavía ni se la espera y han pasado ya tres meses... A este paso la recibiremos cuando ella haya regresado. Resulta preocupante que el estado no tenga dinero para pagar las becas, pero además es un problema importante para las familias que no pueden permitirse mantener a sus hijos en el extranjero. Es un tema muy serio.

Supongo que algunos habrán tenido que volverse a España. De todas maneras, si no estaban seguros de contar con el dinero más valía que no hubieran ofrecido tantas becas. Hay que ser un poco realista. Es lo mínimo que espera uno del gobierno. Lo que no puede ser es que se comprometa el dinero antes de saber si lo tienes. Al menos confío en que antes de acabar el ejercicio anual, en diciembre, no tengan más remedio que pagar los gastos. Porque de no ser así me temo que vamos a pasar unas navidades estrechas. Pero ya digo, que todo lo malo fuera eso. Al menos espero que no falte dinero para sanidad y para las pensiones.

viernes, 21 de noviembre de 2014

La realidad del aborto

Poca gente sabe que a las cinco semanas de embarazo, es decir, cuando la mujer descubre que está embarazada, lo que tiene dentro no es un montón de células, ni un coágulo, es ya un feto. En las basuras de los abortorios se encuentran brazos, piernas, troncos y cabezas de un tamaño diminuto a veces pero completos. Son seres humanos de apenas unos centímetros ya formadas y si se les deja crecer se convertirían indudablemente en personas como nosotros. En el lateral de mi blog se puede ver una imagen de un feto de cinco semanas que confirma mis palabras. Repito: no es una célula, ni un coágulo, es un ser humano como nosotros.

De todas maneras, aunque empezara siendo una célula, todos hemos empezado así. Eso no es razón para eliminarlo. Lo importante es saber que se trata de alguien diferente a su madre y a su padre, porque posee una combinación genes única que no han existido nunca antes ni existirán después. Podrán tener más hijos pero nunca podrán tener el mismo hijo. Ése es uno de los traumas que arrastran muchas mujeres que han abortado y que resulta mucho más doloroso que tener que pasar un embarazo. De todas maneras, el principal motivo que existe para abortar sigue siendo el económico. Unas ayudas eficaces mejorarían mucho el problema.

jueves, 20 de noviembre de 2014

Lucha interna

Hoy es jueves. Tengo gimnasia por la mañana e inglés por la tarde. Mi marido está de viaje. La semana pasada me salté las dos clases del jueves porque no me encontraba bien. Ahora también podría buscar excusas factibles para no ir. Por ejemplo, que tengo que hacer la compra y hacer la comida, y poner una lavadora. Pero si no voy me sentiré culpable por no haber ido. Estando sola en casa es fácil saltarse las obligaciones. Por eso tengo que hacer un esfuerzo titánico para mantenerme firme conmigo misma, que es lo más difícil. Creo que cada día me cuesta más este esfuerzo de voluntad continuo.

Y yo que quería dejar las pastillas de la depresión... No es que me sienta mal pero todo el tiempo tengo ganas de irme a la cama y meterme bajo el edredón. No hay cosa que me atraiga más. Es una pequeña gran tentación que me persigue. Afortunadamente, el gato no me deja acostarme entre horas. Viene y se me sube encima. Es bueno que tenga un guardián tan cumplidor. Así que aquí sigo dándole vueltas a que no debo buscar excusas aunque las tenga. Luego voy a clase y la verdad es que me gusta y salgo contenta. Entonces me repito que he sido una tonta al querer escaquearme, pero es superior a mí.

sábado, 15 de noviembre de 2014

Novedades

Yo creo que nací en la familia equivocada. No sé cómo pudo ser que la cigüeña se equivocara de casa. Creo que también se equivocó de ciudad y de país, pero eso es otro tema. El caso es que yo tenía que haber nacido en un pueblo o una ciudad de provincias, porque a mí lo que realmente me gusta es estar en el campo. Siempre lo había pensado pero ahora que tengo casa en un pueblo lo he confirmado. No hay cosa que prefiera a ver los atardeceres y las ovejas en el prado. A mí no me gusta, el rostbeef, ni el champagne, ni las ostras ni menos el caviar. Lo que realmente me vuelve loca es comerme un bocadillo en una tasca.

No necesito smartphone, ni tablet ni tan siquiera televisión. Me basta con ver los pájaros y las plantas. No me gustan las reuniones multitudinarias. Prefiero estar en casa con unos cuantos allegados. No puedo montar en yate, me mareo. Tampoco me atrae la equitación. Afortunadamente no pertenezco a la familia real. No necesito viajar a lugares exóticos. Me gustan mucho más los rincones recónditos de España que casi nadie conoce. No aspiro a un gran trabajo, ni necesito ropa de marca, ni conocer a gente famosa. Definitivamente, soy un perro verde y con el tiempo, en lugar de reconducirme, me reafirmo.

