Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

viernes, 13 de junio de 2014

El centro comercial

Desde hace diez años mi vida no se concibe sin el centro comercial que tengo cerca de casa. Hay pocas tiendas y casi todos los días acabo recalando en ese sitio, a veces incluso dos veces, porque se me ha olvidado alguna cosa. En la farmacia trabajan mis dos vecinas amigas, así que siempre tengo un rato de charla. Las cajeras me conocen la mayoría desde que el supermercado era de otra marca, y ya ha cambiado dos veces. En la planta de arriba hay varios bares y restaurantes y unos cines donde vamos a menudo. Cuando mis hijos eran pequeños pasábamos allí los veranos y parte de los inviernos debido a la climatización.

De modo que ahora voy al centro comercial y me parece una prolongación de mi cuarto de estar. Creo que deberían darme una medalla. Es broma. Nos ha venido muy bien cuando los niños se hicieron mayores para que tuvieran un sitio tranquilo y seguro donde ir con los amigos. Antes no contábamos con ningún lugar apropiado. Aunque la crisis también se ha hecho notar en las tiendas, de momento sigue aguantando. El centro comercial forma ya parte de nuestras vidas. Por eso quería hacerle este pequeño homenaje. Parece una tontería pero es una de esas cosas que te hacen la vida más cómoda sin que apenas te des cuenta.


5 comentarios:

  1. Parece que me he encontrado mucho defensor del fútbol en el articulo anterior. Es lo que tiene ir a contracorriente.:)

    ResponderEliminar
  2. Es bueno que haya comercios donde uno se sienta como en familia, al final compras con más confianza.
    jajajaja, no se trata de atacar o defender el fútbol, si no de ser justos. Yo estoy de acuerdo contigo. No se puede despilfarrar de esa manera en meros espectáculos. Sólo que no me parece justo que sólo se ponga al fútbol como ejemplo, nada más.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo digo porque poca gente ha comentado y eso da para pensar. De todas maneras, creo que otros deporte minoritarios como el balonmano, hockey, etc. no tienen esas cifras tan altas. Un saludo.

      Eliminar
  3. ¡Sí! Yo amo el centro comercial. Pasear por las tiendas y desear esto o aquello, verlo todo gratis :D ir al cine y salir de ahí a tomar un café. Comer en un lugar lindo que suele resultar más económico y sin apuro que comer en un restaurante. Resuelve mucho. Para mí ir al supermercado es ir de paseo, y como ahora están casi siempre en centros comerciales, aprovecho para ver alguna cosa bonita. Además, es genial para cuando eres adolescente y todavía no estás en edad de realmente "andar por el mundo"; como dices, ahí es seguro. Mis amigos y yo íbamos a la plaza de comidas de un centro comercial cercano a la secundaria cuando salíamos temprano de la escuela; poníamos canciones en la rockola, los chicos se iban al local de videojuegos y nosotras platicábamos en las mesas, a veces de ellos ;D
    ¡Qué bonita entrada, Susana! Hay que hacerles homenajes a las cosas cotidianas que llenan nuestras vidas :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El centro comercial nos ha resuelto mucho la vida. Sobre todo era un lugar seguro, como dices, para los primeros paseos de mis hijos. Se ha convertido en algo muy nuestro. Un beso.

      Eliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.