Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

lunes, 30 de junio de 2014

Bienvenidos a mi mundo

Últimamente parece que todo el mundo se siente como yo. Espero no haberlos contagiado. Incluso aquellas personas que parecían la personalización del optimismo y la energía, ahora andan apagadas y apáticas. De pronto resulta que a todos nos ha caído la edad encima. Ese momento en que te das cuenta de que ya no eres joven, que tu cuerpo no responde como antes; y, lo que es peor, que nunca llegarás a hacer las cosas que habías dejado para más adelante, porque ya no tienes tiempo ni ganas. Me parece que lo estoy arreglando... Pero sólo es una etapa de reajuste hasta que empiezas a apreciar las ventajas de tu nuevo estado.

Sobre todo lo que te aporta la edad es tranquilidad. Ya has pasado la época de los estudios y los exámenes, también la de la crianza de los niños y las primeras experiencias laborales. Pero a cambio, los padres son ya mayores, los chicos dan otra clase de problemas y tienes que reorganizar tu vida. Es importante empezar a cuidarse más porque a partir de los cuarenta vamos cuesta abajo, la verdad. Pero también es bueno buscar nuevas ilusiones, hobbies o retos en tu vida. Sirve de consuelo pensar que, según dicen los expertos, las personas de la tercera edad son más felices que los jóvenes. Así que la vida es sabia y sabe cómo compensar las carencias que vas teniendo.

viernes, 27 de junio de 2014

El nuevo orden mundial

Esto son palabras mayores. Se refiere a una conspiración que existiría entre personas muy influyentes relacionadas con la masonería, basada en su búsqueda de la verdad, el desarrollo y el progreso, a cualquier precio. Se dice que detrás podría estar Henri Kissinger y otras personalidades. Su objetivo último: lograr un mundo mejor. Su hoja de ruta: en primer lugar conseguir una reducción drástica de la población mundial. Para ello se está favoreciendo el aborto, la eutanasia, la esterilización y la homosexualidad, que en sí misma es estéril, e incluso las guerras. Evidentemente, cuanta menos gente haya tocamos a más pastel.

Había una película antigua que trataba de una sociedad donde las personas al llegar a los cincuenta años pasaban por una ceremonia de purificación que era un gran honor, y no se trataba de otra cosa sino de la muerte. Vamos por ese camino. Sin niños dentro de poco no habrá quien pague las pensiones. Pero el nuevo orden mundial va mucho más lejos, ya que lo que quieren es mandar ellos, no una democracia. Por tanto se trata de favorecer una sociedad gregaria, sin ideas propias, sin religión por supuesto y embrutecida por la búsqueda de la satisfacción inmediata. De ese modo, no quedará nadie que se oponga, como sucedió con Hitler. http://es.wikiquote.org/wiki/Martin_Niem%C3%B6ller

jueves, 26 de junio de 2014

Ideología de género

Es la ideología que defiende que las personas no tenemos sexo sino género y por tanto podemos elegirlo libremente. En nombre de estas ideas hay quien dice incluso que los niños de dos años ya podrían decidir si quieren ser niño o niña, o alguna otra de las más de veinte variedades sexuales. A mí, como estoy muy anticuada, todo este tema me daría bastante risa si no fuera porque en su nombre se están haciendo auténticas barbaridades, como operaciones de cambio de sexo en menores. O como prohibir a los niños jugar al fútbol en el recreo porque es machista. O como permitir la fecundación in vitro de personas del mismo sexo con donantes anónimos.

El otro día oí un refrán muy bueno que no conocía. Decía: el hombre perdona a veces, Dios perdona siempre, pero la naturaleza no perdona nunca. Y ahí está la cuestión, en que la naturaleza es muy terca y ha decidido que los mamíferos tengamos una reproducción sexual basada en las diferencias entre machos y hembras. Otro sistema simplemente no funciona. De modo que se puede tener una relación sentimental con alguien de tu sexo o incluso llamarla amor si se quiere, pero nunca podrá ser una pareja reproductiva.  Así que sería lógico pensar que la sociedad debe favorecer las fórmulas efectivas y no las que llevan a callejones sin salida.

