Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

viernes, 29 de junio de 2012

Orgullo de qué

De ésta ya me echan de internet. Bueno, he escrito varias veces sobre el día del orgullo gay y puedo asegurar que me han comentado homosexuales diciendo que ellos también se avergüenzan de ese evento, que no se sienten representados. Todos hemos conocido al típico marica que es una persona dulce, cariñosa y simpática, que a casi todos cae bien. Eso es un homosexual pasivo. Sin embargo, nadie querría tener cerca de sus hijos a los homosexuales activos, que suelen ser gente agresiva y son los que protagonizan el desfile del orgullo gay.  Además es bastante habitual que sean bisexuales.

Es decir, que son personas que lo hacen con todo lo que se mueve. Como me decía una comentarista: ñaca ñaca como los conejos. Son gente promiscua con multitud de vicios. Cambiando de tema. Físicamente y a nivel médico se sabe, pero no se dice, algo muy importante: la homosexualidad es peligrosa para la salud. Por una razón muy simple. El intestino no está pensado para eso, no tiene la elasticidad de la vagina. Por ello, son muy habituales entre los gays las fisuras o fístulas anales, hemorroides graves y todo tipo de infecciones que pueden degenerar en cáncer. De eso no se habla .

Yo no tengo problema en que los homosexuales vivan su condición con naturalidad. Otro tema es que se dediquen a promocionarlo públicamente. Porque los adolescentes tienen una personalidad en formación y una sexualidad todavía en ciernes. Esa clase de propaganda puede hacer que confundan sus dificultades con preferencias hacia su mismo sexo. No sería el primero que sale de un desengaño y cae en eso. Además, aunque eso lo negarán muchos hasta la tumba: el espectáculo de ver a dos hombres sobándose en público a la mayoría nos resulta muy desagradable. No es por la falta de costumbre, es algo visceral.

jueves, 28 de junio de 2012

Titulares y fútbol

Más por obligación moral que por gusto, suelo fomentar debates sobre temas de actualidad. Se me cae el sombrajo cuando compruebo la falta de cultura de la gente en general y cómo se tragan los titulares sin masticar y se quedan tan satisfechos. Hay mucho lugar común y se nota cuál es una última consigna política social que está en boga, especialmente entre la juventud. Por ejemplo, se hable de lo que se hable, sale a relucir la familia real ahora que está en horas bajas. Hace poco tiempo nadie se hubiera atrevido a criticarlos, pero ahora está de moda. Igual que hace unos años había furor por la roja, y ahora desde ciertos sectores le han vuelto la espalda por representar a España.

Porque todo lo que sucede inmediatamente es aceptado por la multitud. Por ejemplo, si los nacionalistas deciden pitar al himno nacional, la ciudadanía en lugar de indignarse se suma a la pitada. Es triste que tengamos un país tan voluble. Pasado mañana estarán otra vez animando a la selección como una piña. La carretera marca una velocidad máxima de 120. Yo voy a cien por el carril derecho y parece que estoy parada. Todos corren como si tuvieran que apagar un incendio. Sin embargo, cuando salió el carnet por puntos respetaron la velocidad durante un tiempo. Pero, si los demás corren, yo corro; si los demás pitan, yo pito; si los demás critican, yo critico. Qué falta de personalidad hay en España.

miércoles, 27 de junio de 2012

Hombres desubicados, padres escamoteados

Éste post no es mío pero dice exactamente lo que yo pienso.

Hasta la segunda década del siglo XX, toda la estructura social y política se regía por estilos masculinos de actuación. Sin embargo, desde el 68 y hasta la actualidad, la cultura femenina se ha ido imponiendo. Por primera vez en la historia de la humanidad, en los países desarrollados, el hombre ha pasado a un segundo plano, cediendo el protagonismo a la mujer, cuyas pautas de comportamiento, exigencias, gustos, preferencias y habilidades son consideradas prioritarias e ideales en una sociedad que sospecha de la masculinidad y la presume malvada y nociva para el correcto desarrollo de la persona.

El gran énfasis que durante años se ha puesto en conseguir la emancipación de la mujer ha provocado un fenómeno colateral con el que nadie contaba: un oscurecimiento de lo masculino, cierta indiferencia, cuando no desprecio, hacia los varones y una inevitable relegación de éstos a un segundo plano. Esta situación, si bien puede ser lógica –han sido muchos los siglos de dominación masculina- no debe ser ignorada o minusvalorada, pues una crisis del varón nos conduce –igual que si se tratase de la mujer- a una crisis de la sociedad entera.

Mientras las mujeres, tras siglos de lucha, están logrando situarse en el lugar que les corresponde conforme a su dignidad y derechos, los hombres parecen estar más desubicados que nunca. Los cambios provocados por el feminismo han dejado un paisaje social prácticamente irreconocible, generando novedades ciertamente confusas, como el nuevo papel del hombre en la sociedad actual. Mayo del 68 significó para ellos el inicio de una mutación en su propia esencia que ha culminado actualmente con la implantación por la ideología de género de la neutralidad sexual, provocando una alteración de las relaciones paterno-filiales y de pareja. Las consecuencias de la despersonalización sexual son peores para los hombres, ya que les ha tocado vivir por vez primera «el tiempo de las mujeres», víctimas históricas del machismo y patriarcado a las que hay que reparar. De ahí las constantes iniciativas que se están tomando en su beneficio: cátedras de estudios sobre la mujer; centros e institutos dedicados a ellas; planes de igualdad claramente discriminatorios para el hombre; cuotas para acceder a puestos de trabajo y cargos políticos; leyes de discriminación positiva…

El papel de las mujeres se ha sobrerrepresentado y asistimos a una clara depreciación del varón, del hombre, del padre, que no sabe qué es lo que se espera de él y que se ve obligado a revisar su masculinidad, no sólo en el ámbito público y profesional, sino incluso en el marco más íntimo de su vida personal y familiar, donde se les exige su transformación en hombres «blandos» o intercambiables con las féminas. Muchas de las aptitudes típicamente masculinas han sido erradicadas y resultan mal vistas: cualquier expresión de virilidad se considera virilismo; la exigencia de respeto se confunde con autoritarismo; el intento de imponer alguna norma en la familia le puede llevar a ser tachado de tirano; la valentía o asunción de riesgos se considera temeridad e imprudencia; y ante la introspección y falta de expresividad emocional se presume la existencia de algún problema psíquico oculto o trauma infantil que convendría liberar.

