Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

viernes, 26 de diciembre de 2014

Cantar las cuarenta

Significa decir lo que piensas, generalmente de manera directa y brusca. Es lo que hace alguien que ha estado mucho tiempo aguantando una situación desagradable y un día no aguanta más y lo dice. Yo creo que existen dos tipos de personas: los que suelen decir lo que piensan y los que se lo guardan todo y un día explotan. Yo de jovencita era de los segundos. Me callaba, me callaba y un día no podía más. Con el tiempo fui aprendiendo a decir todo en su momento. Creo que guardarse querellas es muy insano. Tampoco se trata de pasarse el día protestando, pero resulta mucho mejor hablar las cosas procurando no perder los papeles. Quien pierde los nervios, pierde la razón.

Cantar las cuarenta es una expresión que viene del juego de cartas el Tute, que me trae muchos recuerdos porque jugaba a eso con mi abuelo cuando era pequeña. Era muy entretenido. Más tarde dejé de jugar porque el hombre ya no llevaba bien las cuentas de las jugadas. Algo que lamento mucho es haber perdido esa comunicación con mi abuelo porque ya nunca más volvimos a estar tan unidos. Pero en fin, son cosas que pasan y la juventud es así de inconsciente. No valoras lo que tienes hasta que lo pierdes. De todas maneras creo que no se llega a conocer bien a una persona si no has convivido con ella cuando era joven. Lo demás es un conocimiento parcial.

4 comentarios:

  1. Ni guardarlo todo, ni decir bruscamente lo que hay que decir.

    ResponderEliminar
  2. Pues entonces, en eso también nos parecemos, de joven y no tan joven, he callado más de lo que debía y, o explotaba con mucho miedo, o seguía callando con riesgo siempre de tener los nervios a flor de piel. Es cierto que con el tiempo se aprende a templar y a decir las cosas en el momento justo, pero de todas formas, alguna vez en la vida llega la ocasión de cantar las cuarenta o de que nos las canten.

    Por cierto, yo también jugaba al Tute y al dominó con mi padre y abuelo, y he seguido jugando de mayor.

    Muchos besos, Susana, Felices Fiestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felices fiestas. Yo ya no juego a las cartas. Un beso.

      Eliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.