Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

jueves, 23 de julio de 2015

Ser de piedra

Lo más anacrónico que me han dicho en mi vida es que no tenía sentimientos. Tiene narices la cosa (como yo), cuando precisamente si algo me sobra es emotividad. Yo no soy de piedra. De hecho yo sufro demasiado y por cualquier cosa. Lo que más me hace sufrir hoy en día es el aborto. Pensar que cada día trescientos niños en España no tienen la oportunidad de nacer, en la mayoría de los casos porque a sus padres no les viene bien en ese momento. Y lo otro que no soporto es el maltrato animal. No sé por qué hay quien piensa que proteger a los no nacidos es incompatible con ser antitaurino. Menuda tontería. Defender la vida es defender la vida.

Me hubiera gustado ser vegetariana porque me parece horrible pensar que matamos animales para comerlos, pero comprendo que somos omnívoros y así debe ser por nuestra salud. Sin embargo, no comprendo que haya que hacerlos sufrir. En esta época se hace todavía la matanza tradicional en muchos pueblos de España y a mí me parece terrible, la verdad. No digamos ya los festejos de los pueblos que todavía incluyen auténticas salvajadas. Sin embargo, no parece que exista una voluntad oficial por acabar con esta situación. Tal vez lo único bueno que saquemos de la izquierda radical sea eso precisamente, pero la verdad es que no creo que se atrevan a prohibir nada.

6 comentarios:

  1. Te entiendo perfectamente. Siempre me hubiese gustado ser vegetariana y aunque lo intenté infinidad de veces no fui capaz de conseguirlo del todo. Intento comer la menos carne posible pero es necesaria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo además tengo colon irritable y muchas comidas me hacen daño, así que no puedo prescindir de la carne. Un beso.

      Eliminar
  2. Con los animales se cometen auténticas salvajadas. A ver si tomamos conciencia de una vez. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  3. Las personas que conozco de las que podría decirse que son "de piedra", se están protegiendo; por dentro son muy sensibles, podría decirse que frágiles.

    ResponderEliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.