Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

viernes, 9 de septiembre de 2011

Aficionados y forofos en la Fe

Hace tiempo que me di cuenta de que en este país si nombras la religión ya te consideran automáticamente miembro del Opus Dei. Como algunos no acaban de entenderlo, se me ha ocurrido una metáfora futbolística. Hay gente que ve un partido de futbol de vez en cuando; otros que los ven todos los domingos; y algunos abonados, que van al campo de futbol. En la Fe pasa lo mismo: hay aficionados en mayor o menor grado, y forofos que se vuelcan con su equipo. También están los jugadores más o menos habituales, que equivalen a las personas que ayudan en su parroquia. Yo sólo soy una aficionada televisiva de domingos, con algún extra entre semana.

Por tanto (ya lo dije hace tiempo), yo no soy del Opus ni de ninguna otra organización religiosa, aunque unas me gustan más que otras. No tengo ese grado de compromiso total. Será porque soy muy independiente, como buena Acuario, y no me gusta que me dirijan. Necesito reflexionar por mi cuenta y sacar mis propias conclusiones. En todo caso, respeto esa opción, como también a los forofos del futbol, aunque a mí personalmente el deporte no me apasione. No entiendo por qué se considera natural pasarse el día hablando de futbol, o volverse loco por un personaje público, tipo actor o cantante, y, sin embargo, está mal visto dedicarle tiempo a la vida espiritual y compartirla públicamente.

10 comentarios:

  1. Buen símil y, como tú dices, ¿por qué podemos pasarnos el día hablando de aficiones o tonterías y no de religión?

    ResponderEliminar
  2. "Será porque soy muy independiente, como buena Acuario, y no me gusta que me dirijan." Sin embargo sigues a pies juntillas el dogma, direcciones y enseñanzas de una organización religiosa en vez de salir a buscar tus propias respuestas. No se que pensar.

    ResponderEliminar
  3. Pues Susana, es lo que hay por desgracia, ser católico y decirlo parece tabú. Bueno,k pues yo no me oculto, lo digo y lo predigo, y a quién no le guste, pues lo sienro, porque ni he matado, ni robado, ni estafado, sólo soy creyente y cada vez más.
    Änimo ante tanta presión que toca pasar en estos tiempos.
    Besos
    Ana

    ResponderEliminar
  4. Yo quiero que me respeten en mi religión como yo respeto al resto ¿no? Susana...no es nada raro lo que pido. Un beso grande

    ResponderEliminar
  5. También hay personas que nunca ven un partido de fútbol (entre los que me incluyo, aunque sea la final del mundial), y luego están los que odian ese deporte, y el tinglado montado alrededor (y entre esos no me incluyo, porque odio odiar).

    De lo que hablas, es cuestión de modas. Hay mucho resentido por cosas que pasaron en otra época, y se creen que es un problema de ideologías, cuando en realidad lo es de las personas que obraron mal. Y de esas las hubo, y las sigue habiendo, de todas las ideologías. En realidad están cayendo en lo mismo que critican.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Paterfamilias. Parece que hablar de Dios es tabú.
    Ana. Yo también lo digo cada vez más
    Winnie. No debería ser nada raro realmente.
    Alanrulf. No sé puede juzgar a mil millones de personas por unos cuantos.
    Anónimo. ¿Cómo sabes que yo sigo a pies juntillas los dogmas?, ¿has estado en mi casa?. Precisamente estoy hablando de la manera en que salí a buscar mis propias respuestas, después de veinte años sin ir a la iglesia. Lo que ocurre es que mis conclusiones me llevaron de vuelta allí. Si quisierais conocer mejor a los católicos os llevaríais muchas sorpresas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. A mí me ocurre lo mismo que a ti, Susana, exactamente lo mismo.

    ResponderEliminar
  8. Nos ocurre a todos, pero lo malo es que nos callamos. Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Saliste a buscar tus propias respuestas y sin embargo adoptaste las de otros, eso no es salir a buscar respuestas, es saltar por el aro. Toda persona se enfrenta a una serie de preguntas en su vida y buscarlas es parte esencial. Adoptar las respuestas de otro hace que las personas se conviertan en meros borregos adoctrinados que dejan de ser individuos para pasar a ser "católicos" o similar.
    El ser humano está aquí para idear, innovar y pensar no para dejarse llevar por lo que dicen otros y por eso realmente no puede aprenderse demasiado de gente que no hace más que repetir dogmas y menos aun llevarnos sorpresas de ellos.
    Hay dos tipos de personas, los que piensan y los que siguen. No diré más.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo. Te publico porque eres educado. Pregúntate si tú acaso no estás también adoptando las respuestas de otras personas, de los anticlericales. Tu opinión es idéntica a la de muchos otros y es además la opinión de moda. Tal vez eres tú el que se deja llevar por la corriente.

    ResponderEliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.