Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

jueves, 9 de febrero de 2012

Pruebas

Desde una mentalidad cristiana, las dificultades que encuentras en el camino solamente son pruebas que te pone la vida para que aprendas algo importante. En cambio, según el Antiguo Testamento se suponía, como en toda sociedad antigua, que las enfermedades y demás eran el castigo recibido por alguna mala acción de la persona o de su familia. Yo pienso que, cuando alguien toma un camino equivocado, habitualmente acaba pagando las consecuencias. Pero eso no significa que todo mal momento que pase una persona se lo haya buscado. Muchas veces, o la mayoría, no hay ninguna causalidad en ello; por ejemplo, es normal que la gente envejezca y enferme. Lo raro sería lo contrario.

El mal no viene de Dios. Vivimos una vida complicada y el mal está a nuestro alrededor sin que podamos evitarlo. Tanto los desastres naturales, como las enfermedades, como toda clase de vicisitudes que nos pueden amargar la vida, se pueden considerar como una desgracia o como una oportunidad para mejorar. Claro que, en el momento, no vemos esa situación a largo plazo. Sólo vemos lo que nos hace sufrir. Pero si sabemos encarar el problema de una manera adecuada posiblemente aprendamos algo sobre nosotros mismos y los demás que nos sirva para el futuro, para intentar ser mejores personas. No hay que huir de las dificultades, hay que intentar sacarles provecho.

15 comentarios:

  1. muy sabias tus reflexiones. Huir de los problemas creo que es algo curiosamente infantil, y los psicólogos lo caracterizan como un indicador de evasión incorrecto, hay que enfrentar los problemas. Pero cuando hemos tenido muchos problemas cuya solución no depende de nosotros, ¿Es correcto seguir enfrentándose a ellos? llevando encima de sí la afrenta; mermando nuestra autoestima, frustrándonos.
    perdí mucho tiempo de mi valiosa juventud persiguiendo cosas, tratando de ser amiga de gente a quien simplemente no le caía bien, afrontando problemas que yo no podía solucionar. Creo que también es una buena decisión, y esto lo he aprendido con los años, retirarse a tiempo y ser bastante maduro aceptando que tenemos ciertos límites y que hay distintas clases de metas y problemas que sí, en cambio, podemos resolver.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Tal vez la prueba sólo está allí para procurarnos, paciencia, resignación o humildad. Yo prefiero pensar que todo sucede por alguna razón. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Los humanos creamos nuestro propio camino. Dios nos puso aquí y nos dijo "Elegid por donde queréis ir". Pero eso solo lo entienden los creyentes. Los que no creen en Dios, evidentemente no piensan así. Yo prefiero creer que me ayuda y apoya pero que me deja elegir. Besitos
    Ana

    ResponderEliminar
  4. Lo que ocurre al elegir es que a veces encuentras obstáculos en tu camino que no puedes rodear. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. El hombre elige entre el bien y el mal!!!!! Así es...Un besito

    ResponderEliminar
  6. Por supuesto, esa elección siempre existe, incluso en los detalles más pequeños. Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Muy lindo escrito, muy autentico, desde el corazón. Me encantó!. Comparto tu visión.

    ResponderEliminar
  8. Hay demasiada gente que procura culpar a otro de sus propias desgracias o las ajenas. Así es como yo lo siento. Me alegro que te guste. Un beso.

    ResponderEliminar
  9. El hombre ha sido creado libre y, en el ejercicio de su libertad, puede optar por el mal o por el bien. No hay nada más sagrado para Dios que la libertad humana.

    Todos nuestros actos tienen consecuencias;es inevitable. No hace falta que Dios castigue, que no lo hace; bastante ya nos castigamos nosotros a nosotros mismos.

    Estupendo post, Susana.

    ResponderEliminar
  10. Querría hacer hincapié por ejemplo en que los pobres no tienen culpa de serlo. Hay quien culpa a los africanos por tener muchos hijos como si eso fuera el único motivo de sus desgracias. Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Hola Susana

    Somos los únicos responsables de nuestros actos, ya sean aciertos o errores. Y por supuesto, nuestras acciones tienen consecuencia. Todo supone un aprendizaje.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  12. Estoy de acuerdo contigo, no creo que el mal provenga de Dios, si no que nos rodea y a veces... se nos pone a prueba, o tomamos un camino que no deberíamos de haber tomado y las cosas se complican, pero de todo hay que aprender y seguir luchando para encontrar el camino correcto.
    Un besin

    ResponderEliminar
  13. María Eugenia. De nuestros actos sino, pero no siempre de nuestras circunstancias.
    Vane. Eso es lo más importante.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Bingo, Susana. Como se pregunta Mari Trini en la canción, "¿Por qué a mí se me ha caído una estrella en el jardín?", la respuesta está muchas veces oculta. Y el cristiano mira al cielo y se siente sin fuerzas. Entonces es cuando te das cuenta de que no podemos nada, no valemos nada... sin la fuerza que Dios nos regala. El sufrimiento cura... la indiferencia, la superficialidad, el desamor...

    Sigue Mari Trini: "Ahora ya sé qué hacer contigo. Voy a abrazarte..." Complejo entenderlo desde un prisma raso, meramente humano. Sin embargo, quien ha degustado el dolor desde la mirada que propones en el post... sabe que es así de fructífero.

    Un abrazo:)

    ResponderEliminar
  15. Nada tiene sentido si no buscas más allá. Un beso.

    ResponderEliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.