Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

miércoles, 10 de diciembre de 2014

A la buena de Dios

Significa de cualquier manera, en un sentido de inshalláh, es decir, que sea lo que Dios quiera. Vivir a la buena de Dios es llevar una vida desordenada, un poco improvisada. Es muy propio de esta época donde mucha gente no parece tener un objetivo claro más allá del mismo día que están viviendo. La necesidad de información inmediata y comunicación inmediata por medio de dispositivos electrónicos como las tablets o el móvil reflejan claramente esta sociedad en que la gente necesita estar al día de todo pero si profundizar realmente en nada. Placer inmediato, diversión basada en el consumo de alcohol, son otros síntomas.

Estar a la buena de Dios es no tener un proyecto de vida ni unos principios claros. No es de extrañar teniendo en cuenta el nivel de cultura general de nuestros jóvenes. Yo suelo ver Ahora caigo y más de una vez me quedo pasmada de que no sean capaces de contestar a cuestiones tan evidentes como quién fue el padre de Juan Carlos I, por ejemplo. Y es que, cuando ni siquiera se conoce el pasado, es difícil que se pueda tener ideas claras sobre el futuro. Como dice el humorista Goyo Jiménez, la Logse ha hecho un daño tremendo. Para los que no lo saben, se trata de la última ley de educación española. Siendo así, la situación tiene mal arreglo. No es raro que haya tanta gente a la buena de Dios.

5 comentarios:

  1. Precisamente leyendo los Evangelios, Jesús invita siempre a esforzarse, a estar alerta, a todo lo contrario de lo que considera este dicho.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que el nivel educativo y cultural está cayendo en picado y da mucho miedo. Por otra parte, una sociedad ignorante, es una sociedad manejable así que a veces me da por pensar en que hay cierta intencionalidad en todo esto. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también creo que es algo intencionado. Un beso.

      Eliminar
  3. Pues sí, estar a la buena de Dios es básicamente no tener plan ni ejercer control alguno sobre lo que esté pasando, por lo que las personas pueden "andar así" cuando andan desordenadas. Pero también puede ser dejar hacer por Dios, cuando nos encontramos en situaciones que exceden nuestras fuerzas, y en ese caso, es algo bueno.

    ResponderEliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.