miércoles, 25 de junio de 2014

Mi vida virtual

Tengo tres blogs en activo, twitter y facebook. Además comento habitualmente en varios periódicos. Aparte de eso estoy escribiendo un libro y me he examinado hace poco de inglés. Estoy equipando una casa nueva y sigo con mis obligaciones de ama de casa. Quiero decir que últimamente tengo muchas cosas en la cabeza y ando un poco agobiada. Quería tomármelo con calma, pero el caso es que me impaciento por verlo todo terminado y en marcha. Todo el tiempo libre que saco lo dedico a internet, aunque sólo sean minutos sueltos cada varias horas. Así me ha ocurrido que por una vez no tenía posts programados para esta semana.

El mundo virtual es curioso, porque basta con darle de comer de vez en cuando y se mantiene solo. Pero el caso es que yo tiendo a sobrealimentarlo, así que no me podía ir a dormir sin saber que tenía al menos tres artículos en borrador, por lo que pueda pasar. Estos últimos meses han sido un buen semillero de noticias y había que aprovecharlo. Seguramente en julio volveré a los refranes otra temporada, lo cual me permite relajarme y escribir con más antelación. Mientras tanto espero que regresen muchos blogueros que se han ido retirando últimamente. A ver si el verano nos recarga la pila a todos y volvemos con más fuerza al escenario.

martes, 24 de junio de 2014

La ignorancia pluralista

En 1931, Daniel Katz y Flyod H. Allport acuñaron el concepto "ignorancia pluralista" para describir, con frecuencia, la mayoría de los miembros de un colectivo no está de acuerdo con una creencia, con una norma o con la deriva que han tomado sus pares en determinado asunto, pero como creen –incorrectamente– que el resto de su entorno sí lo está, no se atreven a expresar su postura.
http://carmenposadas.net/index.php

Conocía el fenómeno pero no el nombre que lleva. Creo que España debe ser el paraíso para este tipo de cuestiones porque, si hay algo que nos gusta es seguir a la mayoría. No en mi caso, desde luego. Así que incluso la gente sigue el pensamiento que cree mayoritario y puede ocurrir, y sucede a menudo, que ese pensamiento no sea en absoluto mayoritario. Creo que ocurre algo así respecto de la ley del aborto, puesto que muchos estamos de acuerdo con los supuestos para abortar pero no con una ley de plazos; pero la gente realmente no distingue mucho entre una cosa y la otra. Lo cual lleva a pensar que existe una mayoría abortista aunque no sea cierto.

También con el nacionalismo sucede algo parecido. Que si tal vez hay una mayoría de nacionalistas moderados, que se conforman con la autonomía, eso no significa que exista una mayoría de nacionalistas partidarios de la independencia, ni en Cataluña ni en el País Vasco. Pero el problema es que, como nadie está seguro de lo que piensa su vecino, intentan quedar bien apuntándose a la tesis del que más ruido hace; o al menos quedándose callados e intentando pasar desapercibidos. Como el populismo del que hablaba ayer, este fenómeno también tiene un punto peligroso porque puede ser aprovechado por gente sin escrúpulos.


Nostalgia de lo que nunca fue

La gente suele recordar con cariño su infancia y su juventud, como una época dorada. Por eso luego les cuesta adaptarse al cambio. Sin embargo a mí me pasa al contrario. Siento que perdí mucho tiempo cuando era niña encerrada en casa sola y sin hacer nada. Porque me aburría pero no estudiaba. He visto miles de horas de televisión, he leído de forma compulsiva y he escuchado música, pero apenas me relacionaba con la gente. Me faltaron las amistades, la pandilla y los primeros escarceos amorosos. Ahora me lamento de tantas horas desaprovechadas, pero el caso es que conseguí ser relativamente feliz a mi manera.

Los primeros veinte años se me hicieron inacabables, al contrario de lo que suele suceder. Los siguientes veinte pasaron volando en una vorágine de experiencias compartidas. Y ahora me queda el regusto dulce y amargo, pero al menos siento que he vivido este tiempo a fondo. De manera que estoy dispuesta a afrontar lo que venga con la satisfacción de que al menos esta etapa de mi vida no la he desperdiciado. Son ocho años ya a lo tonto en internet. Cómo pasa el tiempo. Así que esta parte de mi vida también forma parte de mí, de mis recuerdos y de la persona que soy ahora. La niña que fui supongo que se hubiera sentido satisfecha.

