Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

miércoles, 1 de enero de 2014

A caballo regalado no le mires el diente.

Este refrán viene de la costumbre de mirarle la dentadura a los équidos para comprobar su edad y su estado físico. Así que se refiere a no ser demasiado exigente con aquello que has conseguido sin esfuerzo alguno, porque te lo han dado. Naturalmente, de bien nacidos es ser agradecidos y queda muy mal quejarse de los regalos incluso aunque sepas que no han hecho ningún esfuerzo por agradarte, que a veces sucede. En esta época que vivimos de tanto obsequio forzoso no es extraño que el regalador no acierte o que el regalado no quede satisfecho, aunque sólo sea porque ya tiene ese producto y repetido varias veces.

Sin embargo, yo llevaría este refrán por otros derroteros, como me gusta hacer siempre y quiero referirme a la educación y la enseñanza pública. Hay quien piensa que todo lo que viene del estado es un regalo. No es así. Lo pagamos con nuestros impuestos. Por tanto, resulta lógico que seamos exigentes con los resultados y que no nos conformemos con cualquier cosa. Es bien conocida la costumbre de algunos funcionarios de esforzarse al mínimo, porque total, van a cobrar igual a fin de mes. Pero cuando se trata de la salud y la educación deberíamos exigir lo máximo posible incluso aunque lo consideremos algo sobreentendido.

12 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo. Feliz Año Nuevo, Susana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz año. El problema es que algunos padres realmente prefieren que haya menos exigencia para que sus hijos pasen de curso sin esfuerzo. Un beso.

      Eliminar
  2. Con la educación deberíamos ser muy exigentes, pero entonces tendríamos que exigir a los hijos y eso ya gusta menos. :)
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, eso nos complica la vida. Un beso.

      Eliminar
  3. Es cierto: parece que lo público no lo paga nadie, como si el Estado fuera un papá caprichoso y no es así.

    Aunque no acertaran, a mí me encantaría recibir un regalo, Susana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recibir regalos siempre es agradable. Hay mucha cultura de papá estado en España. Un beso.

      Eliminar
  4. De acuerdo, Susana. Hay que exigir calidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo púbico no debería ser peor. Un beso.

      Eliminar
  5. Es que aquí tenemos la absurda costumbre, o teníamos, creo que empezamos a ser conscientes, de que la Sanidad, la Educación y otros servicios son gratuitos, y por lo tanto no exigir demasiado porque es algo que nos regalan. Mentira podrida, lo pagamos todos con nuestros impuestos, y con creces, así que tenemos todo el derecho a exigir su calidad y que los funcionarios nos traten con respeto, cortesía y sobre todo se esfuercen en solucionar los problemas que a veces tenemos que ir a plantearles. Pero acudiendo a otro refrán "Del dicho al hecho hay un buen trecho"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, no es gratis, lo pagamos religiosamente. Un beso.

      Eliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.