Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

viernes, 24 de enero de 2014

Quien no se aventura, no pasa la mar.

Como la vida es tan complicada, los refranes lo son también, a menudo contradictorios; por eso algunos te animan a esperar a que cambien las cosas y otros en cambio te incitan a cambiar. Es el caso de este refrán. Lo difícil es saber cuándo tienes que aplicar un consejo u otro. Cuando hay que lanzarse a la piscina y cuando es mejor tener paciencia y confiar en que todo se acabe resolviendo por sí mismo. En general yo suelo elegir la segunda opción, pero hay veces en que no queda más remedio que tomar una decisión drástica aunque suponga el riesgo de ganar o perder, porque el resultado vale la pena y es la única manera de lograrlo.

Yo me casé cuando no llevaba ni dos años de noviazgo. Me pareció que la apuesta valía la pena y acerté. No tenía sentido esperar cuando ambos éramos adultos con trabajo. Teníamos muy claro lo que queríamos y no teníamos por qué esperar más, ya que contábamos con los medios necesarios. Bien es verdad que nos fuimos a vivir alquilados a un apartamento de dos habitaciones, pero estábamos encantados. Cuando decidí dejar de trabajar también fue una decisión arriesgada y sin embargo no me arrepiento de haberla tomado. Hay veces que la vida te coloca en una disyuntiva y hay que armarse de valor para dar el siguiente paso.

10 comentarios:

  1. Eso es la vida, un camino a seguir con sus entradas y salidas, a veces aciertas otras no tanto, pero está claro que a veces hay que arriesgar, porque ya sabes que no se puede nadar y guardar la ropa ;)
    Besinos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y quien no arriesga no gana. Pero es difícil saber cuándo vale la pena el riesgo. un beso.

      Eliminar
  2. Con este refrán me siento especialmente identificada ¡ya sabes que en fondo soy "una aventurera!
    Muchas gracias, Susana, guapa...
    A

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también he tenido mis pequeños riesgos en la vida. un beso.

      Eliminar
  3. Soy totalmente de ese refran.
    Por cierto, conocí a mi marido un 25 de febrero y nos casamos el 14 de julio. Así que a mí los dos años me parencen una eternidad :P
    Besazo

    ResponderEliminar
  4. Mujer, dos años es tiempo, si después de dos años no lo tienes claro mejor dejarlo estar, hablando de adultos claro, si te has conocido a los 15 no te vas a casar a los 17, pero a determinada edad tiempo más que suficiente. Lo de Dolega ya si que es riesgo jaja.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo de Dolega llama la atención.:) Un beso.

      Eliminar
    2. ¡Sí! Dolega express :D
      Yo supongo que no se puede evitar que cuando sale mal la cosa, una tenga un dejo de sensación de "hubiera sido mejor no arriesgar", pero queda claro que la apuesta lo es cuando el riesgo existe...

      Eliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.