En cuanto a la función paterna, la sociedad la ha devaluado progresivamente hasta el punto de que la presencia y el papel del padre en la procreación resultan prescindibles y la ingeniería genética amenaza con su total sustitución. Las técnicas de laboratorio han logrado que el origen y dependencia de un padre se esfumen definitivamente. El modelo social ideal y dominante es el consistente en la relación madre-hijo. Y el padre solo es valorado y aceptado en la medida en que sea una especie de segunda madre.

El padre, exiliado, es invitado a convertirse, en expresión de Naouri, en una «madre-bis»; papel éste exigido en muchas ocasiones por las propias mujeres que les recriminan no ser capaces de cuidar, atender o entender a los niños exactamente como ellas lo hacen. De este modo, el padre se ve obligado a olvidar que tiene un papel propio y diferente del de la madre, aunque plenamente complementario y equilibrador, que es absolutamente indispensable para la construcción psíquica del niño, como han demostrado científicos de diferentes tendencias e ideologías.

El deseo de librarse del orden patriarcal ha provocado que la sociedad actual haya desprovisto de valor la función del padre: no les tiene en cuenta, su autoridad ha sido ridiculizada, las mujeres prescinden de ellos de forma manifiesta. En estas circunstancias, cuando el padre no es significativo para la madre, el niño lo percibe y él mismo se coloca en su lugar. En ausencia del padre, surge una relación de pareja entre la madre y el hijo que perjudica el equilibrio psíquico de ambos. El padre, habiéndose ausentado, física o psíquicamente, no juega ya su papel de «separador», que es, precisamente, el que permite al niño diferenciarse de la madre. Los chicos varones lo tienen peor, pues es probable que en la adolescencia utilicen la violencia-transgresión para afirmar su propia existencia, ya que no tienen otro medio de probar su virilidad más que el de oponerse a la mujer-madre. Como señala Anatrella: «cuando el padre está ausente, cuando los símbolos maternales dominan y el niño está solo con mujeres, se engendra violencia». Estos niños, luego, en la edad adulta, tendrán dificultad para ejercer debidamente la paternidad por falta de ejemplos masculinos.

Actualmente, aunque la mayor parte de los hombres manifiestan una clara preocupación por el bienestar y por la educación de sus hijos, la realidad es que, en un elevado porcentaje, no saben cómo ejercer correctamente su papel. Ser padre no es ser simplemente un progenitor más o menos preocupado por los vástagos. Padre, en sentido estricto, es aquel sujeto que ejerce la «función paterna», permitiendo al hijo individualizarse, separándolo de la madre, lo que es indispensable para la correcta construcción psíquica del niño; es aquel que se ocupa del hijo, con el que crece y se identifica. El padre concede al hijo un sentimiento de seguridad y de alteridad frente a la madre, le permite adquirir el sentido de los límites, marca las prohibiciones, sitúa al hijo en el lugar que le corresponde (le impone el orden de filiación frente a sus pretensiones de omnipotencia) y le ayuda a madurar integrándose en el universo del adulto y así en la realidad. El padre impone la «ley simbólica de la familia», de tal manera que el niño, con tendencia a la tiranía, comprende que no es él a quien compete dictar la ley sino a otra instancia exterior representada por su padre. La figura del padre, como limitador o instancia de frustración del hijo, es indispensable para que el niño asuma su propia individualidad, identidad y autonomía psíquica necesarias para realizarse como sujeto. Además, junto con la madre, el padre debe intervenir en la transmisión de saberes familiares, códigos de conducta y valores morales. Para la salud familiar y social es esencial que el padre se comporte como un padre, no como una madre.

Por otra parte, la diferencia de sexos encarnada por el padre, juega un papel de revelación y confirmación de la identidad sexuada. Tanto la chica como el chico tienen tendencia, al comienzo de su vida, a identificarse con el sexo de la madre, y es el padre, en la medida en que es reconocido por la madre, el que va a permitir al hijo situarse sexualmente.

Los papeles de padre y madre no son intercambiables. Los hombres tienen la obligación de colaborar a fondo en las labores del hogar y son fundamentales en la crianza de los hijos. Pero para lograr una seria implicación de los varones en estas tareas necesitan biológicamente sentirse importantes, respetados y valorados en su entera masculinidad. Esta premisa permitirá al padre captar toda la importancia del lugar que ocupa, lo que le pondrá en posición de aceptar ocuparlo responsablemente. La incomprensión hacia los hombres y sus especificidades como padres, está trayendo una serie de consecuencias psicológicas y sociales cuya perversión no ha sido medida honestamente. Los hombres no necesitan que se les «rescate» de su esencia. El problema de la identidad del varón –niño, joven y adulto- no se resuelve relativizando su masculinidad, sino justamente al contrario, mediante su reconocimiento y adecuada valoración.

Es imprescindible una comprensión, tanto de la masculinidad, como de la feminidad, que aumente la autoestima y la dignidad personal, al tiempo que inspire la confianza mutua, la responsabilidad personal, una mayor cooperación y un amor más grande, para solucionar en gran medida la confusión que origina el trato con el sexo opuesto y el esfuerzo por comprenderlo, resultando una forma inteligente de evitar conflictos innecesarios y favorecer la colaboración entre hombres y mujeres en todos los ámbitos de la vida.

Sin embargo, hoy las políticas y medidas administrativas, en contra de las voces de científicos alertando sobre la necesidad de atender adecuadamente a las diferencias biológicas existentes, siguen empeñadas en emancipar subjetivamente a los individuos de la diferencia sexual, y proclaman que los sexos son idénticos e intercambiables, lo que contribuye a organizar la sociedad sobre la base de la ambigüedad y el desconcierto, desestabilizando el vínculo social que representan la pareja y la familia, y generando a nivel personal frustración y desencanto.
/www.conoze.com/doc.php?doc=9147

Elogio de la masculinidad

Siguiendo con la racha de repetir los temas de mis primeros posts, los cuales me trajeron la única fama que alguna vez he disfrutado, sigo con las diferencias entre hombres y mujeres. Yo crecí con una hermana y tres hermanos mayores. Así que a mí nadie tuvo que explicarme que somos diferentes, no sólo físicamente, sino en carácter y personalidad. Las hormonas que determinan los cambios que se ven, también influyen en el comportamiento. Aunque naturalmente siempre hay excepciones, cualquier que haya convivido largamente con el sexo opuesto sabe que nuestra actitud es absolutamente diferente en casi todas las situaciones de la vida, por más que algunos se empeñen en demostrar lo contrario.