No os perdáis los artículos anteriores. Tienen mucha miga. :)

lunes, 23 de junio de 2014

La tentación del populismo

Consiste más o menos en decirle a cada uno lo que quiere oir. En el caso de los políticos el ejemplo más claro son las repúblicas americanas gobernadas por regímenes socialistas, como Cuba o Venezuela, donde en teoría todos son muy felices y se llevan muy bien; más que nada porque el que no está de acuerdo acaba en la cárcel. El populismo es propio de gobiernos dictatoriales, pero también lo practican un variado tipo de personajes, desde políticos a actores e incluso religiosos. Obama también es un ejemplo claro de cómo el populismo puede bastante más que la claridad de ideas y la preparación para el puesto.

En un blog también se puede tener la tentación populista, más que nada para aumentar el número de seguidores e incluso los ingresos. A mí realmente me gustaría ser capaz de eso. Envidio a los que son capaces de llevarse bien con todo el mundo, pero yo soy incapaz. No sólo porque mis ideas son demasiado estrictas para admitir medias tintas, sino porque desde pequeña, como buena acuario, tiendo a huir de las modas y las ideas mayoritarias. El populismo ejercido por personas inofensivas no tiene más consecuencia que atraer a las multitudes. El peligro está cuando lo ejercen personas manipuladoras con intereses poco recomendables.

viernes, 20 de junio de 2014

Escribir sobre escribir

No me acuerdo sobre qué iba a escribir hoy, así que aprovecharé para hablar de mi nuevo libro. Se va a llamar los peligros del matrimonio y viene a ser una guía para ver qué situaciones se deben evitar si es posible tras la boda y cuáles actitudes en cambio ayudan a seguir casados. La verdad es que no me cuesta nada escribir cuando tengo el tema en la cabeza, pero en cambio soy incapaz de escribir ficción. Más bien se podría decir que transcribo mis pensamientos, con mejor o peor fortuna. Por eso nunca me quedo sin palabras sino que podría escribir sin parar horas enteras. No tengo el típico bloqueo del escritor.

Tampoco me puedo considerar realmente escritora, pero a lo tonto llevo ya doce libros publicados. La idea del matrimonio viene de que he leído que hay muchas separaciones en España, una cada treinta segundos según la última información. La verdad es que no me explico cómo la gente se sigue casando todavía con ese porcentaje de fracasos tan alto. Tal vez todos piensan que a ellos no les va a ocurrir, como suele pasar. El caso es que ocurre con una frecuencia alarmante. De seguir este ritmo pronto no quedarán apenas parejas casadas; no al menos menores de cincuenta años. He pensado que tenía que contribuir a frenar esta sangría; así que escribir este libro viene ser la manera de aportar mi granito de arena, aunque me da mucha pereza.

jueves, 19 de junio de 2014

Hasta el cuarenta de mayo no te quites el sayo

No es que haya vuelto ya con los refranes. Es que este año me ha pasado eso literalmente, que hasta el día nueve de junio ha estado haciendo fresquito en Madrid. Además, como viajé la semana anterior a Polonia, allí llevaba incluso el abrigo. De manera que todavía ahora estoy llevando mantas a la tintorería y guardando alfombras. La temporada de verano se ha hecho esperar y yo lo agradezco mucho porque me sienta mal el calor. Además estoy con mucho lío viendo qué ropa de casa me quedo en el piso y cuál me llevo a la sierra, y lo que hay que comprar. De manera que tengo mil cosas en la cabeza al mismo tiempo.

