Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

lunes, 19 de mayo de 2014

Todo se pega, salvo la belleza

El hombre es un animal social y por ello se deja influir mucho por el entorno en el que vive. De ahí que, la publicidad, por ejemplo tenga un efecto enorme sobre la sociedad y también lo que sale en los medios de comunicación. Aunque todos digamos que tenemos las cosas muy claras, lo cierto es que cuando ves algo a diario acabas por acostumbrarte y considerarlo normal. Por eso, cuando mis hijos eran pequeños yo les grababa dibujos animados apropiados y se los ponía después, en lugar de dejar que vieran cualquiera en cualquier momento. De ese modo me aseguré de que no pasaran por Bola de dragón y Shin Chan, que era lo que se llevaba entonces.

En su lugar conocieron los Pitufos y la abeja Maya. Así todo. Yo creo que no existen programas inofensivos. Algunos como Sálvame o Mujeres y hombres y viceversa, son un auténtico ejemplo de lo que no se debe ver, y también son los que tienen mayor audiencia, me temo. Porque para empezar muestran precisamente la manera en que no deberían relacionarse las personas: a gritos y faltándose al respeto. Además, se nutren de la vida privada de la gente, que debería ser eso, privada. En conclusión: son un compendio de antivalores.  Y parece que no, pero cuando te rodeas de gente así, a todos se nos pega algo aunque no lo creamos.

7 comentarios:

  1. ¡Ahhh Bola del Dragón, que gran serie! Como pasa el tiempo.
    Besazo

    ResponderEliminar
  2. Más allá de lo que considere sobre tu elección de programas para tus hijos, me parece estupendo que eligieras. Ese es el trabajo de un papá y de una mamá: valorar y hacer lo que corresponde según lo que valoraron. Debería parecernos increíble que los niños vean "X" cosa: "porque es lo que está ahí" o "porque es lo que todos ven". Pero no nos parece increíble porque eso es lo usual.

    ResponderEliminar
  3. Pues te has dejado el Gandía Shore ese, o el americano, pura bazofia que da ganas de vomitar e incluso de interponer algún tipo de recurso ante el defensor del pueblo por apología de...yo que sé, que es repugnante, de verdad.
    Por supuesto a mi hija le encanta, yo lo conocí por ella, y se lo veté. No suelo hacer ésto, porque pienso que es apartarla de la sociedad de mierda en la que vive, y que es mejor darle recursos para defenderse y que tenga criterio, y para eso debe conocer lo que hay, además de creer que cuánto más prohibes una cosa más les apetece verla. Con Shin Chan por ejemplo aunque lo veía sólo de vez en cuando porque no le entusiasmaba, me sentaba con ella y aprovechaba para instruirla sobre el tratamiento que daba el padre a la madre y lo que es intolerable, pero en este caso no pude, después de ver 10 minutos y salir por mi boca de todo, le dije que ahí estaba el ejemplo de todo lo indeseable a lo que una chica o chico joven no pueden aspirar jamás, todo lo que hay que evitar para seguir respetándose a uno mismo como persona, y le prohibí verlo. Alguna vez la he pillado y le he hecho quitar la tv, no puedo, me da tal asco...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gandía Shore ni siquiera intenté verlo. Sabía que iba a ser demasiado para mi aguante. Lo malo es que hay muchos adolescentes que se quedan solos en casa y ven todo lo que ponen sin más criterio. Un beso.

      Eliminar
    2. Ni idea de qué fuera eso, así que fui a googlear... ya imagino, ya :D

      Eliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.