Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

lunes, 27 de enero de 2014

Hola

Tenía ganas de escribir algo más personal hoy. Hace más de un mes que empecé otra vez a tomar antidepresivos. Las navidades y la falta de mi padre fueron demasiado para mi inestable psique. Así que ahora me encuentro mejor, estoy otra vez en marcha, aunque no me gusta nada tener que depender de las pastillas para hacer vida normal. He recuperado las ganas de salir, de comer y de escribir. Ahora sólo espero que mi madre siga bien una temporada. Así que estoy yendo a clases de inglés y de tai chi, y he hecho firme propósito de no faltar más, porque la verdad es que sobretodo la gimnasia siempre encontraba una excusa para no hacerla.

Además he abierto un nuevo blog que se llama porelderechoanacer.blogspot.com y, como su nombre indica es monotemático dedicado a la defensa de los niños concebidos no nacidos y contra el aborto. De momento no me ha entrado mucha gente. Tengo que promocionarlo. Así que si alguno está de acuerdo y quiere poner el enlace en su blog, se lo agradezco mucho. Ahora que el tema está en discusión creo que es un buen momento para argumentar sobre ello. A mí la ley de supuestos me parece suficiente, pero sobretodo creo que hay que promocionar la maternidad y la paternidad porque España tiene un gran problema demográfico por la baja natalidad.

15 comentarios:

  1. Buenos días Susana, me encanta este acercamiento personal. Se agradece.

    Me voy a pasar por tu blog. Yo no tengo propio, pero copiaré el enlace y se lo pasaré a amigos que le puedan interesar. Soy de las que piensa en el aborto como un gran fracaso de la sociedad, de la educación, de los humanos.

    Un fuerte abrazo y adelante con esas clases, con todo lo que te haga sentir mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también pienso que el aborto es un fracaso. La mujer es madre desde el momento que concibe un hijo; así que si aborta es madre de un hijo muerto. Un beso.

      Eliminar
  2. Hola, me alegro de que te encuentres más animada pero me entristece que sea a causa de las pastillas, Susana, comprendo esa situación porque como ya te he dicho en otras ocasiones, yo también la viví, sólo que tuve la gran suerte de llegar a comprender que mis hijas me necesitaban y me querían ver bien, ellas me dieron la fuerza suficiente para salir de ese estado. Desde entonces no he vuelto a tomar absolutamente nada para la depresión y me encuentro bien.

    Una buena idea la del blog nuevo, Te enlazo.

    Besos apretaos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Intenté no tomar las pastillas pero me acabé rindiendo porque no podía levantarme de la cama. Te admiro. Gracias por enlazarme. Un beso.

      Eliminar
  3. Me alegro de que te encuentres mejor. Si necesitas pastillas, tómalas, como algo provisional que te ayude. Bendita química, hay que aprovechar los avances de nuestro tiempo, claro que sí.
    Pero lo importante es que sea provisional y tú misma encuentres los recursos para vivir. Creo que te lo he dicho alguna vez, porque siempre que te leo sobre esto lo pienso: yo creo que te sentaría muy bien dar largas caminatas al sol. No se por qué, no te creas que lo voy recomendando por ahí, más que nada porque ni yo misma lo hago por falta de tiempo. Pero el sol, caminar y la luz, sube el estado de ánimo.
    Si lo haces, cuéntame si te funciona.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes de tomar las pastillas probé con las caminatas y algo hacen, pero no lo suficiente para mí. Gracias. Un beso.

      Eliminar
  4. Me gusta especialmente haberte leido hoy y saber que retomas, con esfuerzo, clases y gimnasio. A mi no me ha preocupado nunca cuando he tenido que tomar pastillas, al revés, he pensado ¡qué suerte que existan y me ayuden a salir a flote!. Lo mejor sería no necesitarlas nunca, pero las considero tan mágicas y normales como una aspirina efervescente para el dolor de cabeza.
    Me voy para tu nuevo blog!
    nos vemos allí,
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, realmente visto así las pastillas existen y sería absurdo no aprovecharlas, pero siempre es mejor valerse por sí mismo. Un beso.

      Eliminar
    2. Eso sería lo ideal pero cuando no toca otra aún poniendo todo de nuestra parte ¡bendita pastilla!

      Eliminar
    3. En realidad, Susana, ¿por qué sería mucho mejor valernos por nosotras mismas? No se nos ocurre que nosotras mismas tengamos que cultivar todos nuestros vegetales. Si pescamos un bicho y andamos moqueando y tosiendo, tomamos antibióticos. Entonces, ¡bienvenidas las pastillas! No creas que lo digo "del otro lado". Cuando tuve que tomar pastillas por la ansiedad, como parece que la pasa a la mayoría, me sentía vulnerable y habría preferido no necesitarlas; pero pues, el caso es que las necesitaba. En su momento, más bien las dejé porque eran demasiado costosas, pero creo que me habría hecho bien continuar el tratamiento hasta recibir el alta del neurólogo; a la distancia, creo que eso me habría hecho más tratable, me habría permitido enfrentar algunos problemas con mayor cordura, y mi vida, tal vez, ahora sería diferente. Tal vez no, eso nunca se sabe :) pero tal vez...

      Eliminar
    4. En cierto modo lo veo como un fracaso personal el no haber sido capaz de salir adelante sola. No te pongas a pensar en lo que podría haber sido. Creo que te culpas demasiado. Un beso.

      Eliminar
  5. Muchos hemos pasado por eso Susana, necesitar de algo que te ayude a seguir ¿Y por qué no? Para eso se hicieron. Eso sí, cuando te encuentres más fuerte, que lo estarás, déjalas y quédate contigo.
    Un besote y ánimo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo es que cada vez que las dejo acabo tomándolas otra vez y van casi tres años. Un beso.

      Eliminar
  6. Me alegro que te encuentres mejor y que retomes la actividad. Es importante hacer cosas para sentirse bien y seguir adelante.
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es fundamental pero me cuesta mucho. un beso.

      Eliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.