Yo tengo dos hijas de ciencias, pero de hecho el cerebro de la mujer suele tener más desarrollado el lado izquierdo, el que se refiere al lenguaje, las artes, la empatía y esa clase de funciones. Mientras que el masculino tiende a la racionalidad, las ciencias y la orientación espacial. Eso no lo digo yo; es que lo han visto en experimentos científicos. Asimismo, como las mujeres somos más sensibles al entorno, también nos dejamos llevar más por los sentimientos, mientras que los hombres son más imparciales en ese sentido. Eso determina muchos de los problemas de comprensión en la pareja. Porque ellos no entienden el exceso de emotividad de la mujer ni ellas su aparente frialdad.

Como hoy en día hemos dado la vuelta a la tortilla, resulta que la masculinidad está mal vista; y con ella todo lo que implica fuerza, protección y autoridad. Aunque realmente no es tanto así, sino que las mujeres a ojos vista se están masculinizando, lo cual provoca que algunos hombres ya no sepan cuál es su lugar. Si avanzamos del patriarcado al matriarcado sin ser capaces de encontrar un término medio, no es extraño que la homosexualidad también se esté extendiendo (con la ayuda de la promoción pública). Sin embargo, yo, que según mis hijas, soy un poco machista, sigo pensando que el papel del hombre, y del padre en particular, consiste en poner las normas y marcar los límites en la familia. No siendo así, de esos polvos vienen estos lodos...

martes, 26 de junio de 2012

Instinto de protección

He visto cruzar la calle a una señora en bicicleta y, detrás suyo, una niña pequeña también con su bici. ¿Es que no se le ha ocurrido pensar que es fácil verla a ella, pero no a su hija, y que deberían cruzar al mismo tiempo?. He visto cruzar también a una señora con un perro pequeño. El animal casi dos metros delante de la dueña. ¿Cómo supone que los conductores vamos a verlo a tiempo para no atropellarlo?. He visto intentar cruzar la calle a una chica cuando venía un coche, y su pareja la ha sujetado por la muñeca para que no lo hiciera. ¿Puede ser que ella se haya molestado y le haya mirado mal?, ¿Es que prefiería que la hubiera atropellado el coche?.

El instinto de protección pensaba yo que era algo básico para la supervivencia de las especies. Pero parece ser que después de décadas de llevar una vida acomodada, se va perdiendo. Si no no me explico cómo no les sale natural a las personas defender a sus crías, a sus mascotas o a su pareja, sin que eso suponga ningún menoscabo. Hay que ver cuánto daño ha hecho el feminismo radical. Si ahora resulta que un hombre no puede agarrar a una mujer ni para salvarle la vida, la verdad es que no sé cómo se las arreglan para disfrutar del sexo, que no es precisamente una actividad igualitaria, tal como yo lo conozco. No sé si ahora habrá una versión políticamente correcta del asunto. La verdad es que a mí la igualdad me parece un desastre.

lunes, 25 de junio de 2012

El buen amor

Hace años escribí un post que se llamaba El buen café. Decía que existe un café de máquina barato que se puede tomar de pie en cinco minutos y está más o menos bueno. Pero luego hay un café de calidad, recién molido, preparado con cuidado y degustado lentamente, a ser posible en buena compañía. Todo es café, pero evidentemente no es igual. Con el sexo pasa lo mismo. No se puede llamar hacer el amor a un coito de cinco minutos con un desconocido. Hacer el amor es mucho más que eso. Es unir cuerpo y alma y dejarse llevar por los sentimientos, por la química y las hormonas a un tiempo. Es dar placer antes que recibirlo y, por eso mismo, disfrutar al máximo. Es entregarse sin reservas, compartir tu cuerpo hasta la última célula y alcanzar juntos el éxtasis.


También escribí una vez sobre una canción de Jose Luis Perales que dice:
PARA SABER DE AMOR ALGUIEN HA DICHO HAY QUE PROBAR MIL FRUTAS DIFERENTES, QUE CADA CUERPO ES COMO UN LIBRO EN EL QUE DESCUBRIR CADA MISTERIO, QUE DEGUSTARLO TODO ES NECESARIO PARA SABERLO TODO DEL AMOR, SE EQUIVOCAN. EL AMOR NO ES PROBAR CADA MANZANA.  ÉL NO PRECISA AVENTURA MÁS LOCA QUE SU LOCA AVENTURA NI CONCIBE UN SABOR MÁS EXQUISITO... Para tener buen sexo es necesario en primer lugar amor; en segundo lugar tiempo, para conocerse a uno mismo y al otro; para explorar nuestras preferencias y placeres e ir aprendiendo juntos. Eso no es comparable a acumular compañeros de juegos. Porque el sexo no es un deporte. Pero quien no haya probado el buen café, no notará la diferencia.

Y todo esto viene a que me fastidia bastante, la verdad, cuando la gente supone que por ser casada, madre y católica practicante no disfruto del sexo. A ver si se creen que nos reproducimos por esporas... Caramba, que en veinticinco años juntos algo habremos aprendido. Como suele suceder, el que habla más de este tema suele ser el que menos sabe y el que menos lo ha practicado.

viernes, 22 de junio de 2012

Más Estopa

Sobre la pareja

De hombre y mujer. De las otras no entiendo. Supone la convivencia diaria durante años de dos personas adultas y diferentes. Si eso ya resulta complicado entre hermanos que tienen una historia común, tanto más entre dos personas que deciden estar juntas partiendo de ser casi unos desconocidos. Casarse o convivir supone tener que adaptarse a las costumbres y rutinas del otro, que pueden ser compatibles con las tuyas o totalmente distintas. También supone aceptar a su familia, incluso si ellos no te aceptan a ti y participar en reuniones familiares. Implica tener que crear una rutina común para hacer frente a los trabajos, las labores del hogar y el cuidado de los niños, cuando lleguen.