Hemos comprado una nevera nueva para el piso porque la nuestra tiene veinticinco años y, aunque funciona bien, tiene varios estantes rotos. Así que nos la llevamos a la casa del pueblo. Por otra parte, aunque no me gustan mucho, creo que voy a comprar unos edredones nórdicos porque por allí refresca mucho por la noche. También hemos estado mirando lo de la chimenea, aunque de momento no va a poder ser, porque no nos llega. Afortunadamente teníamos mantas y muchas otras cosas guardadas de cuando tuvimos una caravana en la que íbamos de vacaciones en verano cuando los niños eran pequeños. Así que nos ahorramos muchos gastos.

miércoles, 18 de junio de 2014

Mi gatito

Hablando de las etapas de mi vida no podía faltar la presencia de mi gatito que lleva con nosotros casi dos años. Es el rey indiscutible de mi hogar, hasta tal punto que mis hijas le celan y dicen que el gatito va primero y ellas después. Y yo les contesto que sí, naturalmente, porque las mascotas no pueden esperar. Pero la verdad es que están locas por él. Lo primero que hacemos todos al llegar a casa es buscar al gato, si no viene a la puerta, y ver si tiene comida y agua. El animalito se hace querer aunque no sea especialmente mimoso. Por eso precisamente cuando nos hace caso nos derretimos. Es un encanto.

Hemos pensado llevarlo a la casa nueva, pero como da a la calle tenemos miedo de que se escape; así que vamos a intentar ponerle un arnés y una correa. No sé si un gato soporta esa clase de ataduras, pero tendremos que probar. Prefería dejarlo en el piso pero me da pena que se quede solo. Para ser un gato está muy acostumbrado a estar con la gente y, cuando no está durmiendo, siempre quiere que vayamos a la misma habitación. Que vayamos nosotros, porque él no se mueve de donde está. Tiene muy claro quién es el amo en esta relación. Así que maúlla hasta que vamos. Ya no sabríamos vivir sin nuestro gatito.

martes, 17 de junio de 2014

Una nueva etapa II

Hace años escribí que me sentía entrando en una nueva etapa de mi vida porque mis hijos eran adolescentes y yo cumplía cuarenta y cinco. Ahora mis hijos ya son jóvenes, la pequeña es muy madura, y yo voy hacia los cincuenta años. Además, hemos empezado un nuevo proyecto, como ya sabéis, la casa en el pueblo. Todo ello hace que sienta que mi vida ha cambiado. También la muerte de mi padre influye mucho en ello y el hecho de que mi madre esté casi inválida. Mi hija pequeña ya está terminando el colegio, la mayor va a ir a tercero de carrera y el mayor, si Dios quiere, espero que tenga una profesión pronto.

En cuanto al blog, después de casi diez años la verdad es que he perdido mucho ímpetu. Especialmente porque ahora espero ver el día en que la ley del aborto de Zapatero sea derogada, ya que era uno de mis principales objetivos. Si pudiera ver el fin de la tauromaquia, ya sería perfecto. Mi marido y yo cumplimos veinticinco años de casados y estoy empezando a escribir un libro sobre el matrimonio que espero tener listo este verano. Nuestra salud sigue siendo precaria pero la tenemos más o menos controlada. Así que espero que esta nueva etapa resulte ser tranquila y positiva. Gracias por seguir ahí.

lunes, 16 de junio de 2014

Cuidado con los navegadores de carretera

Ya entran los comentarios en el blog.
Antes de salir de viaje para Polonia, miramos en varios sitios cuál era la distancia entre Varsovia y Cracovia: unos 300 kms. Según los navegadores consultados, algo menos de cuatro horas en coche. No sé si el navegador pensaba que estaba en Alemania, porque si no no se explica la diferencia. Entre Varsovia y Cracovia hay casi 300 kims. de los cuales menos de cien son de autopista. El resto son de carretera convencional, de los cuales tal vez la mitad está desdoblada. Sin embargo, eso no significa que vayas más deprisa sino más bien al contrario. Al no existir casi pasos elevados resulta que la velocidad baja de setenta kms. hora debido a los pasos de cebra y los semáforos.

