Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

sábado, 26 de julio de 2014

Cocina: mariconadas las justas

Bajo riesgo de que me denuncien el blog por homófobo y demás, acudo a esta expresión sin tener nada que ver con el tema. Pero eso exactamente es lo que pensé el otro día mientras veía un programa de cocina de no recuerdo qué canal. El "cocinero" estaba intentando convencernos de que iba a hacer un postre delicioso, el cual consistía en una mancha de crema en el plato adornada con trocitos de fruta y una especie de masa de bizcocho a medio hacer. Todo ello hasta un total de unos cien gramos que se supone que era suficiente para un comensal. No quiero pensar en cuánto dinero pensaba cobrar por esa delicatesen, pero ya me lo imagino.

Ya he dicho alguna vez que no entiendo el éxito clamoroso que tienen de repente los programas de cocina en televisión, más aún teniendo en cuenta que ni siquiera se trata de platos apetitosos. Son más bien figuras de adorno que se podrían fabricar en loza y venderlas en las tiendas de decoración. Para mí, donde esté una tortilla de patatas o un bocadillo de chorizo, me sobra lo demás. Pero ya puestos, apreciaría aprender algo de cocina tradicional de nuestras abuelas, de platos de puchero, buenos, bonitos y baratos. Lo que no acepto es que nos tomen el pelo con experimentos culinarios que ni siquiera alimentan. Pero, bueno, a nadie le engañan si no se deja.

9 comentarios:

  1. Pues tienes toda la razón del mundo Susana. Que luego las de mi edad nos quejamos de que no sabemos hacer croquetas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto. Yo tampoco sé hacerlas bien. Un beso.

      Eliminar
  2. :D A mí me encantan las exquisiteces :D no todo lo pruebo, porque no soy intrépida; pero me gusta que exista, me gusta verlo, y sí pago por la experiencia de que me sirvan un plato que es diseño y no alimento :D También amo la cocina tradicional, ¿eh? Es que depende de lo que una ande buscando. A mí no me engañan si me cobran por un plato, 20 o 50 veces lo que costaron los ingredientes. Sé que estoy pagando por la idea de alguien, el gusto de alguien; no estoy pagando por el peso ni por los nutrientes. No veo programas de cocina básicmente porque no tengo tele, pero serían de los que podría ver...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al menos no se puede suponer que te engañan. Lo haces a sabiendas. Un beso.

      Eliminar
    2. ¡Sí! a lo mejor se puede decir: "el que por su gusto es buey..." ;D :D
      Un beso, Susana :)

      Eliminar
  3. No sé que es peor si los programas de exquisiteces o los de tartas inmensas que parecen de plástico.
    Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto. Esas tartas me espantan. Un beso.

      Eliminar
  4. Cuánta razón tienes... El problema es que enseñar a hacer alubias o tortilla de patatas no debe tener la misma audiencia que enseñar a hacer "ensalada de filete de prado con salteado de setas a la remangillé"...
    Una pena, qué le vamos a hacer.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por mí se puede ahorrar todos los programas, salvo un par. un beso.

      Eliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.