Cúanta gente por desgracia se casan sin saber si van a ser capaces de adaptarse el uno al otro. Cuando uno es madrugador, por ejemplo, y al otro le gusta trasnochar, es un problema. Cuando uno es de salir y el otro de quedarse en casa. O cuando sus ideas sobre educación son opuestas e incompatibles. O cuando dejan que otros familiares compliquen las cosas entrometiéndose entre ellos. Hay tantas circunstancias que pueden afectar a una pareja que lo realmente extraño es que algunos superemos los veinte años juntos. Tal vez la clave está en elegir bien, o en aguantar más (siempre que no se trate de infidelidad o maltrato). Tal vez la solución sea mucho más fácil. He leído algo en el facebook últimamente: En mis tiempos, cuando algo se rompía, lo arreglábamos, no lo tirábamos a la basura. Creo que se trata de eso.

jueves, 21 de junio de 2012

Miedo al dolor

Cuando era pequeña el dentista me sacó un colmillo sin anestesia. No tiene importancia pero son esas sensaciones que se te quedan grabadas. Aún tuve suerte porque las amígdalas me las quitaron bien y no a lo bruto, como les tocó a mis hermanos. Mi primer parto fue con ventosa y sin anestesia epidural. Pero, como ya he dicho, de un parto no te puedes escapar por más que quieras. En cambio, sacarse una muela que no te duele es una decisión personal. Yo me he tenido que quitar las dos muelas del juicio de arriba, porque estaban picadas y en mala posición para empastarlas. La verdad es que me costó todo un esfuerzo de voluntad pedir las citas en el dentista. Parece mentira después de pasar tres partos.

La primera muela me fue bastante bien, salvo porque apartar la piel de la boca para meter la mano del dentista resulta bastante molesto. La anestesia no llegaba por allí. La muela tenía una raiz en curva muy profunda. Realmente me decidí a quitármela porque sufro de sinusitis, por ver si ésa era la causa, pero lo cierto es que me temo que no. Después hablé con un amiga que me contó que tenía la raiz de una muela del juicio infectada y le había causado un gran problema. Así que me decidí a sacarme la otra muela. La segunda salió más fácil y puedo decir que ya he superado el miedo al dentista. Ahora sólo me queda el miedo a que me entuben, pero supongo que también lo superaré cuando no me quede más remedio, como suele ocurrir.

miércoles, 20 de junio de 2012

Ron Clark story. Unidos para triunfar

Esta película trata sobre lo que la educación debería ser en cualquier lugar del mundo. Es la historia real de de un profesor americano que decidió trabajar en los barrios bajos de Nueva York, pudiendo haber elegido cualquier otro lugar. Estaba especializado en sacar partido de los chicos con dificultades. A lo largo de la película, se ve cómo inventa métodos diferentes para motivarlos y, así, con muy pocos medios, consigue que todos aprueben el examen de estado con buenas notas.
Me recuerda a lo que suelo decir de que la educación es más una cuestión de vocación que de dinero. Hay que volver a enseñar el valor del esfuerzo y la superación personal. Una gran película que debería ser de visión obligada en las escuelas de magisterio españolas.

Un rayo de luz: tú

Cuando tomas mi mano en la tuya siento todo va a ir bien. Tu calor me reconforta y me llena de vida. Cuando me abrazas, quisiera fundirme y desaparecer en ti. Pasar a formar parte de tu cuerpo. Cuando me miras, tus ojos me recuerdan todo lo bueno que hay en la vida. Cuando estás a mi lado, siento que no necesito nada más. Estoy completa. Junto a ti, el tiempo no pasa, porque cada día es perfecto. Parece mentira que llevemos ya veinticinco años juntos. A tu lado, me siento la mujer más bella, la mejor, la más amada de la Tierra. Nuestros hijos son el mayor regalo que nadie me ha podido hacer. Al verte con ellos, sé que he elegido bien: tan cariñoso, tan tierno, tan firme cuando hace falta. Nos cuidas, nos proteges, nos apoyas, nos mimas...

Eres una persona tan buena, tan responsable, que creo que he encontrado la aguja en el pajar. Tu bonito pelo canoso me hace recordar lo que hemos vivido juntos. Sólo deseo envejecer a tu lado, ver a nuestros hijos formar sus familias y poder cuidar de nuestros nietos. No necesito regalos, ni riquezas, ni viajes. Sólo que me acompañes hasta el final del camino y por toda la eternidad. A tu lado, aprendo cada día. Me sorprendes, me diviertes, me sacas de las tinieblas de la melancolía. Junto a ti, los inviernos son menos fríos y en los veranos sopla brisa fresca. Los malos momentos son menos en tu compañía, porque ya no estamos nunca solos. No somos dos sino un todo. Contigo no necesito que me expliquen cómo es el paraíso.

martes, 19 de junio de 2012

Las cifras de la Iglesia Católica

(Recibido por correo electrónico)
CIFRAS DE LA IGLESIA CATÓLICA
> ¡QUE SE SEPA! AUNQUE CASI TODOS LO "INTUYEN"
> ¡PARA "ALGUIEN/MUCHOS" NO INTERESA QUE ESTO SE SEPA, !
> Estas son las cifras de la odiada Iglesia Católica:
> 5.141 Centros de enseñanza: 990.774 alumnos. Ahorran al Estado 3 millones de euros por centro al año.
> 107 Hospitales. Ahorran al Estado 50 millones de euros por hospital al año.
> 1.004 centros, entre ambulatorios, dispensarios, asilos, centros de minusválidos, de transeúntes y de enfermos terminales de Sida, un total de 51.312 camas.
> Ahorran al Estado 4 millones de euros por centro al año.
> Gastos de Cáritas : 155 millones de euros al año , salidos de los bolsillos de los católicos españoles.
> Gastos de Manos Unidas: 43 millones de euros al año, salidos de los bolsillos de los católicos españoles.
>
> Gastos de las Obras Misionales Pontificias:
> Domund: 21 millones de euros, que también salen de los bolsillos de los católicos españoles.
>
> 365 Centros de reeducación para marginados sociales: ex_prostitutas, ex_presidiarios y ex_toxicómanos; 53.140 personas.
> Ahorran al Estado medio millón de euros por centro al año.
> 937 orfanatos: 10.835 niños abandonados. Ahorran al Estado Cien mil euros por Centro.
> El 80% del gasto de Conservación y mantenimiento del Patrimonio Histórico Artístico. Se calcula un ahorro al Estado entre 32.000 y 36.000 millones de euros al año.
> A todo esto tenemos que sumar que casi todas las personas que trabajan, colaboran, etc. con Cáritas, Manos Unidas, u otras organizaciones de la Iglesia Católica > son voluntarios sin sueldo alguno. Son personas que ayudan a los demás sin pedir nada a cambio.
>
> ¿En qué cifra se puede tasar esta colaboración si el Estado tuviera que hacerse cargo de ella.?
>
> Esta es la razón por la cual el estado sigue dando un poco de ayuda a la Iglesia Católica , ¡por qué le sale muy barato!.
>
> Muy pocos conocen este maravilloso trabajo hacia la ciudadanía española de la Iglesia Católica que le sale tan provechoso para el estado español
> y conviene difundirlo para que lo sepamos todos.
>
> ¿Cuántos comedores para indigentes ha abierto y mantiene C.C.O.O.?
> ¿Cuántos hospitales para enfermos terminales ha abierto UGT?.
> ¿A cuántos enfermos de SIDA tratan los sindicatos?
> ¿A dónde puede ir un necesitado a pedir un bocadillo o comida para su familia, a la sede del PP, a la del PSOE, a CC.OO. a UGT.?
> ¡¡Pues todos estos y más viven de nuestro dinero.!!
>
> Reenviamos este artículo para que llegue a quienes injustamente critican a la Iglesia Católica por cualquier motivo.
> ¿por qué esto no se difunde ni por la prensa, la radio o la TV ?
>
> Ahora tú decides si lo borras o lo reenvías.
>
PARECE MENTIRA QUE HAYA QUE CONTAR ALGO TAN EVIDENTE

