Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

miércoles, 7 de noviembre de 2012

Disfrutar de la vida

Tal vez no sea yo la persona más adecuada para escribir este artículo, ya que estoy en tratamiento por depresión. Sin embargo, creo que he disfrutado mucho de la vida y la sigo disfrutando siempre que la falta de serotonina no me lo impide. Especialmente cuando nacieron mis hijos, esos primeros  años de vida los viví minuto a minuto, no quise perderme nada. Y cuando ya jugaban los tres juntos yo me quedaba con ellos en la habitación. Siempre he hecho mis tareas por la mañana o cuando estaban durmiendo y he dejado todo el tiempo posible libre para simplemente pasarlo con ellos, ver televisión con ellos o leer un libro mientras ellos hacían los deberes.

Por eso, hay una cosa que realmente no comprendo y es cuando veo madres y padres por la calle que llevan el cochecito del bebé como si fuera un carro de la compra. Es decir, que no los miran, ni les hablan, ni les hacen ningún caso. Esta mañana una señora en el supermercado llevaba al bebé mientras hablaba por el móvil (cosa cada vez más habitual), y además iba con una cara de mal genio que no era normal. También se ve mucha gente con ese aspecto de estar peleado con el mundo. Pero yo creo que tener un hijo es una experiencia tan maravillosa que no debería importar si no has dormido, si te duelen las muelas o tienes trabajo atrasado. Compensa todo lo demás.

Me temo que hay gente que pasa tan poco tiempo con sus hijos que no llega siquiera a desarrollar el vínculo de apego natural. Así no me extraña que la sociedad sea cada vez más insensible.

20 comentarios:

  1. Los hijos exigen sacrificio y andamos en una cultura donde parece que se reserva éste para otras cosas. Es una cuestión de orden de valores, ... creo.

    ResponderEliminar
  2. Pero como siempre digo, es que tener hijos tampoco es obligatorio, ahora que existen los anticonceptivos. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Me estaba acordando de un post muy bueno que os recomiendo, y habla de cómo disfrutar de la sonrisa del bebé que a tu lado te mira... Gracias flori.
    La sinfonía de la vida. http://florialv.wordpress.com/

    ResponderEliminar
  4. Los hijos son una bendicion y como tal hay que quererlos y mimarlos. Gracias a Dios yo compartí cada minuto con mis hijos en cuando eran pequeños. Me siento realizada y ellos tienen muy pocas cosas que reprocharme, nos llevamos muy bien. Si dimos poco recibiremos poco. Como siempre, muy buena entrada.

    un abraxo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Me gusta tu frase de recibir lo que se da. Un beso.

      Eliminar
  5. anónimo. Tengo por norma no ver fotos ni visitar enlaces. En todo caso te aseguro que estoy muy informada sobre cualquier tema. Capacidad me sobra, aunque esté feo decirlo.

    ResponderEliminar
  6. Hola Susana :) Fijate que cuando voy por la calle a mi lo que me llama la atención son esos padres que van haciendo el bobo con sus hijos, jugando con ellos, cantándoles...Me hacen mucha gracia, disfruto y se me cae la baba.

    Ciertamente esta vida acelerada nos está haciendo olvidar lo mejor del mundo: disfrutar de los hijos.

    Un beso y ánimo con la serotonina que seguro que tú puedes más :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. A mí también me encanta cuando veo padres pendientes de sus hijos, porque ya se ven poco. Y suelen ser inmigrantes la mayoría. Un beso.

      Eliminar
  7. Hay gente que parece tener los hijos única y exclusivamente para sentirse realizada. Claro que los que no se sienten realizados son los pobres hijos.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, a la larga les toca lidiar con los problemas de esos hijos faltos de cariño. Un beso.

      Eliminar
  8. Es triste, sobre todo, es un desperdicio.

    ResponderEliminar
  9. Creo que no fui clara por ahorrar palabras. Digo que es triste que estas cosas sucedan, que es un desperdicio de experiencia de vida, estar junto a un hijo y no "estar-con-él".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también lo creo así. No saben lo que se pierden. Un beso.

      Eliminar
  10. Hombre, supongo que no puedes ir por la calle con el carrito todo el día con cara de alelada, porque además de madre eres muchas cosas más, y tienes preocupaciones y cosas que resolver etc, pero vamos, que entiendo tu razonamiento, cuando la mía era pequeñita, no sabes lo que hubiera dado por poderme quedar con ella y no ir a trabajar para no perderme nada y encargarme yo de todo, vivía siempre con la sensación de los momentos perdidos, eso por no hablar de si estaba malita y yo currando, que angustia...seré retrógrada o rara, pero como la capacidad de elección debería existir en ambos sentidos, yo teniendo hijos hubiera elegido dejar de trabajar y dedicarme a ellos a pleno rendimiento,porque creo además que es lo que necesitan, no pudo ser.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy segura de que el tiempo que pasabas con tu hija le dabas todo tu cariño. No digo que las mujeres no deban trabajar, pero al menos deberían compartir con sus hijos el poco tiempo que tienen. Yo no quise volver a trabajar cuando nacieron mis hijos. Un beso.

      Eliminar
  11. Se me olvidó comentar que en el supermercado también vi a una mujer con el bebé colgado del cuello con una mochila haciendo la compra. Creo que estaban incómodos ella y él. Tampoco hay que pasarse al extremo contrario.

    ResponderEliminar
  12. Luego dirán que los hijos salen problemáticos, y es por las amistades... En fin... es verdad que puede pasar dándoles la mejor educación, pero yo siempre digo que es mejor arrepentirse por exceso que por defecto. Besos
    Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón y ya sabes que yo tampoco puedo hablar de éxito rotundo con mis hijos. Un beso.

      Eliminar
  13. Las vida acelerada y la crisis han acentuado unos rasgos de comportamiento que antes se veían pero menos.
    Básicmamente la gente ahora anda de mala leche.
    Besazo

    ResponderEliminar
  14. Me ha gustado mucho esta entrada Susana porque me identifico con tu experiencia. Como te he comentado anteriormente si no me equivoco, fui madre hace poco más de 3 años y opté por dejar de trabajar. Estoy muy feliz con la decisión que tomé y la volvería a tomar la próxima vez. Aún sigo en casa porque mi hijo aún no entra a prekinder. Aprovecho al cien por ciento mis días junto a él y pienso que es una bendición el poder hacerlo. En días de enfermedad o cansancio extremo he tenido que seguir adelante y gracias a Dios con el apoyo de mi esposo, pero así es la vida, porque es lo que corresponde a todos quienes elegimos ser padres. El día de mañana les tocará a ellos con sus hijos, por eso no tenemos que descuidar el ejemplo que les damos día a día, sobre el amor, el cuidado, el respeto y la solidaridad en casa. Disculpa si me extendí mucho. Buen viernes!

    ResponderEliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.