Se nota que han salido de un régimen socialista y no hay dinero para obras. Así que el camino de ida nos costó más de seis horas, incluyendo los atascos de salida. Eso sí, el paisaje era precioso y tuvimos ocasión de disfrutarlo. Pero no es la primera vez que nos la juega el navegador del coche, mandándonos por el camino largo, por ejemplo, cuando existe otro mejor. Además, las indicaciones también dejan mucho que desear. No sé cómo cuentan las salidas de las rotondas y qué significa cuando dicen: manténgase a la derecha. Reconozco que la tecnología a veces nos facilita la vida pero otras nos la complica sin necesidad. Estoy segura de que en pocos años Polonia tendrá buenas carreteras y es un viaje que vale la pena.

domingo, 15 de junio de 2014

El rey

No pensaba hablar de este tema pero allá voy. Como soy nueva en estos de las chimeneas, yo no sabía que no es suficiente con fuego y leña para encenderlas, sino que hacen falta unas pastillas de encendido para que prenda la chispa. Así que, como el blog está un poco apagado voy a poner una de ellas. El rey de España es necesario, no porque haya sido mejor o peor rey, sino porque, al igual que ocurre en Bélgica, es uno de los pocos símbolos que unen a todos los españoles. Aunque, cuando hay fútbol como ahora florecen las banderas y los himnos, la verdad es que están mal vistos y lo único que nos recuerda nuestra historia común es la monarquía.

En cuanto a la familia real, no es que me vuelva loca. Los príncipes me temo que no se llevan bien porque Letizia es muy dominante. La infanta Elena es muy tradicional y le gustan los toros. La infanta Cristina metió la pata casándose con un arribista. El rey ha hecho siempre lo que le ha dado la gana y la única que se salva es la reina. Pero bueno, quien conozca una familia sin problemas que levante la mano. Además el rey siempre ha tenido simpatías de izquierdas y el príncipe se casó con una republicana, así que se puede decir que se han buscado lo que les pasa. Eso sí, al menos siguen siendo católicos, aunque no les sirva para mucho.

Total, que ante la idea de una república como la segunda yo me quedo con lo malo conocido. Y como yo, creo que la mayoría de los españoles. Dios salve al nuevo rey.

sábado, 14 de junio de 2014

Meme de metamorfósis

Silvia me ha pasado un meme muy curioso. Se trata de decir qué querrías ser.

Si fuera animal... sería uno suave e inofensivo, pero que sabe defenderse solo.
Si fuera un libro... sería uno que te hace pensar y se te queda en la cabeza.
Si fuera un coche... sería uno familiar lleno de peluches y juguetes de los niños.
Si fuera una película sería una tragicomedia que te deja con un buen sabor de boca.

Si fuera un árbol... sería uno grande que diera mucha sombra, para hacer picnic.
Si fuera una canción... sería o me gustaría ser una de las que te llegan al alma.
Si fuera una bebida... sería un bitter, refrescante con un toque amargo.

Si fuera comida... sería algo dulce sin duda para producir serotonina.
Si fuera una prenda... sería una chaqueta que protege del frío sin abrigar demasiado.
Si fuera un cuadro... sería un bonito paisaje relajante con agua y pájaros.
Si fuera un edificio... sería una casita de piedra con un pequeño jardín.


La cadena queda: 1. Elvis, 2. Alter, 3. Cecilia, 4. Inma, 5. Silvia... 6. Susana y 7. Telma,
Y yo se la paso a quien quiera hacerla pero tiene que poner su nombre a continuación.

viernes, 13 de junio de 2014

El centro comercial

Desde hace diez años mi vida no se concibe sin el centro comercial que tengo cerca de casa. Hay pocas tiendas y casi todos los días acabo recalando en ese sitio, a veces incluso dos veces, porque se me ha olvidado alguna cosa. En la farmacia trabajan mis dos vecinas amigas, así que siempre tengo un rato de charla. Las cajeras me conocen la mayoría desde que el supermercado era de otra marca, y ya ha cambiado dos veces. En la planta de arriba hay varios bares y restaurantes y unos cines donde vamos a menudo. Cuando mis hijos eran pequeños pasábamos allí los veranos y parte de los inviernos debido a la climatización.