El pesimismo está de moda

Cuando oigo decir que hay que ver, que la cosa está fatal, que qué va a ser de nuestros hijos; yo, que soy socia de Manos Unidas y recibo el boletín trimestral, me pregunto hasta qué punto nos quejamos de vicio. Caramba, que no estamos tan mal. En España nadie muere de hambre. Todo es relativo. Hay países donde el paro es del 70%; hay regiones donde practican la agricultura de subsistencia; hay lugares donde todavía les secuestran a los niños para que vayan a la guerra, o para la prostitución o la adopción ilegal, o incluso la donación de órganos. Por favor..., ya está bien de lloriqueos. Que tampoco es la primera vez que nos ocurre esto. En los años noventa tuve tres hermanos en paro.

Por cierto, que por entonces también el Psoe había gobernado diez años. Qué casualidad o mejor dicho, qué causalidad. Arriba los corazones. Saldremos adelante si ponemos todos de nuestra parte. Pero el problema es que algunos no quieren que España salga de la crisis. Prefieren un país desmoralizado. A río revuelto, ganancia de pescadores. Los extremistas son los únicos que se benefician de nuestro desánimo. Y los especuladores de la bolsa. Así que ya está bien de quejarse, que las terracitas de verano siguen estando llenas, cuando llegan las vacaciones las calles se ven desiertas y las maquinitas electrónicas se venden como siempre. No estaremos tan mal...

lunes, 18 de junio de 2012

Balance

Después de casi seis años en internet, tengo que decir que he hecho muy buenas amistades y he pasado ratos muy agradables. Sólo eso me compensa de todo. Eso no quiere decir que me esté despidiendo, no. Lo que ocurre es que también he sufrido ataques muy injustos debido a mi defensa a ultranza de la familia, de la Iglesia y de la vida. Es una guerra de desgaste que supongo que me ha hecho más fuerte. Recuerdo que al principio me afectaban mucho esas cosas, habiendo llegado incluso a cerrar algún blog. Pero, como a todo se acostumbra uno, ahora lo acepto como gajes del oficio y en general no me importan demasiado: lo cual no quiere decir que no les dé importancia, porque sí la tienen. Y los recibo casi a diario.

Si me hubieran dicho a mí cuando empecé que tendría que aguantar que quisieran crucificarme hasta que me desangre, o matarme a pedradas o de otras maneras sin especificar, solamente por dar mi opinión, no me lo habría creído. Por no hablar de los muchos que han deseado el cáncer a toda mi familia. Tampoco que me fueran a amenazar directamente, llamar a mi marido asesino (nunca he entendido eso), hablar sobre violar a mis hijas para que se queden embarazadas y aborten (no lo harían), llamarme mala madre, beata, soberbia, intransigente, prepotente, débil, pusilánime (ya sé que es contradictorio), y otras muchas cosas que no voy a transcribir, porque yo todavía conservo la educación. Y todo ello porque hay quien piensa que soy la personificación de todo aquello que odian, cuando lo cierto es que yo sólo me represento a mí misma.


domingo, 17 de junio de 2012

Nadando contra corriente con Juan Manuel de Prada


Es curioso porque mi primer blog se llamaba así. Luego le cambié el nombre y lo dejé en A contracorriente. He comprado el libro de Juan Manuel de Prada con ese nombre y al momento me he sentido muy identificada con todo lo que escribe. Ya lo conocía por sus artículos en periódicos. Resulta que escribimos muy parecido y sobre temas comunes, de manera que me ha dado cierta envidia pensar que él sí vive de su trabajo. Pero naturalmente, él es escritor, y también de novelas, cosa de la que yo sería incapaz. Entonces me he acordado de la gente que me pregunta acerca de temas de moral cristiana que se ve que yo no explico muy bien. Les recomiendo este libro para salir definitivamente de dudas. Se ve que nadamos juntos en el mismo río.

sábado, 16 de junio de 2012

Ce n'est pas demain la veille

Eso no ocurrirá la víspera de mañana. Curiosa expresión que quiere decir que no hay que preocuparse demasiado por el futuro; o como dice Jesús, cada día trae su propio afán. Eso me recuerda que me andan diciendo que Jesucristo no estaría de acuerdo con lo que yo pienso. Tiene gracia que gente que abandonó la Iglesia tras la Comunión, o ni eso, ahora se consideren expertos reputados en lo que Jesús pensaba o no. Es como si yo opino sobre la liga de futbol. En fin, que esto venía a que no sé cuánto tiempo seguiré con este blog que va a cumplir ya dos años el 16 de junio. Tampoco sé si algún día me traerá consecuencias haberme creado tantos enemigos virtuales.

