Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

miércoles, 24 de julio de 2013

A palabras necias oídos sordos

Me ocurre bastante a menudo en el blog que me entren los llamados Trolls a hacer comentarios insidiosos. Sin embargo, a veces el comentario, con ser negativo, tiene cierta lógica y supone un reto a la hora de buscar argumentos para rebatirlo. Otras veces, más me temo, se trata de un vómito sintáctico que no tiene más objetivo que asquear al que lo lea. Entonces habitualmente no contesto, aunque alguna vez no puedo evitar darle una respuesta mordaz porque una no es de piedra y también se cansa de tanta tontería. Pero la verdad es que la mejor opción sin duda es no darse por enterado de las barbaridades que pueden llegar a decir.

Lo que pasa es que el silencio a veces no es la mejor política. Hay quien es agresivo por naturaleza y se aprovecha de que los demás no se molestan en contestarle, por evitar el enfrentamiento. Ocurre así con algunas opciones políticas que se pasan el día provocando a la Iglesia, por ejemplo, sabiendo que pone la otra mejilla, que no les van a contestar. Y el problema es que se crecen, confundiendo esa paciencia con temor o una cierta aquiescencia de la sociedad hacia sus ideas. Como dice esa frase célebre: el mal triunfa cuando los hombres buenos no hacen nada. Callarse puede ser a veces lo más cómodo, pero no lo más acertado.

18 comentarios:

  1. ENCUENTRO TU BLOG MUY INTERESANTE PORQUE COMPARTO VARIAS D TUS IDEAS, ASÍ QUE SI NO TE IMPORTA ME INSTALO AQUÍ
    SALUDOS

    ResponderEliminar
  2. No me gusta crear polémicas, cuando estoy casi seguro que no nos vamos a mover de nuestras posiciones. Me gusta la discusión y el debate, pero últimamente estamos todos muy anclados en unas ideas y lo más que se obtiene en un "y vosotros más".
    La derecha está arpovechando la crisis económica para configurar una sociedad a su "imagen y semejanza". Sí, como Dios.
    Como no hay dinero para todo, se sube la nota de corte para obtener becas. Si tienes dinero, puedes sacar la carrera a "rempujones", pero si eres pobre de solemnidad, sólo la puedes sacar si eres el mejor.
    Como no hay dinero para todo, se pueden pagar las fecundaciones de aquellas mujeres que se adapten a nuestra idea de familia, el resto, que se lo pague, porque para adoptar también pondremos todas las trampas que podamos.
    Como no hay dinero para todo, la justicia cobrará unas tasas, así que si eres pobre de solemnidad, recuerda aquel famoso refrán de "más vale un mal arreglo que un buen pleito". Si eres rico, puedes llegar hasta el Tribunal Supremo, que si no te perdona, te deja la pena en nueve meses, para que sepas lo que es un embarazo.
    Hay más ejemplos de lo que no se puede hacer porque no hay dinero para todos.
    Eso sí, si tienes dinero (mucho dinero) fuera y quieres traerlo a España por que te falta suelto para el café, no importa como lo hayas obtenido, pagas un diez por ciento y ya es tuyo para siempre, sin preguntas engorrosas.
    Es verdad que no tenemos a la mejor izquierda del mundo. Es dogmática en los enunciados y pragmática en los hechos, pero al menos, cuando hacen algo que no deberían, lo hacen tapándose la nariz, no respirando a pleno pulmón.
    Perdón por el mitín, pero me pareció que pedías un poco de rigor en las críticas y para ello, hay que extenderse un poco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que has hecho un comentario muy bien articulado. Sólo te puedo decir que lo que a ti te parece negativo a mí me parece positivo. Pero para eso están las opiniones. Sobre lo que no estoy de acuerdo es sobre que la izquierda se tape la nariz. Simplemente hacen lo correcto cuando ya no les queda más remedio porque se han gastado el dinero de todos. Como dijo Margaret thatcher: el socialismo fracasa cuando se le acaba el dinero de los demás. Un saludo.

      Eliminar
    2. ¡Muchas gracias! Esperaba que me dijeras que lo que cuento no es cierto y me sorprendes aceptándolo y asumiéndolo como positivo. Efectivamente, no estamos de acuerdo, pero valoro tu sinceridad.
      Un saludo.

      Eliminar
    3. Bueno, lo que digo exactamente es que lo que a ti te parece negativo a mi me parece positivo. Pero desde luego es un comentario que aporta algo. Un saludo.

      Eliminar
  3. Te entiendo perfectamente y esa lucha (¿interior?) también la tengo yo. ¿Callo y aguanto o salto y rebato?

    ResponderEliminar
  4. A veces cuesta tanto callarse!!!! y otras tantas cuanto cuesta hablar claro!!!!! un lío, vamos. Si dices porque dices y si callas más de lo mismo...y encima corroerse por dentro!
    Beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No siempre he sido partidaria de hablar claro, pero a veces no vale la pena. Un beso.

      Eliminar
  5. La agresividad se ha instalado; hay quien no admite una opinión distinta a la suya y se ha impuesto una especie de anatematización de lo que no resulta "progresista". Y con la agresividad en casa, se ha escapado por la ventana el pluralismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puede haber democracia sin libertad de expresión, de todos. Un beso.

      Eliminar
  6. Debatir es productivo y conveniente. siempre se pueden acercar posiciones, porque en el fondo todos queremos más ó menos lo mismo.
    con respecto a los troll, ni caso.
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es bueno siempre que no se entre en el terreno de las descalificaciones. Un beso.

      Eliminar
  7. Una cuestión central: cuándo contestar y cuándo no. En mi caso, me ha tocado aprender a contestar mucho menos de lo que lo hacía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente a veces contestar no sirve para nada más que para llevarse un disgusto. Un beso.

      Eliminar
  8. La verdad es que es difícil llevar a cabo esta máxima. Siempre nos importa lo que digan los demás
    Ana

    ResponderEliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.