De modo que ahora voy al centro comercial y me parece una prolongación de mi cuarto de estar. Creo que deberían darme una medalla. Es broma. Nos ha venido muy bien cuando los niños se hicieron mayores para que tuvieran un sitio tranquilo y seguro donde ir con los amigos. Antes no contábamos con ningún lugar apropiado. Aunque la crisis también se ha hecho notar en las tiendas, de momento sigue aguantando. El centro comercial forma ya parte de nuestras vidas. Por eso quería hacerle este pequeño homenaje. Parece una tontería pero es una de esas cosas que te hacen la vida más cómoda sin que apenas te des cuenta.


jueves, 12 de junio de 2014

El fútbol es así

No me gustan los deportes en general porque no tengo condiciones físicas, pero tampoco me gusta verlos en televisión porque me aburren bastante. Lo único que soporto es el baloncesto. Sin embargo, ya sé que estoy en minoría absoluta, que en España el fútbol es el rey y lo único que parece unir a todos los españoles de cualquier origen o ideología, lo cual es de agradecer. Así que supongo que es un mal menor. Al menos si están en un partido no van a los toros. Mejor entretenidos con un deporte que maquinando quién sabe qué. De modo que se puede decir que lo sufro en silencio aunque no me atraiga nada.

Sobre todo lo que no me gusta del fútbol es la cantidad de dinero e intereses que maneja. Porque creo que estarían mucho mejor empleados en ayudar a los parados, por ejemplo, o al tercer mundo. Pero ya sé que eso es poco realista. La gente necesita una distracción y también es importante. Lo malo es cuando veo gente que sólo vive para el fútbol y no se interesa por nada más, incluyendo a su familia, la política o los problemas sociales. En ese caso se convierte en un adicción cualquiera y como tal acaba empobreciendo la mente de los que la practican. Fútbol sí, pero con medida. Hay que darle a cada cosa la importancia que realmente tiene.

miércoles, 11 de junio de 2014

La música del corazón

Hace tiempo en el diario de un superehore leí una frase que me gustó mucho. Decía algo así como que algunas canciones existen desde siempre y sólo esperan a que alguien las escriba. Yo siento mucho eso últimamente. Hay canciones que me parecen tan perfectas y me llegan tan hondo que parece que tuvieran que existir independientemente del autor. No es que sean obras de arte, pero expresan exactamente lo que siento en un momento determinado. Siempre me pregunto cómo se puede hacer algo nuevo cuando parece que todo está ya inventado, pero resulta que siguen saliendo canciones que me tocan el alma.

Eso me pasa especialmente con algunas canciones religiosas, pero incluso el rock duro puede causar esa sensación. Por eso pienso que la música tiene algo de mágico o sobrenatural. Es capaz de conectar con nuestro yo más interno, incluso sin necesidad de palabras. De hecho la música y la religión son las manifestaciones más antiguas del hombre y cualquier persona en cualquier lugar del mundo tiene las suyas propias. Cuando se juntan ambas cosas ya es el éxtasis. La gente se sorprende de que me guste tanto la música actual, pero este sentimiento es independiente de épocas y estilos. Es algo inexplicable.

martes, 10 de junio de 2014

Sobre el aspecto físico

Vivimos en una sociedad muy contradictoria. Por una parte, te animan a vestir impecable, las mujeres, con zapatos de tacón, ropa atractiva y, por supuesto, perfectamente maquillada y depilada. Pero por otra parte, se lleva un aspecto casual, tirando a desaliñado, sobre todo los hombres, con deportivas desgastadas, vaqueros rotos y toda clase de decoración corporal, tipo piercings y tatuajes. De manera que es bastante habitual ver parejas donde ella va arreglada como para ir a la oficina, y él en cambio parece un vagabundo y dan ganas de darle limosna. Pero lo peor del caso es que probablemente él se haya gastado más dinero en su aspecto que ella.

