Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

martes, 17 de febrero de 2015

La pescadilla que se muerde la cola

Una expresión muy gráfica porque en los restaurantes suelen servir las pescadillas mordiéndose la cola. Se refiere a una situación circular, es decir que no termina sino que vuelve a empezar todo el tiempo. Hoy aprovecho un post que he leído para ilustrarlo. Resulta que en los colegios cuando yo era pequeña si estabas malo te mandaban a casa. Como ahora no hay nadie en casa esperando, ahora admiten a los niños con toda clase de catarros y virus. De manera que envías tu hijo sano a un entorno lleno de enfermedades donde raro será si no le pegan algo. Esto se nota especialmente en las guarderías porque todavía no están inmunizados.

Así que mis hijos fueron un año a la guardería pero realmente no serían más de cuatro meses. El resto del tiempo lo pasaban en casa curándose de todo lo curable. Recuerdo que había niños cuyos padres entregaban al encargado un frasco de jarabe para la tos, la fiebre o incluso antibióticos para su administración. Pero a sus hijos también les había contagiado otro en la misma situación. Eso es la pescadilla que se muerde la cola. ¿No sería más lógico que los niños enfermos se quedaran en casa y dejaran de contagiar a otros niños?. Desde luego, la lógica no es nuestro fuerte. Lo peor es que a mis hijos todo se les complicaba y acababa en bronquitis o en neumonía.

6 comentarios:

  1. Pues sí Susana, tienes razón, pero yo añadiría que los niños enfermos deben quedarse en casa no sólo por la posibilidad de contagio, es que obligar a un niño enfermo a seguir su rutina como si estuviera sano no me parece bien.

    ResponderEliminar
  2. Sería lo suyo, sí. Yo no tuve que ir nunca enferma al cole porque mi madre no trabajaba pero hoy en día casi todo el mundo trabaja y no siempre es fácil conseguir que te den el día libre para estar con el niño. No es la situación ideal pero, mientras las cosas no cambien, a ver qué haces. Un besote!!!!

    ResponderEliminar
  3. Uy, pues por acá, en todas las guarderías de las que sé algo, apenas unos moquitos sospechosos y el niño no se recibe. Entre mis hermanas y yo, solo la más pequeña estuvo en guardería; ahora tres bebitas de mi casa, están; pero yo trabajé en jardines de niños con "estancia infantil" y te digo: en ningún lado reciben a un bebé enfermito. Ya con los del jardín de niños es otra historia y es un contagiadero, ¡también para las maestras!

    ResponderEliminar
  4. Pues hacen muy bien. No se me había ocurrido que las maestras también se contagian. Un beso.

    ResponderEliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.