Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Austeridad

Me gusta el programa Madrileños por el mundo porque ayuda a conocer otros puntos de vista y formas de entender la vida. El otro día estaban en Nueva Zelanda y me llamó la atención una chica que hablaba sobre los jóvenes neozelandeses. Decía que son muy austeros a la hora de vestir, que se las arreglan con cinco camisetas para toda la temporada. También dijo que en las casas limpian menos que en España porque prefieren dedicar más tiempo a sus seres queridos. Ahí me sentí muy identificada. Me parece que debería emigrar, aunque me pilla muy lejos, justo al otro lado del mundo. Y es que yo tengo esa misma mentalidad. Yo soy austera por naturaleza.

Muchas veces he pensado que nací en el país equivocado, porque por ejemplo me gusta acostarme temprano, madrugar y comer a la una del mediodía. También procuro utilizar la ropa hasta que se cae de vieja. Y sobretodo, no me gusta pasar la tarde haciendo tareas del hogar en lugar de convivir con mi marido y mis hijos. Así que no soy un ama de casa modelo ni mi casa está reluciente. Hago lo que me da tiempo cuando estoy sola y cuando vienen procuro no tener nada pendiente. Hace tiempo que pienso que el consumismo afecta también al gasto de agua y detergente que tenemos en España. Creo que no hace falta lavar tan a menudo y además la ropa también se desgasta con tanto lavado.

Volviendo al post de ayer, estaba pensando que los funcionarios no suelen ser expertos precisamente en eficiencia y austeridad. Por eso quieren privatizar la gestión de los hospitales, no la atención médica en sí misma. No confundamos una cosa con otra.

25 comentarios:

  1. Yo no soy especialmente austera pero si que empiezo a ser más "comedida" digamos en mis gastos, actuaciones y vida....Un gran beso Susana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo tampoco que seas derrochadora.:) Un beso.

      Eliminar
  2. Susana, a veces pareces mi clon, y otras veces no je je, pero en este caso tenemos muchas cosas en común,me ocurre como a ti, en lo único que disfruto gastando y no era austera cuando me lo podía permitir (ahora ya no) es en salir por ahí a comer o cenar, y tomar una copa, ay! como lo disfrutaba!
    Me encanta la ropa por ejemplo, lo reconozco, pero cuando tengo la que considero suficiente, ya me pueden poner por delante gangas, ofertas o tentaciones mil, que ni me muevo, y si con algo me veo guapa me da igual que tenga 10 años.
    Hago como tú, me saco la faena de encima cuando estoy sola, para luego poder disfrutar de los míos, luego llegan y no me hacen ni puto caso y empiezo a gruñir, pero esa es otra historia para otro momento.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me pierde lo de salir a comer, pero no me lo puedo permitir. Aunque a veces me conformo con un bocadillo y me quedo tan contenta. Lo que me dices me recuerda al video que puse ayer, que muchas veces no se trata tanto de lo que piensas o la vida que has vivido, sino del sentido común, que acaba llevándonos a las mismas conclusiones. Un beso.

      Eliminar
    2. Yo también soy austera en unas cosas, y en otras -como la comida-, para nada. Es que en lo que soy austera se me da "natural", no es que me lo proponga, en realidad soy muy de darme gusto.
      ¡Saludos!

      Eliminar
    3. Será porque cocino todos los días, pero lo que más me gusta es que me den la comida hecha, pero no necesito que sea nada lujoso. Un beso.

      Eliminar
  3. Lo de españoles por el mundo...en fin.
    Lo de la austeridad estoy de acuerdo y lo de la limpieza extrema me parece una locura. Tuve una vecina en Madrid que desmontaba la cocina cada quince dias, si has leído bien, la desmontaba entera. Muebles, electrodomésticos...
    Para limpiar las paredes y debajo de los muebles...
    Lo del consumismo, ya sabemos a lo que lleva.
    Besazo

    ResponderEliminar
  4. ¿No te gusta el programa?. Yo conozco una señora que todos los meses saca los libros de las estanterías para quitarles el polvo. Creo que a veces se convierte en algo compulsivo. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Vivir la austeridad es más fácil si te has educado en ella; cuando te has acostumbrado a tener un ihone, ipad o cacharros parecidos desde pequeñito, a comer de restaurante todos los fines de semana, a viajar al extranjero como si fuera al pueblo de al lado o a cambiar de coche en cuanto sale uno más guay, cuando vienen mal dadas se lleva peor y uno se rebela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que tienes razón. a mí me educaron así mis padres. Un beso.

      Eliminar
  6. He recibido una opinión muy interesante de Griselda en el siguiente post. Dice así:
    El problema de la sanidad en España es que está mal planteada por la propia evolución de la esperanza de vida. Tenemos un modelo vigente desde hace más de 40 años, enfocado en centros ambulatorios en primera instancia donde atienden problemas agudos y puntuales, y en caso de enfermedades crónicas o más graves te derivan al especialista. Pero la sociedad actual, lo que padece mayoritariamente son dolencias crónicas y menos enfermedades agudas. De ahí que las consultas en urgencias y los ambulatorios se estén colapsando, porque atienden a cada vez más personas mayores y atienden problemas que son crónicos o son el primer paso para ir al especialista, atienden a una población cada vez más numerosa con los mismos problemas agudos que antes, y cada vez tienen mayor carga de trabajo. De ahí que los ambulatorios estén colapsados y en los especialistas y centros de mayor rango hayan tantas listas de espera.

