Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

lunes, 10 de diciembre de 2012

Sacerdotes

Me he dado cuenta de que últimamente la mitad de mis posts tratan sobre religión, lo cual, viniendo de una persona que hasta hace cinco años no iba a misa, no deja de llamarme la atención. Se debe a que la mayoría de los comentarios negativos que recibo son ataques a la iglesia católica, y me dan ideas para contestar. Así que voy a dedicar varios posts a esto. Está el famoso tema de los curas malos, que no es lo mismo que un mal cura. Porque malos curas hay bastantes (no todo el mundo está dotado para el oficio), pero curas malos hay poquísimos en proporción con el número total de religiosos en el mundo; y sin embargo, algunos sólo los cuentan a ellos.

Hoy quiero hablar de los curas buenos (esto es, prácticamente todos). No sé por qué hay muchos que no se plantean el enorme sacrificio que supone ser sacerdote, y no digamos ya religioso contemplativo. Aparte de renunciar al matrimonio y los hijos, tampoco pueden desarrollar una profesión, ni tan siquiera unos hobbies propios. Porque un religioso se debe a la comunidad. No tienen libertad de acción, expresión o movimiento. Sobreviven la mayoría con unos ingresos mínimos. Tienen que estar disponibles veiticuatro horas al día y siete días a la semana. Renuncian a su vida para dedicarla al prójimo y encima todavía les critican.

16 comentarios:

  1. Estamos en un país donde abundan los "comecuras"; hay prejuicios hasta decir basta. La presunción de inocencia, la ecuanimidad y el rigor, no existen a la hora juzgar a la Iglesia y sus miembros.

    Pero a la hora de la verdad quienes hincan el hombro para sacar adelante a los que sufren son Cáritas, las parroquias, ... no veras a los antisistema repartiendo comida en el albergue municipal.

    Un saludo¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  2. Es que hablar es muy cómodo, sobretodo desde las redes sociales, pero salir a la calle a ayudar es otra cosa. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Esa renuncia de la que hablas, la de formar una familia, es para abrazar otra familia distinta, otra forma de estar en el mundo y la hacen de forma voluntaria. Los sacerdotes que yo conozco tienen libertad de acción, movimiento y, por supuesto, de expresión. Son gente como tú y como yo, aunque, como bien dices, con un trabajo muy sacrificado y mal remunerado.

    Nunca dividiría a los sacerdotes entre buenos y malos. Todos, seamos sacerdotes o laicos, tenemos virtudes y defectos. Me parece un planteamiento muy simplista y, por supuesto, maniqueísta. En él caen la mayoría, así que en este caso, una inmensa mayoría estará de acuerdo contigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece que no has entendido el sentido de mi post. Nada más lejos de mi intención que meterme con los curas. Cuando digo que no tienen libertad me refiero al voto de obediencia. Por supuesto, pueden ir de excursión, pero no pueden mudarse de ciudad sin permiso. No pueden dedicarse a otra profesión y no pueden hacer declaraciones públicas contra la doctrina de la Iglesia. Eso lo sabes igual que yo.
      En cuanto a malos sacerdotes, tampoco lo has entendido. Me refiero a la queja que existe sobre que algunos puedan ser más o menos aburridos. Es decir, que los hay con más o menos talento para el oficio, como cualquiera. Te pediría que te vuelvas a leer el post. Un beso.

      Eliminar
  4. Me he encontrado grandes sacerdotes en mi vida igual que lo contrario. La gente tiende a generalizar lo que le conviene.
    Yo me he encontrado mucha mayor proporción de médicos ladrones y sinverguenzas que curas y no por eso digo que "los médicos" son unos ladrones y sinverguenzas.
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre, has dado en la diana. Además es realmente difícil encontrar un cura sinvergüenza, en proporción prácticamente imposible. Un beso.

      Eliminar
  5. Gracias, Susy, por ponerte la camiseta y de no practicar llegar a ser defensora de la fe y la Iglesia.
    Que Dios te siga bendiciendo.

    ResponderEliminar
  6. Bueno Susana, es comprensible hasta cierto punto, pasa igual que con los políticos y otros colectivos, que esperamos de ellos que den ejemplo y se comporten correctamente. No hay nada que cabree más que se predique una cosa y se haga la contraria, y cuando sale una manzana podrida lo mejor que puede hacerse es rápidamente aislarla, porque perjudica gravemente la credibilidad y honestidad del resto, aunque sea una entre un millón.
    Otra cosa es que todos sabemos que algunas personas están deseando que ocurra algo para aprovechar la ocasión y atacar la institución, disfrutan como locos.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comprendo lo que dices, que se les exige una imagen pública intachable y eso es realmente muy duro. Ya sabes que aquí tengo a menudo "comecuras".:) Un beso.

      Eliminar
  7. Como los curas son personas, las hay responsables, sacrificadas, nobles , etc, y hay otras que son muy defectuosas. Siento mucho respeto por las monjas y los curas.

    un abraxo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que mucha gente no comprende, que ser religioso no te hace automáticamente santo. Un beso.

      Eliminar
  8. Efectivamente, hay numerosos religiosos que se dedican al servicio de los demás. A mí no me parece apropiada la manera en que la Iglesia Católica "ayuda al necesitado" -ni la manera en que lo hace el gobierno de por acá, ni muchas organizaciones no lucrativas-, pero no dudo de las buenas intenciones de la mayor parte de sus miembros -ni de los religiosos ni de los feligreses-. La verdad es que sí me da la impresión de que hay muchos sacerdotes haciendo "cosas malas", pero no es más que una "impresión": entiendo que en todos los ámbitos, lo "malo" se nota más, y me guardo de sacar conclusiones sin datos. No obstante, creo que un solo caso debe ser escandaloso, igual que debe serlo cuando en el ejercicio de su profesión, abusan de su poder los servidores públicos, los médicos o los profesores, es decir, esas personas en virtud de cuyo oficio, "nos ponemos en sus manos". [Evidentemente, nos ponemos en manos del mecánico cuando le entregamos el coche, pero la dinámica es muy distinta.]

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La manera de ayudar de la Iglesia, al menos en organizaciones como Manos Unidas, consiste en ayudar a las comunidades a ser autosuficientes. Creo que es la más adecuada. En cuanto a tu impresión, no me extraña nada porque existe una campaña para magnificar todo lo que se relaciona con sacerdotes indignos de su oficio; pero eso no significa que sean muchos, sino que se quiere calumniar a todo un colectivo a partir de unos pocos. Un beso.

      Eliminar
  9. Pero la gente agnóstica si cree que viven muy bien y no hacen nada. Y por mucho que se les diga, no se convencerán. ¡Que le vamos a hacer!
    Besos
    Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se enteran porque no quieren enterarse. Un beso.

      Eliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.