Aunque yo soy de vestir cómoda, entiendo mejor lo de querer ir bien arreglado; excepto por los tacones de diez centímetros, que me parecen un atentado contra la salud y la estética, pero allá cada cual con sus pies. Pero lo que no me cabe en la cabeza es gastarse el dinero en ropa rota y desgastada a propósito. Sobre todo después de saber que la fabrican trabajandores del tercer mundo en condiciones laborales inaceptables para nosotros. Yo les compro a mis hijas casi lo que sea salvo ropa rota y tacones imposibles. Eso ya lo saben. Así que supongo que soy una madre malvada que no les permite ir a la moda. Cuestión de principios.

lunes, 9 de junio de 2014

Me quedo con dos (actualizada)

Estoy boba. Pues no he publicado un post que no había escrito todavía... Como lo tenía programado de antemano... Bueno, esto es una iniciativa que no sé de qué blog surgió sobre contar las cosas mejores que te han ocurrido la semana pasada. Yo tengo que nombrar la primera de todas que ya soy de pueblo, porque tengo casa en un pueblo, cosa que me hace mucha ilusión. De pequeña envidiaba mucho a la gente que tenía pueblo, cosa que en Madrid es lo más habitual. Ya tenemos las llaves de la casa, tenemos que hacer una limpieza a fondo porque llevaba mucho tiempo cerrada, y a fin de mes espero poder llevar los muebles que nos han prestado.

La segunda cosa es el viaje que hice la semana pasada a Polonia, porque mi marido tenía que ir por trabajo y yo aproveché la ocasión. Ya sabéis que el año pasado tenía programado un viaje a Viena y Praga, que tuve que anular por el fallecimiento de mi padre. Era nuestra celebración de las bodas de plata. Ahora lo hemos hecho en cierto modo unos meses más tarde. Como mi marido trabajaba dos días, estuve en un centro comercial y en el zoo. Así que si me preguntan por Polonia puedo decir: muy bonitos los elefantes. :). Bueno, también estuvimos haciendo mucho turismo. Así que esta semana toca descansar de las vacaciones.

viernes, 6 de junio de 2014

Dios aprieta pero no ahoga

Ya he vuelto. Quién me iba a decir a mí que siempre he vivido con el agua al cuello sin apenas llegar a fin de mes, que acabaríamos teniendo una segunda vivienda. Así que me acuerdo mucho de este refrán. A veces parece que las cosas no se van a solucionar nunca. Yo siempre he dicho que habíamos nacido para pobres, relativamente. Pero ahora ya no podemos quejarnos y es que parece que empezamos al fin a recoger los frutos de lo que hemos sembrado. Estaría más tranquila si además mi hijo hubiera terminado sus estudios, pero no se puede tener todo. Espero que al menos la nueva casa se convierta en un hogar y un proyecto común.

Además, ojalá que la situación vaya mejorando para todos en España y en el resto del mundo, aunque sea poco a poco; y sobretodo para aquellas personas que viven en situaciones límite. Nos daremos por contentos con que haya trabajo para todos. Puestos a pedir, que acaben los gobiernos extremistas, tanto islámicos como marxistas. Y si fuera posible, que se encuentre un tratamiento eficaz contra la malaria y otras enfermedades olvidadas que matan cada año a miles de personas. La paz del mundo tal vez sea esperar demasiado, pero no por ello dejaremos de rezar para que suceda, y que se cumpla el refrán para todo el planeta.

jueves, 5 de junio de 2014

Cada cual en su casa y Dios en la de todos

Lo que viene a querer decir que no se debe opinar sobre la vida familiar de otras personas. También se dice que: los trapos sucios se lavan en casa. Pero yo quiero aprovechar este post para anunciar que me he comprado una casita en la sierra de Madrid. Con motivo de la crisis se arruinaron algunas promociones y he aprovechado que venden los chalets al cincuenta por ciento. Así que pronto espero tener las llaves de uno en un pueblo donde hace mucho frío en invierno pero en verano se está en la gloria. Está a media hora de mi casa y tiene un pequeño jardín alrededor donde estoy deseando poner una huerta y algunas plantas.

