Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

lunes, 7 de julio de 2014

Al pan, pan, y al vino, vino.

Un refrán muy castizo. Se refiere a llamar a las cosas por su nombre, a ser claro y directo, como se supone que somos los castellanos. En la sociedad actual se lleva mucho el eufemismo. El otro día me decía Paterfamilias lo de la Interrupción involuntaria del embarazo, para hablar del aborto. También se llama Planificación familiar a la manera de no tener hijos. Le llamamos Violencia machista a lo que es maltrato dentro de la familia (no sólo mujeres). Se dice Derechos sexuales y reproductivos también para hablar del aborto y la promoción de la homosexualidad. Hablan de Democracia real cuando se refieren al comunismo...

Yendo a otros temas: tercera edad por anciano; hombre de color por negro; discapacitado por minusválido; país en vías de desarrollo por país pobre; incremento negativo por pérdida; mujer liberal por prostituta; interno o recluso por preso; daños colaterales por víctimas civiles; persona con sobrepeso por gordo; muerte digna por suicidio; etc... Es decir, que parece que se tiene miedo de llamar a las cosas por su nombre como si fueran a ser peores de lo que son. El problema es que se empieza por ocultar el nombre de algo y se continúa incluso por quitarle toda su importancia; como cuando Aído dijo que un feto no era un ser humano sino un ser vivo.

6 comentarios:

  1. Me parece imprudente y peligroso no saber a qué se le llama cómo. Parece que hace generaciones hay una epidemia de falta de conocimiento sobre las palabras, al menos en español que es lo que leo y oigo. Estoy a favor de la especificidad y el uso correcto de las mismas. Llamarle "aguardiente" al "vino" generaría confusiones; así que estoy en lo esencial contigo": al pan, "pan", y al vino, "vino". Pero no comparto la postura desde la cual lo dices, porque una cosa es la pretensión -malo, malo- de que los términos sean intercambiables indiscriminadamente, y otra cosa es no reconocer la especificidad -y la utilidad, el significado, etc.- de los términos que aluden al mismo hecho de la realidad; me parece que haces esto último. No es lo mismo decir "minusválido" que "discapacitado" porque lo primero connota "menor valía"-"valer menos", y lo segundo connota específicamente la limitación en un grado de capacidad. Esas connotaciones son completamente diferentes. No juzgo de mala intención a quien diga "minusválido"; pero si ya sabemos qué connota una palabra y otra, elegir una u otra no es ocioso. Del mismo modo se puede hacer reflexión sobre cada par (o trío) de palabras que has presentado. Nunca he visto (oído, leído) que se use "mujer liberal" por "prostituta", pero debe parecerle una ofensa a quien se sienta "mujer liberal" y no todas las prostitutas son "mujeres liberales"... en ejemplos como ese, nada más creo que si así los has visto usar, es que la gente no usa bien las palabras. Pero no se pueden poner en el mismo "saco" todos los ejemplos que mencionas. Decir "gordo" suele ser peyorativo; no es una mera descripción; si se usa como mera descripción, pues bueno, ya en cada caso se verá cómo está usado; pero además, y eso es más importante, si estás clasificando sujetos para casi cualquier asunto, te dice mucho más la clasificación "sobrepeso" "pre-obesidad" y "obesidad", que refiere indicadores precisos en los que hay acuerdo; esa información se pierde con el genérico "gordo".
    ¡Saludos, Susana!

    ResponderEliminar
  2. Bueno, siempre se puede hilar más fino, como tú has hecho. Pero la verdad es que yo no creo que se cambien las palabras con la buena intención de suavizar el sentido o especificarlo más. Creo que se intenta disfrazar la realidad con el fin de hacerla más agradable. Lo cual supone tanto como decir que lo anterior era malo y ahora es bueno, aunque sea lo mismo.
    La cuestión es que un viejo seguirá siéndolo por mucho que le llamen anciano o persona mayor. Además, cada cierto tiempo se vuelven a cambiar los términos, como en España antes se decía water o excusado, y ahora es servicio o aseo, de manera que ya no sabes si estás hablando del retrete o de otra cosa. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Ya me extrañaba a mí, Telma, que no aprovecharas para atacar. Ya te envié a spam. Por cierto, matar a un ser humano es un homicidio, como su nombre indica, y un feto es un ser humano sin duda alguna.

    ResponderEliminar
  4. Hola :) Hace un buen rato escribiste una entrada sobre las "maneras" de los españoles, donde platicabas que tú sí dices "por favor" y "gracias". Pensaba en buscar la entrada para compartirte ahí, en el espacio de comentarios, este artículo que me ha parecido bien escrito y que podía interesarte; pero sería medio una locura ponerme a buscar la citada entrada, porque no recuerdo ni de lejos de qué mes es. Te dejo el vínculo: http://blogs.lainformacion.com/zoomboomcrash/2009/11/02/%C2%BFpor-que-los-espanoles-caen-tan-mal-en-el-extranjero/
    Estaba buscando algo sobre estereotipos de mexicanos y caí ahí de casualidad. Leí algunos comentarios, unos a favor y otros en contra de lo que dice. El título me parece agresivo, el contenido es un tanto "extremo"; pero me recordó esa entrada tuya y por eso te lo comparto.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  5. gracias. No lo puse antes porque no entré en internet. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Ahora que lo he visto te puedo decir que es cierto que los otros europeos son más educados a la hora de hablar, pero sin embargo son muy fríos en el trato. Aunque yo sea una persona muy cortés, no sé si prefiero más naturalidad y menos buenas maneras. Te lo digo porque estuve hace poco en Polonia y se notaba la diferencia. Un beso.

    ResponderEliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.