Pero tampoco sirve de mucho preocuparme. No sería la primera vez que tengo que dejar un blog y siempre acabo abriendo otro. Es mi forma de vida, mi trabajo, en cierto modo. No sé hacer otra cosa. De momento, mientras no me falle la inspiración o las ganas, vais a tener Susana para un tiempo. Estoy contenta con la trayectoria que ha tenido este blog y con los apoyos que he recibido. He podido tocar todos los temas que más me interesan. Especialmente la defensa de la vida. Ha sido realmente un nuevo comienzo para mí y tengo que agradecérselo a todos los que me leen cada día. Soy seis años más vieja que cuando empecé. Quién me iba a decir que me cundiría tanto. Un afectuoso saludo para todos.

viernes, 15 de junio de 2012

La vida ideal

Desconfío de la gente que dice tener una vida perfecta: la mujer o marido perfectos, los hijos ejemplares y el trabajo ideal. No soy nada partidaria de idealizar a los demás, empezando por los famosos, y, por tanto, tampoco a mí misma. Yo he reconocido errores en mis blogs que algunos se apresuran a recordarme periodicamente. He tenido horas bajas. A veces me siento muy insegura. Ni siquiera puedo presumir de haber sido siempre católica practicante, porque lo dejé durante veinte años. No quise estudiar una carrera universitaria. Me hice secretaria pero tampoco me llenaba. Así descubrí que prefería quedarme en casa con mis hijos. Es una opción de vida que no presupone ser más lista o más tonta que los demás. He seguido estudiando y hablo cuatro idiomas: inglés, francés, alemán y español.

Con mi marido me llevo muy bien, lo cual no significa que no tengamos épocas malas. De mis tres hijos, las dos chicas estudian mucho y el chico muy poco. Yo los he educado igual. Pero son buena gente, que es lo más importante. Con el resto de mi familia apenas tengo contacto y aún así a veces chocamos. Total, que mi vida no es un cuento de hadas, ni creo que lo sea la de nadie. Dime de qué presumes y te diré de qué careces. La gente que tiene necesidad de proclamar  sus virtudes, generalmente esconde un gran problema de autoestima. No pretendo dar lecciones a nadie. Simplemente me dejo llevar y escribo mis pensamientos, como vengo haciendo desde hace casi seis años, y como he reflejado ya en mis diez libros publicados hasta ahora. Gracias por vuestro apoyo.

jueves, 14 de junio de 2012

Mea culpa

Mi nueva vida. Pasó el tiempo de la divulgación y la reivindicación. Ahora sólo quiero relajarme y recuperar el contacto con las personas. Después de cinco años en internet, me gustaría volver a empezar desde cero. Ése es el propósito principal de este blog. Eso dice en mi perfil de blogger y, sin embargo, he caído otra vez en mi propia trampa, porque siempre acabo hablando de temas polémicos y haciendo reivindicaciones. Y claro, acaban entrando asuntos de los que no quiero hablar, por no hacer publicidad de cosas que no lo merecen (repito una vez más). Y entonces resulta que hay quien se molesta porque borro comentarios, aunque para eso tengo puesta la moderación precisamente.

Así que voy a hacer propósito una vez más de relajarme y hablar solamente sobre las mariposas y las flores, que para polemizar ya tengo mi otro blog. No sé si lo conseguiré porque estoy muy obsesionada con los temas político sociales y religiosos, pero ahí está la idea. Para empezar hoy, tendría que decir que hay días en que parece que todos los conductores se ponen de acuerdo para hacer las cosas mal. Uno que no ha puesto el intermitente, otro que se cambia de carril en el último momento y luego se para. Otro que no respeta el ceda el paso, y además era taxista. En fin, que hay días en que es mejor no salir a la calle, y eso que ni siquiera estaba lloviendo...

miércoles, 13 de junio de 2012

Siempre nos quedará el amor

Al límite

A mi gato le gusta jugar a atacar y generalmente no nos hace ningún daño pero, de vez en cuando, se emociona y echa un mordisco fuerte. Todos los dueños de gato llevamos esas "medallas". El caso es que, cuando el gato está a punto de atacar, asusta un poco y sientes la tentación de retirar el brazo, pero no puedes porque forma parte de un juego que juegas voluntariamente. Estaba pensando en que hay muchas situaciones parecidas en la vida, cuando tienes que mantener una posición pero no sabes hasta qué punto. Con los hijos, por ejemplo: dónde está el límite entre educar, consentir o tiranizar. En la relación de pareja: hasta dónde debes comprender o aceptar. En el trabajo: que es lo admisible o inadmisible en un entorno laboral.

En el blog: cómo se puede dar claramente una opinión sin ofender a nadie. Cómo admitir comentarios sin sentirse a veces ofendido. Este tira y afloja a veces llega a agobiarme. ¿Dónde está el límite entre dar una opinión y no parecer intransigente?. Me gustaría ver la línea que separa lo correcto de lo incorrecto. Todo sería mucho más fácl entonces; también más previsible y aburrido. Supongo que tendremos que seguir improvisando cada día, con la pareja, con los hijos, con los amigos, los conocidos..., por el procedimiento de prueba y error. Pero tampoco vale el método científico, porque las mismas acciones suelen dar resultados diferentes cada vez en la vida. Como mi gatito, que a veces nos hace daño y otras no.

martes, 12 de junio de 2012

Por no hablar claro

Se dice que una verdad a medias es una mentira. Lo que ocurre es que, a menudo, dejamos que la realidad se distorsione por no hablar claro. Obviamos el hecho, por ejemplo, de que un feto ya tiene aspecto de persona desde su segunda semana de vida, aunque lo es desde el primer momento. Un conjunto de células informes o un coágulo - como dicen muchos - apenas lo es durante unas horas. Es un ser humano diminuto con brazos, piernas, manos y uñitas en cada mano y cada pie. Al hablar de la eutanasia sólo se citan los casos extremos, en los cuales habitualmente los médicos optarían por desconectar al paciente. No se habla de las personas mayores que llegan al hospital con patologías reversibles y mueren por exceso de sedación en algunos países que se dicen civilizados.

