Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

martes, 28 de octubre de 2014

Maternidad a los cuarenta

Se ha puesto de moda, como tantas cosas, eso de congelar los óvulos para poder ser madre más adelante cuando no interfiera con tu trabajo. En primer lugar, la congelación no garantiza una buena conservación del material. Muchos se malogran. En segundo lugar, al congelar cuatro o cinco está claro que algunos no va a ser utilizados y los embriones sobrantes acabarán en la basura. En tercer lugar, a lo que iba yo, es que ser madre a los cuarenta es prácticamente ser abuela. Yo lo sé de primera mano porque mi madre me tuvo con treinta y ocho años y noté mucho la diferencia, que mi madre ya no ejercía de tal como una mujer joven.

Ni las energías, ni la paciencia, ni el tiempo que se puede dedicar es el mismo a los veinte años que a los cuarenta. Yo tuve a mi primer hijo con veintiséis y aun así estaba todo el día agotada. No quiero ni pensar que lo hubiera tenido más tarde. Pero además no resulta justo para un niño encontrarse con que a los diez años su madre ya tiene cincuenta, a los veinte sesenta y, a los cuarenta, ochenta. Como me ocurrió a mí. Hay relaciones y experiencias que sólo se pueden compartir cuando las edades son más cercanas. Por eso creo que es un gran error retrasar la maternidad, y puestos a elegir, desde luego, yo primaría la familia sobre el trabajo. De hecho ya lo hice.

5 comentarios:

  1. Hablas de congelar óvulos, y mencionas que al congelar cuatro o cinco, algunos no serán utilizados, lo que supone desechar embriones; pero estabas hablando de congelar óvulos, y óvulos no son embriones.
    Sobre la edad para la maternidad, cada mujer tiene una situación de vida única, que le hace decidir como lo haga sobre algo en lo que le va empeñada la vida misma. Sobre que no es justo para el niño de diez años tener una madre de cincuenta... bueno, tal vez no es justo para el niño tener una madre con un carácter difícil, o una madre ciega, o cualquier cosa; pero mientras la madre le ame, le cuide, le críe, pues así es la vida. Tal vez su mamá no correrá tras él, pero muchas mamás de veintitantos tampoco lo harán por otras razones, y "correr tras él" no es lo esencial en la crianza.
    Decidir responsablemente sobre la maternidad es importante para la mujer, para la familia, para los hijos, y eso puede implicar retrasar el momento de ser madre :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En todos los procesos de fertilización in vitro se crean al menos cinco embriones, de los cuales sólo se implantan dos. Hay mujeres que no tienen más remedio de retrasar su maternidad, pero no me refiero a ésas. Son las circunstancias de mi madre, por ejemplo. Yo hablo de las que voluntariamente deciden ser madres en la cuarentena, lo cual además es peligroso para su salud y la de su hijo. No se trata sólo de correr, sino de darle la atención que necesita. Un beso.

      Eliminar
    2. - Mmm... es que eso de no tener más remedio es algo que tiene que ver con la situación particular de la mujer, quiero decir, que lo que puede parecer una frivolidad visto desde fuera, es algo importante para quien toma una decisión. Desde luego, hay datos sobre las dificultades y riesgos en el embarazo a los cuarenta años, sobre todo cuando es el primer bebé.
      - Habría que aclarar en el post, que no hablas de congelar óvulos, sino embriones. Cuando se congelan óvulos,no se congelan fecundados ;)
      Un beso :)

      Eliminar
  2. Totalmente de acuerdo.
    Cada cosa tiene su edad y no se debe retrasar a la naturaleza. Ahora bien, muchas mujeres son madres a los cuarenta por muy diversas circunstancias, y tampoco es tan grave, se puede seguir adelante.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Solamente no es la situación ideal. Un beso.

    ResponderEliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.