Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

martes, 7 de octubre de 2014

Dios nos libre de las buenas personas, que de las malas ya me libro yo sola

Como defensora de la vida intrauterina estoy acostumbrada a que me digan toda clase de barbaridades. El argumento más utilizado es el de para qué nacer para vivir una vida de hambre y sufrimiento. Como si toda la humanidad sufriera y pasara hambre... Ya he comentado alguna vez que precisamente los niños en los países pobre resultan ser más felices que nosotros, porque aprecian más lo que tienen. No es que me parezca bien la situación, pero está claro que no se acaba con la pobreza evitando que nazcan más pobres. Ésa es una solución muy cómoda pero no funciona. Sin nuevas generaciones la humanidad sería insostenible y nos extinguiríamos.

Así que los defensores de los niños pobres, en teoría, lo que quieren es abortarlos. Y a mí por defender su derecho a vivir me desean toda clase de horrores y torturas. De ese modo se demuestra la clase buenas personas que son. No hay quien les meta en la cabeza que la gente de los países pobres también desean tener hijos y están en su derecho, aunque no tengan ipad ni iphone. La solución para la pobreza pasa por un compromiso mundial para mejorar sus condiciones sanitarias y educativas, así como su acceso al comercio internacional en condiciones justas. De otro modo va a resultar que sólo los países ricos tenemos derecho a engendrar hijos. Eso sí que es racismo.

8 comentarios:

  1. Eres fuerte y valiente. No podría aguantar amenazas ni discusiones continuas. No puedo. Perdería los nervios.

    Me duelen temas tan obvios como que el aborto es la eliminación de una vida (es un ser vivo) con dolor, con profundo dolor. Y cualquier ser vivo con sistema nervioso siente dolor. Es tortura.

    Sin hablar del fracaso que supone tener que llegar a un aborto. De todos. De educación, de familia, de formación, de medios.

    Pero chocar una y otra vez con muros que no quieren escuchar sino imponer........ no puedo. Enhorabuena

    ResponderEliminar
  2. Gracias. No soy tan fuerte. Simplemente me aguanto pero me duelen estas acusaciones y sentir tanto odio contra mí. Pero son las cartas que me han tocado y tengo que jugar con ellas... Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Racismo, nazismo, recuerde que aquí no nace un niño con "tara" alguna, y genocidio, el mayor de la historia de la humanidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, nunca habian muerto tantos millones de seres humanos. Un saludo.

      Eliminar
  4. Ese argumento -que no vengan a la vida porque van a sufrir-, no debería ser acompañado por una presunción de buena voluntad hacia el niño o hacia la mujer embarazada. La verdadera buena voluntad recibiría al niño -para que no sufriera- o apoyaría a la mujer para estar en condiciones de recibirlo. Por otro lado, también he leído posturas claramente inmisericordes de parte de personas que juzgan a las mujeres que abortan, como si ellos fueran Dios y conocieran los corazones de las personas. Así que para los dos lados: Dios nos libre de las buenas personas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ninguna mujer abortaria si viera a su hijo y si tuviera medios para cuidarlo. Un beso.

      Eliminar
  5. Absolutamente de acuerdo contigo, Susana.


    Un beso. Y sigue así, sin que te importe lo que digan esas "buenas" personas.

    Besos

    ResponderEliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.