Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

jueves, 9 de enero de 2014

Aprendiz de todo, maestro de nada.

Esto es algo que nos podemos aplicar casi todos. Incluso cuando crees que ya lo sabes todo sobre algún tema, surge algo nuevo que te hace dudar. Supongo que ahí está la gracia precisamente de la vida; si ya lo supiéramos todo tendría pocos alicientes. Este refrán creo que se aplica más bien a la gente que no está especializada en ninguna labor y pretende saber de todo. Son los típicos que pontifican sobre cualquier tema que surja en una conversación. Resulta bastante molesto. Pero bueno, si a ellos les hace felices pensar que saben realmente de todo, es mejor seguirles la corriente que andar intentando romper sus certidumbres. Aparte de que no es nada fácil porque suelen tener sus argumentos fuertemente entrelazados.

Se refiere también a personas inconstantes que cada mes emprenden una nueva labor y siempre lo dejan todo a medias. Luego está el caso contrario. Por ejemplo, el otro día me tocó cita con una doctora que resulta desagradable porque está tan convencida de todo que ni siquiera te deja expresar tus inquietudes o contarle tus propios síntomas, que se supone que los conoces mejor que ella. No dudo de que sea un gran médico, pero un poco de humanidad ayudaría mucho en el trato con el paciente y creo que sería positivo para aclarar bien las circunstancias. A veces vas a la consulta y te hacen sentir invisible. En todo tiene que haber un término medio.

8 comentarios:

  1. Buenos días Susana

    no, si no sabe escuchar, no es buena médico, ni buena amiga, ni buena nada. Porque lo primero de todo es saber escuchar.

    Hay mucha mediocridad. En las redes y las tertulias ves a grandes especialistas de cualquier tema, si es de economía como de fútbol pasando por política internacional, y te das cuenta de lo ignorantes que somos todos, pero el poco pudor que tienen muchos por un minuto de gloria. Asi nos va.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, hay pocos especialistas buenos. Un beso.

      Eliminar
  2. Buff no hay persona más inaguantable que aquella que dicta cátedra de todo cuando en el fondo no sabe nada de nada.
    Hay ciertos profesionales que pueden ser muy buenos, incluso verdaderas eminencias, pero carecen de humanidad, eso es cierto, quizás sea una manera de autoprotegerse, pero es mucho más agradable y menos traumático para el paciente encontrar al otro lado a un profesional receptivo y que empatice con él, amén de buen profesional, por supuesto.
    Besinos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta doctora desde luego es bastante intratable aunque sepa mucho. Un beso.

      Eliminar
  3. Uf, cada día hay más "pontificadores" son como las setas en otoño.
    besazo

    ResponderEliminar
  4. Unos son constantes y otros no lo son tanto pero les adornan otras virtudes. De la misma manera que no se puede saber de todo, no se puede ser "perfectamente" mesurado en todo, siempre se cojea de un lado o de otro. Y no pasa nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo no es no saber de todo, sino creer que sí se sabe. Un beso.

      Eliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.