Cuando hablan de homosexualidad, siempre se trata de parejas ejemplares, monógamos y buenos vecinos. No se trata de los que participan en el desfile del orgullo: alcohólicos, promiscuos y antisociales. Por no decir, por ejemplo, que algunas organizaciones gays justifican la pederastia en sus propios estatutos; los cuales se pueden consultar en cualquier momento para comprobarlo. Igual que, cuando se habla de feminismo, recordamos a las señoras recatadas del siglo pasado. No a las energúmenas que odian a los hombres y pretenden conseguir por su sexo lo que no consiguen por méritos propios. Que no desean tener hijos o si los tienen es de un donante anónimo. No nos dejemos cegar por las apariencias idílicas que nos venden.

lunes, 11 de junio de 2012

No tengas en cuenta nuestros pecados, sino la Fe de tu Iglesia

y conforme a tu palabra concédenos la paz y la unidad. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén. Esta alocución de la misa me parece fundamental. Porque casi cada día recibo comentarios hablando de los errores que han podido cometer miembros de la Iglesia Católica. Pero la iglesia la formamos mil millones de personas. Lo que sería realmente extraño es que no hubiera nadie malo o equivocado entre nosotros. No sé por qué hay quien considera que como Jesucristo era sin duda santo, todos tenemos que serlo. Pero las cosas no funcionan así. Hablamos de seres humanos muy variados, de distintas edades orígenes e historia. Incluso los cristianos consagrados están sujetos al pecado.

Esto me recuerda la teoría del buen salvaje, según la cual los indígenas americanos, por ejemplo eran sabios benevolentes a los cuales los españoles masacraron por entretenimiento. Eso se estuvo defendiendo durante siglos, hasta que los propios descubrimientos arqueológicos demostraron su afición a los sacrificios humanos, especialmente de niños, así como la costumbre de comerse parte del cuerpo de sus enemigos. Tampoco los exterminamos (a la vista está). Así que, no se deben sacar conclusiones precipitadas sobre un colectivo, ni para bien ni para mal. Los cristianos procuramos seguir las enseñanzas de Jesucristo, pero somos falibles. A algunos les pierde la ambición, la soberbia o incluso la lujuría, pero no por ello se puede descalificar a todos.

sábado, 9 de junio de 2012

El País Vasco en la encrucijada

Últimamente estoy repitiendo algunos temas de mis primeros posts, como el de los niños saharauis, el del club de belleza o el de mi carácter felino (temas, no posts). Creo que ha llegado el momento de volverme a meter en berenjenales, aunque esta vez sin comprometer a nadie más, que ése fue mi gran error en su día. Voy a hablar sobre las Vascongadas. Cuando escribí el otro post, hace cinco años, eta aún no había guardado las armas (que no entregado). Sin embargo su apoyo político y social no era tan evidente como ahora. Recuerdo que entonces yo solía pensar que la mayoría de los vascos estaban en contra de eta; ahora ya no estoy tan segura. Las elecciones dieron a entender otra cosa. Ahora el PP ha decidido romper su acuerdo de gobierno con el Psoe en el País Vasco, y me temo que eso va  a complicar todavía más las cosas.

El Pnv en tiempos solía ser un partido demócrata y constitucional. Ahora ya no está claro. El Psoe solía oponerse a los batasunos. Ahora parece que los apoya. Las posturas se han radicalizado. Lo único positivo es que ya no hay atentados. Sin embargo, eso no quita para que los mil muertos sigan muertos y los heridos, lisiados, y no debemos olvidarlo. Se hablar de reinsertar a los terroristas. Yo no sé si es posible recuperar a esa clase de personas. En todo caso, recuerdo que escribí un post sobre lo fácil que es matar si tienes la motivación suficiente (que se lo digan a los ex yugoslavos), y el mérito enorme que tiene no disparar cuando tienes un arma y sabes hacerlo. Era mi homenaje al ejército y las fuerzas de Seguridad del estado, que han sabido mantenerse en su lugar durante estos cuarenta largos años de terrorismo. Esperemos que su sacrificio no haya sido en vano.

viernes, 8 de junio de 2012

Yo sí creo en España

La crisis económica no nos ha venido de fuera. La hemos provocado con un consumismo desaforado e irracional. Otra cuestión es que planteamientos externos la empeoren. Los bancos se han arruinado por dar créditos a gente que no podía pagarlos; es decir, por realizar una labor social. Rato se encontró ya Bankia en la ruina. Ahora es fácil culpar a unos y otros y no mirar hacia adelante. Mientras la izquierda y sus simpatizantes no tienen otra cosa que hacer que atacar a la Iglesia y a la mano que nos da de comer (Cáritas), el gobierno lucha a brazo partido en Europa porque vuelvan a confiar en nosotros y nos ayuden a salir de este pozo sin fondo en el cual nos sumergió - no lo olvidemos - el gobierno de Zapatero.

Suelo pasar por foros de opinión y no me gusta nada el tono derrotista que exhiben algunos. Me está dando la impresión de que los hay que preferirían que España se arruine del todo, que no nos recuperemos y que no nos quede más opción que el extremismo político, de ambos lados. Ante eso, yo prefiero reiterar mi confianza en España, que de cosas peores hemos salido: al menos cuatro invasiones, la pérdida de los territorios coloniales, guerras, hambrunas...  Ya se sabe que el peor enemigo de un español es él mismo, u otro español. Somos únicos para echar piedras contra el propio tejado. España saldrá adelante porque nuestra diversidad nos hace fuertes, porque aún tenemos valores y porque un día fuimos los dueños del mundo, y algo queda.

jueves, 7 de junio de 2012

Mujeres

Hace un mes fue el día de la mujer y recuerdo que leí artículos muy bonitos ensalzando nuestro papel de compañeras, trabajadoras y madres. Sin embargo, yo no estoy de acuerdo con esa idealización de la figura femenina. Es cierto que pasamos por el embarazo y el parto, porque no nos queda más remedio si queremos tener hijos, no por gusto. Recuerdo que pensaba que si hubiera podido salir corriendo y no parir, lo hubiera hecho. Tampoco es normal que una mujer maltrate a su pareja, por razones eminentemente prácticas ante el riesgo de que se la devuelva. Eso no significa que las mujeres seamos mejores por naturaleza, sino que tenemos armas distintas, como el lenguaje.

