Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

sábado, 30 de mayo de 2015

Dejar en la estacada

Significa abandonar, dejar plantado. Varias veces en mi vida he sentido que me dejaban en la estacada. Sin embargo, no me quejo porque estoy convencida de que algo debí hacer para merecerlo. Digamos que las relaciones sociales no son mi fuerte. Tal vez el truco está en no esperar demasiado de los demás. Pero luego en cambio veo personas muy problemáticas que tienen grupos de amistades estables durante años y me pregunto qué es lo que hago tan mal. Mi vecina, por ejemplo, tiene una vida familiar desastrosa. El marido y las hijas se llevan fatal y raro es el día que no tienen bronca. Pero luego la ves en la calle con las amigas y parece la viva imagen de la normalidad.

Y siempre pienso: si vosotras supiérais lo que yo sé..., pero naturalmente no es asunto mío. Así que la verdad es que cuando ahora alguien me deja plantada ya no me extraña, ya me lo espero. Parece ser que siempre soy demasiado alta, demasiado baja, demasiado gorda, demasiado delgada; como esas actrices a las que no eligen en el casting porque no encajan nunca en el papel. Afortunadamente hay un lugar donde me aceptan como soy, mi familia, y con eso me basta. Cuando he intentado integrarme en algún grupo siempre he acabado fuera. Demasiado rica, demasiado pobre, demasiado carca, demasiado moderna, demasiado religiosa, demasiado liberal...


12 comentarios:

  1. Nunca vamos a ser el "paquete completo" para nadie pero si te basta con lo que tienes, ¿para qué necesitas más? Un beso.

    ResponderEliminar
  2. La clave está en no juzgar, en no pretender que los otros se comporten como a nosotros nos gustaría que lo hicieran, en aceptar a los demás tal y como son. Se necesita, claro, una cierta aceptación de uno mismo. De lo contrario, resulta un empresa imposible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso quisiera yo, que no me juzguen. Un beso.

      Eliminar
  3. Me uno a tu club, me pasa exactamente lo mismo. jaja pero igual, ya estoy acostumbrada, sé lo que valgo y no voy a andar mendigando amistades ni nada.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. ¿Y qué mejor que encajar en la familia? Yo amo a mi familia de origen y ellos me aman a mí, pero nunca he sentido que acabe de encajar; por eso amé crecer y formar mi propia familia... por eso, también, en algún momento fue devastador sentir que la perdía (a mi pequeña familia).
    Tú podrás ser demasiado esto o demasiado lo otro, pero mientras hay un hombre que, puesto que está contigo, de algún modo te elige cada día. Y esos hijos que hay que corregir de un lado o que impacientan del otro lado, apuesto a que son justo los hijos que querrías tener: los tuyos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre tienes toda la razón, pero miro alrededor y a veces me siento un bicho raro.:) Un beso.

      Eliminar
  5. Nos pasa, a unos más a otros menos. También nosotras hemos dejado a alguien plantado (a), a veces hasta sin intención.
    Lo peor de todo es que ni se dignan a decirte nada, como si nunca hubiese sucedido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf, eso es tremendo. Y te hablan como si nos hubiéramos visto ayer. Un beso.

      Eliminar
  6. tienenz razon yo tampoco encajo mucho en los circulos sociales , pero mi familia es la unica que me acepta como soy

    ResponderEliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.