Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

miércoles, 5 de diciembre de 2012

El día en que perdimos la normalidad

No sé como sucedió pero fue algo gradual. Cuando yo era pequeña tenía una idea bastante clara sobre lo que estaba bien y lo que estaba mal, aunque naturalmente luego cada cual tomaba sus propias decisiones. Así sabíamos claramente que la droga era peligrosa, porque todos los días moría gente por sobredosis en esa época. Pero como ahora no se trata de heroína sino de otras sustancias, parece ser que se ha aceptado en la sociedad y en algunos ambientes el raro es el que no se droga. Lo mismo con el alcohol. Si antes te tomabas un par de copas y parabas, porque salía muy caro, ahora para algunos lo normal es emborracharse hasta caer redondo al suelo.

Cuando era jovencita ya no se llevaba mucho lo del novio formal. Digamos que eran relaciones más libres, pero no hasta el punto de acostarse cada día con un chico diferente. Ahora resulta que pareja es sinónimo de sexo y a veces sin apenas conocerse. Toda la vida ha habido matrimonios que no funcionaban y se separaban. Hace veinte años también había muchos que vivían juntos sin estar casados. Pero ahora lo que se lleva es casarse y no durar más de cinco años. Pues para eso más valía que se lo pensaran más. Hace años la vida era un derecho sagrado; ahora depende de la conveniencia de cada cual. Eso es lo peor que hemos perdido.

18 comentarios:

  1. Querida Susana: el mundo está cada vez más loco y los que lo poblamos más "anormales" y es una pena porque la normalidad dá serenidad Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que la gente era más feliz cuando tomaban las cosas con más calma. Un beso.

      Eliminar
  2. Bueno además de la normalidad hemos perdido el sentido común, el respeto a la vida, el sentido de responsabilidad....jejeje, estamos apañaos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, pero mientras hay vida hay esperanza. Un beso.

      Eliminar
  3. Las cosas van cambiando y algunas para mal.
    Eso es evidente.
    Besazo

    ResponderEliminar
  4. Tienes la razón, y lo peor es que nos han hecho callar, mirar lo anormal y no poder denunciarlo por la intolerancia existente. El infierno está lleno de bocas cerradas, en todo caso. ¡Bien por abrir la tuya!

    ResponderEliminar
  5. El individuo cada vez es más eso, más individuo, unidad, sólo, egolatría, egoísmo, no pensar ni preocuparse por los demás, ni sentir no amor sino ni siquiera respeto por el prójimo, nos ha llevado a los tiempos que nos está tocando vivir, y lo peor es que nadie se da por aludido, no va con ellos, su ego se lo impide.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, aquí nadie tiene la culpa de nada. Un beso.

      Eliminar
  6. ¡¡Buenas noches!! Susana

    Un abrazo mi querida amiga

    http://nsa31.casimages.com/img/2012/12/06/121206125424143861.jpg

    ResponderEliminar
  7. Muchas cosas para las que hay mayor permisividad, no conducen a una vida plena, sino al "vacío interior", a la desesperanza.

    ResponderEliminar
  8. Todo ha cambiado de manera tal, que a veces hasta da miedo.


    un abraxo!

    ResponderEliminar
  9. La "normalidad" y el norte hace mucho que lo perdimos Susana.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero en cualquier otra página lo negarían. La gente se acostumbra enseguida a todo. Un beso.

      Eliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.