Es un proyecto muy ilusionante, ahora que nuestros hijos ya son mayores. Teníamos la intención de comprar una casa de vacaciones más adelante cuando se jubilara mi marido, pero la oportunidad es ahora y nos hemos lanzado con algo de dinero de una herencia. Así que este verano no sé si tendré tanta disponibilidad para el blog, porque allí no tengo wifi, pero intentaré que siga en marcha. Y quiero buscar un azulejo de esos que dicen: Dios bendiga cada rincón de esta casa, porque allá donde vivamos siempre estará muy presente. Así que me parece que voy a tener unos meses muy ocupados de ahora en adelante. Ya os iré contando.

miércoles, 4 de junio de 2014

De tal palo tan astilla

Éste también es uno de mis refranes habituales. El significado está claro, que los padres se suelen parecer a los hijos. Antes era algo muy evidente. Ahora ya no está tan claro. Con la ideología de género se considera pareja y familia cualquier tipo de relación entre varias personas. Ahora ya no se sabe si el hijo es de ambos, de uno de ellos o de ninguno; lo cual para los niños es una fuente de futuros traumas, como en el caso de Paris Jackson. Los hijos que no encuentran sus referencias genéticas en sus padres ni en el resto de sus familias se sentirán siempre fuera de lugar y desubicados en el mundo. Eso lo sabe cualquier psicólogo.

Si ya es complicado criar a tus propios hijos, incluso aunque te veas reflejado en su aspecto y en sus actitudes, tratar de educar a un niño con el que no tienes nada en común es convivir con un desconocido. No digo que no se pueda y siempre sería un mal menor si el niño resulta ser huérfano. Pero no es una situación aconsejable o preferible pudiendo elegir. Lo que me parece terrible es que haya personas que venden su propio material genético, óvulos o espermatozoides. Parece que no se dan cuenta de que están vendiendo a sus propios hijos a los que nunca llegarán a conocer. Por no hablar de los posibles problemas de consaguinidad futuros.

martes, 3 de junio de 2014

Las apariencias engañan

Eso lo sé yo muy bien porque conociéndome hay gente que piensa que tengo mucho genio y otros que creen que soy una pavisosa y sigo siendo yo misma. Lo que ocurre es que, cuando estoy contenta y nadie me molesta, soy una persona muy pacífica; pero cuando me siento atacada en cambio reacciono con fuerza. Lo cual desorienta a aquellos que creían conocerme. El problema es que la gente tiende a catalogarte en una categoría y yo soy muy difícil de catalogar. Por ejemplo hay quien piensa que soy una pesimista crónica, cuando lo cierto es que en el día a día soy bastante alegre y risueña. Nadie lo diría leyéndome aquí.

Depende del tema y de la situación puedo ser distintas personas. Supongo que a todos nos pasa un poco lo mismo. La verdad es que yo a veces también tiendo a descartar a personas al verlas de una manera determinada, y luego acabo descubriendo que en otro entorno son completamente diferentes. Aunque la verdad es que no suelo ir muy desencaminada. El mundo actual se rige mucho por el exterior y yo pienso que es injusto que por tu aspecto y tu físico puedas tener más oportunidades. Pero supongo que es inherente a la naturaleza humana juzgar por las apariencias, aunque todos deberíamos intentar evitarlo.

lunes, 2 de junio de 2014

Arrieritos somos y en el camino nos encontraremos

Este refrán lo suelo decir yo para mis adentros, por ejemplo cuando encuentro personas teorizando sobre lo amigos que debemos ser de nuestros hijos. Eso es fácil de decir cuando no los tienes o cuando son muy pequeños, pero con el tiempo te das cuenta de que los niños no necesitan amigos sino padres, que amigos ya buscan por su cuenta. O cuando te insisten en que tienes que razonar todas tus decisiones con los hijos y no imponerles tu criterio. Pero es imposible razonar con un adolescente. Es como hablar con las paredes. Hay una época para negociar, otra para imponerse y una por fin para entenderse, ya en la edad adulta.

Pero como el tiempo acaba poniendo todo en su lugar, sabes que esas personas acabarán dándote la razón. Por eso es que los arrieros se acaban encontrando alguna vez en el camino. También repito esa frase cuando me pasa un coche a gran velocidad, total para acabar pocos metros más adelante parado en un semáforo o en un atasco. Tanto correr para nada, porque en la carretera no vas solo y dependes del tráfico general. Pero es inútil porque hay gente que siempre tiene que ir con prisas aunque sea a comprar el pan. Con lo fácil que es tomarse tu tiempo para cada cosa y adaptarse al ritmo de la vida, en lugar de querer ir siempre forzando las situaciones.