Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

jueves, 8 de septiembre de 2011

Introspección

Desde pequeña he tenido mucho tiempo para pensar a solas. Es es bueno, aunque, como todo lo excesivo, cansa. Era muy tímida, no tenía casi amigos y apenas me relacionaba con mis hermanos. Me pasaba los días leyendo libros una y otra vez. Por eso aprendí a observar a las personas y sacar conclusiones de sus aptitudes y sus gestos. He sido observadora pasiva durante casi veinte años. Después de ese paréntesis tan largo, al fin la vida me dio un papel protagonista, al menos en mi propia familia. Durante otra veinte de años me he dedicado a criar y sacar adelante a mis hijos. Eso no me dejaba mucho tiempo para pensar pero me dedicaba a sacar el provecho que podía de periódicos, revistas y televisión.

Esto, y la vida que fluye alrededor en las personas que nos rodean y, especialmente, en nuestros seres queridos, me ha dado una cierta experiencia vital que no viene de los estudios o los libros de texto, sino de las vivencias propias y ajenas. A través de todo ello, no sé cómo, acabé volviendo la mirada a la Iglesia, a la cual había tenido abandonada durante la mayor parte de mi vida. De pronto descubrí que las respuestas que andaba buscando habían estado siempre a mi alcance. El Nuevo Testamento tenía una enseñanza y un ejemplo para cualquier situación que tuviera que atravesar. Volví a la iglesia como una persona nueva, llena de paz. ilusión  y esperanza. Ahora ya no puedo vivir sin su apoyo y compañía, Sin embargo, la fe no impide que siga sufriendo demasiado por cosas inevitables...

7 comentarios:

  1. Pero es que si no sufriéramos por las injusticias no seríamos personas.
    Yo también encuentro refugio en la iglesia. Hay personas que no lo entienden, pero es algo que por mas que se quiera es dificil de explicar, bueno, más bien, el que no lo quiere entender, no lo entenderá nunca.
    Besos azules
    (Tu post de la JMJ, tuvo éxito en el blog de Jorge) Ana

    ResponderEliminar
  2. Estuve más de veinte años sin ir a la iglesia, aunque ahora algunos piensen que vivo allí.
    No sé si quedó claro que el post lo había escrito mi hija. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Me veo bastante reflejada en lo que cuentas; nuestros caminos no han sido ni mucho emnos paralelos, pero yo también fui un tímido irredento y eso deja huella, y no acabas nunca de dejar de serlo ... y también sufro por cosas inevitables.

    Ánimo¡¡¡

    ResponderEliminar
  4. Creo que la timidez y la hipersensibilidad suelen ir unidas. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Sí quedó claro que lo había escrito tu hija, pero tú se lo has publicado, así que ha sido un trabajo de las dos. Chao
    Ana

    ResponderEliminar
  6. ...la timidez no deja de ser un aspecto de la personalidad que muchas veces hemos de vencer para acercarnos a los demás. La Iglesia entendida como en su misión de "acogida" puede ser el lugar más reconfortante para sentirse en comunidad con independencia de la personalidad que tenga cada uno de sus miembros. Un beso Susanita del ratón chiquitín (a mi me da cierto corte llamarte así pero me reconforta que me dejes decirlo)

    ResponderEliminar
  7. Tomae. Si te digo la verdad siempre me ha molestado lo del ratón, como lo de Susana cara de manzana, pero sé que lo dices sin mala intención.;) Un beso.

    ResponderEliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.