Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

jueves, 21 de junio de 2012

Miedo al dolor

Cuando era pequeña el dentista me sacó un colmillo sin anestesia. No tiene importancia pero son esas sensaciones que se te quedan grabadas. Aún tuve suerte porque las amígdalas me las quitaron bien y no a lo bruto, como les tocó a mis hermanos. Mi primer parto fue con ventosa y sin anestesia epidural. Pero, como ya he dicho, de un parto no te puedes escapar por más que quieras. En cambio, sacarse una muela que no te duele es una decisión personal. Yo me he tenido que quitar las dos muelas del juicio de arriba, porque estaban picadas y en mala posición para empastarlas. La verdad es que me costó todo un esfuerzo de voluntad pedir las citas en el dentista. Parece mentira después de pasar tres partos.

La primera muela me fue bastante bien, salvo porque apartar la piel de la boca para meter la mano del dentista resulta bastante molesto. La anestesia no llegaba por allí. La muela tenía una raiz en curva muy profunda. Realmente me decidí a quitármela porque sufro de sinusitis, por ver si ésa era la causa, pero lo cierto es que me temo que no. Después hablé con un amiga que me contó que tenía la raiz de una muela del juicio infectada y le había causado un gran problema. Así que me decidí a sacarme la otra muela. La segunda salió más fácil y puedo decir que ya he superado el miedo al dentista. Ahora sólo me queda el miedo a que me entuben, pero supongo que también lo superaré cuando no me quede más remedio, como suele ocurrir.

11 comentarios:

  1. Pues yo al dentista le sigo teniendo miedo. En general, tengo miedo al dolor, pero para no llamar la atención, no me quejo y dicen los demás que soy muy fuerte, pero doler, duele. Incluso para hacerme unos análisis voy sudando...
    Besos
    Ana

    ResponderEliminar
  2. Aniazulada. Mi umbral de dolor es muy bajo, pero no me quejo porque me da vergüenza. Sin embargo lo de las muelas me ha dolido menos que una limpieza de boca que me hice hace años. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. A mí me han quitado todas las muelas del juicio y excepto por alguna molestia, apenas me enteré. Es más, una de las veces, me lo hice un día antes de emprender un viaje transoceánico.

    Las amígdalas me las quitaron a lo bruto, pero era demasiado pequeña como para acordarme. Según mi madre, no hacía más que pedir que me las volvieran a poner.

    El análisis de sangre lo llevo peor, aunque ya no me desmayo como antes.

    ResponderEliminar
  4. Me han dicho que las muelas del juicio de abajo molestan mucho más. Lo de las amígdalas me parece terrible. Suerte que no te acuerdas. A mí los análisis no me importan. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. No soy valiente, sin embargo al dentista voy con la mayor tranquilidad del mundo. Quizá el porque no me ha hecho daño nunca. Sin decirle yo nada, primero me anestesia y luego me da los buenos días.

    ResponderEliminar
  6. Me da pánico el dentista, aunque no me tenga que sacar nada, sólo para que me apriete el aparato y me hurgue un poco, ya me pongo atacá. A mí también me sacaron las anginas a lo bruto, en aquella època era lo que se llevaba y me dejaron un cacho, que afortunadamente no me da problema.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Macondo. Curiosamente a mí me han molestado más los empastes.
    Ion-Laos. Lo de las anginas me pone los pelos de punta. Con anestesia y todo recuerdo que lo pasé mal tras la operación.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. En estas cosas del dolor lo mejor es no pensar en èl y tirarte a la piscina. Un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
  9. Estoy de acuerdo. Si lo piensas, no harías nunca nada. Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Yo tengo pánico al dentista.Siempre he tenido muy mala dentadura y mis sesiones de dentistas han sido largas y duras.
    Me pongo a sudar como si estuviera en un sauna. Mi odontólogo flipa conmigo. Menos mal que somos vecinos y amigos y me aguanta de todo en la consulta.
    Y no puedo decir que me duela porque tiene unas manos de seda. Pero el terror no lo puedo evitar.
    Besazo

    ResponderEliminar
  11. Dolega. La verdad es que yo hasta el embarazo no tuve ni una muela picada. Por eso estoy mal acostumbrada. Sin embargo, mis hermanos tenían empastes en todas las muelas. Un beso.

    ResponderEliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.