    Lo que hace falta es reenfocar el modelo sanitario y el papel de los ambulatorios en todo esto, que ahora son un cajón para todo lo que venga. No sé si partirá de una reforma privatizando la sanidad o cómo, pero la sociedad ha cambiado, las necesidades sanitarias han cambiado, y el modelo sanitario, la organización de los ambulatorios->hospitales universitarios->centros especialistas -> etc. sigue siendo la misma que hace 40 años cuando la esperanza de vida era de 30 años menos. El problema no es tanto de gestión pública/privada (que seguramente también) como de modelo de funcionamiento, de prioridades, de ir acorde con la sociedad.

    ResponderEliminar
  7. ¿Acaso eres funcionaria para saber si somos o no expertos en austeridad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me tires de la lengua, que sólo en folletos internos se gasta lo que no está escrito y no te digo en material de oficina. Tengo información directa.

      Eliminar
  8. Hola Susana! Yo soy de la idea de no gastar más de lo que ingresa. No pagar con crédito para evitar vivir endeudado y muchas veces estresado por no poder cumplir mes a mes con el pago de las cuotas con sus intereses exagerados incluidos. Disfrutar de lo que se tiene y de quienes tienes al lado. Volvemos a hablar de prioridades querida amiga. El aseo de la casa todo el día, limpia y limpia... o una tarde de paseo por el parque con la familia. Elección de cada uno. Yo me quedo con la segunda. Aunque me preocupo de que mi casa esté siempre limpia y ordenada. Todo se trata de organizar bien los tiempos para ambas cosas. Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, tampoco se trata de descuidar la casa, sino de darle su justa importancia. Me han ofrecido cientos de créditos por teléfono pero siempre digo que no. Un beso.

      Eliminar
  9. Hola Susana, no sé porqué pero siempre haces que me ponga a pensar mucho y que me provoque escribirte una carta largota contándome cómo veo yo la vida, casi igual o distinta a la tuya. Yo era una anti limpieza hasta que me fui a España y me di cuenta que la gente era muy ordenada que se pasaban y, que por ende, habia que imitarlos. Pero en realidad creo que eso no es lo propio, creo que lo razonable es eso, no pasarse todo el día pensando en la miga del pan que se te cayó en el piso o la ropa que perfectamente doblaba o alineada, La austeridad creo que es una buena forma de existir, en realidad solo el amor y el cariño que damos y recibimos y los minutos de felicidad nos ofrecen de manera determinante los momentos de la vida que todo ser humano necesita para sentirse pleno. La vida yo la veo un poco como una bolsa que se va llenando de cosas ¿no? le vas metiendo momentos de todo tipo y sensaciones, emociones, sentimientos,luego vas y tu eres lo que tienes dentro, eso te ayuda a buscar mejores o peores cosas que meter dentro de ti a través de tus experiencias. Los bienes materiales para mi nunca proporcionarían algo que valga la pena para sentirte pleno cuando todo este lleno y finalmente nuestro tiempo se haya acabado. Así son las cosas, lo mejor es vivir cada segundo con el amor y las ganas de aprender, nada más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta mucho la metáfora de la bolsa. Es cierto que llenarla de cosas sólo sirve para que te pese más. El tiempo que pasamos con los nuestros es lo que realmente vale. Un beso.

      Eliminar
  10. Vi ese madrileños por el mundo, y por poco hago las maletas y me planto en Nueva Zelanda. Al final mira donde acabé, suelo decir que fue Egipto y no Nueva Zelanda, porque el vuelo no era asumible para los perros... Y si, creo que esa forma de vivir tan simple la tendríamos que recuperar... Besos Susana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que en España nos complicamos mucho la vida sin necesidad. Un beso.

      Eliminar
  11. Yo también soy austero. No sé si será porque soy el tercero de siete hermanos o porque he nacido para pobre, pero no disfruto comprando. Voy cuando no me queda más remedio. Me agobia tener varios ejemplares de cosas que no necesitan recambio, como relojes, gafas, etc. Mi anterior coche tenía veinte años cuando me lo quité.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco entiendo para qué se necesitan tantos relajes o gafas. Y, siendo mujer, la verdad es que ir de compras me cansa. Un beso.

      Eliminar
  12. No se trata de tirar de la lengua. Las críticas tienen que ser claras y concretas. Las insinuaciones o vaguedades no sirven para nada...
    ¿ A qué te refieres con los funcionarios?
    Y por cierto, tú no has cotizado a la seguridad social pero si necesitas un trasplante irás a hacertelo y te lo hemos pagado los demás. Los que no nos quedamos en casa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú no eras Amelche?. Creo que he dado datos concretos. Yo he cotizado cuando trabajaba y ahora cotiza mi marido por mí. Salvo el trasplante, todo lo demás lo pagamos nosotros y así en la Seguridad social tienen menos pacientes y más medios para repartir entre todos.

      Eliminar
  13. Me da un poco de coraje de esas amas de casa que priorizan la limpieza sobre los hijos, la familia, los amigos, Dios o lo que sea.

    Prefiero tu opción. Trabajar cuando no están y cuando están dedicarles toda mi atención.

    Besos

    ResponderEliminar
  14. Hay quien se toma las labores del hogar como si se fuera a hundir el mundo si no está todo limpio. Yo no lo entiendo, se va a volver a manchar antes de lo que tardas en limpiarlo. Un beso.

    ResponderEliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.