Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

sábado, 4 de enero de 2014

Soy culpable

Echo de menos a mi padre y me siento un poco rara, porque cuando le digo a alguien que murió con ochenta y seis años me dicen que tuvo mucha suerte, que ellos lo perdieron mucho antes, y lo comprendo. Es como cuando se te muere una mascota, salvando las distancias, la gente no entiende que sufras por un animal de compañía. También se supone que no deberías pasarlo mal por la muerte de alguien que ya cumplió con creces su papel en la vida. Es cierto, pero el vacío es el mismo. Yo también me repito que no es para tanto, pero se trataba de mi padre. Me da la impresión de que soy la única que lo sufre así.

Al fin y al cabo mi padre y yo nunca nos entendimos bien. Éramos demasiado diferentes. Él era fuerte, dinámico, vitalista, responsable; yo todo lo contrario. Congeniaba muy bien con mi hermana y ella y yo somos opuestas. Yo he salido más a madre, aunque curiosamente ellos dos se llevaban muy bien. Sin embargo, mi madre lleva su ausencia mejor de lo esperado, tal vez porque su memoria  funciona muy a corto plazo. Yo en cambio sigo teniendo recuerdos muy vivos de los últimos años, en los cuales creo que me relacioné con mi padre más que nunca, aunque en las peores circunstancias. Tal vez por eso no consigo asumir su ausencia, porque me hubiera gustado tener una mejor relación.

6 comentarios:

  1. Querida Susana:
    SSiempre te comprendo a la perfección. Mi madre murió en similares circunstancias - idénticas, prácticamente - y yo siento lo mismo que tú.
    No nos atormentemos y la incomprensión de la gente debería afectarnos menos, ¡a seguir adelante, guapa!
    Cuentas conmigo.
    Asun

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que a veces me siento tonta por sufrir habiendo tanta gente en peores circunstancias, pero así son las cosas. Un beso.

      Eliminar
  2. Querida Susana:
    Cuando leí las primeras líneas de esta entrada, preferí esperar a poder leerla con calma... He comentado que acabo de perder a alguien muy querido. Todos en la familia lo hemos sentido mucho, pero de maneras muy diferentes. Para mi abuela fue como si le quitaran un pedazo de alma; se nota; lo lleva muy bien considerando lo que es, pero su tristeza es profunda como nada y supongo que se quedará ahí, cada vez menos evidente o a flor de piel, pero ahí. Mis mamá, mis tías y tíos, cada cual con una relación particular con su hermano, perdieron cada cual algo distinto y viven la pérdida cada cual con sus recursos; está la que permanece entera todo el tiempo, está quien se desmorona y se rehace. Todos somos creyentes; pero nuestra fe es distinta; no digo mayor o menor, sino distinta. Yo de verdad siento que mientras antes pude hablar con mi tío un poco por teléfono, y verlo muy de vez en cuando, ahora su presencia puede acompañarme todo el tiempo; así casi-casi gané algo, y no me detengo en que él haya perdido la vida porque creo que ganó un estado de gracia-total (lo veo así porque fue una muerte muy en paz). Tengo una tía, sin embargo, que ha perdido el abrazo que él le daba todas las mañanas, y no quiero ser poco empática sugiriéndole que simplemente "tome" ese abrazo: que él está ahí. Ella está en lo que está y yo estoy en lo que estoy. Cada cual su duelo, a su manera, en su tiempo. Lo siento, Susana, me alargo porque me desahogo. A lo que voy finalmente es a que te comprendo perfecto porque también me sentí rara y como fuera de lo que "debiera ser". Sentí una gran tristeza cuando pasó, luego una gran tristeza por la tristeza de los demás, y luego, en lo que creí que tal vez era demasiado rápido, me sentí bien. Yo quería mucho a mi tío y mi abuela lo estaba pasando terrible, y ahí estaba yo iniciando mi mejor año... ¿"debería" durarme más la tristeza? Creo que hay que tenerle mucha consideración a nuestros sentimientos, los que sean. Sentimos lo que sentimos y eso no puede estar bien ni mal... otra cosa es lo que hagamos con lo que sentimos.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por tu interés. Siento lo de tu tío. Yo también siento que mi padre sigue estando con nosotros de alguna manera, pero no es lo mismo que poder verle y tocarle. Sin embargo, en mi casa soy yo la que peor lo lleva, tal vez por ser la más débil. Mi madre se ha recobrado asombrosamente bien y eso me hace sentirme un poco tonta, la verdad. Pero cada uno es como es. un beso.

    ResponderEliminar
  4. No veo que haya que justificar la pérdida de un padre.
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, pero hay gente que no comprende tu pérdida. Un beso.

      Eliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.