Todos conocemos muy buenas personas, hombres y mujeres. No creo que el sexo sea determinante para eso. Como virtud de la mujer, yo diría que somos más pacientes en la vida cotidiana; pero sin embargo, en momentos de crisis, los hombres conservan más la calma. Eso de que podemos realizar varias tareas a un tiempo, vuelvo a decir lo mismo, no nos queda más remedio a veces; pero eso no significa que sean tareas bien hechas, sino más bien a "matacaballo". Que las mujeres somos más empáticas, sí, pero para bien y para mal. Quiero decir que, si bien somos más sensibles al dolor ajeno, también somos más críticas, especialmente con otras mujeres. Afortunadamente, hombres y mujeres somos diferentes, pero complementarios.

miércoles, 6 de junio de 2012

El ejemplo nórdico

Esta semana he oído un par de veces que deberíamos seguir el ejemplo de los países nórdicos, porque a ellos les van mejor las cosas. En primer lugar, son diferentes circunstancias: países con poca población y muchos recursos energéticos, y gentes con otra mentalidad. En segundo lugar, la pregunta es si queremos mejorar nuestra economía a cualquier precio, porque desde un punto de vista social su situación no es nada envidiable. Es bien sabido que en los países nórdicos hay un índice de suicidios muy alto, y no se debe únicamente  a la falta de luz solar. Familias desestructuradas, drogadicción, alcoholismo, extremismo político, prostitución, racismo, jóvenes antisociales... No es oro todo lo que reluce. Tal vez sea mejor ser más pobre, pero más feliz.

Es cierto que tienen grandes ventajas a nivel estatal, pero también que pagan unos impuestos altísimos. También sus sueldos son más altos. Sin embargo, habría que ver cómo podrían mantener ese ritmo si no dispusieran de petroleo, o de los ingresos camuflados del resto del mundo en el caso de Suiza. Antes de hacer comparaciones precipitadas conviene estudiar las circunstancias. Yo también me hago socialista si me garantizan el nivel del vida del que disfrutan ellos. Sin embargo, la seguridad económica no es todo. Los matrimonios apenas son monogamias sucesivas. Los hijos suelen crecer fuera de la pareja, con hermanastros de ambos padres. No es de extrañar que de vez en cuando ocurran sucesos como el de Oslo, en la isla de Utoya. El autor tenía una historia familiar desastrosa que le condujo al extremismo como única salida.

martes, 5 de junio de 2012

En la brecha

A veces escribo sobre un tema que me interesa previamente, pero otras como hoy me viene un título a la mente y desde ahí desarrollo el post. Por eso, a menudo me da por pensar que no soy yo quien escribe, sino que en cierto modo las ideas me son inspiradas desde fuera y yo no hago más que seguir un guión.. "Hay más cosas en el cielo y la tierra de las que tu filosofía piensa", le hace decir Shakespeare a Hamlet. Yo no descarto nada. No por ser católica significa que no me atraiga la reencarnación o que no crea en los espíritus. Especialmente, me gusta pensar que tenemos un ángel de la guarda que nos acompaña y nos guía, aunque algunos por desgracia no le hagan ni caso, y así nos van las cosas. No creo que estemos solos en esta vida.

Pero el tema de este post era -cómo no- los comentarios de la gente que me sigue mareando con el Si Dios quiere. No tendrán otra cosa mejor en que pensar. Yo pongo mi confianza en Dios y no creo que haga ningún daño a nadie con eso. Naturalmente, hay situaciones en que no entendemos por qué razón suceden cosas malas, pero con el tiempo y una visión más fría casi siempre acabamos descubriendo que algo bueno surgió de aquellas dificultades. Tal vez nuestra misión consiste en ser instrumentos para la consecución de objetivos mayores que ni siquiera somos capaces de vislumbrar. Por eso sigo en la brecha, porque creo que existe mucho más que lo que nosotros podemos comprender.

lunes, 4 de junio de 2012

Madre a jornada completa

He leído últimamente entrevistas con mujeres que aseguraban que sus hijos eran lo más importante de su vida. Una decía que procuraba verlos en el desayuno y en la cena; la otra, que ella era importante en la hora del baño y la cena. Es decir, que apenas pasaban con sus hijos dos horas diarias, cuando las pasaban. Sigue haciendo mucho daño en la sociedad el concepto de tiempo de calidad acuñado por las feministas. Un hijo no entiende que su madre o su padre no estén con él cuando está malo, cuando le duele la tripa, está triste o tiene problemas con los deberes. No sirve igual que tenga una cuidadora, un profesor particular o incluso una abuela para atenderle. Necesita a sus padres.

Incluso los animales notan la diferencia entre las personas que están con ellos. Mi gato nos saluda amorosamente y huye de los extraños. Cuanto más un niño prefiere a las personas que conoce que a otros, por muy profesionales cualificados para la labor que sean. El vínculo con los padres es mucho más que una cuestión de proximidad. Es algo impreso en los genes, un comportamiento natural, no adquirido, que da a los niños la seguridad, confianza y cariño que necesitan para crecer sanos y felices. De hecho, es bien sabido que los niños criados en orfanatos suelen presentar problemas de salud característicos. Cuanto más tiempo se pase con los hijos mejor para ellos y también para sus padres, ya que todos se enriquecen de la relación.

viernes, 1 de junio de 2012

Cuestión de salud

Me molestan mucho esas campañas que hacen como si la salud de las personas dependiera sólo de su estado de ánimo o de sus costumbres. Estoy de acuerdo en que hacer ejercicio y alimentarse bien es importante, pero aún así hay gente que enferma y no me parece bien culparles, como si hubieran hecho algo malo. El cáncer, por ejemplo, a veces se cura y a veces no. Depende de muchos factores genéticos, físicos y tal vez psicológicos; sin embargo, pretender que para mejorar sólo hace falta una buena actitud, es tanto como volver a los hechizos de la Edad Media. La gente no enferma por gusto, y cuando se mueren tampoco lo hacen por falta de interés en ponerse bien.

La biología es algo tan complejo que los medicamentos que a algunos les sirven a otros no les hacen nada. El tema es todavía más incómodo cuando se trata de un trastorno mental, como la depresión. He tenido una época en el blog en que me llamaban débil  y apática por el simple hecho de estar enferma y en tratamiento. Al menos yo lo reconozco; lo malo es tener una enfermedad y querer ocultarlo o incluso hacer ver que es algo bueno. Parece mentira que en pleno siglo XXI todavía haya gente que te critique por tu mala salud, como si pensaran que es un castigo divino por tus pecados. Bastante tenemos algunos con nuestros achaques para encima tener que sentirnos culpables.