1980. Una película imprescindible

Seguro que no habéis oído hablar de ella pero se estrenaba hoy. Es una película documental de Iñaki Arteta sobre las víctimas de eta. Se centra en el año ochenta porque fue cuando la banda terrorista mató a cien personas, un atentado prácticamente cada tres días. Muestra las impresiones de personas que vivieron aquello, algunos desde el lado de las víctimas, otros como testigos mudos y alguno como culpable. Entre estos últimos destaca monseñor Setién que todavía hoy continúa justificando aquello. Y es que no hubiera sido posible sin la complicidad de una buena parte de la sociedad y de la iglesia vasca como colaborador necesario.

Resulta muy duro revivir esos días para los que los vivimos, aunque fuera desde mis catorce años. Pero es peor todavía pensar en la responsabilidad que tuvimos cada uno. En primer lugar, los que apoyaban y ayudaban a eta, en segundo lugar los que miraban para otro lado y por último los que de algún modo nos desentendimos del problema. En el año 2006 yo abría mi primer blog y al poco tiempo empecé a escribir otro blog en la revista Hoymujer con relativo éxito. Hasta el día en que salió el tema de eta y, las mismas personas que yo consideraba mis amigas virtuales pasaron a justificar el terrorismo. Cerré el blog y me fui.

Después me he arrepentido mucho de esa decisión. No lo hice por miedo por mí misma. Lo hice porque me sentí asqueada, tanto que al poco tiempo enfermé y me tuvieron que ingresar con una gastritis. No podía seguir relacionándome como si nada con esas personas que no eran capaces de distinguir entre asesinos y víctimas y los ponían al mismo nivel. No podía seguir hablando de cosas banales. Ahora pienso que tenía que haber seguido. Pensé que esa no era mi guerra y, si tanto les gusta, con su pan se lo coman. Tampoco quise implicar a la familia de mi cuñado en Bilbao o a los parientes militares de mi marido. Pero yo también soy responsable de lo que pasó.


viernes, 7 de noviembre de 2014

Hola

Prefiero pasar por aquí de vez en cuando para que no os olvidéis de mí y mantener esto en marcha. Tengo poco que contar. He intentado ir a inglés y a gimnasia todos los días pero no hay manera. Una semana tuve asma, otra estaba mal del estómago, otra era el intestino, ahora me empieza a doler la cabeza... Parece que me lo invento o exagero pero os aseguro que es así: voy empalmando unas dolencias con otras. Y para todas tengo un tratamiento específico que además sale muy caro.

Así que no sé qué es peor, si no estar nunca bien o el dineral que me estoy gastando en medicinas. Claro que las farmacéuticas deben estar encantadas conmigo. En cuanto a la actualidad, procuro mantenerme lo más alejada posible y ver qué pasa este fin de semana y a continuación. Esperemos que las aguas vuelvan a su cauce pronto. Mientras tanto sigo con mis molestias, que parece que tengo una maldición bíblica, pero afortunadamente nada importante.

sábado, 1 de noviembre de 2014

Mes sabático

Me retiro otra temporada. Suelo hacerlo un par de veces al año. Lo que ocurre es que el año pasado dejé programados los refranes. Me voy porque estoy con el inglés y la gimnasia martes y jueves y los otros días no doy abasto con las tareas de la casa. Me voy porque no tengo mucha inspiración en este momento. Y me voy sobre todo porque me ha hecho mella la retirada de la ley del aborto, el independentismo catalán, la campaña contra el gobierno por el ébola, etc. Vamos, que he escrito mucho más de lo normal y también he comentado una barbaridad y tengo la impresión de que todo ha caído en saco roto.

En China piden democracia, en Ucrania se defienden de una invasión, el Estado Islámico nos amenaza a todos, pero los medios españoles siguen obsesionados con cuatro tonterías. Esta mentalidad de tribu, este vuelo gallinaceo (que decía uno) me tiene ya un poco harta. Nunca puedo decir que de este agua no beberé porque lo mismo acabo escribiendo otra vez la semana que viene, si algún tema me llama la atención. Pero pretendo tomarme un mes sabático a ver si me desintoxico un poco de tanta mediocridad. Aunque por supuesto, pretendo seguir pasando por vuestros blogs, que son otra cosa, siempre que me sea posible.