Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

martes, 23 de diciembre de 2014

Cambiar de chaqueta

Me acuerdo de que eso estaba muy de moda allá por los años ochenta. Los mismos que habían estado llorando frente a la tumba de Franco, ahora decían que siempre habían estado en contra. Fue algo muy llamativo.  Cambiar de chaqueta es algo muy español. También se puede decir: arrimarse al sol que más calienta. Es algo que va absolutamente contra mi carácter en cambio. Ya digo que yo debí nacer en lugar equivocado. Ser consecuente y coherente me parece algo imprescindible en cualquier persona. Naturalmente se puede cambiar de opinión, pero sin que eso signifique volverse de pronto furibundo detractor de lo que antes defendías.

También se dice que no hay nada peor que un converso; es decir, una persona que ha cambiado de ideología y ahora ataca a sus antiguos compañeros. Es una especie de síndrome de Estocolmo. Les sucede mucho a los inmigrantes que, a fuerza de querer integrarse en su nueva sociedad, renuncian a su lengua, su tradición e incluso sus principios. Me parece una verdadera lástima. Porque si algo define a una persona es lo que ha vivido y, quien renuncia a sus orígenes, está renegando de parte de sí mismo. Yo desconfío enormemente de las personas que un día dicen una cosa y otro lo contrario. Son como veletas que en cualquier momento pueden volver a cambiar de dirección.

8 comentarios:

  1. Susana, deseo que pases una Feliz Navidad en compañía de tus seres queridos y que disfrutes de su cercanía, también te deseo lo MEJOR para el 2015, se feliz, un abrazo de luz

    ResponderEliminar
  2. Querida Susana: te deseo unos días realmente felices con los tuyos. Pásalo como quieras y disfruta del momento.
    Besazo

    ResponderEliminar
  3. A veces cambiamos de modo que el giro es de 180 grados; para mí que cambiar de chaqueta o de atuendo completo, se vale; pero también a mí me parece un poco chocante que las personas se distancien de la gente o las ideas "de donde vienen", como si ahora fueran incapaces de comprenderlas, y a veces, como si ellos fueran "mejores" per se.
    Los adictos en recuperación muchas veces renuncian a todo lo que les pueda acercar a una recaída; necesitan hacerlo; pueden despreciar todo lo que una vez fueron, hicieron, y con lo que estuvieron de acuerdo; pero comprenden los porqués de la gente que sigue en lo que ellos estaban, y no se sienten superiores a ellos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al menos deberían comprenderlos. Es cierto. Un beso.

      Eliminar
  4. Estas fiestas voy a llevar la misma chaqueta que los últimos 5 años ;))…no iría nada mal una nueva pero prefiero invertir en otras cosas. Del chaqueterismo, ya los has dicho tú, muy español e incoherente. No tiene demasiado que ver pero los exfumadores son los más intransigentes cuando te enciendes un cigarrillo… como si hubieran olvidado su adicción! Me pasa con algún hijo que ha dejado de fumar, cosa que celebro, pero no soporto cómo se ponen si enciendo un cigarrillo…
    Feliz Navidad Susana!

    ResponderEliminar
  5. Lo de los exfumadores es muy llamativo. Yo cero que les dan ganas. Un beso.

    ResponderEliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.