Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

jueves, 29 de septiembre de 2011

Dejarlo para mañana

Es una tentación que me persigue cada día. Por eso me obligo a mí misma a hacer listas de tareas pendientes e ir tachándolas según las cumplo. Cuando se es de natural apático a veces ponerse en marcha en el día es una verdadera batalla, pero una vez se coge el ritmo ya todo va rodado. Eso unido a mi natural despiste, hace que viva rodeada de papelillos recordándome desde la lista de la compra a las citas del médico, pasando por tareas del hogar y otros recados. Sin embargo, la gran ventaja de ser ama de casa es que puedo distribuir mi tiempo a mi gusto, pero también es la gran trampa, ya que me permite ir relegando las tareas más incómodas. Hasta que llega el momento en que no pueden esperar más.

Me da envidia la gente que rebosa energía y está deseando implicarse en toda clase de actividades. La verdad es que si yo soy incansable al ordenador es porque me permite estar sentada y lo más que arriesgo es un dolor de espalda. Entre la debilidad y mis múltiples achaques la verdad es que tengo que regular al milímetro la actividad de cada día para no acabar postrada en la cama. Así que a veces me siento culpable por no ser siquiera el ama de casa perfecta, la madre ideal o la esposa dispuesta que todos esperarían, ya que no trabajo fuera; pero la verdad es que no supero la categoria de mediocre en todos los aspectos y, a mi edad, ya dudo que lo consiga nunca.

12 comentarios:

  1. Desde luego no me creo para nada lo que me dices Susana. Estoy más que segura que de mediocre..NADA DE NADA. Tengo la sensación (evidente) que estás bajona y yo sólo quiero mandarte un beso y ANIMO.

    ResponderEliminar
  2. A todos nos pasa, Susana. Incluso a quienes parece que no dan resquicio a la pereza. Esto nos hace más humanos, en definitiva. Y habrá que seguir intentando vivir el hoy y ahora .. o el ahora o nunca.

    ResponderEliminar
  3. Winnie. Te aseguro que es verdad, que nunca he destacado en nada. Yo lo tengo asumido.
    Modestino. Quiero pensar que cuanto más te cuesta, más mérito tiene.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, veo que ahora si he podido. Quería decirte que no debes sentirte mediocre. Has sacado adelante a unos hijos y tienes una familia que te quiere. No debes sentirte así. Vales mucho. Un beso muy fuerte
    Ana

    ResponderEliminar
  5. Querida Susana. Esto no es así. De verdad. No existe una sola vara de medir. Hay tantas como personas. Lo que para ti puede ser una heroicidad, para otro es una menudencia. Y lo que cuesta , por ejemplo, hacer una cama en determinadas situaciones...solo lo sabéis Dios y tú.

    Un beso enorme... ojalá te llegue.

    ResponderEliminar
  6. Ana. Tengo una familia que me quiere y otra que pasa de mí. Eso no ayuda.
    Sunsi. A veces una cama parece el monte Everest, ¿verdad?
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Pues vengo de una entrada que habla de lo mismo..
    asi que ya está bien de dejar para mañana lo que querais hacer hoy :)

    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. hola, eres humana y no todo el mundo es lo mas, yo creo que no eres mediocre, pues seguro que haces muchas cosas y que estaran bien hechas, no solo es valido para quien trabaja fuera de casa, un beso

    ResponderEliminar
  9. Susana, todos somos mediocres. Solo un pequeño porcentaje destacan por encima y otro pequeño porcentaje destacan por abajo, pero la gran mayoría mediocres.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Vane. Tienes razón.
    Olina. Pero es que yo tengo más tiempo en teoría para hacer las cosas.
    Chus. Visto así, me consuela más.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Nadie es perfecto: se ocupe de su casa o de otros menesteres.

    También yo ando con papelillos de acá para allá y casi nunca consigo hacer ni una tercera parte de las supuestas tareas pendientes. No pasa nada. Estamos aquí para vivir, para disfrutar, no para cumplir con toda la retahíla de obligaciones que nos autoimponemos. Seguro que muchas de las cosas que te propones son prescindibles. No te exijas tanto y valora lo mucho que logras cada día. Bs.

    Por cierto, no creo que seamos por ello mediocres, sólo humanos.

    ResponderEliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.