Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

viernes, 8 de junio de 2012

Yo sí creo en España

La crisis económica no nos ha venido de fuera. La hemos provocado con un consumismo desaforado e irracional. Otra cuestión es que planteamientos externos la empeoren. Los bancos se han arruinado por dar créditos a gente que no podía pagarlos; es decir, por realizar una labor social. Rato se encontró ya Bankia en la ruina. Ahora es fácil culpar a unos y otros y no mirar hacia adelante. Mientras la izquierda y sus simpatizantes no tienen otra cosa que hacer que atacar a la Iglesia y a la mano que nos da de comer (Cáritas), el gobierno lucha a brazo partido en Europa porque vuelvan a confiar en nosotros y nos ayuden a salir de este pozo sin fondo en el cual nos sumergió - no lo olvidemos - el gobierno de Zapatero.

Suelo pasar por foros de opinión y no me gusta nada el tono derrotista que exhiben algunos. Me está dando la impresión de que los hay que preferirían que España se arruine del todo, que no nos recuperemos y que no nos quede más opción que el extremismo político, de ambos lados. Ante eso, yo prefiero reiterar mi confianza en España, que de cosas peores hemos salido: al menos cuatro invasiones, la pérdida de los territorios coloniales, guerras, hambrunas...  Ya se sabe que el peor enemigo de un español es él mismo, u otro español. Somos únicos para echar piedras contra el propio tejado. España saldrá adelante porque nuestra diversidad nos hace fuertes, porque aún tenemos valores y porque un día fuimos los dueños del mundo, y algo queda.

11 comentarios:

  1. Aquí siempre se ve la paja en el ojo ajeno. Ayer, precisamente, tuve al respecto una medio discusión (no entré al trapo; es una persona muy agresiva o como tal se comportó). Nadie acepta sus responsabilidades y cuando el negocio va mal, muy mal, culpan hasta, si me apuras, al Espíritu Santo. Con esa actitud, es difícil salir adelante. Muy difícil. Afortunadamente, hay gente con más ganas y menos prejuicios.

    ResponderEliminar
  2. Los políticos han perdido el crédito, la gente ya no confía en los partidos tradicionales ... y me temo que se lo han gnado a pulso; lo que pasa es que, en mi opinión, los políticos son reflejo de la sociedad, hay muchos que echan sapos por la boca que no son mejores que los políticos que nos representan.

    Y de los comecuras, ... mejor no hablar, mucha mala leche y mucha ignorancia.

    ResponderEliminar
  3. Creo que aquí no se salva nadie de culpa. Ni los unos ni los otros. Por eso es por lo que tenemos que arrimar el hombro todos, porque todos en mayor ó en menor medida somos responsables.
    Lo triste es que siempre pagan la mayor parte del daño los mismos y a la vez, los mismos se van de rositas.
    Besazo

    ResponderEliminar
  4. Zambullida. Se lleva mucho lo de echar balones fuera. Como si buscar un culpable fuera a solucionar algo.
    Modestino. Eso me temo yo, que la alternativa a lo de siempre es peor todavía. Virgencita, que me quede como estoy.
    besos.

    ResponderEliminar
  5. Dolega. Hay quien siempre se las arregla para nadar y guardar la ropa, pero eso no es razón para que los demás nos inhibamos. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Y espero que así sea! Que tengas un bonito fin de semana junto a los tuyos Susana.

    ResponderEliminar
  7. Subscribo todo lo que dices al 100%. Besos
    Ana

    ResponderEliminar
  8. Espero que seamos cada vez más. Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Te paso la opinión de un blog que sigo, sobre de quien es la culpa (bastante interesante).

    http://sihaycrisis.blogspot.com.es/2012/05/repartiendo-porqueria.html

    Por cierto los bancos y cajas al prestar dinero no realizaban una acción social, estaban llevando a cabo su negocio: vender dinero.

    ResponderEliminar
  10. Estoy bastante de acuerdo, pero como siempre digo: a nadie le obligaban a pedir un crédito. Yo no lo pedí, a pesar de que me tentaban todos los días por teléfono. Un saludo.

    ResponderEliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.